.

.

domingo, 25 de junio de 2017

Unidad y soberanía del PCA, superación de IU como partido y confluencias locales democráticas y desde abajo. Resoluciones de la Conferencia Provincial del PCA de Málaga



Resoluciones políticas al XII Congreso del PCA, aprobadas por unanimidad por la  Conferencia Provincial del PCA  de Málaga el 17 de junio del 2017.
1.UNIDAD EN TORNO AL PROYECTO POLÍTICO
El proceso que hemos seguido desde que se inició el periodo congresual, aunque realizado con un ejercicio de transparencia en lo formal que saludamos, ha sido marcado por un debate soterrado del que los militantes no se han sentido participes.
El hecho de que tres candidatos se hayan presentado a la Secretaría General en lugar de favorecer la pluralidad y la lucha dialéctica de ideas sobre el modelo de Partido al que debemos avanzar y las líneas estratégicas y tácticas a aplicar, ha propiciado un debate maniqueo, que puede provocar fracturas en el conjunto del PCA en lugar de favorecer la síntesis de las diferentes visiones de nuestra organización.
Entendemos que solo una lista unitaria podrá estar a la altura que necesita nuestra organización. Apostamos desde nuestro trabajo y empeño por alcanzar una lista de síntesis que ahorme a los y las comunistas en lo político y lo organizativo.
Nos planteamos enormes retos en este XII Congreso, recogiendo y desarrollando en Andalucía lo aprobado en la primera fase del XX Congreso del PCE
-“ La refundación del espacio de una izquierda alternativa… de un espacio de confluencia desde la aceptación de un planteamiento de carácter rupturista y la necesidad de tener espacios de coordinación, y trabajo en común… de un espacio de confluencia desde la aceptación de un planteamiento de carácter rupturista y la necesidad de tener espacios de coordinación, y trabajo en común”.  En definitiva “avanzar hacia la construcción de un Nuevo País desde un programa de Unidad Popular”
-Participar en la Asamblea de IU Andalucía  “con el objetivo de conseguir superar los déficits de funcionamiento que hemos venido señalando de forma autocrítica y conseguir un debate abierto con la máxima participación externa e interna para conseguir situarnos en el mejor escenario para ser una fuerza influyente en la acción social, en las movilizaciones frente a la crisis, y en la acción institucional”
-La reconstrucción del partido leninista y la recuperación y ejercicio de nuestra plena soberanía.
Estos retos precisan de la mayor unidad y la construcción participada y de consenso de un Comité Central que atienda  al acuerdo político y a las funciones y tareas que prevemos tendrá que desempeñar el Comité Central en el siguiente ciclo. Sin duda la mejor forma de conseguirlo no habiendo diferencias políticas no organizativas que justifiquen  el enfrentamiento de varias candidaturas (siempre garantizado por nuestros Estatutos para asegurar el reparto proporcional de sensibilidades en nuestros órganos) es el acuerdo de sensibilidades y territorios en torno a una candidatura unitaria.
2.UN PARTIDO SOBERANO, SUPERACION COMO PARTIDO DE IU ANDALUCIA Y CONFLUENCIAS LOCALES DEMOCRÁTICAS Y DESDE ABAJO
1) Recuperación de las competencias del PCA
En la Primera fase del Congreso del PCE aprobamos la recuperación de todas las competencias del PCE, para ello acordamos:
“…dejar sin efecto los acuerdos del XIII Congreso del PCE y de los Comité Federal del 21 de junio de 1992 sobre cesión de competencias y trasladar este acuerdo a los Estatutos del Congreso, mandatando al Comité Federal a que haga la revisión necesaria de los mismos. Porque entendemos que nuestra apuesta por la convergencia sigue con la misma fuerza que en 1983, porque nos corresponsabilizamos de nuestra historia y nos sentimos orgullosos de seguir formando parte de una organización como IU y de su militancia, queremos seguir caminando junto a ellos la senda de avanzar en la construcción del espacio de ruptura en nuestro país y hacerlo desde la política”.
“Esta recuperación plena de las competencias del partido, de su soberanía sin ataduras jurídicas a IU, no sólo ha de entenderse desde la óptica electoral, sino desde la globalidad de construir un partido en el conflicto, con presencia activa y visible en la vida política, social y cultural de Andalucía, que sea capaz de materializar una  praxis a la altura de los objetivos estratégicos: revolución democrática para la ruptura democrática, lucha contra el patriarcado, la construcción de un bloque político y social de carácter alternativo, la superación de IULVCA como partido político y la adecuación de los instrumentos electorales para las elecciones autonómicas y municipales” (Circular nº 4 de la Comisión de Unidad XX Congreso del PCA)
Para ello hemos consensuado, entre otros, los siguientes pasos:
-La elaboración de un Plan estratégico y la actualización del Manifiesto programa de forma participada.
-La articulación de los mecanismos necesarios para garantizar el papel directo, sin interlocuciones, del Partido en los procesos de confluencia, especialmente los municipales,  buscando la implicación en la construcción del bloque y la participación en el acuerdo marco al que se llegue.
-El avance en la autosuficiencia económica trabajando dos líneas: a) La necesaria autofinanciación, b)  protocolización real del acuerdo financiero con IU Andalucía y el acuerdo de la misma y los partidos miembros acerca de la distribución de liberaciones.
2) Superación como partido de IU Andalucía
Para la superación efectiva de la forma partido de IU Andalucía es necesario garantizar en su próxima Asamblea:
-Debemos a volver a recuperar la pluralidad. En la nueva IU And podrán volver a sentirse cómodas diferentes corrientes anticapitalistas comprometidas en un programa común para  la ruptura democrática.
-El consenso debe ser la norma y la votación la excepción. Y cuando se deba recurrir a la votación deberán articularse los mecanismos más amplios y participativos posibles.
-IU And no puede tener coordinaciones ni portavocías unipersonales. La coralidad de ambas es necesaria tanto para desarrollar el MPS y su carácter plural, como para colegiar realmente las “direcciones” (que han de dejar de serlo), como para  consolidar la paridad como instrumento orgánico fuerte en nuestra apuesta por la igualdad y para poder visibilizar al externo estas apuestas.
-La participación en IU Andalucía se realizará a través de la adscripción  personal o colectiva, por tanto la cotización no puede ser la base que fije los derechos de participación debiendo ser cambiada por aportaciones voluntarias.
-La protocolización de la distribución a los partidos de los recursos institucionales es esencial para hacer real el aligeramiento de la estructura.
3) Puesta en marcha de las confluencias locales para el 2019
“El proceso de construcción de las confluencias es central no solo para hacer verdad la superación de la forma partido de IU sino para la propia supervivencia de nuestro proyecto y para el carácter transformador de dichas confluencias. Éstas hay que construirlas desde abajo, recogiendo movimientos y activistas sociales, conflictos en lucha y ciudadanía no organizada. Las confluencias locales necesitan de un acuerdo general (en el que parecen estar comprometidos Podemos y EQUO, además de IULV-CA y el PCA) que garantice la no ruptura local, la forma jurídica y marca común. Cualquier reparto de puestos por arriba significaría la reducción de la capacidad de ampliación de esas confluencias y de su posibilidad para la ruptura y el desborde. El PCA apuesta por la forma jurídica de coalición por las razones antes expuestas. Y lo que más nos interesa es el papel del Partido en dicha coalición.
Hemos resaltado la necesidad de garantizar procesos participados abiertos. En este sentido el PCA apuesta por las primarias como método de elección de las candidaturas de unidad”. (Circular 4 Comisión de Unidad XX Congreso del PCA)

Alberto Garzón sitúa como eje central de actuación en Izquierda Unida mejorar la “conexión entre clases populares y políticas de Izquierdas”



El Coordinador federal de Izquierda Unida, Alberto Garzón, ha señalado hoy como “elemento central de nuestra preocupación” la necesidad de mejorar a corto plazo la “falta de conexión entre las clases populares y las políticas de izquierdas” para conseguir que “se vean referenciadas en nosotros y nos voten”. Garzón ha apuntado que, a pesar de que un sector muy importante de la población, en torno al 20% tanto a nivel de política estatal como municipal a través de los llamados ‘Ayuntamientos del cambio’, ha encontrado en las candidaturas de unidad popular la forma como dar respuesta a sus reivindicaciones, hay todavía sectores que han sufrido con especial dureza la crisis “que no terminan de identificarse con nuestras propuestas”, por lo que hay que dirigirse con especial atención para solucionarlo.
El máximo responsable de IU hizo este análisis en la reunión de la Asamblea Político Social (APS) iniciada esta mañana al exponer su informe de análisis político y de rendición de cuentas ante su primer año y el de su dirección al frente de la organización. La APS debatirá y realizará aportaciones durante buena parte del día en la sede federal en Madrid sobre el extenso trabajo de análisis enviado a comienzos de esta semana por Garzón a los/as dirigentes que componen el que es el órgano de dirección de máxima responsabilidad política entre congresos.
En el inicio de su exposición, abierta a los medios de comunicación, se felicitó porque buena parte de los “elementos marcados” en la XI Asamblea Federal que tuvo lugar en junio de 2016 “se están cumpliendo” y se avanza así en los “hitos para la transformación de nuestra organización en un movimiento político y social”.
Sobre la forma y el contenido de su rendición de cuentas a la organización aseguró que lo hace a través de un “informe trabajado, que no debe servir sólo para un día”, sino que busca transmitir “con total honestidad intelectual la situación actual de IU y de nuestro país, sin tomar posición, para facilitar así el debate. Es un ejercicio honesto y novedoso, desde el respeto a las decisiones tomadas en la Asamblea Federal”.
Lamentó la “lógica mediática que no dirige sus titulares a otros apartados” de este trabajo y que acaba centrándose únicamente en “las partes que tienen que ver con la alianza electoral”, que él no obvió en su intervención. No obstante, Alberto Garzón desarrolló también en su análisis distintos aspectos, entre ellos la “situación en Europa”, donde alertó del “crecimiento de los partidos de extrema derecha y ultraliberales” que, en casos como el de Francia, “acaban en movimientos liderados por ex banqueros”.
Analizó también la actual situación de la “crisis de régimen” en nuestro país, que calificó de “estancada, porque el bipartidismo parece que está estable o con cierto repunte”. Avisó del “giro cultural conservador” que se refleja en algunas encuestas, con una mayor “asimilación del discurso del PP aceptando que estamos saliendo de la crisis”, lo que contrasta con la “crisis de gobernabilidad del PP, que no acaban de superar y que tiene un nuevo hito en el resultado de las primarias del PSOE”.
Garzón reconoció a los/as miembros de la APS presentes en la reunión que no tiene una respuesta clara a la pregunta retórica que lanzó sobre “¿Qué va a ser a partir de ahora en el PSOE?”, si bien puso como ejemplo de la “ambigüedad” de los socialistas su “falta de toma de decisión” en temas como el tratado de libre comercio entre la Unión Europea y Canadá (CETA).
“Es difícil saber -dijo- a qué Pedro Sánchez nos referimos, si al que criticó a las élites que impidieron que pudiera formar gobierno”, como hizo en una entrevista en televisión, “o al que pactó con Ciudadanos una hoja de ruta” meramente conservadora. Aseguró que hay que darle “el beneficio de la duda, pero el escepticismo debe ser la nota que impere”, dentro del “respeto que desde IU tenemos a los procesos internos de otras formaciones”.
Sobre el PP, ratificó su respaldo a la moción de censura defendida recientemente por Unidos Podemos contra Mariano Rajoy y su Gobierno porque “era un clamor” que reclamaba esa buena parte de la población que rechaza a un “Partido Popular impregnado de corrupción que parasita las instituciones”.
Entrando en materia sobre la unidad popular, Garzón apuntó que para la organización que coordina este tema “no es sólo algo electoral, sino también social”, algo concreto que se tiene que ver en asuntos importantes como parar los desahucios, mejorar la vida de la gente “y en superar la liturgia de las siglas en el objetivo común de construir el socialismo en nuestro país. La alianza electoral es sólo una parte de esa unidad popular”.
Dejó muy claro en varias ocasiones que él no cuestiona “en ningún caso” la alianza con otros actores políticos, como puede ser Podemos, algo que tachó como un “buen invento” que ha servido para “detener algunas estrategias del régimen”, entre ellas que “se ampliaran los recortes” o la extensión aún más del “neoliberalismo salvaje”.
Defendió, eso sí, un “reparto más equitativo” dentro de esa alianza electoral, para poder destacar así el “perfil propio” de Izquierda Unida. “Hay que fortalecer esa alianza como instrumento para mejorar la vida de la gente, aunque hay cosas que se pueden mejorar”, argumentó.
Alberto Garzón reconoció que “no hemos podido seguir creciendo tal y como nos hubiera gustado”, si bien dijo que esto no se debe quedar sólo en el reproche, sino que debe servir para “debatir colectivamente sobre las causas y poder poner las soluciones”.
Analizó el “problema estructural de visibilidad” que tiene IU, algo que recordó “hemos padecido siempre”, tanto en la etapa dura del bipartidismo, como ahora al coexistir cuatro partidos con mayor número de votos y lo enfrentó a la “paradoja” de que nunca antes hubo la oportunidad de que tantos dirigentes pudieran expresarse en los medios.
Habló también del “buen trabajo que se hace desde Izquierda Unida” y del que “se apropian otras fuerzas aliadas, algo de lo que, al final sale perjudicada la alianza”. Para empezar a corregirlo insistió en las ideas de “realzar nuestro perfil propio, pero no por ser fetichistas de la marca, sino porque hay electores “mucho más referenciados” a IU que si no ven que tienen el peso que le correspondería tener debe conseguirse un “reparto más justo para que se sientan referenciados”, lo que redundará en beneficio del conjunto de Unidos Podemos. Sentenció que “la alianza electoral no está en cuestión, sino que buscamos mejorarla; ir más allá de que sea meramente electoral e institucional”.
El máximo responsable de Izquierda Unida aprovechó también para trasladar “todo el apoyo de la organización” a Carlos Sánchez Mato, concejal de Hacienda del Ayuntamiento de Madrid y responsable federal de Políticas Económicas en esta formación, y a la también concejala madrileña Celia Mayer “ante el claro ataque de la oligarquía” en su lucha contra la corrupción del PP a nivel local, un ataque más que es “consecuencia del trabajo desde los espacios construidos por la unidad popular”. 
Garzón acabó su intervención abogando por “ampliar la apertura de IU como movimiento político y social”, algo que se hace desde la “cultura del trabajo” y con el ejemplo de la rendición de cuentas que tiene lugar hoy. Pero también se consigue con el decidido impulso a las “movilizaciones sociales que hay en nuestro país” y que, como en el reciente caso de la exitosa manifestación de las Marchas de la Dignidad “en la que Izquierda Unida participó y promovió, deben servir como punto de inflexión frente al reflujo que estamos viviendo”, con un perfil “muy politizado” en estas movilizaciones frente a otro menos politizado que se podía ver hace unos años, “lo que nos debe servir de reflexión para saber cómo resolverlo”.

miércoles, 14 de junio de 2017

Alberto Garzón denuncia la existencia de “una corrupción ilegal y otra legal” debida a “un régimen político que mantuvo intacta la cultura de la impunidad del franquismo y a su oligarquía”



El Coordinador Federal de Izquierda Unida apunta durante su intervención para defender la moción de censura presentada por Unidos Podemos que “hay que echar al Partido Popular sí, pero también cambiar el sistema y construir un nuevo país”
El Coordinador Federal de Izquierda Unida, Alberto Garzón, ha denunciado hoy con rotundidad en el Pleno del Congreso que en España se practican dos tipos de corrupciones “una ilegal y otra legal”, algo que se arrastra desde hace mucho tiempo y que lleva a la “conclusión” de que nos enfrentamos “no a un problema de manzanas podridas, ni de individuos concretos con moralidad perversa” y que, incluso, va más allá de la propia conclusión del PP, “sino que es el problema de un régimen político, de un sistema político que mantuvo intacta la cultura de la impunidad del franquismo y a una oligarquía corrupta que se enriqueció sobre la base de la represión contra los demócratas y se siguió enriqueciendo en la democracia”.
Garzón intervino en su calidad de máximo responsable y portavoz parlamentario de IU para defender y “ratificar” el apoyo de esta formación a la moción de censura contra Mariano Rajoy y su Ejecutivo presentada por el Grupo Confederal de Unidos Podemos. En la segunda jornada de debate de esta iniciativa, basó este rotundo respaldo en tres pilares fundamentales: “que el PP es un partido corrupto que destruye las bases de la democracia, que es un instrumento que permite que manden quienes no se presentan a las elecciones, es decir, la oligarquía, y porque, en consecuencia de las dos anteriores, se está produciendo un incremento de la desigualdad, de la precariedad y de la explotación sobre las clases populares. A nuestro juicio todo eso justifica desde luego la necesidad de un gobierno alternativo”.
Alberto Garzón desarrolló en el corto tiempo del que dispuso un discurso de clara denuncia social y netamente de izquierdas. Comenzó recordando que Rajoy ha calificado esta moción de censura de ‘ofensa al pueblo español’, prácticamente los mismo términos que utilizó para tratar de desacreditar la querella que IU registró en 2013 en la Audiencia Nacional para desmontar la trama de corrupción del ‘caso Bárcenas’.
Se mostró satisfecho de que gracias a esta acción judicial, además de conocerse los entresijos del PP, “se ha acreditado, no sólo a través de indicios, que el partido que sostiene al Gobierno, el PP, tenía una ‘caja B’ en la que metían dinero las grandes empresas a cambio de concursos públicos o, como mínimo, tratos de favor. Estas no son simples elucubraciones, sino hechos probados y acreditados”.
El Coordinador Federal de IU apuntó también que esta formación, además de los ‘papeles de Bárcenas’, ha llevado ante los tribunales querellas por el ‘caso Lezo’, el ‘caso Toledo’ que afecta a la señora Cospedal o el caso de la destrucción de los ordenadores también de Bárcenas, el ex tesorero del PP, en este último caso algo que “ha permitido que el PP, no un dirigente aislado, sino el PP, sea el primer partido político de la historia imputado enteramente como organización por la destrucción de pruebas y por obstaculizar la búsqueda de la verdad”.
Avisó que es por todo ello por lo que la formación y el Gobierno que lidera Mariano Rajoy busca ahora “cargarse la acusación popular”, figura jurídica a la que ha recurrido IU en todos estos casos, y por lo que “el PP ha maniobrado para pactar con Bárcenas y con Correa, con información suficiente para hacerles caer aún más y que la ciudadanía conozca la verdad, a través de abogados del PP que les han visitado antes de que estas personas corruptas cambien de estrategia de defensa. Esto se llama ‘ley de omertá’ o ‘ley de silencio’ para evitar que entre corruptos se destruyan mutuamente”.
Garzón, a partir de la existencia de esa ‘caja B’ del PP “que servía a las grandes empresas para financiarles”, repasó algunas de las prácticas que ejecutan buena parte de las grandes empresas gracias al actual sistema corrupto imperante. Entre ellas citó a FCC, Sacyr, Sandoz, Mercadona u OHL “que se ha acreditado que financiaron ilegalmente al PP y aún está por ver si hubo cohecho o tráfico de influencias pero, desde luego, un trato de favor”, algo que se puede comprobar al ver cómo fue OHL quien anunció el rescate de las autopistas antes que el Gobierno.
El máximo responsable de IU consideró importante destacar que “la corrupción tiene dos caras, la cara del corruptor y la del corrupto” y es así “porque hay un poder público y un poder privado”. De ahí que insistiera en la idea de que también existe “una corrupción ilegal y otra legal”, por lo que “si corrupción significa detracción de recursos públicos para el beneficio de intereses privados, corrupción no es sólo Bárcenas, Lezo o Púnica, sino también las privatizaciones, las reformas laborales y todas las políticas que utiliza el PP para empobrecer a la mayoría social y a las clases populares, aunque sea dentro de la legalidad. Esto es importante”.
El portavoz parlamentario de IU, en clave económica, criticó también con dureza la privatización de empresas públicas durante décadas, tanto por el PP como por el PSOE, en lo que sigue siendo un “saqueo de recursos públicos” tras más de 100 privatizaciones  y una forma de que “el negocio deje de ser una fuente de ingresos para nuestro país y lo sean sólo para unas pocas personas muy significadas en el entorno del PP”.
Destacó que nuestro país “tiene problemas de ingresos, no de gastos”, algo directamente ligado a la “desamortización social” que han supuesto las privatizaciones y que ha empeorado la vida de la mayoría, “mientras una oligarquía sigue enriqueciéndose”, a lo que hay que añadir casos concretos como “la amnistía fiscal del señor Montoro”.
Alberto Garzón concluyó denunciando el “paisaje desolador” provocado por el partido de Mariano Rajoy, un paisaje en el que “si eres oligarca o amigo del PP no entras en la cárcel, porque el sistema está podrido, no sólo es el Partido Popular el que está podrido”. “Por lo tanto -sentenció-, claro que hay que echar al PP sí, pero también cambiar el sistema y construir un nuevo país. En Izquierda Unida somos radicales, en el sentido de que queremos ir a la raíz del problema.
Terminando con un “Salud y República”.

viernes, 9 de junio de 2017

Hacer un PCE fuerte y unido para impulsar la unidad popular y el centenario de la Revolución rusa centraron la entrega de carnés de la Agrupación “Julián Grimau” del PCA de Málaga



El pasado sábado, 3 de junio, tuvo lugar la celebración de la anual entrega de carnés de la Agrupación “Julián Grimau” del PCA de Málaga en su sede de la C/ Luis Moraleda, 7, sita en la barriada obrera de Vistafranca, en el distrito de la Carretera de Cádiz de la capital. Este emotivo acto de afirmación comunista, de renovación del compromiso militante con la ideología, la cultura y la política del PCE se realiza en un momento histórico concreto, de crisis de régimen y a su vez de ofensiva neoliberal a los derechos sociales y las libertades de nuestro pueblo trabajador y que desde las izquierdas la necesidad de impulsar la unidad popular para construir un nuevo país.
Con ese objetivo central nuestro Partido en la 1ª fase de su XX Congreso definió certeramente la estrategia y línea política, ahora en su segunda fase, cuando celebramos el centenario de la Revolución Soviética de 1917, debemos concretar como ponemos en práctica lo aprobado y lo que hemos definido como “la revolución organizativa” necesaria para ser un partido útil para la clase obrera y el futuro socialista de nuestro país.
La mesa que presidía el acto, con el local completamente lleno, estaba compuesta por Juan de Dios Villanueva, Vicesecretario General del PCA, Mili Durán, y José Antonio Carmona, secretaria de Organización y Político de la Agrupación, además de José Manuel Luque, Secretario Local del PCA y Efraín Campos, Secretario Político del Comité Provincial, siendo de destacar la presencia de Toni Valero, responsable de Organización de IU Andalucía, la dirigente federal de IU, Amanda Meyer, y Macarena Vallejo, responsable del Área Interna del Comité Local del PCA, todos ellos militantes de esta Agrupación.
Comenzó el acto con unas palabras de presentación de José Antonio Carmona, dando la bienvenida a la militancia, familiares y amigos presentes, señalando la emoción que para él significa pertenecer al colectivo del PCE, con esa memoria e ideas de lucha que simbolizan los retratos existentes en la sede, Marcelino Camacho, Julián Grimau, Dolores,...., una manera de ver el mundo que se contrapone a los que quiere imponer “el poder”.
Seguidamente la camarada Mili tomó la palabra para dar la bienvenida a Ana María, hija de nuestro histórico militante de la agrupación, desgraciadamente fallecido, Raimundo Sánchez.
Posteriormente intervino Efraín Campos, Secretario Político del Comité Provincial, que justificó que no estuviera presente la camarada diputada, Eva García Sempere, tal como estaba previsto, pues estaba participando en la Escuela de Formación del PCM en un debate sobre proceso constituyente y como construir el nuevo sujeto político de la izquierda. Continuó señalando como la apuesta del PCE por un proceso constituyente y como concretarlo tiene mucho que ver con el periodo revolucionario ruso, poniendo de ejemplo los acontecimientos de 1905 en Rusia y como esa revolución limitada, doce años después la clase obrera la hizo Revolución.
Efraín Campos señaló que “hoy debemos construir nuestro 1917 y crear un nuevo país, nuestra revolución”. Animó a los camaradas a participar activamente en los debates congresuales de nuestro Partido para hacer un PCE fuerte y unido para hacer realidad ese nuevo país.
A continuación intervino Juan de Dios Villanueva, que transmitió un saludo del Comité Central del PCA y centró este acto militante que debe servir para hablar de política, y del Partido en periodo congresual.
Recordó como hace unos dos años participaba en La Habana en una reunión de debate con la dirección del PC de Cuba, seis on siete horas de debate con dirigentes del PCC, sobre el momento que se vive en América Latina y del papel de los partidos comunistas. Los cubanos en sus estudios, señaló Villanueva, tenían claro lo que iba a pasar en América próximamente, de como la reacción iba a intervenir en Brasil, Ecuador, Venezuela, Argentina, ..., les dijeron que los elementos de la burguesía iban a ir a la calle, era el nuevo fascismo descarnado que ahora empieza a parecer en Europa. Apuntó la respuesta francesa al fascismo que ha dado Melenchón con la Francia Insumisa.
Villanueva apuntó el papel de los partidos comunistas, que independientemente de como se construye el nuevo sujeto, lo importante es desde qué programa y qué discurso, así como la permanencia del PC como fuerza que actúa en la sociedad. En ese sentido la reorganización hacia un partido leninista significa poner la política por encima del idealismo, tal como están haciendo otros PPCC muy importantes en Asia, que han avanzado mucho aplicando leninismo y también como lo aplicaron el PCE, el PCP o el AKEL en la lucha contra la dictadura centrando la importancia de las alianzas para construir la democracia y posteriormente en la lucha por la paz frente a la guerra.
El dirigente comunista andaluz, apuntó que en el desarrollo de la política de alianzas tenemos enemigos muy poderosos, en la economía, en lo militar, en los medios de comunicación,..., que son los mismo del régimen y que están aliados a los poderes internacionales. Y sabemos que es imposible que se produzcan cambios en nuestro país sin romper con la UE y el euro.
En la primera fase del XX Congreso del PCE, manifestó Villanueva, se estableció el objetivo de unir a la gente para superar al régimen bipartidista, aprobó volcarse en la unidad popular y superar IU abandonando su forma partido y hacer realidad un movimiento político y social, para construir un  nuevo sujeto político que supere a su vez a IU, confluencias, Podemos y Unidos Podemos, construyendo algo nuevo con un programa de mínimos para salir del estado de excepción actual y recuperar la democracia en nuestro país, frente a la corrupción de la alianza de los poderes políticos y económicos.
Finalizó Juan de Dios Villanueva, apuntando la necesidad de un PC con soberanía plena, de clase, que se organiza en los centros productivos y en lo cultural, eso que debe determinarse el XX Congreso del PCE y XII del PCA, que deben ser congresos de unidad y clarificación política de todos y cada uno de sus dirigentes. 
Durante la entrega de carnés se leyó un mensaje del camarada Paco Vera desde Tarrasa, saludando a los camaradas de su Agrupación en Málaga.
Terminó este importante acto informando del acto de homenaje a Fidel, con el canto de La Internacional, la entrega de los carnés a la militancia y una posterior confraternización y camaradería entre los asistentes con un picoteo y unas copas.