viernes, 8 de enero de 2010

IULV-CA propone recuperar el río Guadalmedina para la ciudad como un parque fluvial

El portavoz de IULV-CA en el Ayuntamiento de Málaga, Pedro Moreno Brenes, criticó hoy la intención del alcalde, Francisco de la Torre, de embovedar el Guadalmedina haciéndolo desaparecer, recogido dentro del plan urbanístico especial incluido en el documento del Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) propuesto por el PP.
El grupo de Izquierda Unida rechaza la posibilidad de embovedar el río y desviar su cauce “porque desaparecería el río desnaturalizando este espacio de la ciudad”, por el contrario, propone recuperar el río Guadalmedina para la ciudad con un parque fluvial en su tramo urbano y devolverlo a su estado natural realizando una restauración ecológica para ponerlo en valor, una apuesta viable técnicamente según esta formación política.
El portavoz de IULV-CA señaló que “no se puede tapar el río Guadalmedina y desviar su caudal mediante tuberías porque esta actuación millonaria es inviable e insostenible desde el punto de vista económico y ecológico”.
Moreno Brenes añadió que “no existe la excusa de esperar el informe del Centro de Estudios y Experimentación de Obras Públicas (Cedex), ya que ha sido emitido y no aclara nada respecto a una posible actuación, si es inviable o no, o si el embovedamiento es temerario o no desde el punto de vista de la seguridad, limitándose a recopilar datos históricos e hidrográficos sobre el río, por lo que ya se debe tomar una decisión”.
El portavoz de IULV-CA insistió en que “hay que cambiar la visión negativa del río y dejar de considerarlo una herida o cicatriz en la ciudad y comenzar a verlo como un valor y una parte fundamental de sus señas de identidad y que no debe desaparecer”.
Moreno Brenes destacó que, contra quienes defienden que el Guadalmedina no es un río, “las imágenes de estos días con el río repleto de agua demuestran que la cicatriz de Málaga puede desaparecer y ocupar su lugar un verdadero cauce de agua, que es lo que define la palabra río, que discurra por la ciudad; y es lo que significa Guadalmedina”.
Las lluvias de estos días convirtieron el cauce del Guadalmedina en un río con enorme caudal, lo que causó con la tromba de agua de ayer, que dos indigentes refugiados bajo el puente de Tetuán, tuvieran que ser rescatados.
Por último, el portavoz de IULV-CA, señalo que “como ha destacado un cronista local, se ha instalado un barrera de geranios en los dos lados del puente de Tetuán para evitarle a los malagueños el mal rato de contemplar una de las grandes asignaturas pendientes de la ciudad, el cauce abandonado del río Guadalmedina. Pero cuando lleva agua, se convierte en objeto de admiración, hasta el punto de que los transeúntes se paran para contemplar bajar el agua y el barrio. En ese puente no fue posible”.

No hay comentarios: