martes, 23 de febrero de 2010

Los vendedores del comercio ambulante se movilizan en defensa de la estabilidad de su única forma de ganarse la vida: su trabajo

La directiva de la UE de liberalización de los servicios del mercado interior, la famosa directiva Bolkestein, ya ha sido transpuesta al ordenamiento español, con dos leyes (Ley Paraguas y Ley Ómnibus). Como Andalucía tiene competencias exclusivas en materia de comercio, el Gobierno Andaluz ha aprobado un decreto-ley con carácter de urgencia que debe tramitar en el Parlamento Andaluz como Ley, que además de otras cuestiones importantes, tiene consecuencias muy negativas para el comercio ambulante.
IULV-CA a propuesto que se tramite como proyecto de ley con carácter urgente, al objeto de abrir una mesa de debate en el parlamento andaluz y poder incluir modificaciones, al decreto aprobado el 22 de diciembre 2009 por la Junta de Andalucía, esta vez de manera consensuada con los afectados, los trabajadores y trabajadoras del comercio ambulante.
El Coordinador Andaluz de IULV-CA, Diego Valderas; la responsable de política institucional, Elena Cortes y el diputado y Coordinador provincial de Málaga, José Antonio Castro están en constante comunicación con la dirección de CEMPE, Confederación de Pequeñas Empresas y Autónomos de Andalucía, donde se integran las organizaciones de venta ambulante como AVAM (Asociación de Vendedores Ambulantes de Málaga).
En Málaga se han mantenido reuniones de representantes de IULV-CA, el parlamentario José Antonio Castro, Víctor Suanez y Tallón con los representantes de AVAM, Manuel y Juan Ortega y Juan Rojas, además de con asociaciones como AECAPZO, Vende Málaga, AFUVA, también integradas en CEMPE y desarrollan su actividad en la Costa del Sol y Costa de la Anarquía.
Los vendedores ambulantes denuncian como la trasposición de la directiva europea obligará a reasignar los puestos en los mercadillos, por lo que podrían quedar en el paro miles de personas que llevan décadas trabajando en ello, del cual dependen el sustento de sus familias.
Hasta ahora, las licencias de los vendedores ambulantes para cualquier rastro eran anuales y se renovaban automáticamente siempre que se estuviera al día en el pago de impuestos, en la Seguridad Social y tuvieran un seguro de responsabilidad civil. A partir de ahora, las licencias se concederán por un tiempo de uno a cuatro años pero no se podrán renovar automáticamente. En el caso de la capital, las licencias caducarán a finales de año. Lo que pone a estos comerciantes de la venta ambulante, en su mayoría autónomos que realizan este trabajo siguiendo la tradición familiar, entraría en un periodo de inestabilidad e inseguridad en unos años donde buscar un empleo alternativo no es cosa fácil.
Estas medidas supuestamente “liberalizadoras” lo único que plantean es precarizar aún más la vida de miles de personas. En Málaga trabajan unas 15.000 personas en el sector. Hay cuatro asociaciones profesionales que se han unido en una plataforma para pelear por sus legítimos derechos.
Ante esta situación los comerciantes ambulantes han decidido que el próximo jueves 25 de febrero NO HABRA MERCADILLO EN NINGUN PUEBLO DE ANDALUCÍA y han convocado una concentración frente al Parlamento de Andalucía en Sevilla a las 12:00 horas (los autobuses de Málaga, saldrán el mismo jueves 25 desde La Rosaleda en el Paseo de Martiricos a las 8:00 horas, y cuesta 10 euros).
Desde Comunistas de Málaga queremos manifestar nuestra solidaridad con la causa de los vendedores ambulantes y por el derecho a la estabilidad en sus trabajos y en el sustento para sus familias trabajadoras. Mientras a los de abajo se les explota y se les hacen las vidas más precarias, a los “poderosos” se les premia poniendo a su disposición todo el patrimonio público, todas las arcas de Estado. Los que nos han traído esta ruinosa crisis, especuladores, banqueros y constructores son los grandes beneficiarios de las políticas neoliberales de la UE y de los gobiernos del PSOE y PP que son los que sustentan estas políticas en Europa.
Hay que pararles los pies y movilizarse a favor del trabajo estable, digno y con derechos. Obreros/as, asalariados/as en general, agricultores, ganaderos, autónomos, pequeños y medianos comerciantes, todos y todas tienen el mismo interés a favor de una vida digna pata todas las familias españolas. Enfrente están los grandes oligopolios comerciales (grandes centros comerciales y de la distribución), banqueros, especuladores, los que siempre ganan. Son intereses contrapuestos, para que ellos ganen nosotros tenemos que perder, de ahí la directiva Bolkestein. Esto es lucha de clases.

No hay comentarios: