miércoles, 13 de junio de 2012

Izquierda Unida denuncia un año del PP en la Diputación dedicado a los “recortes económicos, en los servicios y en la calidad democrática”


El primer año del gobierno del Partido Popular en Diputación se ha caracterizado por los recortes en lo económico, en servicios y en el aspecto democrático, según ha puesto de manifiesto en la mañana del miércoles, 13 de junio, la portavoz del Grupo provincial de Izquierda Unida, Toni Morillas.
Los tres diputados provinciales de esta formación ha hecho hoy un repaso a este primer año de Elías Bendodo en el ente provincial que ha sido calificado como “menos ayuntamientos y más Bendodo”, en referencia a una política marcadamente presidencialista y alejada del espíritu de una institución como Diputación, “que debe estar al servicio de los pequeñas localidades”.
 Morillas considera que el también presidente del PP en Málaga entiende Diputación “como un instrumento de su figura y de afianzamiento de su poder en el partido y en la provincia y no de servicio a los pequeños municipios”.
Así, los diputados de  Izquierda Unida recuerdan que al inicio de la legislatura, el presidente provincia anuncio que su prioridad  serían los municipios menores de 20.000 habitantes, cosa que no ha ocurrido hasta el punto de que ha entregado “jugosas inversiones” a grandes localidades como Torremolinos o Ronda, mientras que se ha producido “un recorte brutal” en las transferencias, en inversiones, servicios y presupuestos.  En el caso de las transferencias, Morillas señaló que el descenso es doble, ya que ha disminuido con respecto al año anterior y también en relación con el presupuesto (13,12 por ciento este año y un 21,36 por ciento en 2011).
Para IU, un elemento muy destacado es  la “fractura” que se ha producido en el modelo de concertación, que era equitativo, apostando en la actualidad por un modelo “profundamente presidencialista”. El último ejemplo se ha producido con el remanente que IU pidió que se destinaran a la concertación como una manera de equilibrar el recorte producido, pero ha sido destinado a Presidencia.
 Este año se ha invertido “cero euros” y los recortes están afectando directamente a servicios fundamentales, como supresión de  la oficina territorial de urbanismo (que ha obligado a los ayuntamientos a hacerse cargo de ello),  del consorcio de maquinaria de la zona nororiental  o la ruptura del convenio de la Escuela de Enfermería. Morillas ha afirmado que esto se agravará en el futuro después de las declaraciones de Bendodo cuestionando la viabilidad de la empresa de vivienda, la guardería municipal o el centro de atención a personas dependientes. “El debate no puede ser de competencias, sino de necesidades. El contexto actual se puede poner en peligro numerosas personas”.
 Para Izquierda Unida, también se ha padecido en este primero año un recorte democrático “que se ejemplariza en un modelo profundamente paternalista, excluyente y personalista” que es evidente en la relación entre Diputación y los ayuntamientos, con un aumento de los recursos que el presidente “distribuye a dedo” y que Morillas ilustró con el reparto del millón de euros que ha hecho Bendodo: el 54 por ciento ha ido a parar a municipios gobernados por el PP y un 1,16 por ciento a los de IU.
Esta falta de calidad democrática también es patente en la relación con los trabajadores provinciales y prueba de ello es la presencia continua en los plenos de empleados que no encuentra otra forma de reivindicar. La diputada de IU ha aludido a las declaraciones públicas del presidente hablando de privilegios de los trabajadores de Diputación, cuando ha sido el propio Bendodo el que ha firmado dos decretos por valor de 7.000 euros cada uno para que otros tantos diputados de su gobierno participen en un master.
La relación con el tejido asociativo de la provincia también se ha resentido desde que llegó el PP al gobierno provincial, hasta el punto de que se suprimen subvenciones de convocatoria pública que luego se dan de manera discrecional.

No hay comentarios: