jueves, 21 de junio de 2012

IU expresa su rechazo a la ofensiva "misógina y fascista del Gobierno del PP" y defiende el pleno desarrollo de la interrupción voluntaria del embarazo


Izquierda Unida, a través del Área de la Mujer, expresa su rechazo a la ofensiva "misógina y fascista del Gobierno del PP" y defiende el pleno desarrollo de la Interrupción Voluntaria del Embarazo (IVE).  "El derecho de las mujeres a decidir es una lucha histórica del movimiento feminista", explican desde el Área, "cuyas reivindicaciones hemos compartido y defendido siempre desde Izquierda Unida".
Con motivo de la posible modificación de la ley de interrupción voluntaria del embarazo por parte del Gobierno del PP, el Área de la Mujer de Izquierda Unida expresa su rechazo a la "ofensiva misógina y fascista del Gobierno" y defiende “el pleno desarrollo de la interrupción voluntaria del embarazo (IVE)”. En este sentido reivindica, entre otras cuestiones, “la capacidad de las mujeres, incluidas las jóvenes, para tomar decisiones sobre su propia vida, y por lo tanto también su maternidad y la despenalización total del aborto voluntario”.
En primer lugar, desde el  Área de la Mujer recuerdan que la trayectoria de la lucha por el derecho de las mujeres a decidir en nuestro país "ha sido larga", ya que en el año 85 se produjo una despenalización muy parcial,  y "tuvieron que pasar 25 años para una tímida reforma".  Esta reforma no modificó algunos aspectos esenciales para el movimiento de mujeres, entre ellos "el aborto seguía sin despenalizar, sin salir del Código Penal y seguían poniendo cortapisas y obstáculos". Del mismo modo, "continuaba mandando a las mujeres a reflexionar, como si de seres irresponsables se tratara", y lo que para IU es también fundamental "seguía excluyendo su práctica directa en los Centros Sanitarios Públicos, pretendía limitar el derecho de las mujeres jóvenes a decidir y seguía manteniendo un sistema de objeción de conciencia injustificado".
"Décadas del Gobierno del PSOE – señalan desde el Área de la Mujer- para una ‘timorata’ ley, que seguía sin reconocer lo básico: el pleno derecho de las mujeres a decidir, sin más, como el derecho fundamental que es".
Por todo ello, Izquierda Unida insiste en que el derecho de las mujeres a elegir sobre su maternidad es un derecho fundamental, y como tal, "no puede ser objeto de limitación o no reconocimiento, no puede ser tasado, calibrado, limitado en base a la paz social, a las presiones de estamentos religiosos, sociales, no puede ser cedido con cuentas gotas, en función de la subjetiva mayor o menor demanda social".
Asimismo, en relación a las políticas del anterior Gobierno del PSOE, el Área de la Mujer señala que "de esas aguas vienen ahora estos lodos". El gobierno del PP pretende modificar la actual ley, "para hacerla aún más restrictiva, para coartar aún más la libertad de las mujeres". Para Charo Luque, coordinadora federal del Área de la Mujer "el gobierno facha de este país, pretende ganar 'aplausos' y 'palmaditas en la espalda' de la iglesia y de lo más reaccionario de la sociedad, a costa de nuestra libertad, de nuestros derechos". Luque insiste, "el PP esgrime viejos argumentos de épocas aparentemente superadas de fascismo y misoginia y tenemos que contestarle con firmeza".
En este sentido, explican las mujeres de IU, “hay que dar una respuesta social", y quienes están más legitimadas son "las organizaciones de mujeres y el movimiento feminista,  las que han arrancado y mantenido, en una lucha de décadas y contra gobiernos del PSOE y del PP, los derechos que ahora tenemos". "Aquellas -señalan- que han seguido reivindicando la consecución total y plena del derecho a decidir de las mujeres". Del mismo modo, tras éstas, "estaremos legitimadas las organizaciones políticas y sociales, que hemos defendido ese derecho fundamental". Por último, "con discreción y sin afán de protagonismo", aquellos partidos, que "pudiendo reconocer ese derecho, se han conformado con regularlo limitativamente".
Izquierda Unida reivindica "la capacidad de las mujeres, incluidas las jóvenes, para tomar decisiones sobre su propia vida, y por lo tanto también su maternidad". En este sentido, desde IU se exige "la despenalización total del aborto voluntario, y la regulación valiente y decidida de la objeción de conciencia para que en todos los centros sanitarios públicos no exista inconveniente para la práctica de la Interrupción Voluntaria del Embarazo".
Asimismo, Izquierda Unida defiende la inclusión en las ciencias médicas y de enfermería del estudio de los derechos sexuales y reproductivos, “que capaciten al personal sanitario para la interrupción voluntaria del embarazo”, y  la homogeneización legal que impida que haya comunidades autónomas en las que no pueda practicarse el aborto.
"En definitiva -concluyen desde el Área de la Mujer de Izquierda Unida- hacer realidad esa reivindicación histórica del movimiento feminista: 'Aborto Libre y Gratuito', es decir pleno derecho a decidir de las mujeres y en la Sanidad Pública".
Por último, desde Izquierda Unida se realiza un llamamiento a la movilización social. Como explican desde el Área de la Mujer "tenemos que salir a la calle, tenemos que responder con firmeza a las políticas misóginas y fascistas que el gobierno del PP pretende imponernos",  porque los derechos "no son negociables, los derechos son intrínsecos de las personas".
"El derecho a decidir sobre la maternidad –insisten desde el Área de la Mujer-  nos corresponde sola y exclusivamente a las mujeres. Y no vamos a consentir ni un paso atrás en nuestros derechos". Por todo ello, "vamos a trabajar, vamos a salir a la calle, para exigir el derecho pleno a la interrupción voluntaria del embarazo, en primera línea de trabajo y reivindicación en la defensa de los derechos de las mujeres; pero siempre desde el reconocimiento y el respeto a la autonomía del movimiento de mujeres”. "Entre todas -concluyen- y consiguiendo implicar al conjunto de la sociedad, conseguiremos parar este intento de involución del gobierno del PP."

No hay comentarios: