jueves, 4 de octubre de 2012

Pedro Moreno: “Un paso atrás para que podamos dar muchos pasos adelante”


1.Queridos amigas y amigos, esta nota la publico para anunciaros mi renuncia a mi condición de concejal de Izquierda Unida del Ayuntamiento de Málaga, donde como sabéis he desempeñado durante cinco años y medio la función de portavoz de mi organización de la mejor manera que mi leal saber y entender me ha permitido; el anuncio lo hago ahora en una rueda de prensa rodeado de mis compañeros de Grupo y de la dirección de IU, y he querido que sea así para testimoniar que lo que significa una retirada en mis responsabilidades institucionales se debe convertir en una puesta de largo del futuro Grupo conformado por mis actuales compañeros Toni Morillas, Eduardo Zorrilla y la incorporación de Ana García, grupo que tengo el convencimiento que llevarán la defensa de los ciudadanos como seña de identidad en su quehacer diario y que superará con creces los resultados de mi trabajo en estos años.
2. Las razones que me llevan a esta decisión las he compartido con mi círculo más íntimo desde hace algún tiempo, y tiene como fundamento político la convicción que siempre he mantenido por la cual, sobre la renovación en la vida política e institucional, más que hablar hay que practicarla en los hechos, y mi candidatura por dos veces a la Alcaldía de Málaga me ha confirmado en la idea de que tenemos que ofrecer a los ciudadanos unas caras distintas para consolidar el apoyo que hemos conseguido e incrementarlo con nuevas ideas, personas y estilos.
Cuando en las campañas decía que como candidato mi aspiración era ser Alcalde de Málaga, no hacía una concesión a la retórica electoral, era una forma de evidenciar la legítima aspiración de que los argumentos que ofrecía a la ciudadanía podían conseguir suficiente apoyo popular para gobernar esta ciudad con vista a su transformación para mejor; aunque los resultados en las dos ocasiones han sido dignos, es obvio que no suficientes para regir los destinos de nuestra querida Málaga.
Por esta razón política, entiendo que es necesario dar un paso atrás para que la combinación del trabajo del grupo que permanece más el impulso del candidato/a que asuma el honor de encabezar la lista de IU en las elecciones de 2015, permita conseguir en esa cita electoral los resultados que mis limitadas y modestas capacidades no lograron, es decir, gobernar desde la izquierda y el progreso esta ciudad poniendo fin al largo ciclo de administración del PP.
Me tengo por persona sincera, y no oculto por tanto, que a lo anterior hay que unir un deseo personal para reordenar mi vida y prioridades vitales, máxime cuando la salud así lo aconsejan teniendo en cuenta el ritmo de trabajo que llevamos en este grupo.
A diferencia de otras personas públicas, a mi no me importa reconocer que mis capacidades físicas tiene límites, que había días que no podía con mi alma, que el cuerpo me dio un aviso y que debería haber tomado nota; estos años, en especial los cuatro que tuve que asumir solo la representación institucional en el sexto Ayuntamiento de España, han sido muy duros, pues como sabéis, nunca abandoné mis obligaciones docentes como profesor de la UMA (y ese ha sido mi modus vivendi al renunciar desde el principio al sueldo de concejal), y las acumulé al más que intenso trabajo institucional como concejal, de forma que en esta etapa no había día (incluyendo todos los fines de semana) que no acumulara un nivel de actividad poco recomendable para la salud, y cuando digo día incluyo todo el calendario; Pleno, 6 comisiones de Pleno, más de 20 consejos rectores o de administración de entidades o sociedades, con sus respectivos expedientes, las mociones, visitas a todos los barrios de Málaga, actos ciudadanos e institucionales, en fin, no es que tuviera un doble, es que me propuse conocer a fondo a la sociedad malagueña y que ésta nos conociera para lograr mayores apoyos o al menos una visión más objetiva de IU y alejada de estereotipos que tantas veces nos perjudica; modestamente creo que lo hemos conseguido.
Nadie es imprescindible, y mucho menos yo; me voy satisfecho de haber dedicado todo mi esfuerzo en mejorar nuestra ciudad, que es definitiva el objetivo de todo representante político, sea del color que sea.
Pero si para mi ha sido un honor ser concejal y representar a mis conciudadanos, también soy padre, marido, hijo, hermano, amigo, profesor,..., etc.; creo que es hora de compensar a los míos de las muchas horas en las que no estaba cuando mi sitio debería ser mi casa, atendiendo lo que Trini ha tenido que asumir sola, las obligaciones que eran comunes como padres. Nunca podré expresar lo suficiente lo esencial que ha sido para mi la compresión y el cariño de mi mujer y mis hijos para seguir en momentos difíciles en estos años, ni tampoco lo que siento no haber estado cuando ellos me necesitaban.
3. No es momento para hacer un balance de todo el trabajo del grupo municipal en estos años, pues a su extensión cuantitativa (que creo que es notoria y reconocida incluso por los adversarios políticos), hay que añadir la complejidad temática y territorial en la que nos hemos movido. El trabajo de IU en el Ayuntamiento se ha caracterizado por una decidida voluntad de que IU sea conocida por sus propuestas y control al gobierno del PP, que gane en prestigio y credibilidad política y sea considerada por la ciudadanía como una fuerza de gobierno para las próximas elecciones, todo ello sin perder (sino al contrario) en coherencia ideológica, y articulando un discurso político que permite incorporar a nuestro esfuerzo de cambio en la ciudad a sectores que potencialmente pueden y deben ser nuestros aliados en esta tarea, todo ello con el objetivo de que IULV-CA pueda constituir en 2015 la alternativa de gobierno de Málaga.
Toda la actividad antes descrita no se ha realizado desde la mesura o apatía ideológica, sino con una línea clara de compromiso con nuestros valores más arraigados y dignos de defensa, es decir, un discurso coherente y sistemático en defensa de lo público y de la justicia social, sin problemas de primera ni de segunda, todos han merecido nuestra atención, porque en todas estas acciones se defiende una Málaga para todos, con calidad de vida y con participación. A la sistemática, se ha unido el rigor; las políticas alternativas deben ser al mismo tiempo técnicamente impecables, pues en caso contrario, el rechazo se despacha de forma rápida por cuestiones de forma, y se esconden las verdaderas razones de los defensores del “orden establecido” para que nada se mueva. Una oposición poco solvente es el mejor favor que se puede hacer al PP en Málaga. Es más, el rigor es la garantía para la ciudadanía de la credibilidad (y viabilidad) de nuestro proyecto político; lo que decimos y defendemos en la oposición (ahora) debe ser lo mismo que hagamos en el gobierno de esta ciudad (futuro).
Y nuestra oposición ha sido y seguirá siendo respetuosa, que no es mera cordialidad y educación, (que se debe presumir a cualquier adulto, máxime con responsabilidades políticas); se trata de que hay que hacer compatible lo exquisito de la formas con la firmeza de nuestro programa, la discrepancia con la apertura en los acuerdos cuando beneficien a la ciudad, la cercanía a todos los que quieran conocernos o compartir sus actos o celebraciones con nosotros.
Respecto al futuro de mi compromiso político y social, quiero recordar lo que en otro momento publiqué en mi muro; “estoy y estaré en el PCE y en IU, de donde nadie me va a sacar salvo que mi conciencia me lo exija. Y estoy en mi sitio porque no ha cambiado en los básico mi manera de ver el mundo y la sociedad en la que vivimos, un mundo que en los social y en lo económico es injusto hasta lo inmoral; mientras una persona no tenga las mismas oportunidades para vivir, trabajar y disfrutar, habrá tajo para la gente de izquierdas, y en general para las personas de buena voluntad, que son la inmensa mayoría.
Nunca me he avergonzado de reafirmarme en mis convicciones comunistas, como tampoco lo he hecho de mis creencias cristianas; llevan ambas conviviendo en sana armonía y colaboración más de 35 años; pero mi compromiso político no me han impedido aprender y coincidir con los que no comparten mis ideas, es más, creo que solo debe temer por sus ideas en el contacto con otras creencias los que no tengan claras las suyas.
Los estereotipos no son buen indicador de lo que cada siente y defiende, es más, atendiendo a los mismos, es muy frecuente que algunas personas, la mayor parte con amabilidad y sinceridad, me pregunten porque estoy en mi organización si por mi trayectoria profesional, académica, por mi aptitud general e incluso por mi forma de vestir o hablar, no pego ahí; no es difícil imaginar mi respuesta por lo escrito en párrafo anteriores, A mi, sin embargo, me duele más cuando el mismo simplismo hace que algunos (muy pocos) de mis compañeros de militancia lleguen a las mismas conclusiones”.
Quiero añadir a lo anterior que si la salud acompaña, el futuro no es incompatible con nuevos retos en el ámbito político e institucional, en la medida en que pueda aportar algo al cambio de rumbo de Andalucía y España
4. Quiero terminar esta expresión pública de sentimientos, hablando de uno de los más importantes, el de la gratitud, que quiero testimoniar a mi familia y amigos por lo mucho que me han ayudado; a mis compañeros de grupo municipal en estos años, José Antonio Guerrero (nuestro querido Rufo, secretario del Grupo) y Gloria Aguilar, los técnicos David Arrabalí, María José Sánchez, Víctor Suánez, Lola Ruiz, David Aurusa, Encarni Romero, (la mejor jefa de prensa que ningún cargo público puede soñar), los excelentes funcionarios que han trabajado con nosotros para nuestra seguridad y movilidad (Ramón, Carmelo, Javi y mi querido Joaquín, con ellos y en determinadas etapas he pasaba mas tiempo que en mi casa).
A todos mis compañeros de Corporación (sean del partido que sean), con los que he compartido una tarea común de defensa de Málaga, cada cual desde su legítima posición política; a los empleados del Ayuntamiento por el trabajo desarrollado para el bien común, a los periodistas que han seguido nuestro trabajo municipal, por su exquisito trato dentro de su esencial papel para garantizar el derecho constitucional a recibir información veraz, y desde luego a todos mis compañeros de IU, por permitirme representar a nuestra organización en la Corporación de mi querida Málaga (representados hoy en esta despedida por José Antonio Castro y Manolo García Peláez); a los votantes en general, y en especial a los nuestros, que nos han permitido asumir esas tareas.
No puedo olvidar, sino al contrario, resaltar con cariño y admiración, a los centenares de colectivos y a los miles de ciudadanos con las que he establecido, en ámbitos muy diversos, una estrecha y leal colaboración y un entendimiento mutuo para entre todos mejorar Málaga, al margen de las convicciones políticas o el voto que cada de uno de ellos pudiera tener.
Mis compañeros Eduardo y Toni merecen una especial mención, ya que junto a Ana (una excelente incorporación) son el futuro de la alternativa de izquierdas en la ciudad; he compartido con ellos muchos años de militancia, pero es este último periodo de trabajo diario, el que me permite ratificar con satisfacción lo que dije de ellos en la toma de posesión de la nueva Corporación, se trata de dos personas en las que hay una directa proporción entre su valía política y su talla humana; me llena de orgullo que esa mención es ahora de aceptación generalizada, con independencia de la adscripción política de cada uno.
5. No he sido Alcalde de Málaga, pero he servido a mi ciudad todo lo mejor que he sabido (y además he representado al Mago Baltasar en la cabalgata, uno de mis mejores recuerdos); a partir enero no daré la tabarra en los Plenos, pero seguiré ejerciendo de ciudadano y la puerta de mi despacho en la Facultad de Derecho estará abierta, al igual de mi corazón, para todos vosotros, porque creo que dando las mejores clases que mi capacidad me permita también sirvo a nuestra sociedad.
Continuando en la tarea de ayudar a la formación de nuestros jóvenes en mi alma máter, la Universidad de Málaga, confío en que se incremente la amplia nómina de ciudadanos de bien que toda ciudad que se precie necesita.
Un fuerte abrazo para todas y todos.
Pedro Moreno Brenes

No hay comentarios: