domingo, 24 de enero de 2010

En el 33 Aniversario del asesinato de los abogados laboralistas y sindicalistas de Atocha, miembros de las CC.OO. y del PCE

larepublica.es/pcamalaga.org
El sábado 23 de enero se realizó el anunciado Homenaje por los cinco asesinados, Luis Javier Benavides, Enrique Valdevira, Serafín Holgado y Francisco Javier Sauquillo y Ángel Rodríguez Leal -cuatro abogados y un sindicalista- el 24 de enero de 1977 en un despacho de CC.OO. en el número 55 de la calle Atocha, por un brutal atentado terrorista en el que también resultaron heridos María Dolores González, Luis Ramos, Alejandro Ruiz-Huerta y Miguel Sarabia.
Se inició el Homenaje con una ofrenda floral en el monumento "El abrazo" de Juan Genovés, levantado en memoria de los fallecidos y a escasos metros del despacho laboralista. Allí casi un centenar de personas se dieron cita al pie del monumento dedicado a “la restauración de la libertad" en España, según reza en una placa, y se guardó un minuto de silencio en recuerdo de estos mártires de la resistencia obrera y sindical al fascismo.
Además del presidente del Congreso, José Bono, estuvieron presentes en el acto el Secretario General del PCE, José Luis Centella; el decano del Colegio de Abogados de Madrid, Antonio Hernández Gil; el Secretario General de CC.OO. de Madrid, Javier López; el presidente de la Fundación Abogados de Atocha, Alejandro Ruiz-Huertas; la abogada laboralista Francisca Sauquillo; Gregorio Gordo, Coordinador de IU de Madrid y el Secretario General del PCE de Madrid, Juan Ramón Sanz, entre otros.
También se aprovechó el acto para otorgar "un pequeño homenaje" a la quiosquera de la plaza, Rosario Heredero, cuyo puesto de periódicos se ubica al pie del monumento y que durante años ha ido explicando a quien le preguntaba el por qué del mismo y la historia de los abogados laboralistas asesinados. El segundo homenaje tuvo lugar en la sede de CC.OO. de Madrid, en el auditorio Marcelino Camacho, donde se hizo un acto de reconocimiento a cuantas personas han contribuido a la defensa de los derechos y las libertades en nuestro país.
Además, se otorgó un reconocimiento a los abogados que ejercieron la acusación particular: Jaime Sartorius, Antonio Rato, Cristina Almeida, José María Mohedano, José Luis Núñez y José Bono, quienes recibieron una placa con la reproducción de la simbólica escultura "El abrazo", de manos de la familia a la que representaron. Dijeron los abogados de la acusación particular de las víctimas, que en el juicio contra los pistoleros fascistas, celebrado tres años mas tarde, y con toda suerte de impedimentos y dificultades, que impidieron que fueran juzgados los instigadores de los asesinatos, que la legislación existente en ese momento les hubiese permitido pedir para los acusados la pena de muerte. A la paradoja de actuar de acusación por primera vez para todas y todos ellos, se les añadía esa macabra posibilidad, que sobra decir rehusaron a ella. Aspiraban a la justicia, no a la venganza.
Asimismo se entregó el Premio Abogados de Atocha 2010 al poeta comunista Marcos Ana, que pasó 23 años en cárceles franquistas, y al "falsificador del PCE" Domingo Malagón, a quien se le reconoce su contribución a que muchos implicados en la lucha contra la dictadura pudieran contar con documentación falsificada.
Marcos Ana dijo en el acto que “cuando quienes todavía no renuncian al cobijo de los nostálgicos del franquismo nos dicen que tenemos que pasar página, tenemos que decirles que si, pero que primero tenemos que leerla”. Marcos Ana, como dice Gregorio Gordo, nos invitaba a no tener rencor, como no lo tiene ni lo ha tenido él, a pesar de haber pasado 23 años de su vida ininterrumpidamente en las cárceles del franquismo, pero si a que se conozca la verdad y a que se anulen los procesos de los que fueron condenados por los tribunales de los golpistas.
El acto también se planteó con vocación de futuro y de legado histórico, para que no se pierda la memoria de los abogados asesinados: Luis Javier Benavides, Enrique Valdevira, Serafín Holgado y Francisco Javier Sauquillo, así como el sindicalista Ángel Rodríguez Leal.
Previamente, políticos y sindicalistas visitaron las necrópolis de Carabanchel y San Isidro donde los abogados se encuentran enterrados.

No hay comentarios: