miércoles, 27 de enero de 2010

Antonio Romero propone a Zapatero diez medidas de lucha contra las mafias, para impulsarlas durante la presidencia española de la UE

Carta abierta a Zapatero y Moratinos: 10 medidas contra las mafias para impulsarlas durante la presidencia española de la UE
Estimado amigo:
Hace unos meses accedió a la presidencia de turno de la Unión Europea, y este cargo que ostenta conlleva una serie de responsabilidades, entre ellas no es la menor la lucha contra la mafia y el crimen organizado que campa a sus anchas a lo largo de toda Europa.
Durante décadas uno de los mayores éxitos de la Cosa Nostra siciliana o de la Camorra napolitana ha sido la negación de su existencia. Los pocos que se atrevían a alzar su voz contra las mafias eran ignorados, tachados de alborotadores oportunistas o, en el peor de los casos, silenciados con métodos expeditivos. De forma similar cada vez que se ha denunciado en sede parlamentaria o a través de los medios de comunicación la actividad mafiosa y criminal, llovían críticas acusando de alarmistas o de dañar los intereses turísticos y la imagen idílica de la Costa del Sol. Las evidencias, con las macrooperaciones contra tramas ligadas al urbanismo mafioso y la corrupción municipal, han dejado patente de qué lado estaba la razón y tras años de, y hasta doce, peticiones desatendidas de disolución del Ayuntamiento de Marbella, han puesto a cada uno en su sitio. Hoy, que ya nadie duda de la presencia de las mafias en la Costa del Sol, en España y Europa, debe usted dar respuesta a este problema tan grave.
Por ello le propongo el siguiente decálogo:
Decálogo contra las mafias y el Crimen Organizado
1. Coordinación en el espacio judicial y policial internacional mediante la extensión de un acuerdo de lucha contra el Crimen Organizado a escala mundial fundamentado en un compromiso firme de principios y acciones concretas que permitan golpear a esta tipología delictiva en sus aspectos troncales.
2. Completa eliminación de los paraísos fiscales, los centros financieros offshore y cualquier otra fórmula de estructuración económica que ampare operaciones con baja o nula tributación y opacidad, lo que brinda auténticos santuarios para la evasión de impuestos y el blanqueo del dinero negro y criminal.
3. Confiscación de los bienes y los entramados empresariales de las organizaciones criminales, para lo que se priorizarán las líneas de investigación y acción policial y los códigos legales con el fin de debilitar las redes criminales en su esfera económica, pues mientras las mafias administren ingentes fortunas será imposible vencerlas.
4. Lucha contra la corrupción, tanto en el ámbito de la Administración y las Instituciones públicas como en la esfera privada, pues ofrecen el caldo de cultivo idóneo para la implantación y extensión endémica de la criminalidad organizada.
5. Creación de un servicio de inteligencia especializado en el Crimen Organizado y coordinado a nivel supranacional, que consiga surtir de información y emprender operaciones de ámbito transnacional para neutralizar con eficacia a las mafias.
6. Dotación suficiente de recursos materiales y humanos a los cuerpos judiciales y policiales, especialmente en lo referido a medios tecnológicos, personal y traductores e intérpretes.
7. Elaboración una nueva ley de arrepentidos y de protección de testigos, como mecanismos esenciales para obtener información sobre grupos, individuos, estrategias y operaciones criminales futuras o en curso.
8. Clarificación y armonización de forma operativa de mandatos de arresto internacional y extradición, salvando el obstáculo de las fronteras y legislaciones nacionales en favor de la persecución de los miembros del Crimen Organizado.
9. Creación de un Observatorio del Crimen Organizado, estructurado con un carácter multidisciplinar que abarque la problemática del Crimen Organizado en todas sus dimensiones e implicaciones, como instrumento esencial para la recogida de información, la reflexión, el ensayo de acciones y la sensibilización e impulso de una conciencia ciudadana de rechazo y persecución a estos grupos criminales.
10. Impulso de la justicia social internacional mediante aumento de los programas de ayuda al desarrollo, una implicación decidida en la defensa de los derechos humanos y la erradicación de regímenes totalitarios, así como la puesta en práctica de programas culturales, formativos y de inserción laboral para los sectores en exclusión o riesgo de exclusión social, los preferidos por las mafias para reclutar a los encargados de los “trabajos sucio”.
En este combate también están conectadas la esfera de lucha local y la global, con la necesidad de poner freno al negocio de las mafias. En este apartado las cifras son escandalosamente claras, por ejemplo, el 80% de las solicitudes judiciales que se tramitan desde los distintos países europeos en investigaciones patrimoniales hacia la justicia española tienen alguna conexión con Marbella, el 76% de las numerosas inversiones extranjeras en el sector inmobiliario andaluz procede de lugares considerados paraísos fiscales y en España circulan el 27% de todos los billetes de 500 euros existentes en la zona euro, los que mejor se prestan a la actividad blanqueadora. Y así llegamos al llamado Producto Criminal Bruto, que supone el 15% del comercio mundial, lo que evidencia la necesidad de eliminar los paraísos fiscales repartidos por el planeta, auténticas cloacas del sistema neoliberal que blanquean anualmente 1,5 billones de dólares provenientes del Crimen Organizado y posibilitan un fraude fiscal anual de 255.000 millones de euros, sin que ni instituciones internacionales, ni gobiernos hayan actuado hasta el momento contra esa situación, dejando patente, según la expresión del activista Pascual Serrano “quiénes son los dueños del mundo”.
Unos dueños espurios a los que es preciso arrebatarles la hegemonía para devolverla a sus legítimos benefactores, la humanidad que sufre la implacabilidad del sistema capitalista y su crisis integral: económica, humanitaria, medioambiental y de valores, que requiere una transformación en el orden mundial para generar un nuevo modelo solidario en el que las mafias no tendrán cabida.
Señor Zapatero, se encuentra ante una oportunidad histórica de acabar con el dominio del crimen organizado en multitud de lugares de la Unión Europa desde su presidencia.
Reciba un cordial saludo
Antonio Romero Ruiz
Secretario Político del PCA en Málaga
Coordinador de la Red de Municipios por la Tercera República

No hay comentarios: