viernes, 8 de octubre de 2010

Carta a los trabajadores y trabajadoras de la CSI-F, ante la postura que tomó este sindicato el 29-S

Efraín Campos
Secretario Político del PCA de la provincia de Málaga
El pasado 29 de septiembre marcó un punto de inflexión en la acción sindical en España; la convocatoria de Huelga General por parte de los sindicatos mayoritarios de este país fue una paso necesario vista la política económica desarrollada por el gobierno del PSOE. Y además fue un éxito que ha colocado al gobierno en la necesidad de rectificar lo aprobado o enfrentarse a la fuerza que han demostrado los convocantes.
Sin embargo, y a pesar del éxito, sorprende la postura de organizaciones sindicales como el CSI-F, mayoritario en la función pública, que se pliega al discurso de la patronal en lugar de defender a los trabajadores y trabajadoras que, se supone, representa.
Me voy a permitir sugerirles a los compañeros y las compañeras de la CSI-F que se replanteen su política de acción sindical, ya que posturas como las suyas no hacen más que dividir al conjunto de la clase obrera por motivos que no me explico del todo. Según el posicionamiento oficial de su comité ejecutivo nacional:
No se puede pedir más esfuerzo a los Empleados Públicos (las mayúsculas son suyas) después de la convocatoria del paro del 8 de junio.
Parecen olvidar que las que realmente están realizando un esfuerzo son todas las personas, más de 4 millones, que se encuentran en paro. Y que es necesaria la unidad de todos los trabajadores y trabajadoras para hacer rectificar la política económica actual. Y que también los empleados públicos se beneficiarán si se consiguen las reivindicaciones que planteaban en la convocatoria del 29 de septiembre.
–La convocatoria de Huelga llega con dos años de retraso.
Es curioso este planteamiento, ya que, si bien comparto que debería haberse convocado antes como ya reclamaba IU y el PCE hace, precisamente, dos años, considero que ahora hay aún más motivos para dicha convocatoria. La solución desde luego no pasa por quedarse quieto viendo como, por ejemplo, nos aumentan la edad de jubilación o los años de cotización.
Tampoco se está de acuerdo en que se haya hecho coincidir con las movilizaciones europeas.
También se olvidan que la crisis que sufre España tiene un componente internacional; con sus particularidades, la crisis española tiene un origen en la crisis que se inicia en los EE.UU. con la caída de Lehman Brothers y que termina afectando a el conjunto de los países europeos. Está más que justificado que se incorpore la Huelga General en las movilizaciones europeas, ya que el problema y la salida política tiene ámbito europeo.
Finalmente se critica la confusión de mensajes lanzados por los sindicatos convocantes.
Como se suele decir, no hay más ciego que el que no quiere ver, la Huelga está hecha contra las medidas neoliberales que ha aprobado el gobierno, para que se retiren, creo que no es difícil de entender.
Resumiendo, la postura del CSI-F respecto a la Huelga General parece dirigida por intenciones políticas, aunque lo nieguen, y no teniendo por principal preocupación lo mejor para los trabajadores y las trabajadoras.

No hay comentarios: