domingo, 23 de julio de 2017

El Comité Central del PCA aprueba una renovada e integradora dirección política con el objetivo de “construir la unidad de todas las fuerzas en conflicto en Andalucía”



Elena Cortés y Miguel Ángel Bustamante, responsables de las áreas feminista e institucional, José Antonio Castro será el responsable de área interna, Sergio Mesa del área externa y Paula Garvín del área ideológica
El Comité Central del Partido Comunista de Andalucía, reunido hoy en Sevilla tras el XII Congreso del PCA, ha aprobado la propuesta de dirección del Secretario general, Ernesto Alba que, según ha definido, se trata de una “propuesta integradora” porque “del XII Congreso hemos salido con unidad y corresponde ahora que esa unidad también se refleje en los equipos de dirección”.
La idea es, según Alba, que sean “órganos operativos” con miembros “ligados al trabajo diario” por lo que se requiere “un amplio reparto de tareas” entre los integrantes del Comité Central, donde además se da una “importante renovación” con “jóvenes dirigentes en tareas clave”.
El nuevo Comité Central está compuesto 81 miembros, de los que 61 fueron elegidos de entre las dos candidaturas presentadas en el XII Congreso y que competían por la composición del órgano. La lista encabezada por Ernesto Alba obtuvo 171 votos, el 62% del total y 38 miembros en el nuevo Comité Central.  La lista encabezada por Miguel Ángel Bustamante obtuvo 105 votos, el 38% con lo que consiguió 23 miembros del órgano. Además se incorporarán los ocho secretarios provinciales, un representante de la UJCE-A y 11 personas más que han elegido los comités provinciales.
Alba ha destacado la “oleada” de jóvenes trabajadores que se incorporan a la dirección del Partido, por lo que “se produce, por tanto, un rejuvenecimiento del Partido que no sólo será por la edad de sus dirigentes, también lo va a ser en su forma de hacer política”. “El PCA debe ser la herramienta de nuestros jóvenes trabajadores andaluces para organizarse ante un sistema que nos roba nuestros derechos y nos empobrece”, ha dicho.
A esta nueva dirección le corresponde, según el secretario general, y como primera tarea “construir la unidad de todas las fuerzas en conflicto en Andalucía” porque “la lucha del estibador de Algeciras no es diferente a la del santanero de Linares, ni las razones por las que nos organizamos y luchamos son distintas en los invernaderos de El Ejido que en los hoteles de la Costa del Sol”.
De otro lado ha señalado que se trata de una “dirección integradora”, donde las diferentes sensibilidades del PCA que concurrieron con lista propia al Congreso “formarán parte de todos los niveles de dirección, con responsabilidades muy importantes”.
A Ernesto Alba le acompañarán en el Secretariado del PCA, – el órgano de trabajo diario – los diputados de IU en el Parlamento andaluz, José Antonio Castro y Elena Cortés como responsable del Área Interna y del Área Feminista respectivamente; el periodista y activista Sergio Mesa, en el Área Externa; la ex teniente de alcalde del Ayuntamiento de Sevilla, Paula Garvín, en el Área Ideológica; y el diputado de Unidos Podemos en el Congreso, Miguel Ángel Bustamante, en el Área Institucional.
En el Área Interna acompañarán a José Antonio Castro, el secretario de Organización, Daniel Hernando; el responsable de Finanzas, Salvador Fuentes; y la responsable de relaciones con la Unión de Juventudes Comunistas de Andalucía, Rocío Sáez. En la secretaría de Organización estará además, como responsable de Extensión Organizativa, Maripi Castillo; y dentro de la secretaría de Finanzas, estará Patrimonio y Autofinanciación, que dependerá de Julián Caballero.
En el Área Externa, junto a Sergio Mesa como coordinador del departamento, estará José Manuel García como responsable de Frentes Unitarios y Ana Manuela Jiménez, en Frentes Sectoriales. De ellos dependen las secretarías del Área Externa que estarán dirigidas por el sindicalista de CCOO, Damián García, en Movimiento Obrero; Aurora Vargas en Paz y Antimperialismo; el concejal de IU en El Ejido, Juan López Escobar en LGTBI; el ex director general de Memoria Democrática de la Junta de Andalucía, Luis Naranjo en Memoria Democrática; y la diputada de Unidos Podemos en el Congreso, Eva García Sempere en Ecologismo; Víctor Hernández en redes de solidaridad popular; Miguel Ángel Peña en Educación y Rafael Ibáñez en movimiento vecinal.
En el Área Ideológica que dirige Paula Garvín estarán Pedro Ortega, como responsable de comunicación; Carlos Velasco en formación; Carlos Esteban en Agitación y Propaganda; y Miguel López en Elaboración Política. En esta última Secretaría se integran los diferentes responsables de Estudios e Investigaciones, Ángel de la Cruz; Fundación Memoria y Cultura, David Pineda; Revista Pensar desde Abajo, Manuel del Pino y Acción Cultural, que dependerá de la delegada de Cultura de la Diputación de Córdoba, Marisa Ruz.
Dentro del Área Feminista que dirige Elena Cortés se encuentran las responsables de Frentes Feministas, Soledad Maldonado; Afiliación y Participación Igualitaria, María Caballero; Irma Blanco en Programa Político y Toni Morillas en Formación Feminista.
En el Área Institucional, junto a Miguel Bustamante, trabajarán la teniente de alcalde de Dehesas Viejas, Candela Riendas y el secretario político local de Sevilla, Ismael Sánchez.
COMISIÓN POLÍTICA
La Comisión Política, como órgano intermedio entre la Comisión Permanente y el Comité Central, contará con 25 miembros. Forman parte de este órgano el secretario general, el resto del Secretariado, los ocho secretarios provinciales, un representante de la UJCE-A y los responsables de Formación Feminista, Comunicación, Organización, Frentes Unitarios, Finanzas, Paz y Antiimperialismo, Parlamento y Cortes Generales y Movimiento Obrero.

martes, 18 de julio de 2017

IU ultima su iniciativa para lograr la nulidad de la Ley de Amnistía “en todos aquellos aspectos que vulneran el Derecho Internacional en la persecución de crímenes de lesa humanidad”



Izquierda Unida, a través de su responsabilidad federal de Memoria Democrática, que coordina Esther López Barceló, y tras un amplio periodo de consultas con múltiples asociaciones y colectivos, tiene prácticamente ultimada una importante iniciativa parlamentaria para la “declaración de nulidad de la Ley 46/1977 de Amnistía”. La iniciativa, en formato de proposición de ley, declara en su artículo primero la nulidad de esta ley “en todos aquellos aspectos que vulneran el Derecho Internacional en materia de persecución de crímenes de lesa Humanidad”.
Además, el texto plantea de forma contundente la “nulidad de pleno derecho de las sentencias dictadas por tribunales franquistas que supusieron condenas que atentan contra los Derechos Humanos. Quedan igualmente anuladas todas las consecuencias jurídicas de dichas sentencias”.
López Barceló, coincidiendo con una fecha tan emblemática como la de hoy, 18 de julio, día de la consumación del golpe de Estado de 1936 contra el legítimo Gobierno de la II República, destaca la importancia de esta propuesta “para acabar con las consecuencias nefastas de la Ley de Amnistía con respecto a la investigación judicial de los crímenes del franquismo”.
La dirigente federal de IU recuerda que “no es la primera vez que nuestra formación concreta propuesta sobre esta cuestión, en legislaturas pasadas ya presentó iniciativas para modificación la ley, pero esta vez se va más allá al plantear directamente la nulidad en todos aquellos aspectos en los que se considera que se da una vulneración del Derecho Internacional en cuanto a la persecución de crímenes de lesa Humanidad”.
Apostilla que “tras 40 años de represión y 40 años de impunidad en plena democracia, es hora ya de hacer cumplir las recomendaciones de Naciones Unidas y poner punto y final a las consecuencias que se arrastran a partir de la ley original”.
Esther López Barceló considera que “no es de recibo que en un Estado de Derecho los crímenes que entran en la categoría de lesa humanidad perpetrados durante la represión de la dictadura franquista deban ser juzgados en otro país, mientras desde el Estado español se niegan extradiciones de torturadores y se bloquean los mecanismos para toma de declaración de víctimas y victimarios en los juzgados españoles por parte de la Fiscalía General del Estado, con la inestimable colaboración del Gobierno del Partido Popular”.
Para la responsable de Memoria Democrática de IU “el Ejecutivo de Mariano Rajoy no sólo está obligado a hacer cumplir el Derecho Internacional y los Derechos Humanos, sino que debe asumir sus responsabilidades por vulnerarlos de forma sistemática y consciente”.
Explica también que en las próximas semanas “Izquierda Unida avanzará aún más en su trabajo para consensuar aún más los puntos de la iniciativa con más asociaciones de la Memoria y otras formaciones políticas, lo que incluirá una ronda de contactos con el conjunto de ellas”.
En esta misma línea, la Colegiada de Izquierda Unida -órgano de dirección ejecutivo de esta formación- ya ha dado el visto bueno tanto a esta iniciativa como a dedicar el próximo mes a “la lucha contra la impunidad franquista y la denuncia de los incumplimientos de los Derechos Humanos”, al cumplirse los 40 años de la aprobación de la Ley de Amnistía.
Para López Barceló, la nulidad de las sentencias franquistas “es un deber democrático que debió quedar ya garantizado durante la redacción de la Ley de Memoria Histórica y que, lamentablemente, no se consiguió”.
“Resulta una ignominia que las sentencias de condena a Miguel Hernández o a Julián Grimau sigan siendo válidas. Desde Izquierda Unida estamos decididos a acabar con esta infamia aunque sea con 40 años de retraso”. Recuerda también que estas medidas “siguen las recomendaciones de Naciones Unidas, así como las exigencias aprobadas, por ejemplo, en el preámbulo de la Ley de Memoria Democrática de Andalucía, ya en vigor”.
Campaña en redes
De la misma forma, y coincidiendo también con la fecha del 18 de julio, Izquierda Unida Federal ha puesto en marcha a través de las redes sociales una completa campaña que, entre otras actuaciones, se suma en Twitter a la ciberacción en marcha usando el hashtag #18jYoCondeno
En concreto, la campaña de IU busca la “condena los 40 años de la dictadura franquista, así como denunciar los otros 40 años de impunidad de los crímenes cometidos por el régimen fascista”. Ésta incluye la publicación y difusión de un video que se puede encontrar a través de:
Youtube: https://www.youtube.com/watch?v=ZwXDNYgA9gY
Twitter: https://twitter.com/iunida/status/887250611338485762
Facebook: https://www.facebook.com/izquierda.unida/videos/10154958696273867/

domingo, 16 de julio de 2017

Alberto Garzón, en la 1ª Asamblea de Activistas de IU, llama a ejercer la “radicalidad anticapitalista” frente a un sistema que “incrementa las tasas de explotación cada vez sobre más gente”


El Coordinador federal de Izquierda Unida, Alberto Garzón, hizo ayer, sábado 15 de julio, un claro llamamiento a ejercer lo que ha calificado como “radicalidad anticapitalista” para hacer frente así, de forma democrática, a unas prácticas que impone un “capitalismo que está en crisis, pero que se recompone después de que ha conseguido ajustar las bases de su funcionamiento”.
Garzón inauguró en la mañana una muy concurrida y calurosa Sala Terneras, en las madrileñas instalaciones de Matadero, la 1ª Asamblea de Activistas de IU, en la que participarán durante toda la jornada cerca de 500 personas inscritas previamente. “Con este evento somos consecuentes con lo aprobado en la XI Asamblea Federal del año pasado y tener una organización absolutamente volcada en el conflicto”, valoró.
El máximo responsable de IU trasladó a los presentes que esta formación está embarcada en un “proyecto ambicioso. Tenemos puestas las luces cortas para ver y responder a lo que está pasando ahora, pero también las luces largas. Tenemos un proyecto alternativo, que se llama socialismo, y es lo que queremos construir”.
Alberto Garzón expuso en su intervención todas las patas que, a su juicio, conforman la “precariedad a la que se somete a una parte muy importante de la sociedad”. Ese capitalismo en recomposición consigue salir adelante, entre otras cosas, porque “entre sus ajustes está incrementando las tasas de explotación sobre un mayor número de gente, con una distribución de la renta cada vez más injusta que les permite aumentar su beneficios”.
Avisó de que la precariedad laboral “es sólo una consecuencia” de todo lo que ocurre, pero destacó que “existe también una precariedad vital. Los recortes, las reformas laborales, los sucesivos cambios legales que nos imponen van encaminados todos a reducir la presencia de lo público en la vida de la gente” y, de esta forma, “hacérsela más difícil”.
El Coordinador federal de IU denunció también que “las reformas fiscales aplicadas por la derecha, tanto PP como Ciudadanos, la última pactada hace poco -irá incluida en los Presupuestos Generales del Estado de 2018 aún no presentados- sirven para que cada vez haya menos capacidad recaudatoria y menos dinero para financiar los servicios a los más desfavorecidos”.
Todo ello “ayuda a extender la precariedad” y ahí también intervienen “todas las medidas que contribuyen al destrozo del planeta, y no sólo el cambio climático, sino la pérdida de la diversidad y todos los fenómenos medioambientales provocados por el ser humano dentro del capitalismo”.
Garzón destacó también el elemento feminista como forma de “lucha transversal que va más allá de la mera lucha contra el patriarcado” y que permite interconectar diferentes conflictos y avanzar en su resolución.
Aseguró que todo ello permite construir “un enfoque más amplio para que cristalice en políticas concretas, como son las que defiende Izquierda Unida de manera práctica”.
El máximo responsable de IU destacó la necesidad de realizar actuaciones como la 1ª Asamblea de Activistas de hoy, ya que “las instituciones no son neutrales, limitan la capacidad de actuación e imprimen ciertos rasgos a quienes participan en ellas”.
“La conciencia de clase -expuso- se construye fuera de las instituciones, en el tejido social y estando muy presentes y viviendo muy de cerca los conflictos”, por lo que abogó por “construir el socialismo por la vía de la praxis, para lo que es importante estar organizados en esos conflictos”.
Destacó que “el Estado también tiene conciencia de clase, por eso ayuda a rescatar bancos, empresas, autopistas, pero no a personas”, por eso garantizó que Izquierda Unida mantendrá una “práctica política para estar del lado de la mayoría social, de aquellos que son los que pierden en los conflictos”.
Alberto Garzón concluyó su intervención defendiendo la “radicalidad democrática”, algo que “está en nuestra tradición republicana y que no consiste sólo en decir que hay que ‘echar al Borbón’, sino en no limitarse a ser un sujeto pasivo y sí un sujeto activo en este sistema”.

viernes, 14 de julio de 2017

“Nuestra estrategia pasa por construir la unidad de todas las fuerzas en conflicto”. Carta del Secretario General del PCA, Ernesto Alba, a la militancia del Partido



Acabamos de finalizar el XII Congreso el cual estaba impregnado de muchas expectativas sobre el destino de nuestro Partido. Parece, a veces, que nuestra inmensa historia ha sido capaz de ser fortaleza y debilidad, como todo proceso dialéctico.
Os remito esta carta para apuntar algunas de las cuestiones más importantes que, a mi juicio, nos hemos propuesto en este Congreso:
En primer lugar me gustaría situar el trabajo de nuestra militancia en el conflicto social y laboral. Hemos dicho que es importante organizar a nuestros mejores cuadros en los espacios concretos de luchas como forma de construir tejido social. Y ahí los comunistas entendemos que nuestra estrategia pasa – fundamentalmente – por construir la unidad de todas esas fuerzas en conflicto. No se puede derrotar al actual poder sin organizar un contrapoder.
En segundo lugar, el nuevo PCA que emana de este Congreso ha decidido hacer de nuestro proyecto estratégico – Izquierda Unida – algo más amplio. IU significa para los comunistas un gran proyecto emanado de la movilización social que fuimos capaces de construir con mucha más gente. Pero hacemos autocrítica: Hemos convertido IU en un partido político, un error que hemos pagado duramente muchos años.
No decimos nada nuevo cuando planteamos que queremos una IU más abierta y ágil, una IU capaz de ser herramienta útil a nuevos actores nacidos al calor del 15M y la actual crisis económica. Ese paso fue además aprobado por la XI Asamblea de Izquierda Unida hace ahora un año.
Desde el PCA hemos debatido mucho y queremos situarnos en la creación de un nuevo sujeto político andaluz, pero me parece oportuno – ante tanto oportunista -, aclarar que queremos hacerlo con toda IU, sin imposiciones de nadie, con todo el patrimonio acumulado de experiencia en los últimos 30 años: con el consenso y la inteligencia colectiva como principal arma.
En tercer lugar, las y los comunistas nos hemos conjurado para dar una batalla fundamental en Andalucía y en España: la batalla de las ideas. Es importante afrontar esta tarea sin complejos y hacerlo conscientes de dónde venimos: de una pérdida absoluta de la identidad de clase; de una guerra identitaria y cultural generada en los 80 mientras se desmantelaba nuestra industria.
Nuestra historia está compuesta de secuencias encadenadas, como departamentos de un mueble infinito: El olor a obrero, la conquista republicana, una mujer que se levanta y pelea, una larga noche en la clandestinidad, un partido en el exterior, el de interior y el de entre rejas.
El clavel de Dolores, el tupé de Pepe Díaz, la sombra de Billy el Niño. Atocha, un verso viudo en el Puerto de Santa María, el hambre de rencuentro con nuestros desaparecidos, un 4D que nos levanta de la cama. Una Córdoba que brilla, una fiesta de colas infinitas, una campaña, una diputada que traga saliva, un parlamentario que cierra el puño, un infinito camino desde Málaga a Almería. Una desbandada que se queda sin horizonte. Un trabajador que fallece, un estudiante que habla, un activista saludando a Palestina, otro a Cuba, Venezuela, Sahara o Siria.
Podría seguir encadenando espacios comunes de esos que cuando los pensamos nos mantienen vivos. Espacios que nos dicen de qué estamos hechos, como han sido nuestros andares. Son secuencias infinitas donde la experiencia de cómo lo hemos vivido individualmente se unen a lo que hemos vivido colectivamente. Todo a través de un mismo objetivo: construir el socialismo.
De la misma forma que reconocemos nuestro pasado en un sinfín de escenas comunes que nos hacen construir una identidad, debemos tener altura de miras para afrontar la unidad en el futuro. Una organización comunista que no responda al criterio de unidad ni es comunista, ni es revolucionaria.
Estamos celebrando en estos días el centenario de la Revolución Rusa, una revolución que quedó por escrito hace cien años. Desde entonces muchas cosas han cambiado en el mundo y otras se mantienen igual.
Imaginad que un sastre le hace un traje a medida a un niño, este con los años va creciendo, y por lo tanto, ya no se lo puede poner. No podemos echarle la culpa al sastre porque el traje le quede pequeño. Tendríamos que buscar un nuevo traje con las medidas actuales.
Marx, Lenin… supieron dar respuestas a la lucha de clases en sus tiempos, hicieron los trajes con las “medidas” de aquella época.
Con la caída del muro de Berlín, cayeron algunas respuestas, pero siguen en pie las mismas preguntas contra la injusticia: ¿Por dónde empezar? ¿Qué hacer? Nosotras y nosotros tenemos que inventar las nuevas respuestas.
Os agradezco todo el trabajo realizado en estos meses de cara a la celebración de nuestro XII Congreso y todo vuestro apoyo para afrontar el futuro.
Os invito a ilusionarnos juntas y juntos, a trabajar colectivamente por la construcción de un partido grande que consiga dignificar la vida de nuestra clase.
Salud y República.
¡Viva Andalucía libre!
“Las diferencias deben de ser manejadas con profundidad dialéctica, con altura dialéctica para que produzcan síntesis dialécticas”. (Hugo Chávez)
Un saludo.
Ernesto Alba. Secretario General del PCA.