jueves, 25 de febrero de 2010

La autoestima nacional

Rufo
Creo que en la complicada jerarquía institucional/administrativa no existe el puesto de "Psicólogo de Estado" y, si es así, habría que remediarlo inmediatamente y proveer a los ciudadanos de este país de este recurso de cura emocional tan básico. Es creciente el número de personas que necesitan un puesto de trabajo y un diván en el que poder descargar tanta tensión y acumulación de perplejidades e insatisfacciones.
Intentaré explicarme. Cada mañana suelo dedicar pocos minutos a un recorrido digital por la prensa local malagueña y algún diario nacional, a lo sumo, 10 minutos. Tiempo este más que suficiente para observar el mosaico de noticias. Entre ayer y hoy, el cuadro es el siguiente:
Un señor del PP que es diputado y cargo importante de su partido y que vigila para que los españoles all volante sigan cumpliendo las normas, es pillado bebido más de la cuenta y acababa de tener un accidente. No da la cara, se limita a enviar un comunicado disculpándose y "dimitiendo" de su puesto en la comisión parlamentaria, los restantes puestos y sueldos decide mantenerlos, salvo que el Sr. Rajoy decida lo contrario.
Un señor cura que se "cepilla" el dinero de los cepillos de dos parroquias y tres cofradías para satisfacer sus impulsos sexuales. No contento con esto, da un paso más y ejerce la prostitución con un minucioso detalle de tiempos y tarifas. El Obispado de Toledo lo retira momentáneamente de sus funciones y el citado ya está libre de pecado porque de inmediato pasó por el confesionario.
Un señor "cantante" que pretende representar a España en el Festival de Eurovisión aprovecha su cuota de pantalla para sostenerse sus "partes" y con actitud provocadora insulta al público que lo abuchea. No pide disculpas y hoy varias televisiones se lo rifan con contratos millonarios para llenar horas de telebasura. Por supuesto, el ganador del concurso tendrá que esperar al Festival para tener su minuto de gloria porque únicamente se limitó a cantar.
Un señor "portavoz" del PSOE sale a la parrilla informativa porque en un cargo de confianza política anterior contrató, no una sino cuatro veces, a la que después sería su cuñada y es denunciado públicamente por quienes hace poco tuvieron que empujar a un compañero que también contrató a su cuñado y que finalmente fue premiado con un discreto y bien pagado puesto en la Diputación.
Un señor "torero" que quiso rematar la faena de su vida dedicándose a la explotación sexual de mujeres y montó una cadena de clubs de alterne y, de paso, dio trabajo a la familia. Curiosamente, ayer, algunas de sus "trabajadoras" salieron a la calle a apoyarlo y no sé si además pedirán las orejas y el rabo.
La lista podría ser más abundante pero son un botón de muestra que contrasta con los desfiles de trabajadores que estos días recorren calles y avenidas de nuestras ciudades con pocas esperanzas de jubilarse a los 65 años tras una vida de trabajo, poco sueldo y mucho bipartidismo.
La digestión de todo este galimatías es imposible y produce una acidez mental sin remedio en una sociedad que se ha ido escorando a lo zafio, superfluo y lo carente de principios éticos. La buena gente, la que trabaja horadamente y hace cosas positivas, no existe en las pantallas de LCD de no menos de 32 pulgadas. Esa gente, que será la que nos saque verdaderamente de la crisis, también están llamados a sacarnos de esta crisis cultural y deberán hacerlo sin subvención, sin apoyo del FMI ni la Comisión Europea. Esa gente, esos millones, deberían despertar y hacerlo ya.
RUFO

No hay comentarios: