domingo, 21 de febrero de 2010

Más de 200 desempleados y desempleadas se movilizan en Málaga “Contra el paro, por el empleo”

Más de 200 personas acudieron, en la tarde del sábado 20 de febrero, a la convocatoria de la Coordinadora de asociaciones de desemplead@s de la provincia de Málaga para bajo el lema “Contra el paro, por el empleo” se manifestaran en la calle Larios para exigir empleo.
Los concentrados portaban mascaras blancas para simbolizar que “el desempleo sí tiene rostro, y no son las frías cifras que salen todos los meses” a través de los medios de comunicación anunciando los nuevos incrementos en el número de desempleados y desempleados.
La movilización que contaba con el apoyo de organizaciones políticas y sociales malagueñas como el PCA, IULV-CA, las JCA, PCPA, CJC y CGT, se hizo eco de las principales reivindicaciones de ese pueblo que sufre la lacra del paro y la precariedad. Así la puesta en marcha de políticas activas para la creación de empleo, la ampliación de las prestaciones por desempleo mientras dure la condición de paro forzoso, sin ningún límite de tiempo; la suspensión de las obligaciones de pago de las hipotecas a todas aquellas familias que tengan a todos sus miembros en situación de paro, etc.
El colectivo de ferrallas y encofradores en paro de Málaga, ampliamente representado en la concentración, exigió la dimisión del Delegado provincial de Empleo, Juan Carlos Lomeña, así como de la jefa de la Inspección de Trabajo en Málaga, Mercédes Muñoz, porque “no hacen lo suficiente para controlar el cumplimiento de los convenios laborales en las grandes obras publicas”. Denunciaron igualmente como “se están haciendo jornadas de trabajo de doce y catorce horas, mientras hay miles de trabajadores en paro, nosotros pedimos que no se hagan horas extras y se contraten nuevos trabajadores”. Recuerdan como estas obras están pagadas por las administraciones públicas, Ayuntamiento de Málaga, Junta de Andalucía y Gobierno central, con los impuestos de todos y de todas, son “los principales culpables de los desmanes que en estas obras se están produciendo” por parte de unos empresarios desaprensivos e insolidarios.
Durante la concentración de los desempleados y desempleadas de Málaga, las banderas rojas ondeaban junto a las blancas y verdes, símbolos de la unión de la tradición obrera y de la lucha por la autonomía andaluza por sacar a nuestra tierra de la dependencia y la pobreza secular. Hoy en plena crisis, cuando Andalucía y Málaga rompen todos los record de paro, precariedad y empobrecimiento de las clases trabajadoras, esa unión por una salida de izquierdas a la crisis es de dramática urgencia.

Las anónimas máscaras de blancas de estos combativos desempleados y desempleadas que no se resignan, que luchan por el derecho constitucional al trabajo son expresión de esa urgencia. Si el sectarismo o la pasividad impiden la necesaria unidad de clase, la suerte estará echada y los recortes de derechos sociales y laborales conformará una peor vida de la mayoría. La historia nos pedirá cuentas.

Los gritos contra la ampliación de la edad de jubilación a los 67 años y a favor de una huelga general que se escucharon serán el último grito de rebeldía antes de capitular. Adelante compañeros y compañeras solo hay un camino la unidad en las luchas. A ese esfuerzo se sumarán siempre los comunistas del PCA. Por eso el próximo miércoles las calles de Málaga deben retumbar con el eco de las voces de los trabajadores y trabajadoras en defensa de las pensiones que han convocado los sindicatos CC.OO. y UGT. Todo lo que sume es bienvenido.

No hay comentarios: