.

.

miércoles, 28 de febrero de 2018

Por Andalucía y la República Federal

Alberto Garzón Espinosa, Coordinador Federal IU
Antonio Maíllo, Coordinador IU Andalucía
El 28 de febrero de 1980, hace ahora treinta y ocho años, tuvo lugar el referéndum en el que Andalucía conquistó su autonomía. El 55,80% del censo votó por el SÍ, mientras que el NO apenas alcanzó el 3,44% del censo. A pesar de que el censo estaba inflado con la presencia de miles de personas fallecidas, la participación fue del 64,2% y la abstención, que fue la opción promovida por la derecha de UCD y AP, fue derrotada. Además, tanto los niveles de participación como de apoyo al SÍ fueron en Andalucía superiores a los que se habían obtenido, un año antes, tanto en Cataluña como en el País Vasco, lo que ponía de relieve que la pluralidad de España no se limitaba ni mucho menos a las llamadas nacionalidades históricas –Galicia, Cataluña y País Vasco.
No obstante, la autonomía hubo de conquistarse en una segunda fase debido a que los resultados del SÍ en Almería se habían quedado por debajo del 50%, que era el umbral establecido por el artículo 151 de la Constitución de 1978. La movilización y presión política –que incluyó encierros en ayuntamientos y huelgas de hambre de dirigentes políticos- permitió que en noviembre de 1980 se modificara la Ley de Referéndum para que el resultado en Almería no fuese obstáculo a la consecución definitiva de la autonomía de Andalucía. De esa forma el Congreso adaptó el marco legal a una realidad social y política que desbordaba entonces las calles de Andalucía y de toda España, como se había puesto de relieve muy especialmente durante la jornada del 4 de diciembre de 1977. Andalucía conquistaba así una autonomía que la izquierda y los movimientos populares identificábamos con la salida del subdesarrollo económico de nuestra tierra.
Estos hechos que ahora conmemoramos no sólo nos sirven para recordar que las normas jurídicas –entre las cuales se encuentra la Constitución de 1978- se pueden y deben modificar para adecuarlas a la cambiante realidad social. También nos permiten reflexionar sobre el sentido político del andalucismo y de nuestra idea de España en unos momentos en los que la izquierda necesita más que nunca salir a la ofensiva para hacer frente a la deriva autoritaria y el brutal retroceso en derechos y libertades que suponen los gobiernos y las políticas neoliberales.
Y es que hoy, como cada año, llenaremos las calles reivindicando nuestra común identidad andaluza y española portando los símbolos andaluces y republicanos, en un gesto que vincula nuestro pasado con nuestro futuro y que desgraciadamente es poco conocido. Por eso queremos aprovechar esta ocasión para incidir en ello, fundamental en nuestra reivindicación de un andalucismo inscrito en la idea de una República Federal española.
Fue justo hace cien años, en enero de 1918, cuando el movimiento andalucista se reunió en Asamblea en Ronda para desplegar un proyecto político con el que combatir a la oligarquía y el caciquismo a través del regionalismo. Aquella Asamblea, conformada sobre todo por sectores sociales pequeñoburgueses y liderada por Blas Infante, considerado actualmente como padre de la patria andaluza, no sólo aprobó la bandera y el escudo andaluz actual sino que también defendió una idea de España basada en el proyecto de Constitución Federal para España de 1883. Dicho proyecto había sido uno de tantos que proponían el modelo federal como base de solución a los problemas territoriales y sociales del país. El más conocido fue el de la Constitución Federal de 1873, que llegó a ser aprobado en el Congreso aunque nunca llegaría a entrar en vigor. Pero con aquella reivindicación el andalucismo recogía, como haría también el movimiento obrero, la tradición republicana federal que en nuestro país había sido la expresión política de los sectores demócratas y populares.
De hecho, prácticamente durante todo el siglo XIX las clases populares, campesinas y urbanas, se educaron políticamente al abrigo del republicanismo federal. Este republicanismo fue plural y heterogéneo, y se convirtió en gran medida en el canal de politización de nuevos actores sociales que, más adelante, acabarían engrosando las filas del movimiento obrero. La República, especialmente tras la Revolución de 1868, no era considerada únicamente una forma de gobierno que permitiría la conquista de la democracia sino también un proyecto político vinculado a la lucha contra las carencias materiales. En todas partes, y sobre todo en Andalucía, las sublevaciones populares estaban protagonizadas por sectores sociales de la incipiente clase trabajadora que aspiraban a acabar con los durísimos impuestos al consumo, el sistema de quintas y otras fórmulas mediante las cuales las oligarquías andaluzas y españolas saqueaban a la gente más humilde. También era el proyecto político que canalizaba las demandas de sufragio universal, la separación entre Iglesia y Estado y el poder municipal, entre otras. La mayoría de aquellos levantamientos populares, como el liderado por el gaditano Fermín Salvochea, se hicieron en nombre de la República Federal y de las clases populares. El propio Salvochea llegaría a ser alcalde de Cádiz durante la I República y acabaría convirtiéndose al anarquismo, representando así simbólicamente la conexión entre las ideas republicanas y socialistas en nuestro país.
Todas aquellas demandas fueron vistas con temor por las élites oligárquicas y sus representantes políticos. Las bases profundamente democráticas del movimiento republicano alarmaron siempre a monarcas, aristócratas y ricos en general. Además, el federalismo republicano español del siglo XIX significaba una idea de España alternativa a la de tales élites, las cuales defendían un ideal de nación tradicionalista, uniformizadora y centralista. No obstante, y frente a lo que dice la propaganda, ni el cantonalismo ni el federalismo ni el andalucismo fueron nunca contrarios a la unidad de la nación española, sino que más bien fueron ejercicios democratizadores que buscaban regenerar España mediante la abolición de los privilegios, la redistribución de la riqueza y el reconocimiento de nuestra pluralidad nacional. Precisamente por eso la reacción de las elites fue siempre tan dura.
El gobierno de Cánovas del Castillo, durante la Restauración, prohibió todos los partidos no monárquicos y persiguió con dureza –y con dureza también incluye el asesinato- todo movimiento republicano y socialista. Eso sí, el socialismo ya había sido perseguido con anterioridad, por todos los partidos monárquicos, como cuando en 1871 fue ilegalizada la Asociación Internacional de Trabajadores. Más tarde, durante la dictadura de Primo Rivera, se radicalizaría la lucha contra el separatismo y el socialismo y, por supuesto, se criminalizaría cualquier defensa de un modelo alternativo de Estado y de nación. Y durante la Guerra Civil, el propio Blas Infante fue fusilado por el ejército franquista en 1936 en las afueras de Sevilla. No podemos olvidar que el franquismo no sólo fue un régimen dictatorial que segó la vida de los disidentes, sino que significó también la aniquilación de las instituciones y culturas democráticas y republicanas, lo que incluía la destrucción de las conquistas sociales, económicas y administrativas de la II República. Desde entonces el franquismo dedicó todas sus energías a imponer su idea de España, aquella que era una, grande, uniforme y que hablaba únicamente en castellano. Y el proceso de reeducación implicó también la relectura de todos los fenómenos republicanos y autonomistas, incluyendo por supuesto al federalismo y el andalucismo.
Desde el mismo nacimiento del republicanismo español, las oligarquías españolas se han constituido siempre como reacción a los movimientos democratizadores que surgían y se desarrollaban eventualmente en España. Hay por ello un hilo muy claro que vincula a Cánovas, Primo de Rivera, Franco y los actuales dirigentes del PP y Ciudadanos, por supuesto siempre representados por sus majestades borbónicas. Y ha sido esta reacción la que, a lo largo de la historia de España, ha construido la idea de una anti-España que estaría conformada por separatistas, masones, republicanos, socialistas y rojos en general, que tanto ha calado en el imaginario colectivo tras decenas de años de dictadura, militarismo y adoctrinamiento cultural.
Precisamente uno de los problemas que enfrentamos actualmente proviene directamente de este hecho. Aquel mismo proceso mermó con mucho la idea alternativa de España, una alternativa republicana. Tras cuarenta años de dictadura nacional-catolicista en la que las elites se cuidaron mucho de extirpar cualquier alternativa cultural a la de una España centralista, uniformizadora, militarizada y reaccionaria, la izquierda ha sido incapaz de restaurar formalmente el hilo que la conectaba con su propia historia y su propia noción de España. En suma: dejamos de disputar la idea de España a la reacción.
Y eso, en las condiciones actuales, nos está pesando. Y mucho. La izquierda política y social de este país no puede limitar por más tiempo su idea de España a un abstracto reconocimiento del derecho de autodeterminación que, sin nada más, resulta incomprensible para la mayoría de las clases populares de nuestro país. Al contrario, tenemos que recuperar un proyecto de país, disputando la idea de país a la reacción no por la vía de la imitación sino por la vía de la construcción de alternativa. Quiere esto decir que necesitamos un proyecto de país no sólo discursivo, capaz de encuadrar nuestras propuestas políticas, sino que esté también enraizado en las prácticas cotidianas de las clases populares en tanto que opera como horizonte deseado de futuro. Ser republicano es defender la sanidad, la educación y las pensiones públicas; ser republicana es defender las libertades civiles y la democracia participativa; ser republicana es luchar contra el patriarcado y defender un modo de producción y consumo sostenible; ser republicano es entender la pluralidad nacional de nuestro país y defender su articulación en un modelo de Estado compartido desde el que poner en marcha las políticas sociales. Ser republicanos y republicanas es nuestra forma de ser españoles y españolas, es pertenecer a esa España que se construye desde abajo.
En nuestros días, y de forma similar a lo que sucedió en el período de entreguerras en el que emergió el andalucismo, nuestro país atraviesa una grave crisis institucional, económica y política. La derecha política y económica ha puesto en marcha una importante ofensiva contra las libertades y los derechos conquistados por los movimientos democratizadores, especialmente el obrero. Hoy las derechas han acentuado su ataque al Estado Social, recortando en sanidad, pensiones, educación, etc. al tiempo que limitan la libertad de expresión, imponiendo una política del miedo mediante multas y la encarcelación de críticos políticos. Asimismo dedican ingentes recursos a proteger a sus corruptos, que van desde los Urdangarin hasta las grandes empresas oligárquicas que les financian, y blindan las posiciones recentralizadoras –basta ver el diseño institucional constituido por el ministro Montoro y su capacidad de intervención y chantaje sobre todas las administraciones autonómicas y municipales.
Pero estos ataques son también reflejo de su misma debilidad. La propia monarquía corrupta está en caída libre. En Cataluña la monarquía recibe un suspenso del 2,36, siendo más de un 50% los jóvenes entre 25 y 34 años que directamente le dan un 0, y en Andalucía y en el resto de España no lo sabemos porque el CIS lleva ya treinta y cuatro meses sin preguntar por esta institución medieval y el EGOPA –el CIS andaluz- tampoco lo ha hecho. El deterioro parece evidente y peligroso para un régimen que ha volcado todas sus energías en proteger los privilegios de las oligarquías, repitiendo la historia una y otra vez. Y mientras todo eso sucede también hay un pueblo que defiende otra idea de España y de las relaciones económicas, y que continúa mermando las bases materiales y culturales de la reacción. No por casualidad a este régimen político se le sigue atragantando que un espacio político explícitamente republicano tenga cinco millones de votos, que una huelga general feminista se dirija directamente contra el sistema patriarcal y el sistema económico capitalista y que un 28 de febrero el andalucismo salga a la calle junto con las Marchas por la Dignidad.
Por eso decimos hoy, 28 de febrero, que no debemos perder de vista el carácter histórico de las luchas que mantenemos. Nos jugamos el orden social, el país en el que viviremos durante las próximas décadas, y también la idea de España que prevalecerá entonces. Frente al proyecto de la reacción nosotros defendemos una Andalucía libre. Y por eso mismo gritamos:
¡Viva Andalucía! ¡Viva la República Federal!

martes, 27 de febrero de 2018

La huelga ya es un éxito

Toni Morillas
Feminista, militante de IU y PCA
La explosión de creatividad feminista en la que estamos participando en los últimos meses, es síntoma de un proceso de feliz desborde, de socialización masiva de una convocatoria de huelga que interpela a todas desde un mensaje de ruptura democrática y feminista. Los vídeos, coreografías y composiciones musicales participativas, el perreo feminista, las imágenes caseras de mujeres colgando los mandiles diciendo a los cuatro vientos hasta aquí he llegado. Un proceso de apropiación que se ha intensificado en el último año, venciendo la barrera mediática, traspasando las paredes de parlamentos y organizaciones, franqueando la dura barrera del ámbito doméstico y ocupando horas de conversaciones encendidas en bares, plazas, mercados y centros de trabajo.
Nada volverá a ser igual a partir de este 8 de Marzo. Quién pretenda medir el éxito de la huelga con los viejos parámetros, no habrá entendido nada. No es una huelga al uso porque el sujeto somos las mujeres, porque el ámbito en el que se convoca no es solo el laboral, aunque también. Porque pone luz a ámbitos que por no estar monetarizados y estar protagonizados por las mujeres, han permanecido en la penumbra de la Historia. Invisibilizado y desvalorizado el trabajo de cuidados y su papel en la reproducción social del capitalismo. Invisibilizadas las espaldas y vidas sobre las que recae este trabajo sin el que el sistema se desplomaría. Estamos transitando de la cadena global de cuidados a la cadena global de las luchas, en una convocatoria que en su dimensión internacionalista, ha construido una fuerte alianza en torno a un mensaje y a una propuesta de acción política común, que no para de recibir apoyos y construir sinergias. La confluencia debe ser algo así.
La potencia de la Huelga feminista reside en la radicalidad de su discurso, en la transversalidad y diversidad de las formas y espacios de lucha en los que se despliega y en la osadía de las mujeres, de recuperar la huelga como herramienta política en tiempos en los que el derecho efectivo a huelga está en entredicho. Hemos criticado en multitud de ocasiones la hegemonía del feminismo liberal y hemos construido desde la práctica concreta una propuesta interseccional que reconoce y nombra las opresiones que nos atraviesan. Pues bien, aquella hegemonía ha empezado a resquebrajarse. El mensaje en torno al que se están movilizando y organizando millones de mujeres cuestiona el capitalismo y el patriarcado, sitúa con radicalidad que este modelo económico y social que nos mata, agrede, cosifica, explota, precariza y oprime, es insostenible con la reproducción de una vida digna de ser vivida.
En el argumentario de la convocatoria de Huelga, emanado del Encuentro Estatal del Movimiento Feminista celebrado en Zaragoza, se señala: Nosotras ponemos la vida en el centro, por eso defendemos vidas dignas donde todas las personas, en las distintas partes del mundo, podamos acceder a los recursos necesarios para cubrir nuestras necesidades en condiciones de igualdad y de sostenibilidad ambiental. El patriarcado y el capitalismo con su lógica del beneficio y de la acumulación capitalista, van en contra de lo que proponemos, generan fuertes desigualdades, relaciones de poder y destrucción de los recursos y las condiciones necesarias para una vida digna.
La sostenibilidad de la vida como propuesta no solo cuestiona el papel atribuido a las mujeres o su situación desigual respecto a los hombres (que no es poco). Decía Silvia Federici no queremos que nos exploten igual que a los hombres. Propone una alternativa de ruptura con el contrato social y el contrato sexual: una nueva forma de organizar las relaciones económicas, políticas, sociales y entre sexos, que parte de la constatación de que nuestra explotación, nuestra opresión es estructural y hunde sus raíces más profundas en el capitalismo patriarcal. Ahí reside su potencia transformadora. Por ello nos tildan de peligrosas, porque hace tambalear los cimientos de su sistema. Porque señala los beneficios que el sistema extrae de nuestro trabajo, porque señala la naturaleza de las violencias que se ejercen sobre nosotras, porque no le duelen prendas a la hora de señalar los privilegios que han obtenido los hombres del mismo durante siglos.
Desde la cama al centro de trabajo. Mujeres contestonas, insatisfechas, difíciles, enfadadas, alegres, combativas y empoderadas, sacándole los colores y cuestionando cada gesto cotidiano a familiares, amigos, compañeros. Señalando los patriarcalismos cotidianos, desplegando la lucha feminista en multitud de espacios. Mujeres que están liderando los conflictos laborales: las camareras de piso, las teleoperadoras, las interinas, las trabajadoras de la ayuda a domicilio, las estibadoras…Mujeres precarias, que tendrán dificultades para secundar la huelga laboral pero que no paran de inventar y conspirar para expresar su apoyo a la misma. Mujeres que han conseguido vencer las resistencias y situar la huelga feminista en la agenda política de sus organizaciones políticas, sociales y sindicales. Mujeres que se están politizando, que acuden por primera vez a una asamblea feminista, que dicen el 8M que haga de comer él, que yo me voy a la mani. Pensionistas que tejen luchas, que sostienen familias precarias enteras, que salen a la calle por unas pensiones dignas, que nos vuelven a dar ejemplo por el presente y por nuestro futuro, porque la brecha de género salarial y en las pensiones es insostenible. Mujeres portavozas de tantas luchas, que están politizando el espacio privado, que han venido al espacio público para quedarse.
La Huelga ya es un éxito incontestable. Que las élites se sientan interpeladas y hayan tenido que sacar su artillería para generar ruido, intentar infructuosamente fragmentar al movimiento y distanciarlo de la mayoría social, acusándolo de ideologizado y peligroso, evidencia el éxito de la huelga y los miedos que esta genera. PP y Cs han corrido presurosos a confrontar con la huelga por cuestionar el capitalismo, el PSOE también ha confirmado que no la secunda. No esperábamos menos. Habrá intentos de criminalizar y descafeinar sus demandas, de cuestionar la centralidad de nuestra lucha, de cuestionar el sujeto protagonista de la misma, pero la Huelga ya lo ha removido todo. Está haciendo que emerjan los discursos más misóginos y reaccionarios, pero también la sororidad más movilizada. Nada volverá a ser igual después del 8M, hemos emprendido un camino sin retorno y tenemos el ejemplo de millones de mujeres referentes, anónimas muchas de ellas, que nos han precedido en la lucha. Amenazamos con empezar a pensar desde ya en el 9M, en la necesidad de seguir fortaleciendo los espacios feministas unitarios, en la centralidad que ha de ocupar el feminismo en los procesos de construcción de unidad popular y en el impulso de un nuevo ciclo movilizador que continúe abriendo las grietas del sistema.
¡A la huelga, compañera!
27/02/2018

lunes, 26 de febrero de 2018

La Juventud Comunista presenta la campaña “¡La vida digna no cabe en este regimen!”

La UJCE lanza su campaña “La vida digna no cabe en este regimen” con el objetivo de trasmitir la idea de que ante la posibilidad de que el regimen cierre su crisis definitivamente no sea con un apoyo activo de las trabajadoras. Por lo tanto se denuncia que no se va a poder desarrollar una vida plena mientras sigamos manteniendo este regimen político.
Frente a problemas cotidianos de la juventud trabajadora como el difícil acceso a la vivienda, con las grandes subidas de alquileres que se están dando en las grandes ciudades, la alternancia entre el paro y la precariedad, las diferentes expresiones de violencias machistas, la falta de democracía y soberanía, con la corrupción como su máxima expresión, la ausencia de ofertas de ocio sano y alejado del consumismo y la exclusión por motivos económicos de la educación; la Juventud Comunista pone soluciones para que todas las jóvenes puedan alcanzar una vida digna.
La campaña mostrará soluciones concretas a estas problemáticas como: la creación de una parque público de viviendas, aumento del SMI, la ilegalización de las ETTs, reconocimiento del aborto libre y gratuito, gratuidad de los métodos anticonceptivos, la creación de una república fuera de la UE para garantizar la democracia y la soberanía, cesión de espacios públicos para el incentivo de actividades deportivas, artísticas y culturales, gratuidad de los estudios e inversión del 7% del PIB en educación.
Además de la difusión de lema de la campaña a traves de agitación virtual y física la Juventud Comunista orientará aquellos conflictos de los que sea participe en hacia el programa de mínimos, siendo pues esta campaña la manera de aplicarlo a la realidad cotidiana de la juventud. Esto tiene el objetivo de avanzar desde la impugnación de una problemática concreta hacia la impugnación total del regimen político que la sustenta.
El programa no solo va a ser una muestra de intenciones de las jóvenes comunistas si no una oferta hacia toda la juventud combativa para que se sumen a la lucha por estos objetivos.
Enmarcados en la propia campaña, y en el medio plazo, las diferentes organizaciones de la UJCE en el total del territorio intentarán cerrar reuniones y acercar posturas con otras asociaciones y colectivos que puedan estar de acuerdo en los ejes marcados. Pues una de las posibilidades que ofrece un programa de mínimos es tejer aliados tácticos en torno a cuestiones concretas, que de otra forma nunca podrían acercar posiciones. Aunque lasa reuniones que se den con otras organizaciones juveniles solo puede entenderse como el paso prevío a la oragnización en espacios de masas. Pues el objetivo principal de esta campaña es levantar un nuevo ciclo de movilización, tensionar a todas la jóvenes militantes comunistas para que pongan los cimientos subjetivos que hagan trasformar la reivindicaciones concretas y materiales en reivindicaciones y luchas políticas.
¡LA VIDA DIGNA NO CABE EN ESTE RÉGIMEN!
Xavier García, Secretario General de la Juventud Comunista, presenta los ejes principales de la campaña:

Alberto Garzón: "Pensionistas rodeando el Congreso"

Alberto Garzón
Coordinador Federal de Izquierda Unida
El pasado 22 de febrero los alrededores del Congreso se llenaron de manifestantes, la inmensa mayoría jubilados y jubiladas, exigiendo pensiones dignas. La convocatoria pública la había realizado la Coordinadora de Pensionistas en Defensa del Sistema Público de Pensiones, y fue todo un éxito. Es más, el resultado ha sido tan importante que pilló descolocado al propio Gobierno. Aunque seguro que no sólo al Gobierno. Obsérvese un detalle al respecto.
Normalmente el Gobierno no permite ese tipo de concentraciones, entre otras cosas por la existencia de un controvertido artículo 494 del código penal que amenaza con penas de prisión a los que se manifiesten ante las sedes del Congreso de los Diputados. Sin embargo, es habitual que se permitan pequeñas concentraciones de no más de una decena de personas en la plaza de las Cortes, justo enfrente de los «leones». De estas hay muchas cada semana. Probablemente el Gobierno esperara encontrarse con algo de este tipo, pues jamás habría permitido que miles de personas desbordaran los alrededores del Congreso evocándonos las manifestaciones de 2012. El impacto simbólico de rodear un Congreso como protesta por la política del Gobierno o de su sistema político es enorme, y un Gobierno en minoría no puede permitirse ese lujo.
De hecho, cuando bajé a la manifestación me encontré con un panorama similar al de las manifestaciones del 2012. Entre los manifestantes había de todos los perfiles políticos. Muchos votantes de IU, PCE y de Podemos, pero también del PSOE. Incluso algunos me confirmaron que eran votantes del PP, aunque probablemente no estuvieran ya muy convencidos de repetir. Había personas muy politizadas, que eran militantes de nuestra organización, pero también personas que era la primera vez que bajaban a una manifestación. Había personas con pensiones medias y altas, y también personas que disfrutaban de una pensión ridícula. Hubo un señor que se me acercó llorando y que me dijo, casi sin poder articular las frases, que lo estaba pasando muy mal y que teníamos que hacer algo. Su cara, su forma de expresarse y sus palabras eran propias de alguien que estaba al límite.
Las pensiones es uno de los derechos más importantes que tenemos conquistado en nuestro país. En realidad es parte de nuestro salario. Forman parte de lo que se llama salario social y que incluye el salario directo (nuestra nómina), el salario indirecto (los servicios públicos financiados con impuestos) y el salario diferido (las pensiones). En nuestro país el sistema es además un ejemplo de solidaridad generacional, ya que disfrutamos del llamado «sistema de reparto» que permite que las cotizaciones sociales de las personas que trabajan hoy sean las que financian las pensiones de las personas jubiladas hoy. Y mueve una gran cantidad de dinero que es también un codiciado tesoro para las entidades financieras, motivo por el cual desde hace décadas promueven la privatización parcial o total del sistema. Una privatización que conllevaría el empobrecimiento de los pensionistas más pobres pero también, muy probablemente, el del resto de los jubilados puesto que su sistema se basa en el rendimiento de inversiones que no siempre salen bien.
Sobre todo esto ya escribimos hace ya ocho años un libro de acceso gratuito titulado ¿Están en peligro las pensiones públicas? (pdf) y que tuvo un enorme éxito de difusión. Pero entonces, a partir de 2010, todos los intentos que habíamos puesto en marcha desde las organizaciones políticas de izquierdas para movilizar al conjunto de pensionistas habían sido en vano. Iniciamos varias campañas políticas que apenas se tradujeron en pequeñas concentraciones públicas y bastantes actos para hacer pedagogía. El sector de mayor edad de nuestra población se mostraba aparentemente pasivo ante los recortes que bien se venían encima o que bien directamente se produjeron con las reformas de 2011 (PSOE) y de 2013 (PP). Algunos analistas achacaban al carácter conservador de este sector poblacional la causa de este comportamiento. Aun hoy, y según el CIS, de los votantes mayores de 65 años el 28,8% vota PP, el 19% PSOE, el 10,9% a Ciudadanos y sólo un 3% vota a Podemos, IU y las confluencias. Un importante contraste con los votantes entre 18 a 24 años (6,3% PP, 11,5% PSOE, 8,4% Ciudadanos y 23% Podemos, IU y las confluencias).
Todo esto hasta ahora. Algo se ha activado en esos sectores poblaciones y ha provocado una intensísima movilización como fue la del pasado jueves. Pero no se va a quedar ahí. Uno de los manifestantes me dijo: «esto sólo acaba de empezar». Es muy probable que así sea, porque se dan las condiciones desde hace mucho tiempo y episodios como los del pasado jueves ayudan a crear una identificación común entre los pensionistas que va más allá de lo electoral.
Todo esto coincide, además, con la preparación de una gran movilización feminista para el día 8 de marzo. El feminismo es ahora mismo, de lejos, uno de los movimientos con más vida, conciencia y fuerza para transformar la sociedad. No es homogéneo, por supuesto, pero sus reivindicaciones son justas y son el vector por el que decenas de miles de mujeres y hombres jóvenes se están politizando.
Mi impresión es que vamos a entrar en una primavera en la que se va a ir recuperando la movilización social, y en la que además ello servirá como viento de cola para el crecimiento de los espacios electorales alternativos al Régimen. Pues, y esto es para mí lo más importante a efectos analíticos, estas movilizaciones sociales son el claro reflejo de que la crisis de régimen no se ha cerrado y de que existe en este momento una tremenda disputa en torno al modelo de país que se va a construir para las próximas décadas. ¿Qué país queremos para las próximas generaciones? ¿Qué orden social imperará a partir de ahora? Esas son parte de las preguntas a las que muchos colectivos sociales y políticos, entre ellos los de pensionistas y feministas pero también los que luchan por el soterramiento del AVE en Murcia o contra la mina de uranio en Salamanca, están respondiendo con movilización.

domingo, 25 de febrero de 2018

El PCA tiene que volcar todos sus esfuerzos militantes en lograr que el 28F y el 8M sean todo un éxito de movilización y de lucha en la calle. Carta a la militancia de Ernesto Alba

Ernesto Alba Aragón, Secretario General del PCA
Estimada/o camarada:
El próximo 28F tenemos una jornada de lucha importante en Andalucía. Desde las “Marchas de la Dignidad”, espacio unitario de las distintas luchas y organizaciones que no nos resignamos y seguimos exigiendo otra Andalucía no sujeta a la precariedad, se ha convocado una movilización en Sevilla a la que no podemos faltar. El PCA tiene que volcar todos sus esfuerzos militantes en lograr que el 28F y el 8M sean todo un éxito de movilización y de lucha en la calle.
Debemos articular todas las luchas para construir poder andaluz, para construir una alternativa social que se contraponga a los artífices en nuestra tierra de las políticas neoliberales. Es nuestro deber centrar los esfuerzos en organizar la movilización de clase, desde abajo, desde los conflictos concretos. Es desde ahí desde donde hemos de abordar la tarea de fortalecer y ampliar nuestra propuesta de República Federal y Poder Andaluz. “Andalucía en Pie” no es una consigna vacía.
Andalucía en Pie” debe visualizar la otra Andalucía, de la que nadie habla. Según datos recientes de la Red Andaluza de Lucha contra la Pobreza y la Exclusión social, el 78% de l@s andaluces y andaluzas llegan con dificultad a fin de mes, un 10% apenas ingresan 4000 Euros al año, 160.000 personas emigran cada año a otras comunidades autónomas o países de la UE y 3,5 millones de andaluces (41,7% de la población) viven en riesgo de pobreza y de exclusión social. Estos datos nos demuestran que el sector productivo andaluz sigue centrado en servicios de bajo valor y escasa relevancia de la industria, lo que conduce a bajos salarios y “fluctuaciones estacionales”.
Las condiciones de explotación y precariedad se extienden por todos los sectores de la producción, ya sea en la función pública, en la industria, en el turismo o el campo especialmente en los sectores feminizados. La precariedad y el paro son la realidad de la mayoría de la gente trabajadora de Andalucía. La pobreza se sigue extendiendo con los enésimos recortes de pensiones y salarios, con la subida del precio de la luz, de la comida, de las medicinas, del gas, de todo lo imprescindible para vivir. La precariedad se ceba especialmente con las mujeres, que ocupan las más altas tasas de temporalidad en el empleo, sufren la brecha salarial, las pensiones más bajas y además, sostienen la carga del trabajo de cuidados imprescindible para la reproducción social del capitalismo.
El 28F ha de ser también el preámbulo de la Huelga Feminista del 8M. Ha de ser una oportunidad para decir alto y claro que la alternativa para Andalucía será feminista o no será. Queremos una Andalucía libre de violencias machistas e igualitaria.
El próximo 28F debemos de organizar y reivindicar una Andalucía de Paz, justicia e igualdad a 38 años de haber conseguido la llamada “autonomía plena” y que al día de hoy los retos de los trabajadores y de las trabajadoras siguen estando lejos para alcanzar una vida digna.
¡VIVA ANDALUCIA LIBRE!
En Sevilla, a 20 de febrero de 2018.

sábado, 24 de febrero de 2018

El PCA, en apoyo al profesorado interino, insta a la Junta a buscar alternativas para que ningún docente se quede en la calle y llama a la movilización en defensa del empleo

Ante la aprobación del decreto de oposiciones, el PCA apoya al profesorado interino, insta a la Junta de Andalucía a buscar alternativas para que ningún/a docente se quede en la calle, y llama a continuar la movilización por la estabilidad del empleo docente
Las tasa de interinidad en el sistema educativo andaluz no ha cesado de crecer en los últimos años, por causa de la escasa oferta de plazas en las anteriores convocatorias de oposiciones y de la raquítica tasa de reposición impuesta por el gobierno central. Esta situación ha llevado a que el profesorado interino andaluz se haya elevado hasta el 18% del total de docentes al comienzo de este curso escolar 2017-2018.
Tras la aprobación por parte del Ministerio de Educación del decreto de oposiciones que no ha sido consensuado con la comunidad educativa, con pruebas eliminatorias que se saltan el propio Acuerdo para la Mejora del Empleo Público firmado con sindicatos el 29 de marzo de 2017, constatamos que el Gobierno central pone en peligro los puestos de trabajo de los docentes interinos que actualmente se encuentran en ejercicio, que han acreditado de manera sobrada su capacitación, y con ello la calidad de la enseñanza pública.
En estos días se han venido celebrando asambleas por toda Andalucía para reclamar no sólo los derechos laborales de los y las interinas e interinos, sino también la estabilidad y la acreditada experiencia docente de este profesorado, que tanto necesitamos en nuestra escuela pública.
Ante esta situación, desde el Sectorial de Educación del Partido Comunista de Andalucía nos pronunciamos en el siguiente sentido:
-Instamos a la Junta de Andalucía a que tome medidas para garantizar que con esta convocatoria de oposiciones ningún/a docente interino/a con tiempo de servicio se quede en la calle.
-Hacemos un llamamiento a todo el profesorado y particularmente al profesorado interino, así como a madres, padres, AMPAS y estudiantes para que respalden las movilizaciones en pos de un acuerdo de estabilidad para el profesorado interino.
-Llamamos al conjunto del profesorado en Andalucía a movilizarse el próximo 28F en un bloque verde por la defensa de la educación pública, de tod@s para tod@s, y a visibilizar en esta movilización la defensa de los puestos de trabajo del profesorado interino.
-Apoyamos las futuras convocatorias de huelga que las asambleas de interinos de Andalucía acuerden en los próximos días.

jueves, 22 de febrero de 2018

Alpargatas contra cañones

Efraín Campos
Sercretario Político del Comité Provincial del PCA de Málaga
En estos días la Marcha Senderista La Desbandá está recorriendo las provincias de Málaga, Granada y Almería para recuperar la memoria de la población civil que tuvo que dejar sus hogares huyendo del terror que los franquistas traían consigo
En esta época que nos ha tocado vivir parece ser más importante la construcción del relato que contar la Historia de una manera objetiva. Transitamos en unos tiempos en los que el negacionismo del Holocausto nazi gana adeptos, en que los que creen que la Tierra es plana son cada vez más y, por supuesto, que la criminal matanza del franquismo del 36 al 39 fue una lucha de iguales.
En estos días la Marcha Senderista La Desbandá está recorriendo las provincias de Málaga, Granada y Almería para recuperar la memoria de la población civil que tuvo que dejar sus hogares huyendo del terror que los franquistas traían consigo al llegar su ejército y sus aliados. Decenas de miles de personas atravesaron a pie, yendo solo con lo puesto, la costa oriental andaluza intentando mantener su libertad y su vida. Pero no iban a tenerlo fácil: al ejército golpista (pues no olvidemos que la guerra de España fue producto de un golpe de Estado fallido que desembocó en la alianza fascista contra el Gobierno republicano, en una guerra de desgaste y exterminio del enemigo) se le unieron los de Alemania e Italia; desde tierra, mar y aire estos refugiados fueron masacrados y sus únicas armas eran unas alpargatas desgastadas por más de 300 kilómetros de penurias.
¡Y algunos se atreven a hablar de equilibrio! La Desbandá fue un ataque premeditado contra un pueblo desarmado que solo quería huir del horror. Pero no hubo piedad, miles de muertos sembraron la carretera: niños, mujeres, hombres quedaron en las cunetas. Su crimen fue intentar vivir.
Las potencias fascistas apoyaron al ejército sublevado, pero incluso Italia elevó una queja al papado, advirtiendo de la brutalidad de los golpistas, lo que llevó a Franco a asegurar que no habría más asesinatos sin juicio en Málaga; El Carnicerito de Málaga, Arias Navarro, consiguió no obstante matar incluso a más personas con sus pantomimas de justicia, cerca de 17.000 personas del 37 al 44.
En nuestra ciudad tenemos el pérfido honor de contar con las fosas comunes más grandes de toda Europa, consecuencia del genocidio sistemático al que se sometió la ciudad y la provincia; Queipo de Llano avisó al pueblo de Málaga de sus intenciones desde la radio: «Canalla roja de Málaga, espera a que llegue ahí dentro de diez días. Me sentaré en un café de la calle Larios bebiendo cerveza y por cada sorbo mío caeréis diez. Fusilaré a diez», y también hablando de su entrada en nuestra ciudad y la actitud a tomar con las mujeres republicanas: «Después de todo esto, estos comunistas y anarquistas se lo merecen, ¿no han estado jugando al amor libre? Ahora por lo menos sabrán lo que son hombres de verdad y no milicianos maricas. No se van a librar por mucho que forcejeen y pataleen». Los golpistas no aspiraban a arreglar los desmanes de la República como dicen los revisionistas de la Historia, lo único que buscaban es que las cosas permaneciesen como Dios manda: los pobres siendo pobres y trabajando para el amo; los ricos siendo ricos a costa de la sangre y el sudor del pueblo.
La que se conoció como la República de los sueños, que levantó la solidaridad internacional de miles de personas por todo el mundo y que tuvo su máxima expresión en la formación de las Brigadas Internacionales, la que aspiraba a los valores de libertad, igualdad y fraternidad, se vio truncada por un grupo de bandidos que lo único que tenían de su parte era la fuerza de las armas. En la guerra de España aprendimos, como dijo Albert Camus, que uno puede tener razón y ser derrotado, que la fuerza puede destruir el alma y que a veces el coraje no obtiene recompensa.
Podemos ser objetivos, pero no se deben cerrar los ojos a la verdad, y la verdad es que en Málaga, en la guerra, hubo un genocidio contra el pueblo que solo buscaba la paz. Los golpistas, con el apoyo de países alineados con ellos, buscaron el exterminio sistemático de todo aquel que aspirara a la democracia, su objetivo fue la eliminación física de todo aquel o aquella que simplemente soñara con una España diferente; después de más de 80 años en los que se nos ha negado que conozcamos nuestra Historia, es el momento de decir basta y sacar de las cunetas los cuerpos y la memoria.
La heroica resistencia de los republicanos no puede caer en el olvido, como tampoco se debe olvidar que el Gobierno franquista que se impuso por las armas fue criminal, asesino y genocida todo el tiempo que duró.
Porque nuestro afán es que ese capítulo negro no se repita jamás.
Acabo con las palabras de Carlos Giménez en su magnífica obra '36-39. Malos tiempos': «Nosotros no empezamos esta guerra... ¡Ellos la empezaron! Todos los muertos... ¡Los de los dos bandos! ¡Que se los apunten los que empezaron esta maldita guerra! ¡Ellos son los responsables de todos los muertos! ¡Maldito sea el que empieza una guerra!».
Miércoles, 21 febrero 2018

miércoles, 21 de febrero de 2018

El PCE llama a movilizarse el 22F en defensa de las pensiones públicas y de los derechos laborales y sociales

Habrá manifestaciones y concentraciones en más de 80 ciudades convocadas por la Coordinadora Estatal por la Defensa de las Pensiones Públicas “contra las pensiones de miseria”. En Málaga a las 12:00 horas en la Plaza de la Constitución.
El Partido Comunista de España anima a participar en la movilización convocada por la Coordinadora Estatal por la efensa del sistema público de pensiones en más de 80 localidades bajo el lema “Contra las pensiones de miseria. No al 0,25%”. El PCE considera ya un “éxito” el amplio alcance obtenido por la Coordinadora estatal respecto a anteriores movilizaciones, lo que augura una participación masiva que ya se ha constatado en actos y asambleas celebradas en estas últimas semanas.
De cara al 22F, el PCE ha llamado al conjunto de su militancia a ayudar a la difusión y organización de la movilización “para que sirva de llamamiento a las generaciones jóvenes sobre los ataques a los que está sometido el sistema público de pensiones”. El Partido coincide con la Coordinadora al señalar que “la precariedad y los bajos salarios de quienes hoy trabajan son la clave del problema de las pensiones, la única forma de garantizar las pensiones es garantizar hoy el trabajo digno y con derechos”.
En este sentido la movilización del jueves 22 debe “ser un toque de atención al conjunto de la población”, ya que la lucha por las pensiones públicas “no es solo una lucha de las personas pensionistas del presente, sino de las del mañana, es decir es una lucha de toda la clase trabajadora”.

martes, 20 de febrero de 2018

En recuerdo a nuestro camarada Pedro Romero Mena

En este día aciago ha fallecido nuestro querido camarada Pedro Romero Mena, histórico militante del PCE, Izquierda Unida y de las CCOO de Málaga y un gran luchador por los derechos de los trabajadores, las libertades y un horizonrte republicano para nuestro pueblo.
Desde que en su juventud, a finales de los años sesenta, en que con un grupo de compañeros organizaron la Juventud Comunista clandestina para luchar contra la dictadura y por mejorar las condciones de vida de las clases populares, trabajó por organizar las Comisiones Obreras siguiendo las directrices del Partido, hasta la actualidad siempre ha estado luchando y participando de todas las tareas que desde su Agrupación, hoy Núcleo "Marcelino Camacho" o desde su presencia en el Comité Local y Provincial, así como desde la Asambleas de IU Centro-Trinidad, se han llevado a cabo, ya fuera su participación en las manifestaciones, piquetes de huelgas, en su Caseta "Los Claveles", reuniones, fiestas, ..., etc.
Desde el Comité Provincial y Comité Local del PCA de Málaga, queremos mostrar nuestra solidaridad fraternal con su familia en estos dolorosos momentos, desde la plena convicción de que su memoria siempre estará en el corazón de sus camaradas y pervivirá en la historia y la lucha diaria del PCE por alcanzar el Socialismo y el Comunismo.

domingo, 18 de febrero de 2018

Crónica de la undécima jornada de la Marcha por la carretera desde Málaga a Almería del camarada Manuel García Morales “Teniente”. En el 81 Aniversario de la criminal acción fascista.

17 de febrero, 11ª jornada de "La Desbandá"
Estamos en Almería después de andar unos 240 km según mi podómetro, una aplicación de móvil que va midiendo los pasos y metros que andas, que fue la meta de salvación del fascismo y de la muerte para las personas que salieron huyendo de Málaga, procedentes de distintas provincias andaluzas el 7 de febrero de 1937, cuando la ciudad fue tomada por las tropas italianas mandadas por Mussolini para derribar la República Española.
Hemos salido con fuerza del IES Carlos III de Agua Dulce, después de que la concejala de IU de Roquetas, Sensi Marcos, nos invitara a desayunar con churros, que ha pagado de su bolsillo. Algo más de 30 personas somos las que hemos hecho el recorrido contínuo, pero siempre nos ha acompañado gente nueva durante una o varias jornadas, siendo la jornada entre Almuñécar y Motril la más numerosa, ya que a la columna de unas 300 personas que salieron, se unieron otras 300 en el emotivo concierto que se celebró en Salobreña; pero también fueron numerosas con más de 200 personas la primera jornada con salida desde Málaga, la jornada entre Nerja y Almuñécar, la jornada entre El Ejido y Agua Dulce y finalmente la última entra en Almería, donde a las más de 200 personas que llegaban en la marcha se convirtieron en más de 500 a la altura del barrio de pescadería, la Chanca, cuando la marcha ya se convirtió en una manifestación por la Memoria Histórica y por la III República, una manifestación antifranquista y antifascista.
La gente de Almería nos emocionó con su recibimiento, nosotras también contribuimos, cantando a la entrada la versión de "Santa Bárbara Bendita· con letra de la Desbandá: “…Tralarará, tralará; hombres, mujeres y niños, tralarará, tralará; hombres, mujeres y niños, tralarará, tralará, cayeron en el camino, mirá mirá vida mia, mirá mirá como vengo yo; cayeron en el camino, mirá mirá vida mia, mirá mirá como vengo yo…”
La manifestación se ha dirigido en primer lugar al monumento en honor a los almerienses muertos en el Campo de Concentración nazi de Mauthausen. 252 republicanos almerienses, estuvieron allí recluidos y 142 de ellos no lograron sobrevivir al infierno. En su honor, en 1999 se inauguró el monumento, que recibió en 2012 la consideración de Lugar de Memoria Histórica de Andalucía. En él reposan las cenizas de Antonio Muñoz Zamora, último superviviente almeriense de Mauthausen. Identificado con el número capicúa 90.009, pesaba solo 29 kilos cuando el Campo de Concentración fue liberado por las tropas aliadas.
Después nos dirigimos a la popular plaza de Almería de Puerta Purchena, donde está la estatua de Nicolás Salmerón, Presidente almeriense de la I República, que ha pasado a la historia por renunciar a la presidencia para no tener que firmar sentencias de muerte.
Finalmente hemos acabado el acto, nuevamente en el monumento a los muertos en Mauthausen, donde, después de varias intervenciones, y de entregas de diplomas a las personas que han realizado íntegramente la marcha, la concejala de IU Amalia Rodríguez ha presentado a la cantante almeriense del popular barrio de La Chanca, Sensi Falán, extraordinaria voz, mujer feminista, republicana, pegada a la defensa de los intereses populares de su barrio y de Almería, icono de las izquierdas de esa tierra. Nos ha emocionado cantando canciones populares conocidas como “Al Alba”, “Si se calla el cantor” “A galopar”… que ha mezclado con estribillos de canciones republicanas, “Ay Carmela”, “El ejército del Ebro” “Si me quieres escribir” y con canciones de las que es autora y cuenta las luchas sociales de su barrio.
Después del concierto l@s compañer@s del Partido Comunista de Almería nos han preparado una olla de trigo, plato muy popular en Almería; gran final, para una marcha en la que el esfuerzo y los kilómetros no han pesado por la fraternidad con la que hemos convivido, las emociones que hemos sentido, y porque hemos sido llevadas a hombros de quienes lucharon y murieron por la igualdad, la democracia, la República, la Málaga Roja que protagonizó la Desbandá, pero también todas las Andalucías rojas y republicanas que se concentraron en Málaga en su resistencia a caer en la garras del fascismo.
El año que viene volvemos a por la 3ª, ya sabéis, la marcha y la República.

sábado, 17 de febrero de 2018

Crónica de la décima jornada de la Marcha por la carretera desde Málaga a Almería del camarada Manuel García Morales “Teniente”. En el 81 Aniversario de la criminal acción fascista.

16 de febrero, 10ª jornada de "La Desbandá"
En el penúltimo día de la marcha de la “Desbandá” hemos hecho unos 20 km entre San Agustín, barrio de inmigrantes de El Ejido, donde hemos dormido y Agua Dulce, del término de Roquetas. Dormimos en el IES Carlos III de Agua Dulce, que depende de la Junta de Andalucía, porque el alcalde de Roquetas nos ha negado el permiso para dormir en el Polideportivo.
En la prensa escrita de hoy aparecen dos artículos sobre nuestra marcha, uno en la Voz de Almería, donde se cuentan historias de cuatro de nuestr@s compañer@s que van en la marcha y que sus familiares tuvieron relación con la Desbandá del 37 y se informa de la llegada de la marcha mañana sábado a Almería, cuyo enlace es: http://www.lavozdealmeria.es/…/La-Desband%C3%A1:-caminar-so... Otro en el Independiente de Granada donde se informa del significado de la marcha, de sus intenciones y de cómo se ha desarrollado ésta hasta casi finalizar; el enlace es: http://www.elindependientedegranada.es/…/segunda-marcha-des…
La marcha, ha atravesado el Paraje y Reserva Natural de Punta Entinas-Sabinar, a caballo entre los términos del Ejido y de Roquetas. Nadie se imagina tanta belleza escondida detrás del mar de plásticos, hemos visto flamencos y distintos tipos de aves, que sumado a delfines y cabras montesas que hemos visto en la costa de Málaga y de Granada, más la información de plantas endémicas que nos han dado por el camino, nos da cierta cultura naturalista.
Lo mejor ha sido el recibimiento de l@s compañer@s de los grupos de oposición en el Ayuntamiento de Roquetas, Podemos, PSOE e IU, a la entrada de la marcha en el municipio, y el acto que hemos celebrado por la tarde con la gente de IU que ha venido a visitarnos al colegio. Nos han dejado claro, que mucha gente del pueblo repudia la falta de hospitalidad del gobierno reaccionario del PP, y que para ellos es un honor recibir y apoyar la marcha de la Desbandá por la Memoria Histórica y para pedir Reparación y Justicia.
Después del acto hemos visto el documental sobre la Desbandá, “La historia del silencio” de la malagueña Leonor Jiménez, que además es compañera de marcha, aunque antes, de manera espontánea, hemos cantado el “Himno de la Marcha”, una adaptación de "Santa Bárbara bendita", con letra de “Carretera de Almería”.
Hay satisfacción por el trabajo realizado y relajación una vez que tenemos Almería a tiro de piedra y a la que llegaremos mañana a medio día.

viernes, 16 de febrero de 2018

Crónica de la 8ª y 9ª jornada de la Marcha por la carretera desde Málaga a Almería del camarada Manuel García Morales “Teniente”. En el 81 Aniversario de la criminal acción fascista.

14-15 de febrero, 8ª y 9ª jornada de "La Desbandá"
Ayer día 14 no pude escribir la crónica del día octavo. Llegamos a Adra y después de comer me atacó el cansancio acumulado en la marcha y me sentía algo constipado. No obstante, por la tarde fui a la presentación del libro “La Desbandá de Málaga en la provincia de Almería” de Eusebio Rodríguez y Juan Francisco Colomina, pero me quedé sopa, por lo que no me enteré de casi nada. Por la noche procuré acostarme pronto (23:30h) para recuperarme.
Salimos de La Rápita con el regalo de una compañera que vino al local donde habíamos dormido y nos preparó unos riquísimos buñuelos con chocolate para desayunar; el paso por este pueblo nos ha dejado muy buen sabor de boca.
En esta jornada entramos en la provincia de Almería, que de alguna manera consideramos una zona muy impregnada de ideas de derechas. Prácticamente todos los ayuntamientos están gobernados por el PP y hay una preponderancia social del cultivo en invernaderos con proliferación de pequeños propietarios que han ganado y están ganado mucho dinero, aunque con el concurso en muchos casos de la explotación de mano de obra inmigrante y con un costo ecológico elevado. Ello, no impide que exista conciencia y oposición de izquierda en muchos sectores populares. El hecho concreto es que tuvimos una demostración del hecho diferencial de Almería cuando nada más llegar al límite, la Guardia Civil de Tráfico, que tenía comunicación de la marcha igual que Granada y Málaga, y que sobre todo en Granada hay que reconocer que nos han ofrecido apoyo y cobertura para recorrer los tramos difíciles de carretera nacional, la de Almería nos dice que no podemos circular por la carretera si no llevamos tod@s l@s marchistas un peto amarillo reflectante; la cosa no llegó a mayores porque ofrecimos ponérselo a los monitores que van en cabeza, en la cola y a lo largo de la columna, y finalmente lo aceptaron.
Llegamos a Adra sobre las 14:15 h después de recorrer unos 15’5 km. Nos recibe el Concejal de Deportes, que se puso a nuestra disposición en cuanto a ofrecernos el alojamiento en el Polideportivo y nave anexa para que pudiéramos comer y descansar. La actitud de este concejal ha sido muy acogedora y hospitalaria. El comportamiento de los distintos Ayuntamientos del PP es diversa, desde el de Roquetas que no quiere ni que pasemos por allí, el de El Ejido, que nos ofrece polideportivo para dormir, al de Adra que nos ofrece instalaciones y participa en actos de la Desbandá.
Por la tarde se visitaron los refugios antiaéreos de Adra, que están debajo de la fábrica- chimenea de perdigones, un edificio emblemático de Adra. El acto, de presentación del libro sobre la Desbandá en Almería, se organizó en el salón de actos del Museo Marítimo. El libro trata de dos temas polémicos, uno, el número de personas que llegaron a Almería en la Desbandá, y a donde siguieron después de pasar por Almería y dos, las relaciones de las personas que venían huyendo con las residentes y las fricciones que hubo. Ambos temas están en debate entre historiadores, lo que evidencia que cada día hay más investigación y esclarecimiento de la odisea de la Desbandá.
Hoy día 15, teníamos una etapa más larga, unos 22 km que hemos hecho casi siempre pegados a la orilla del mar y con la presencia imponente del Mulhacen nevado durante todo el recorrido, algo a lo que no estamos acostumbrad@s la gente de Málaga, más familiarizadas a ver Sierra Nevada por la cara del Veleta. Existe mucha confraternidad en el grupo y tanto quienes nos han dejado como quienes están viendo ya el fin de la marcha, sienten que han vivido una experiencia apasionante y muy enriquecedora.
A la entrada de Balerma nos dan la bienvenida un grupo de compañer@s de Izquierda Unida y del PSOE; también hay una señora mayor que nos aplaude a rabiar y nos anima con lágrimas en los ojos. Este grupo se suma a la marcha acompañándonos en el recorrido hasta Almerimar, la zona costera y turística de El Ejido. Antes hacemos una parada en un bunquer republicano construido en 1938 y que está cerca del Castillo Fortaleza de Guardias Viejas, que también visitamos. Un compañero nos explica que a pesar de su apariencia, los bunquers están construidos sobre todo con arena y chinos de la playa, con muy poco cemento y nada de hierro; existen cinco construidos en el término municipal del Ejido por la administración republicana, y ninguno hubiera aguantado un obús de un destructor.
Una vez en Almerimar, un autobús nos lleva a la barriada de San Agustín, un núcleo de población de El Ejido donde el Ayuntamiento nos han cedido el polideportivo. Se trata de una especie de pueblecito en medio de la nada, donde viven fundamentalmente jornaleros marroquíes del cultivo bajo plástico.
Por la tarde asistimos, en el salón de actos de la biblioteca central de Almerimar, a una conferencia de un profesor de historia de Granada, sobre la Desbandá. Antes de ella hay un saludo de los representantes de Izquierda Unida y del PSOE. Este último, además del apoyo y las felicitaciones de rigor nos cuenta con lágrimas en los ojos que su abuela también salió huyendo desde Almuñecar y que su abuelo murió en el campo de concentración de Mauthausen.
En la Conferencia, el profesor denuncia que hay ya bastantes libros y documentación escrita sobre la Desbandá desde principios de los 80, y que el desconocimiento del hecho se debe fundamentalmente al interés de que siga sin conocerse. Luego habla de las causas de la caída de Málaga y también, al igual que en Adra, sobre las discrepancias existente en torno a la cantidad de personas que participaron en ella, también sobre los conflictos entre las personas que residían, que ya estaban pasando necesidades y las que llegaban desesperadas con más necesidades aún, así como de algunos conflictos entre sectores anarquistas y las autoridades republicanas en Almería. El dirigente anarquista, que intentó asaltar el gobierno civil, fue detenido y condenado a muerte, aunque la pena fue conmutada por la intervención de Federica Monsetny. El profesor liga los acontecimientos de mayo de Barcelona en 1937, (enfrentamientos armados de anarquistas y troskistas contra socialistas, comunistas y republicanos) con la caída de Málaga y este suceso de Almería.
Mañana, penúltima etapa llegamos a Agua Dulce, perteneciente al término municipal de Roquetas, cuyo alcalde se ha destacado en su boicot y rechazo a los actos conmemorativos de la Desbandá. Como el año pasado nos ha negado alojamiento en Roquetas, pero hemos conseguido pernoctar en un instituto que depende de la Junta de Andalucía. Mañana le agriaremos el día a ese santo varón.

miércoles, 14 de febrero de 2018

Crónica de la septima jornada de la Marcha por la carretera desde Málaga a Almería del camarada Manuel García Morales “Teniente”. En el 81 Aniversario de la criminal acción fascista.

13 de febrero, 7ª jornada de "La Desbandá"
Nos despertamos en el Polideportivo de Castell de Ferro, con la triste noticia de la muerte de una mujer hija de estas tierras, de madre campesina de la Alpujarra, y de padre minero de Almería, hija después, del exilio económico y del exilio político, hija del Socorro Rojo y solidaria toda su vida; ama de casa a la fuerza, para ayudar a su marido constantemente preso por sus ideas políticas de igualdad y democracia, y para sacar a sus dos hij@s adelante, pero no por ello menos militante, militante política, militante social toda su vida, militante de base, cuya actividad no se ve, pero sin cuyo tejido ningún cambio político sería posible, y ninguna dirigencia serviría para nada, una mujer entrañable, siempre con su simpatía y sonrisa encantadora, y siempre dispuesta a echar una mano a l@s compañer@s o al trabajo colectivo, una mujer infinita como he leído a mi amiga Carmen MV. Ha muerto Josefina Samper, de Fondón de Almería, compañera de amor y de lucha de Marcelino Camacho durante más de 60 años. Cuando Marcelino dijo aquello de “Ni nos domaron, ni nos doblaron ni nos van a domesticar” tenía el ejemplo a su lado.
Seguimos la marcha desde Castell a La Rápita, siempre con la mar omnipresente que nos regala la vista, el oído, el olfato,…, en esta jornada casi siempre por el borde de la carretera o por los paseos marítimos de los pueblecitos que atravesamos. En uno de ellos, Los Yesos, atravesando el paseo marítimo, que al mismo tiempo es la calle del Mar y en realidad su única calle, nos hemos parado delante de una casa, donde desde su ventana, Salvadorico, un hombre de 92 años, nos ha contado su recuerdo de la Desbandá. Muchos niñ@s, muchas mujeres, mucha hambre, y personas que murieron allí, camino de la Rápita y que enterraron la gente del pueblo, una gran desgracia.
Los fascistas italianos no pasaron de Castell de Ferro, allí los frenaron las Brigadas Internacionales y desde allí los hicieron retroceder a Motril. Estuvieron a punto de tomar nuevamente Motril, si no hubiera sido porque tuvieron que subir a Sierra Nevada, donde las tropas franquistas intentaban atravesarla para tomar Almería por aquella vía. Allí las Brigadas Internacionales también frenaron al fascismo, y ya durante toda la guerra, el Veleta fue fascista y el Mulhacén republicano. En Motril, aprovecharon la bisoñez de las nuevas tropas que habían relevado a las Brigadas e iniciaron una contraofensiva, pero no consiguieron pasar de Calahonda, donde también se estancaron los frentes durante toda la guerra.
Lamentablemente, antes de llegar a La Rápita, un compañero de Málaga, Juan Cisneros, se ha encontrado mal por el esfuerzo de la marcha. Lo llevamos a una farmacia para comprar unas medicinas que necesitaba y estando allí se desmayó. Una vez reanimado, una ambulancia lo llevó al hospital de Motril, y finalmente se ha vuelto para Málaga. Juan tenía mucho interés en participar en la marcha, ya que su abuelo y su tía, que entonces era una niña, participaron en la Desbandá, mientras su padre estaba en el frente republicano. Su abuelo, que iba con un burro cargado de comida para poder llegar a Almería, al llegar al Guadalfeo, que como hemos referido varias veces iba muy crecido e hizo que mucha gente volviera atrás en su huida, intentó pasarlo, la niña se le cayó al agua y mientras la rescataba, el burro con la comida desapareció, eso le hizo desistir de la huida y se volvió a Málaga. Muchos años más tarde y hablando Juan con un amigo de estos temas, este le contó que su familia estuvo en la Desbandá y que consiguieron llegar a Almería, gracias a que su abuelo, cuando estaban desesperados apareció con un burro cargado de comida, lo que fue su salvación.
Instalados en la Rápita, en un centro social, se ha hecho el acto de recibimiento a la marcha, con el salón abarrotado. Han hablado representantes del Ateneo Republicano de la Alpujarra, del Club de la Desbandá y del Ayuntamiento. Se han contado también, recuerdos del paso de la Desbandá por la Rápita. Ha hablado un hombre 89 años, que la recuerda como una plaga, miles de personas que arrasaban con las cañas, y todas las cosas que se pudieran comer en el campo y que visitaban todas las casas pidiendo ayuda. La mayoría de las casas al final acabaron cerradas a cal y canto porque no podían ayudar a todo el mundo. Inmediatamente después ha cantado Lucía Socam, que ha emocionado a la gente con su música y sus letras defendiendo la República, la igualdad y la libertad de las mujeres.
La verdad es que hemos recibido mucho cariño y calor de la gente de la Rápita, y del Ateneo Republicano. Después de los actos nos han preparado una cena casera y como el edificio donde nos quedamos a dormir apenas tiene aseos y no tiene agua caliente, han ofrecido casas para que las compañeras pudieran alojarse y ducharse en casas particulares. La última nota del día ha sido, durante la cena, la despedida de un compañero navarro que ha tenido que adelantar su vuelta a casa. Mañana, salimos para Adra.

martes, 13 de febrero de 2018

Crónica de la sexta jornada de la Marcha por la carretera desde Málaga a Almería del camarada Manuel García Morales “Teniente”. En el 81 Aniversario de la criminal acción fascista.

12 de febrero, 6ª jornada de "La Desbandá"
Nuestra marcha de la Desbandá por la carretera de la muerte ha transcurrido hoy entre Motril y Castell del Ferro, unos 26 km., con la dificultad de las cuestas que hay que subir a partir de Calahonda.
Primero hablar de altas y bajas en la Marcha. Nos ha abandonado por problemas con sus tobillos, Juan, un compañero de los permanentes, y muy responsable en la marcha, que fue alcalde durante muchos años de Alcalá del Valle en la provincia de Cádiz. Nos ha abandonado Paulino, un hombre de 77 años, que se propuso llegar hasta Motril y ha sido de los que ha ido siempre en cabeza de la marcha, se ha despedido con la promesa de que el año que viene hará la segunda parte de la marcha, desde Motril a Almería. También hemos tenido un percance con un compañero que se había incorporado hoy mismo, Paco, que se ha resbalado y caído cuando subíamos un cerro y al apoyar la mano en el suelo, en la caída, se ha hecho un corte profundo con una piedra, un corte profundo que necesitaba puntos, por lo que ha tenido también que abandonar. Por otra parte se ha incorporado a la marcha Marcos, el poeta oficial del Club de la Desbandá, que no está participando en la marcha por un accidente que tuvo previo al inicio de esta; no puede andar pero nos acompaña con el coche y come y duerme con nosotr@s. Además, se nos han incorporado tres compañeras de la Asociación de Amigos de las Brigadas Internacionales de Madrid, que ya hicieron la marcha el año pasado y también otros dos compañeros de Málaga.
En la marcha de hoy hemos contado con la aportación extraordinaria de Fernando Alcalde, que nos ha ido relatando los distintos sucesos históricos según íbamos pasando por sitios de la Memoria. Estos han sido entre otros, el río Guadalfeo, que pasa por Motril y donde se intentó, desde el bando republicano frenar la ofensiva de las tropas fascistas italianas. El intento duró poco, la única ametralladora que tenían enseguida se averió, no tenían ningún armamento de artillería solo fúsiles y para estos tampoco había balas suficientes; los fascistas perdieron tres tanquetas en el cruce del rio, pero no tardaron mucho en cruzarlo.
Sin embargo, previamente, el Guadalfeo fue junto a los acantilados de Maro la zona donde murieron más personas y al mismo tiempo el factor decisivo al no poder cruzar el rio, para que mucha gente regresara y abandonara la huida. Posiblemente de las 300.000 personas que salieron huyendo de Málaga, sólo la mitad consiguieron pasar de Motril y llegar a Almería. Muchos de los muertos no contabilizados en la “Desbandá” son los hombres que regresaron con sus familias y al volver fueron fusilados.
Otros hitos que nos ha comentado Fernando fue la famosa fuga de más de 300 prisioneros asturianos de la prisión del Fuerte de Carchuna, estaban allí trasladados para hacer trabajos forzados (construcción de aeródromo y carreteras en la sierra) y a muy poca distancia del frente republicano en Castell del Ferro, un comando guiado por dos internacionalistas norteamericanos cruzaron por mar las líneas del frente, asaltaron el Fuerte, liberaron a los prisioneros y lograron cruzar las trincheras fascistas desde atrás, en la operación solo perdieron la vida dos hombres y una de ellos fue por accidente con su propia granada de mano.
Después de Carchuna, hemos llegado a Calahonda y desde allí hemos subido a las estribaciones de la sierra donde hemos visto las trincheras de los fascistas y poco después las de los republicanos, y el distinto sistema de estos, más modernos la de los fascistas, ejército profesional que venía de hacer la guerra en Marruecos y más arcaicos las nuestras, con tropas voluntarias de milicianos que no sabían nada de técnicas militares hasta que se fue conformando el Ejército regular de la República.
Una vez que hemos llegado a Castell, donde a su entrada ondeaba una bandera republicana en uno de los primeros edificios del paseo marítimo que tiene una antena de repetición (y estaba nuevecita, recién puesta) hemos tenido dos actos; el primero, un homenaje a las Brigadas Internacionales y a Norman Bethune, que ha consistido en la intervención de distintas entidades y asociaciones en la plaza del pueblo y luego el descubrimiento de dos cerámicas juntas, en la que además de dibujos alegóricos a la Desbandá y a la República tenían las siguientes leyendas: “Rompieron nuestras vidas, que no rompan la memoria. Nunca más genocidios”; esta es la cerámica que ha hecho el club de la Desbandá. La otra, con el sello del Ayuntamiento y de la Asociación “14 de abril” dice: “Con gratitud al equipo del Doctor Norman Bethune y a los voluntarios de XIII Brigada Internacional, que en febrero de 1937, auxiliaron y protegieron a los miles de refugiados que huían por esta carretera.”. Bethune llegó en su trabajo de transportar niñ@s en su ambulancia hacia Almería hasta Castell del Ferro, y estuvo allí justamente donde realizamos el acto. Ha intervenido, el Cónsul de Canadá, representantes de las Asociaciones de la Desbandá y de Amigos de la República, el Partido de la Izquierda Europea (PIE) y las instituciones del Ayuntamiento, la Diputación y la Junta de Andalucía.
Concluido el acto, hemos ido al salón de actos del Ayuntamiento donde hemos visto el documental “Hasta pronto, hermanos. Las Brigadas Internacionales en la Desbandá”. Pero antes de verla, hemos tenido la gran emoción de jornada, una mujer de 97 años, ha cogido el micro y de pie, ayudada por su sobrina, y con voz llorosa, pero clara ha dicho entre otras cosas las siguientes: Soy una superviviente de la Desbandá, yo tenía 15 años, salimos de noche de mi casa a la que no volvimos jamás; vivíamos en Motril, pero mi padre decidió subir a la sierra y huir por Gualchos, ya que la salida por la carretera de la Costa parecía imposible, todo era un caos, una multitud donde la gente lloraba, gritaba llamando a sus familiares, la gente muriéndose en las cunetas,…, fue una canallada de criminales matando a la gente como si fueran chinches. Vivimos en Almería un año y aquello era insoportable por los continuos bombardeos. Luego fueron a vivir a Murcia y finalmente a Baza. Lo perdieron todo porque eran republicanos y le robaron su casa. Eran una gente sin piedad, nunca los perdonará ni nunca los olvidará por el daño que hicieron, hasta el día en que se muera.
Curiosamente, después de que, en el documental que se estrenó la semana pasada, apareciera Tina Modotti, una fotógrafa italiana y Brigadista Internacional, contando la historia que luego han publicado los diarios digitales publico.es y el diario.es, Valeria, la niña citada en el documental se ha puesto en contacto telefónico con la Asociación 14 de abril para hablar con ellos. La historia es la siguiente: “una chiquilla de once años que respondía al nombre de Valeria García Vargas, procedente de Vélez Málaga, estaba al cargo en la carretera de sus tres hermanos menores, y de un bebé de pecho que sostenía en sus brazos. Su madre había sido acribillada por una ráfaga en Castell de Ferro y su padre desesperado se había colgado de una rama de un olivo. El Socorro Rojo la había recogido a Valeria y a sus hermanos a la entrada de Almería en medio de una cuneta donde se habían echado para morir”.
Mañana salimos para La Rábida, donde al final de la jornada escucharemos a la cantante Lucía Socam, artista, pero también compañera de la lucha por la memoria Histórica.