.

.

lunes, 30 de noviembre de 2015

Activistas de Málaga se unen para apoyar Unidad Popular-IU, la única candidatura de izquierdas, republicana, feminista y dispuesta a seguir con la lucha por un nuevo país

En un Encuentro de Activistas por la Unidad Popular que se llevó a cabo el pasado sábado, 28 de noviembre, en el Parque Huelin de Málaga para mostrar su apoyo a la candidatura que Unidad Popular-IU que se presenta a las elecciones generales del próximo 20 de diciembre, sindicalistas, trabajadoras sociales integradas en Marea Naranja, la Red de Solidaridad Popular, mayores y pensionistas, activistas universitarios, colectivos republicanos, entre otros, han explicado durante toda la mañana las razones de su apoyo a la única candidatura de izquierdas que concurre a estos comicios, la coalición que ofrece en su programa la certeza de que se va a acabar con aquellas leyes y acciones u omisiones, expresión de las políticas neoliberales del régimen de PP-PSOE, que les afectan y empobrecen diariamente a las clases trabajadoras y que aspira, por tanto, a construir un nuevo país.
Así, los sindicalistas han recordado que el PSOE “extendió la alfombra roja al PP para que nos diera el golpe mortal a los trabajadores” y el Gobierno de Rajoy ha elaborado normativas como la “ley mordaza” que lleva a la cárcel a los que defienden a esos derechos de los trabajadores y trabajadoras.
Los Yayo-flautas  afirmaron que en Unidad Popular-IU han encontrado lo que venían reclamando y que era que las formaciones y personas de izquierdas se unieran para acabar con políticas que han robado a los mayores y pensionistas su poder adquisitivo, que los ha hecho sostén de sus hijos y nietos porque se han quedado sin recursos y empleo; que mantenga y mejore la Sanidad y que les asegure el futuro de sus pensiones y una ley de dependencia efectiva y con recursos.
La otra pata de esta situación son los trabajadores sociales, algunas de las cuales han mostrado su apoyo a UP y han recordado que el sistema está creando exclusión y desigualdad, sufrimiento a la población. “Estamos aquí para apoyar la candidatura de quienes quieren una sociedad más inclusiva y participativa, quienes entienden que la caridad es vertical y la solidaridad es horizontal”.
En esa línea, también han mostrado públicamente su apoyo los miembros de la Red de Solidaridad Popular (RSP), personas que pensaban que “luchar por el pan era algo del pasado y hemos visto que no”; activistas universitarios como el profesor Vicente Granados, que ha relatado cómo “nos han ganado las palabras, pero no la forma de pensar” y ha animado a todos a recuperarla.
Los republicanos han  entendido que el PSOE se pone de lado en la cuestión del modelo de Estado, que el PP se opone a la República y que UP-IU lo incluye claramente como uno de sus compromisos de regeneración democrática y abrir un proceso constituyente.
Si la lucha en las calles ha estado representada por estos colectivos, la de las instituciones ha venido de la mano de algunas de las personas que han estado o están en administraciones de distinto ámbito. Teresa Sánchez, diputada provincial de IU ha destacado que mientras PSOE y PP en el Estado abren puertas para privatizar y desmantelar los servicios públicos, en otras administraciones como las regionales o provinciales usan herramientas como la lucha de las competencias entre instituciones con el mismo fin.
La lista de UP-IU  procede de la movilización y que seguirá en las calles el 21D
Francisco Guzmán, cabeza de lista de UP-IU ha destacado la procedencia de los presentes y de quienes conforman la candidatura. “No somos el resultado de un laboratorio, ni de una cadena televisiva, ni de un experimento, sino de todo lo que han expresado los activistas. Somos un colectivo de mujeres y hombres que venimos trabajando desde hace muchos años para cambiar este país. Venimos de muchos lugares: dijimos en su día OTAN NO, como ahora decimos que no queremos guerras; venimos del 15M, de las Marchas por la Dignidad,…”
Guzmán ha tenido palabras para los que no podían participar de este acto porque se encontraban en el exilio laboral al que han sido condenados “Nos dijeron: niño, estudia, que llegarás lejos, y ha sido así; se han ido a miles de kilómetros porque no tienen oportunidades”.

Laura Requena, número dos de la candidatura ha animado a ir a cada barrio y a cada municipio porque “no podemos permitirnos cuatro años más de gobierno corrupto, machista, antidemocrático, que desahucia familias, que nos condena al paro, que nos va a meter en una guerra por intereses económicos. Un gobierno que trata mejor a las mercancías que a los refugiados”. La candidata de izquierdas ha ido más allá al recordad que no vale un gobierno como el actual, pero tampoco “uno de recambio”,  y ha vaticinado que todas las personas que defienden de verdad un programa rupturista “vamos a ir uniéndonos en esta campaña, y el 21 seguiremos toda esa gente defendiendo en la calle estas mismas medidas”.

sábado, 28 de noviembre de 2015

Unidad Popular-Izquierda Unida propone un programa elaborado de forma plural, democrática y participativa para construir un nuevo país desde la izquierda

En la provincia de Málaga hay cerca de  81.000  personas que están paradas y no reciben cobertura alguna, y para ellos es el plan de empleo que ha diseñado Unidad Popular-Izquierda Unida. También hay  60.000 hogares con dificultad para pagar la luz, el agua o encender la calefacción y para ellos está pensado el plan contra la pobreza energética. Estas son algunas de las “pinceladas” que el cabeza de lista de UP-IU, Francisco Guzmán, dio en la mañana de ayer, viernes 27 de noviembre, durante la presentación del Programa electoral que la coalición de izquierdas defiende en las elecciones generales del 20 de diciembre y con el que se pretende poner en marcha un nuevo país.
Arropado de candidatos y miembros de UP-IU que mostraban algunas de las propuestas del programa, Guzmán ha dado a conocer un programa “real” que basa sus propuestas en que el Estado debe  intervenir en la Economía con una reforma fiscal que recaude más, pero no “de los trabajadores, autónomos o pequeños empresarios, como está haciendo el Gobierno”; con la Banca pública que garantice recursos a la economía que genera empleo o con un lucha contundente contra el fraude. “No vamos a permitir que una empresa con capital en paraísos fiscales acceda a contratos de la Administración, a prestar servicios fundamentales”.
El candidato de UP-IU ha  descubierto otros elementos centrales del programa como la Educación gratuita desde la infancia a la Universidad (que significa transporte, comedores, etc.) o la Sanidad universal que incluye las denominadas enfermedades raras.
Pero el Programa con el que la formación de izquierdas concurre a las elecciones también significa una ruptura con el régimen del 78, avanzando a un Estado federal y solidario que ponga soluciones a situaciones como las que se están produciendo en Cataluña; un referéndum sobre república o un estado laico. “Creemos que se necesita un país nuevo y nuestro programa está enfocado a ello”, dijo Francisco Guzmán quien añadió que los hombres y mujeres que acompañen a Alberto Garzón están preparados y convencidos de que es posible.
Un proceso de elaboración plural y participativo
La elaboración del programa electoral de UP-IU se ha caracterizado por ser inclusivo, democrático, participativo y plural y en su creación han participado todas las personas que han querido, según ha explicado el coordinador del mismo, José Antonio Carmona.
Las propuestas aportadas por los ciudadanos han sido debatidas en asambleas y posteriormente se pusieron en valor a través de la plataforma digital Lumion para que, de nuevo, quien quisiera valorara el boceto e hiciera nuevas propuestas. Finalmente, ha surgido un programa “que tiene como principal característica que busca revertir la situación de emergencia social en la que estamos inmersos. Tenemos un programa rupturista, de izquierdas, ecologista, feminista y plural”.
El programa está dividido en bloques, uno de ellos de principios éticos de solidaridad, fraternidad y justicia social “y decimos que no a las guerras y OTAN, no”. También incluye el desarrollo de un proceso constituyente. “No se puede aplazar más el derecho que tienen todos los españoles a votar una nueva constitución, porque ésta no salvaguarda nuestros derechos”. Y el blindaje de los derechos sociales, además de un modelo sostenible desde el punto de vista económico, medioambiental y de derechos laborales.

La candidatura de UP-IU dará a conocer este Programa electoral en toda la provincia y en aquellos foros sociales donde lo reclamen. Sobre esto último, UP-IU está recibiendo peticiones de asociaciones profesionales, económicas y organizaciones sociales que han invitado a los candidatos a reuniones públicas para explicar aspectos programáticos relacionados con cuestiones muy concretas que interesan a sus representados.

viernes, 27 de noviembre de 2015

La Conferencia Extraordinaria Andaluza de Estudiantes de la UJCE se celebrará en Málaga el 28 N con el objetivo de impulsar la movilización en defensa de la educación pública

Hoy día la juventud estudiantil vive en unas condiciones de precariedad nunca vistas, estamos viviendo los primeros pasos de la implantación antidemocrática de la LOMCE en las aulas, viendo sus primeras consecuencias en los primeros cursos de la ESO, donde ya se están eligiendo los itinerarios para la división entre el bachillerato o las FP, o la segregación de sexos que vemos en la creaciones de grados superiores de cuidados y tauromaquia.
En la universidad, de forma paralela al desarrollo e implantación de un proyecto de universidad elitista y mercantilizador, se han sucedido los ataques al sistema educativo, especialmente en materia económica. Se ha recortado la inversión pública y el gasto en salario y becas, lo que ha supuesto un previsible deterioro de la calidad de la enseñanza y la situación de profesoras y alumnas. Se apoya a las instituciones privadas al mismo tiempo que se mina sistemáticamente la calidad de las universidades y se priva a las personas más desfavorecidas de la posibilidad de una educación universitaria al recortar el presupuesto de becas y endurecer las condiciones para acceder a las mismas.
Se está sometiendo a la juventud a la precariedad y al exilio económico, ante esto la UJCE no se rinde, y es por ello que la UJCE se organiza este 28N en Málaga en la Conferencia Extraordinaria Andaluza de estudiantes, vemos la necesidad de actualizar nuestra estrategia estudiantil para hacer frente al sistema y a sus medidas elitistas en la educación. Apostamos por la creación del Movimiento Juvenil Combativo, queremos una educación pública, científica, laica y feminista.

NOS ORGANIZAMOS PARA VENCER!

jueves, 26 de noviembre de 2015

La candidatura de Unidad Popular-Izquierda Unida está formada por "gente llana que quiere representar a la gente llana" para construir un nuevo país

Unidad Popular-Izquierda Unida es un espacio de gente de izquierdas que acude a las elecciones generales del próximo 20 de diciembre con el objetivo de cambiar la realidad, rescatar a las instituciones para ponerlas al servicio de las personas, porque “para rescatar autovías o bancos, ya hay otros”, ha destacado el cabeza de lista de la coalición, Francisco Guzmán.
Algunos de los integrantes de la lista han sido los encargados de presentar a sus compañeros y la primera en hacerlo ha sido Berta Guerrero, candidata al Senado, quien ha destacado que  se trata de “gente llana que quiere representar a gente llana”. Guerrero ha dicho estar orgullosa del sistema elegido para elaborar la candidatura, que ha permitido que personas a título individual y colectivos minoritarios estén en puestos de salida.
Esta candidatura ha sido constituida tras un proceso de primarias abiertas a la ciudadanía, en la que se han presentado todas las personas de izquierdas que han querido y han votado todos los ciudadanos que lo han deseado. Algo, que ha destacado Francisco Guzmán, “ningún otro partido se ha atrevido a hacer”.
UP-IU en Málaga está formada por partidos políticos como Izquierda Unida, Alternativa Socialista, Alternativa Republicana y también por personas que proceden de formaciones como Podemos. También han llegado hasta la candidatura personas procedentes del mundo de la Cultura, sindical, del asociacionismo vecinal, de mujeres y sociales, de ONGs, y del movimiento cristiano. “Y gente que estaba en su casa y ha decidido dar ahora el paso”, señaló la candidata al Senado.
Los candidatos proceden de  la Axarquía, Guadalhorce, Costa del Sol, Málaga capital, etc. La media de edad ronda los 40 años. Son trabajadores por cuenta ajena, autónomos, parados, jubilados; hombres y mujeres que tienen escasa o nula actividad en partidos políticos, pero que vienen trabajando en movimientos sociales desde hace muchos años. También los hay con cargos orgánicos (el cabeza de lista es Coordinador de IU en la capital) o veteranos en la misma. Son personas que “Hemos estado junto a los demás en las manifestaciones en  defensa de los Servicios Públicos, frente a la Policía para evitar que los bancos echen a familias a la calle, contra la OTAN, defendiendo unas pensiones  dignas…”, enumeró Brenea Caravias, candidata número 8. “Queremos un nuevo país en el que las personas estén por delante de los números. No es una cuestión de dinero, sino de voluntad, y nosotros la tenemos”.
También es una candidatura republicana porque “ la igualdad no puede existir mientras haya señoras que den a luz príncipes y otras vasallos”, ha comentado Manuel Sánchez Vicioso, número 1 a la lista del Senado.
El cabeza de lista de Unidad Popular-Izquierda Unida ha destacado que mientras la mayoría de los partidos políticos buscan el centro político “y se pelean por ello, nosotros defendemos valores y principios desde la izquierda y sabemos que es desde la izquierda como se podrá salir de la realidad social en la que nos encontramos”.
Guzmán, ha hecho un breve repaso al programa general de la coalición que lidera Alberto Garzón, donde tiene un especial apartado los planes de empleo y de emergencia social, que afectará a 16 millones de personas entre los que están parados, mujeres que sufren violencia de todo tipo, trabajadores con escasos recursos, etc . “Queremos contrarrestar la política que se ha venido haciendo hasta ahora y que se dedicaba a rescatar autovías, bancos y grandes empresas. Hasta ahora no se han tenido presente los problemas de las personas, sino de los poderes financieros y bancarios”.
El programa malagueño se viene elaborando por un sistema abierto, por el que se plantean propuestas por vía telemática y después se debaten en asambleas. Esta misma semana se celebrará una asamblea provincial en la que se pretende cerrar y el próximo sábado está prevista su presentación.

“En el nuevo país que queremos construir, los ciudadanos seremos el centro. No haremos nada  que no sea para beneficio y dignificación de las personas”, resumió el candidato al Senado, Manuel Sánchez Vicioso.

miércoles, 25 de noviembre de 2015

Manifiesto de Izquierda Unida del 25 de noviembre: "Por una sociedad libre de violencia de género"

Desgraciadamente un año más comprobamos cómo a pesar de que teóricamente la violencia de género es rechazada desde todos los ámbitos, es aún una lacra endémica que nos sigue golpeando.
Desde que comenzó la crisis, la violencia de género ha ido aumentando día a día. Y la violencia institucional soterrada que se ejerce contra las mujeres a través de los recortes presupuestario, la disminución de las pocas políticas de prevención que ya existían, junto con la imagen discriminatoria y cosificada que de las mujeres se sigue ofreciendo, son un caldo de cultivo que fortalece la desigualdad y la violencia, que son elementos inseparables.
Luchar contra la Violencia de Género requiere medidas específicas y especiales que proporcionen a las mujeres elementos de prevención y protección reales, y a la sociedad, conciencia y cultura política para rechazar todo tipo de violencia, y particularmente, la violencia sexista.
Si en muchas partes del mundo las mujeres se encuentran en una situación insostenible de negación de derechos, que las oculta, las empobrece y que las sitúa en continuo riesgo, incluso institucionalizado, de violencia extrema, de explotación sexual, de agresiones, violaciones, asesinatos y ejecuciones; en nuestro país, la deriva conservadora y patriarcal hacia posiciones políticas regresivas, de recortes en recursos de protección social y en programas de igualdad, sigue poniendo de manifiesto más aún, que la lucha contra la violencia de género, es en definitiva, la lucha por la igualdad entre mujeres y hombres.
Los nuevos tiempos que se celebran para la política, no parecen venir cargados de protagonismo para las políticas reales de igualdad de género; no parece que el feminismo sea un pilar fundamental de esa agenda política. Por eso desde el Área de la Mujer de Izquierda Unida defendemos, desde la coherencia ideológica de nuestro programa, que sólo desde las medidas políticas realmente feministas y transformadoras, podemos afrontar la violencia de género como una lacra social que nos señala y nos define como una sociedad antidemocrática, injusta y regresiva.
Por eso este 25 de noviembre seguimos exigiendo, entre otras muchas propuestas:
•Modificación de Ley Orgánica 1/2004, de Medidas de Protección Integral contra la Violencia de Género, para incluir todas las formas de violencia de género, no sólo las del ámbito familiar. La violencia sexual, económica, la prostitución,… deben ser parte de esta ley. Asimismo se deben modificar los parámetros y requisitos para ser considerada víctima de violencia de género y las forma de acceso a los recursos institucionales.
•Dotación presupuestaria específica para poder abordar los programas destinados a la prevención, sensibilización y actuación contra la Violencia de Género; y destinando estos fondos para acciones directas y estructurales.
•Presupuesto real y efectivo para políticas de igualdad de género, no inferior al 5% del presupuesto.
POR UNA SOCIEDAD LIBRE DE VIOLENCIA DE GÉNERO

POR UNA SOCIEDAD EN IGUALDAD REAL

martes, 24 de noviembre de 2015

Paco Guzmán, el candidato de Unidad Popular-IU presentó ante los economistas el programa para rescatar al pueblo y construir un Nuevo País

El cabeza de lista de Unidad Popular-Izquierda Unida, Francisco Guzmán,  participó ayer, lunes 23 de noviembre, en un encuentro organizado por el Colegio de Economistas de Málaga, donde respondió a las múltiples preguntas que el público le hizo respecto al programa de la coalición de izquierdas.
El candidato de UP-IU señaló ante el foro de economistas que los responsables de esta crisis, “es esa oligarquía financiera, que primero al PSOE de Zapatero y luego al PP de Rajoy”, han ido dictando las medidas que se debían ir tomando. Estos han visto cómo sus cuentas de resultados seguían presentando beneficios y que se les rescataba con dinero público. “Se han dado cuenta de que la crisis es el mejor estado económico y social para sus intereses, y están decididos a mantener esta crisis como el único modelo posible”.
El Gobierno de la derecha, pero también los ejecutivos socialistas anteriores y partidos que ahora están en la oposición, han impulsado políticas neoliberales y apoyado esta socialización de las pérdidas mientras privatizaban todos los beneficios, "y quieren que ese estado de precariedad económica y social en el que estamos instalados se perpetúe”. Un paro por encima del 25%, un empleo precario y temporal, una pobreza del 30%, 750.000 hogares sin ingresos (30% tienen tres o más miembros; paro juvenil 48%, 124.000 jóvenes NI-NI. 450.000 andaluces que recurren a los comedores sociales y bancos de alimentos…, ha enumerado. “En definitiva, quieren que asumamos que las próximas generaciones vivirán mucho peor que las anteriores, que perderán sus derechos y que la subsistencia será la única alternativa posible para una amplia parte de la sociedad”.
Preguntado por los asistentes sobre medidas económicas, Francisco Guzmán ha dejado claro que Unidad Popular-Izquierda Unida tiene un objetivo: Destino Universal de los Bienes y el Bien Común. “Se trata de que el 1% más rico también haga un esfuerzo por salir de la crisis. No se puede continuar con la extrema desigualdad que hoy se impone. El PP empuja a la mayoría social al empobrecimiento, condenando a toda la sociedad a una merma en las condiciones de vida”.
Las reformas laborales han ido destruyendo el empleo indefinido existente en este país, con pérdidas de los derechos de los trabajadores y precarizado el trabajo. El efecto más dramático de esta nueva realidad es el hecho de que el 17% de trabajadores son pobres.
“Frente a esta realidad que quieren perpetuar, derogaremos las reformas laborales para cambiar las reglas del juego en favor de la mayoría trabajadora y de la economía productiva que necesitamos. Con un salario mínimo de 1.176 euros al mes al finalizar la legislatura, con una indemnización por despido de 45 días, con jornada de 35 horas frente a los millones de horas extras que se dan en este país”.
El candidato de la coalición de izquierdas les ha asegurado que sin Democracia Económica no habrá Democracia real, y que no se podrá llevar a cabo sin unos servicios públicos potentes, universales, gratuitos y de calidad. “Para la derecha, para el sistema, nuestra sanidad, nuestra educación o servicios sociales no son otra cosa que una magnífica oportunidad de copar unos nichos de negocios que deberían estar en manos privadas. Y los han deteriorado, de qué manera. Han sido algo más de 27.000 millones de euros los que se han recortado en Sanidad y Educación. Se han externalizados muchos recursos y deteriorando nuestra sanidad y educación, nuestro sistema de dependencia”.
Pero mientras se consolida el sistema público de servicios, hay que rescatar al país, continuó Guzmán,  y para ello se ha diseñado un Plan de Emergencia Social. Se trata de 10 medidas simples, claras, “sin trampa ni cartón. Viables y efectivas”. Se trata de gastar unos 52.500 millones de euros para rescatar a 16 millones de españoles. Un plan de empleo garantizado para un millón de personas, un plan de empleo y formación de parados de larga duración y plan de empleo juvenil, con ayudas a pymes y economía social, con una renta garantizada para 2 millones de españoles, revalorizando la pensión mínima a 3,2 millones de pensionistas, para aumentar el salario mínimo, para dar un suministro vital básico de energía y agua, creando el Abono de Transporte Social, paralizando los desahucios, creando parque público de vivienda, combatiendo la violencia machista, incrementando las ayudas por hijo, etc.
Guzmán ha recordado que IU se opuso en su día a la modificación del artículo 135 de la Constitución que promovieron PSOE y PP y que ha supuesto supeditarlo todo al pago de una deuda privada. Frente a ello “queremos un nuevo país con una economía al servicio de la mayoría, con un plan de rescate ciudadano, con servicios públicos de calidad. Pero ante esto, derogar la reforma del art. 135 que  garantiza las políticas neoliberales” señaló el candidato de la izquierda.
Francisco Guzmán para terminar ha calificado el presente como momento importante “para la clase trabajadora, las clases populares que llevamos soportando las consecuencias de esta maldita crisis estafa”, porque se abre la oportunidad de revertirlas y empezar a construir un nuevo país más justo y solidario. 

lunes, 23 de noviembre de 2015

La UJCE hace un llamamiento a la movilización de los estudiantes de FP en defensa de una enseñanza de calidad, gratuita y con prácticas remuneradas y derechos

Estudiantes de FP, ¡También nos movemos!
Este curso, ya somos más de 800.000 las personas que nos hemos matriculado en estudios de FP. Casi se ha duplicado la cantidad con respecto al año 2007, año de inicio de la crisis. Esto se debe sin duda al aumento de las tasas universitarias, sumado a la necesidad imperante de muchas personas de acabar unos estudios que les posibiliten acceder al mercado laboral lo antes posible. Sin embargo, los alumnos y alumnas de los ciclos formativos nos encontramos cada vez con más dificultades para acceder a estos estudios. Entre estas se encuentran:
- Tasas que llegan a alcanzar en algunos casos los 400 euros
- Precios altísimos en los libros y demás materiales
- Disminución de las becas y otras ayudas.
A estos problemas iníciales, se deben sumar otra serie de circunstancias que ponen a las claras los intereses tanto del gobierno como de las empresas de utilizarnos como mano de obra barata (si no gratuita). Entre otras cosas nos encontramos con:
- El fomento de la FP Dual, que solo favorece a las empresas al poder disponer de trabajadores y trabajadoras a jornada completa durante un año por el módico precio de 450 euros o menos (gran parte aportado por el Estado).
- Intentos de alargar la Formación en Centros de Trabajo, o lo que es lo mismo, que trabajemos gratis durante más tiempo.
- Prácticas que muchas veces no se parecen a lo que hemos estudiado, y por las que la empresa rara vez es sancionada.
Por estas razones, desde la Unión de Juventudes Comunistas de España llamamos a la movilización del estudiantado de FP en todos sus formatos para construir un modelo de Formación Profesional en el que:
- La totalidad de los estudios se realicen de forma gratuita, y en los que el Estado garantice que nadie se queda fuera por falta de recursos.
- Haya condiciones dignas de estudio, sin aulas masificadas y en las que se cuente con el material necesario.
- Las prácticas sean remuneradas por parte de la empresa, con salario igual al del resto de trabajadores/as, por las que se cotice y en las que se reconozcan todos los derechos con los que cuentan los demás empleados y empleadas.

Desde la UJCE animamos a todo el estudiantado de FP a reclamar sus derechos y a organizarse, porque solo así se podrán conseguir sacar adelante estas reivindicaciones y se podrá poner freno al ansia desmedida del capital y de sus gestores por hacer cada vez peores las condiciones de estudio y de trabajo.

domingo, 22 de noviembre de 2015

Alberto Garzón: "Mi enfoque no es de ciclo electoral sino de ciclo económico". Entrevista al candidato de la Unidad Popular a la Presidencia del Gobierno


“Hoy el ámbito electoral se disputa en el terreno mediático, algunos partidos creen que la victoria la encuentran adecuando discursos y mensajes a la captura del voto que se sitúa en el centro”
Pascual Serrano
Mundo Obrero
Para quienes acusan a Izquierda Unida de representar formas antiguas de política, fetichismo de siglas y liderazgos añejos, Alberto Garzón es la figura que con más evidencia les desmiente. Tiene treinta años, apoyó el sistema de primarias para elegir candidatos y luchó con uñas y dientes para unir a la izquierda en una propuesta electoral común por encima de siglas. Su candidatura a la presidencia con el apoyo del 96% de los votos en las elecciones primarias de la plataforma Unidad Popular, ha mostrado que ni IU tenía como objetivo imponerse a otros colectivos de izquierda, ni que Garzón quería disolver la coalición dentro de Podemos.
Pero que un brillante y joven economista, injertado de orígenes y principios comunistas (miembro del PCE) y movimientos sociales novedosos (ATTAC), haya sido aupado a la apuesta de Izquierda Unida para la presidencia, ha sido gracias a la generosidad de una dirección y de un coordinador, Cayo Lara, que demostró saber estar al servicio de un proyecto colectivo y no de una ambición personal.
Mundo Obrero ha querido, una vez más, escuchar sus palabras y para ello le preguntamos sin las habituales intermediaciones de periodistas televisivos ni programas de tertulias.
Mundo Obrero: Te he oído en varias ocasiones considerar estas elecciones de una importancia mayor de lo habitual. ¿Cuál es esa excepcionalidad en tu opinión?
Alberto Garzón: La excepcionalidad reside en que estamos inmersos en una grave crisis económica que ha afectado al ámbito institucional, lo que quiere decir que estamos en lo que Gramsci llamaba crisis orgánica y que nosotros hemos llamado crisis de régimen. Esto significa que se está cuestionando, desde diferentes espacios, el orden jurídico-político de nuestra comunidad política y particularmente la Constitución de 1978. Por un lado, el capital considera que las garantías positivas de ese orden –particularmente el Derecho del Trabajo y su concreción en el Estatuto de los Trabajadores- es un obstáculo para incrementar la rentabilidad económica y salir de la crisis. Por otro lado, las clases populares manifiestan la indignación porque ese orden social no sólo no protege frente a la crisis sino que a menudo contribuye a empeorar las condiciones vitales, incluso a pesar del redactado formal de la Constitución y de determinadas leyes. Entonces, estamos al borde de una revisión total del orden jurídico-político o, lo que es lo mismo, del final de un proceso constituyente y, concretamente, de una nueva constitución. Si ese proceso lo dirige la oligarquía, como parece dadas las encuestas, se definirá un orden jurídico-político pero también social para las próximas décadas. La alternativa es que esa revisión total se haga desde abajo, desde las clases populares. Eso es lo que está en juego en el ciclo electoral completo.
M.O.: Sin duda, un fenómeno nuevo en estas elecciones es la presencia de nuevos partidos que evitan posicionarse en la coordenada izquierda-derecha y cuyo desarrollo ha ido muy ligado a su presencia en los medios. ¿Qué dirías de esto?
A.G.: Hay dos cosas que son ciertas. La primera, que el eje izquierda-derecha había sido reducido al eje PSOE-PP durante el dominio del bipartidismo, lo que contaminaba las etiquetas. La segunda, que izquierda es un significante cuya importancia estriba en el significado, es decir, en el proyecto político que hay detrás. Yo no tengo inconveniente en cambiar de significante –por ejemplo, hablando de abajo, clase trabajadora, 99% o cualquier otra noción que comunicativamente esquive la identificación con el PSOE- si se mantiene el significado, es decir, el proyecto político. El problema viene cuando se vacía el significante, siguiendo tesis del posmodernismo laclauniano, y cuando una vez vacío se llena de significados que corresponden a otros proyectos políticos claramente más a la derecha. Por otra parte, la presencia en los medios de estos partidos es el trampolín que necesitan para tener vida en el tiempo, pues no son organizaciones clásicas –con objetivo de convertirse en verdaderas instituciones sociales alternativas al Estado- sino que son simples maquinarias electorales. Y hoy el ámbito electoral se está disputando en el terreno mediático. Así que tenemos partidos cuyo enfoque es fundamentalmente electoral y por lo tanto adecúan discursos y mensajes tendiendo a la captura del voto que se sitúa en el centro, trabajando con la hipótesis de que allí se encuentra la posibilidad de victoria.
M.O.: Se intentó, pero no pudo ser. Es evidente que me refiero a una candidatura de izquierda que aglutinara a varios partidos que al final irán por separado. Parece que el clamor ciudadano de unidad de la izquierda, una vez más, no se va a producir. Se repite la famosa escena de La vida de Brian. ¿Qué piensas al respecto?
A.G.: Que es un drama para la sociedad, puesto que la decisión de Podemos de cortocircuitar las posibilidades de colaboración facilita la victoria del bipartidismo –como noción conceptual, esto es, como políticas neoliberales y que por lo tanto puede ser un proyecto de dos o de tres. Creo que la decisión de Podemos tiene que ver con su enfoque político, que yo impugno. Y es que, aparte de las diferencias de contenidos, que son mayores en tanto ellos más se han trasladado hacia cierta “centralidad”, hay una esencial que pasa desapercibida demasiadas veces. Y es la de la tradición política. Yo pertenezco a una tradición política marxista y republicana, por lo tanto heredera de la Ilustración y materialista en su concepción filosófica. Considero, en consecuencia, que hay que prestar especial atención a las condiciones materiales de vida de la gente y, particularmente, al desarrollo del capitalismo y de las relaciones de clase en su seno. Eso como premisa para entender tanto el dónde nos encontramos como el qué hacer. Por eso mi enfoque no es de ciclo electoral sino de ciclo económico. Por el contrario, en Podemos se percibe cierta predominancia de una tradición política posmoderna, concretamente laclauniana, y un enfoque fundamentalmente desconectado de lo económico. Hay un excesivo, a mi juicio, análisis sociológico y politólogo que no hunde sus fundamentos en lo económico. Por eso su enfoque es electoral y no económico.
Esto anterior, que puede parecer una disquisición teórica, tiene importantísimas implicaciones reales. Si uno ignora, o desatiende, el análisis del sistema económico en el que vivimos, tiende a caer en lo que llamaríamos la quimera reformista, es decir, el planteamiento según el cual la gestión institucional del capitalismo es la máxima aspiración. Además, todo se hace girar en torno a la maximización de resultados electorales, como hemos dicho antes.
M.O.: Ha habido voces fuera y dentro de IU que consideraban que tu insistencia en un acuerdo con Podemos era una claudicación, y que tu acción estaba al servicio de Podemos y acercaba a IU al hundimiento. ¿Qué consideras?
A.G.: Otra versión del mismo fenómeno que le ocurre a Podemos: su orientación meramente electoral, la quimera reformista de la transformación de la sociedad únicamente por la vía de las instituciones. Y es que en un escenario donde la política se ha mercantilizado, y donde hasta las metáforas son mercantiles –OPA, fusión, compra-venta, marca…- hay quien más que dirigente político se cree director ejecutivo de una empresa. Y claro, pensando así es normal que se termine enfocando todo desde el punto de vista corporativo que tiene como objetivo el preservar el espacio de mercado. Y lo último que se hace desde esa visión, desgraciadamente, es pensar políticamente, esto es, en términos de sociedad, país, generaciones o, sencillamente, de ciclo económico.
M.O.: Finalmente, la candidatura en la que se integra Izquierda Unida será la denominada Unidad Popular, contigo como candidato a la Presidencia. Muchos se preguntan por qué, ante la ausencia de otros partidos con los que se intentó la unidad, IU no se presenta como siempre, con sus propias siglas. ¿En qué se diferencia Izquierda Unida de Unidad Popular?
A.G.: Unidad Popular, antes llamado Ahoraencomún, no es un partido político sino un instrumento de confluencia que permite, a través de mecanismos participativos y abiertos, definir los ejes programáticos y las candidaturas que se presentan a las elecciones. En ese sentido, habiendo aprobado que la forma jurídica de presentarse a las elecciones es la de coalición electoral, al final Izquierda Unida y el resto de partidos aparecerán a la vista del público prácticamente como siempre. La diferencia más notable es que efectivamente no iremos solos a las elecciones y que los mecanismos de elección han sido distintos a los clásicos de mesa camilla y acuerdos en espacios reducidos.
M.O.: IU se ha encontrado históricamente con un vacío en los medios de comunicación a la hora de reflejar sus propuestas. ¿Cómo ves la situación actual y cómo te planteas afrontarla?
A.G.: Sin duda enfrentamos unas elecciones muy distintas a las anteriores. Tanto por los fenómenos políticos ocurridos en los últimos años como por la naturaleza cambiante en el tratamiento de la información política. Hace cuatro años no había tertulias todos los sábados en prime time en el que los protagonistas políticos discutían sobre la actualidad política. Sin duda existe el sesgo político de las cadenas –condicionado ese sesgo por la estructura de propiedad de la empresa de comunicación en cuestión- pero también existe el sesgo de la audiencia, lo que abre una vía para una política espectacular –que atraiga al gran público, en definitiva. El verdadero reto está en conseguir estar en esos espacios sin perder el rigor y la solvencia. Yo me lo tomo con optimismo porque hasta el momento he podido comprobar que hay cierto nicho de mercado –volvemos a metáforas economicistas- en una política que no se hace desde el vientre y el populismo sino desde la solvencia y la pedagogía. Veremos si lo logramos finalmente.
M.O.: Lo que es verdad es que a pesar de la crisis, la movilización ciudadana, la indignación, etc. Izquierda Unida no ha capitalizado toda esa rabia con más apoyo. ¿A qué se ha debido?
A.G.: Es verdad que una crisis provoca la frustración de la gente y que la mayoría social busca referentes políticos y relatos alternativos que den sentido al momento histórico que atraviesan. Pero a diferencia de otros partidos, yo niego que tengamos que adaptar nuestro discurso al “sentido común”. Creo que debemos trabajar para que nuestro discurso sea el “sentido común” de la gente. No es lo mismo. Se trata de convencer, de hacer pedagogía, de convertir nuestro actualmente marginal sentido común en el sentido común de la sociedad. O, dicho en términos clásicos, hacer que nuestra ideología, la ideología de las clases oprimidas, sea la ideología dominante. Eso es con precisión a lo que Gramsci se refería con el concepto de hegemonía.
Y para conseguirlo, necesitamos aprovechar los momentos en los que el capitalismo entra en crisis porque es entonces cuando los relatos culturales dominantes entran también en crisis. Es entonces cuando es posible convencer a la gente de que las creencias antiguas –el viejo sentido común- debe ser sustituido por nuevas creencias –nuestro sentido común. Es entonces además cuando nuestra capacidad pedagógica tiene mayor potencial. ¿Acaso alguien piensa que las tesis mantenidas por IU en 1996 tenían entonces la misma capacidad de atracción que ahora? Yo he defendido, en el año 2006 sin ir más lejos, nuestra propuesta de ley antidesahucios, alquileres públicos o reforma de la ley electoral como quien predica en el desierto. Antes, por el ciclo económico, era muy difícil. La crisis de régimen, en términos gramscianos crisis orgánica, abrió la oportunidad para disputarle el sentido común a la clase dominante.
Quizás faltó ambición en su momento, o capacidad de leer el cambiante momento histórico –y particularmente los estilos cambiantes de la política-espectáculo, pero hay que entender la contextualización para comprender que lo que hizo IU por lo general lo hizo bien. En todo caso fue lo que no hizo.
M.O.: ¿Y qué es eso que no hizo?
A.G.: Entender que nuestra economía y nuestra sociedad había entrado en un momento de cambio histórico, con una ruptura generacional y con la transición clara desde un régimen de acumulación fordista hacia uno predominantemente posfordista. Eso tiene efectos sobre la concepción del mundo de la gente, y la crisis ha roto los viejos relatos políticos –incluidos los relatos sobre el 78-. La gente necesitaba nuevos relatos de vida para el futuro, porque se había producido una brecha política. Sin embargo, IU actuó aparentemente como si nada de esto hubiera pasado. Y la organización, que había sido históricamente vanguardia, se hizo más conservadora que la propia calle.
M.O.: Vivimos tiempos en los que parece que lo valioso es ser joven, no tener historia, ni trayectoria, “no tener mochila”. ¿Qué piensas de la “mochila” de IU y del PCE?
A.G.: Me parece que es evidente que los derechos de hoy –como el Estado Social y todos sus componentes- son el resultado no del azar ni de las concesiones amables de la oligarquía sino de la lucha social y política de las clases populares y, muy particularmente, del movimiento obrero. Esa es parte de la mochila que cargamos, por supuesto. ¡Pero con orgullo! Es el hilo rojo de la historia, el que nos conecta con la tradición republicana de Robespierre, la comuna de París, la revolución de 1917, las repúblicas españolas, la lucha antifranquista, las luchas contra la colonización y por los derechos de las minorías… Otra cosa es que entendamos que, dadas las orientaciones intelectuales de quienes nos acusan de tener mochila sepamos que, en realidad, se están refiriendo al elemento comunicativo y, más concretamente, a lo poco atractivo que son nuestras siglas. Han de saber estas personas que ese es el resultado de los ataques que hemos sufrido desde todos los flancos por parte de la oligarquía, y que sin duda nadie puede pretender ser limpio y pulcro si se enfrenta a la oligarquía y esta tiene capacidad mediática suficiente.
M.O.: ¿Cuál es tu valoración del desarrollo de las primarias de Ahora en Común?
A.G.: He sido y soy contrario a las primarias abiertas en su forma canónica. Primero, porque si no hay un buen diseño creo que puede ser objeto de fraude. Segundo, porque creo en la configuración de una suerte de vanguardia ideológica que se dedique a convencer a la gente y no a adaptarse –y adaptar sus candidaturas- al sentido común dominante. En todo caso, es un debate más complejo. Y en este caso creo que lo hemos resuelto suficientemente bien. En primer lugar porque no era fácil ponerlas en marcha en tan poco tiempo y ha sido gracias al esfuerzo de militantes anónimos que han salido. En segundo lugar, porque ha sido suficientemente garantista como para evitar fraudes y ataques exteriores.
M.O.: Imagínate presidente. ¿Cuál sería tu primera decisión de gobierno?
A.G.: ¡Sin duda no tendría solo una! Pero entre las primeras sin duda estaría la del Trabajo Garantizado, que es un plan que hemos elaborado con el que crearíamos un millón de puestos de trabajo con apenas una inversión de diez mil millones de euros. Bastante dinero, pero posible de afrontar. Y supone la asunción del Estado como empleador de último recurso, algo esencial en una economía alternativa a la dominante.
M.O.: ¿Y las cinco siguientes que consideras más urgentes?
A.G.: Aquí tendríamos la necesidad de elevar el salario mínimo interprofesional, de forma progresiva y aspirando a llegar en cinco años a 1.200 euros. También elevar las pensiones mínimas hasta equipararlas con el SMI. Crearíamos un polo de banca pública y las viviendas públicas en propiedad pasarían a un parque público con alquileres que nunca superarían el 20% de los ingresos del inquilino. Al mismo tiempo tendríamos que garantizar un suministro mínimo vital de agua y energía y un Abono Transporte gratuito para las personas sin ingresos.
M.O.: En tu opinión, ¿cuáles han sido las medidas más desastrosas de todas las tomadas por el último gobierno?
A.G.: Sin duda las reformas laborales han sido las peores, tanto la del PSOE del 2010 como la del PP del 2012. De entre los más de 60 decretos presentados creo que esa reforma laboral ha sido la que más efectos perjudiciales ha tenido y tendrá hasta que la deroguemos.
M.O.: ¿Y en política internacional?
A.G.: Es evidente que el actual Gobierno del PP mantiene en esencia la misma política internacional que los anteriores. Aunque sea con formas distintas a las de Aznar. Esto es, subordinación absoluta a los intereses económicos y geopolíticos de EEUU y al mismo tiempo consolidando el carácter subalterno de la Unión Europea a esos mismos intereses. Como representante de la oligarquía económica patria, el PP también ha defendido sus intereses en América Latina, con una acentuada hostilidad hacia los procesos de Venezuela, Ecuador y Bolivia.
M.O.: Dime qué líderes extranjeros, vivos o muertos, admiras.
A.G.: No he sido nunca una persona de ídolos, porque considero que todos somos humanos y que por lo tanto cometemos errores. Pero destacaría la lucidez y heterodoxia de Marx, que también fue dirigente político, y de Lenin, que supo evitar la fosilización del marxismo y consiguió adaptarlo a circunstancias históricas muy diferentes. Creo que combinar las virtudes de esos líderes, que eran al mismo tiempo intelectuales y dirigentes –como debería ser-, nos traería a la actualidad grandes esperanzas.
M.O.: ¿Y españoles?
A.G.: Sin duda tengo debilidad por la audacia y lucidez de Julio Anguita y de Xose Manuel Beiras. Ambos reúnen para mi las características de intelectuales dirigentes, tan propia del marxismo clásico y desgraciadamente tan inusual en la actualidad.
M.O.: Califícame con una palabra a los siguientes partidos: PP, PSOE, Podemos, Ciudadanos.
A.G.: PP: oligarquía; PSOE: plástico; Podemos: comunicación; Ciudadanos: restauración.

Publicado en el Nº 290 de la edición impresa de Mundo Obrero noviembre 2015


Manifiesto del PCE para el 25 noviembre, día internacional contra la violencia de género: “Si nos tocan a una, nos tocan a todas”

El PCE celebra el éxito de la Marcha del 7-N y llama a seguir el 25-N con las movilizaciones que deben continuar hasta erradicar la violencia contra las mujeres en nuestro país, en Europa y en el mundo. Porque si nos tocan a una, nos tocan a todas.
En el mundo las mujeres somos las más vulnerables, las más pobres siendo maltratadas, esclavizadas, explotadas, violadas, prostituidas… muchas son privadas del derecho a una vida digna y otras incluso asesinadas.
La violencia que viven muchas mujeres es invisible y los Medios de Comunicación que deberían informar y denunciar las situaciones degradantes que sufren muchas mujeres, contribuyen a invisibilizarlas.
Como es el caso de las mujeres refugiadas que son vulnerables a todo tipo de violencia en cada etapa de su huida. Mientras huyen solas de las zonas de conflicto corren el riesgo de ser violadas o maltratadas por soldados o guerrilleros. Por otro lado son objeto de reclutamiento para la esclavitud y la explotación sexual.
El tráfico de mujeres es un fenómeno que guarda una estrecha relación con los flujos migratorios. La primera causa del tráfico de mujeres, es la pobreza, que impide a las personas satisfacer sus necesidades vitales. Junto a la pobreza, otros elementos son las situaciones de violencia y de conflictos, que provocan el éxodo y la expulsión hacia lugares más seguros. Todo esto afecta de forma especial a la mujer, debido a su situación de desigualdad, precariedad y falta de futuro en muchos países en vías de desarrollo. Y los Medios de Comunicación mediante la publicidad, los anuncios de prostitución y la pornografía se convierten, en función de los ingresos económicos, en cómplices de este mercado de seres humanos.
El comercio de personas según señala Naciones Unidas, constituye la tercera actividad ilegal más lucrativa del mundo, generando unos 12.000 millones de dólares por año, después del tráfico de armas y el de drogas. A nivel mundial, cada año son secuestradas y extorsionadas más 4 millones de mujeres y niñas. Entre ellas unas 500 mil son introducidas a Europa donde se las obliga a ejercer la prostitución.
En España a la mayoría de estas mujeres inmigrantes en situación de prostitución se suman jóvenes que se ven abocadas por la falta de empleo y precariedad de vida. Así como mujeres que son cabeza de familia.
La Unión Europea, el FMI y en España el gobierno del Estado, pretenden instaurar un nuevo orden redistributivo y de género marcado por la desigualdad, la desaparición de cualquier vestigio democrático y la reprivatización de los cuidados en los hogares, cada vez más expoliados y empobrecidos.
Los recortes y la externalización de los servicios públicos suponen la expulsión de las mujeres del mercado laboral, un sector altamente feminizado. Y se vuelven a cargar las responsabilidades familiares sobre las mujeres, por los recortes en el cuidado de las personas dependientes.
Nos imponen la corresponsabilidad irreal en las obligaciones familiares.
Nos recortan en sanidad y en salud reproductiva.
Nos recortan en los servicios de atención a las víctimas de violencia de género, como es la casi total eliminación de las casas de acogida.
Nos recortan en la promoción de la igualdad y en la prevención de la violencia de género y mientras nos van asesinando.
Para el PCE es máxima prioridad erradicar la violencia contra las mujeres en todos los ámbitos de la vida. Apostamos por un cambio social y político con la unidad popular, donde las mujeres sean la columna vertebral de un nuevo modelo de sociedad, libre de violencias machistas.
Por ello exigimos que de una forma seria y efectiva se dé la posibilidad de erradicar la violencia que sufren las mujeres en nuestro país, porque el terrorismo machista es una cuestión de estado, y para combatirlo hay que utilizar los recursos del Estado.
Es necesario profundizar en las causas, cuestionando el modelo de sociedad patriarcal. Y acabar con todas las situaciones de violencia machista.
Urge ya la ruptura con el régimen que nos oprime.

MANIFESTACIÓN EN MÁLAGA: miércoles 25 de noviembre a las 19:30 horas en la Plaza de la Merced. Convoca Plataforma Violencia Cero y apoyan: MDM, IULV-CA, UJCE-A y PCA

sábado, 21 de noviembre de 2015

Varios miles de manifestantes exigen el desmantelamiento de las bases militares de los EEUU de Andalucía y la salida de la OTAN durante la Marcha a Morón

Varios miles de manifestantes han participado hoy en la Marcha a la Base militar de Morón de la Frontera, en defensa de la Paz y la solidaridad entre los pueblos y contra de la guerra imperialista y el terrorismo, que organizaba la Plataforma Andaluza contra las Bases de EEUU, la OTAN y Gran Bretaña de Rota, Morón y Gibraltar y contra la militarización de Andalucía y que está compuesta por más de veinte organización sociales, políticas y sindicales de Andalucía, entre las que se encuentran IULV-CA, UJCE-A y PCA.
Es de destacar la gran presencia de dirigentes, cargos públicos y militantes de agrupaciones comunistas y asambleas de IULV-CA, así como numerosos candidatos de la coalición Unidad Popular-IU, de toda Andalucía, entre ellos Francisco Guzmán de Málaga.
El Secretario General del Partido Comunista de Andalucía, José Manuel Mariscal, ha valorado hoy que la participación este año de los comunistas en la Marcha a Morón de la Frontera contra las bases militares y por la paz, “es crucial con la guerra en el Mediterráneo, con Europa en guerra y con Europa atacando de nuevo a víctimas inocentes”.
Mariscal, en declaraciones a los medios durante la marcha y que partía desde el Paso de la Nena, en el kilómetro 32 de la A-360, y hasta las mismas puertas de la Base militar, ha asegurado que el PCA “sigue reclamando la cultura de la paz y la solidaridad entre los pueblos”, y por ello “vamos a seguir exigiendo que esta base, que atenta contra nuestra soberanía, se extirpe del territorio andaluz de una vez por todas”.
Por su parte el Coordinador general de IU Andalucía, Antonio Maíllo ha defendido la sustitución de las bases militares por una plataforma de ayuda humanitaria, que es “para lo que deben servir en esa cultura de una Andalucía de paz que siempre reivindicamos”.
Ha asegurado que el mensaje está “muy claro”, pues la existencia de las bases militares en Andalucía “va contra el Estatuto de autonomía y contra la cultura de paz que defiende”.
El coordinador de IULV-CA  ha recordado que la formación de izquierdas mantiene la coherencia y principios que, a su juicio, “parece que no están de moda”, pero que, según ha apostillado, “nosotros seguimos defendiendo un mundo de paz y un nuevo sistema de seguridad, más justo” y ha manifestado el compromiso de “tumbar” el convenio de cooperación con los Estados Unidos que, a su juicio, “han convertido las bases aéreas de Morón en una base eminentemente norteamericana”. En este sentido, ha asegurado que esta base tiene un personal prácticamente norteamericano, y que se ha despedido al personal civil, es por ello que es "una plataforma que solo puede traer dolor, tragedia y muerte", ha criticado Maíllo, por lo que ha apostado por convertirla en "una plataforma humanitaria", y con ello reseñar que Andalucía es "una tierra de paz".
Por otro lado el candidato de IU-Unidad Popular por Sevilla al Congreso de los Diputados, Miguel Ángel Bustamante, ha abogado este sábado por el desmantelamiento de la base norteamericana de Morón, al tiempo que  ha propuesto utilizar el territorio donde actualmente se asienta la instalación militar para desarrollar la industria aeronáutica de la provincia.
Así mismo, ha apuntado que el programa de IU-Unidad Popular plantea la desaparición de todas las bases norteamericanas ubicadas en suelo andaluz porque “no queremos que de nuestra tierra salgan más bombas para perpetrar masacres y matar a gente en otras partes del mundo”.

Al finalizar la marcha, frente a las puertas de la Base militar se leyó el manifiesto de la Marcha por parte de la alcaldesa de El Coronil, María Isabel Gómez de la CUT, el alcalde de El Arahal, Miguel Ángel Márquez, de IULV-CA y la concejala comunista de IULV-CA en el Ayuntamiento de Morón, Marina Segura.