domingo, 14 de febrero de 2010

Agustín Moreno: "Las soluciones no pasan por recortar derechos sociales, sino por cambiar el modelo"

Jubilatio
El profesorado inicia una campaña para prorrogar las jubilaciones a los 60 años. Es justo: renueva plantillas, evita el agravio comparativo, impide cerrar el acceso cinco años a los interinos y reconoce la responsabilidad social y el desgaste en la profesión.
Y en esto llegó el gobierno. El mismo que hace un año quitaba importancia a la crisis, después querían reducir las cuotas sociales a los empresarios y días atrás anunciaba la recuperación. El que ha autorizado prejubilaciones con cincuenta y pocos años en RTVE, la banca y grandes empresas para ajustar plantilla y aumentar beneficios. Ahora dice que hay riesgo financiero para el sistema y quiere elevar la edad de jubilación a los 67 años a los albañiles, a los trabajadores a turno, de cadena, a los maestros. Mientras, a González (BBVA) le queda pensión de 80 millones de euros.
Con el nivel de desarrollo tecnológico se puede y se debe trabajar menos para trabajar todos. No hay que retrasar la salida sino adelantar la edad de entrada al trabajo de los jóvenes, una vez formados, para reducir su tasa de paro que es del 40% Es más lógico que trabaje una persona de 25 años que una de 66 ¿O buscan acortar el período de disfrute de la pensión?. Ya lo dice El Roto: “para garantizar el futuro de las pensiones, hay que hacerlas coincidir con la fecha de fallecimiento”. Tratan de reducir los derechos y cuantías de las pensiones y de meter miedo para engordar el negocio de los planes y fondos privados.
La propuesta gubernamental es un disparate: las cuentas están saneadas (62.000 millones de euros de superávit y siempre queda la financiación vía fiscal), en España las pensiones son un 65% de las europeas y nos jubilamos más tarde (63,8 años). También un suicidio político para el PSOE: hace el trabajo sucio, obliga a los sindicatos a convocar movilizaciones y perderá las elecciones.
Aparte de la crisis, la difícil situación económica se debe al modelo productivo de ladrillo y turismo y a la rigidez que nos impone el euro, responsable último de un déficit y una deuda exterior de las mayores del mundo. Las soluciones no pasan por recortar derechos sociales, sino por cambiar el modelo y replantearse los dogmas.

Agustín Moreno

sindicalista de CC.OO.

publicado en Rebelión

No hay comentarios: