miércoles, 23 de junio de 2010

La I Asamblea de Refundación de la Izquierda. 26 y 27 de junio 2010

Enrique Santiago
Consejo Federal de IU
La Asamblea de Refundación de Izquierda Unida y de la izquierda alternativa en todo el estado es ya una realidad irreversible. IU avanza así hacia un proceso constituyente de un nuevo movimiento político y social que surge de los anhelos de transformaciones sociales y defensa del estado social consustanciales a una izquierda coherente y comprometida con la justicia social.
La Refundación de la izquierda ha nacido desde dentro de Izquierda Unida respondiendo a una necesidad ciudadana en una época en que afrontamos el mas grave ataque que se recuerde a las conquistas históricas de los trabajadores y trabajadores. El proceso de Refundación sé referencia en la rica historia de Izquierda Unida, y está imbuido de la voluntad de superar las limitaciones que impidieron a IU ser la fuerza hegemónica de la izquierda de este país.
Con la I Asamblea de Refundación de la Izquierda que se celebrará en Madrid los próximos días 26 y 27 de junio, damos un paso mas en el proceso de convergencia política y social de la rebeldía frente al capitalismo neoliberal, un capitalismo incompatible con la sostenibilidad del planeta y el bienestar –sino la propia supervivencia- de la humanidad.
Esta I Asamblea de Refundación no es mas que un primer paso en el necesario y más amplio proceso de convergencia y encuentro de la izquierda realmente existente, la izquierda que defiende diáfanas propuestas alternativas frente al pensamiento único, no dejándose arrastrar por las propuestas de quienes tras generar la crisis económica sin parangón que atraviesa nuestra civilización -por su egoísta afán de acumulación de riquezas- pretenden hacer pagar las consecuencias de esta a quienes previamente han sido sus principales victimas: los trabajadores y trabajadoras –quienes viven exclusivamente de su trabajo- y los sectores más débiles de la sociedad. Izquierda Unida convoca a participar en este proceso, de forma igualmente protagónica, a todos los ciudadanos y ciudadanas que creen que hay alternativas frente a la lógica de la especulación y depredación de los recursos finitos del planeta a la que estamos asistiendo. Nos dirigimos a aquellas personas que se sienten socialistas o socialdemócratas, republicanos de izquierda, comunistas, feministas, ecologistas, alternativos. Nos dirigimos a todos los trabajadores / as, también a los de la cultura y de la academia, a los sindicalistas, a los activistas de movimientos sociales, a los defensores de los derechos humanos...a todos y todas los que creyendo que es posible construir una sociedad y una comunidad internacional más justa, quieran consciente y libremente sumarse al proceso de Refundación ya en marcha.
Llamamos a todas las personas conscientes de la gravedad de la situación política y social en esta Europa en profunda crisis, a sumarse a este proceso –antes de que la bestia fascista vuelva a surgir con fuerza entre las cenizas de la crisis como ya ocurrió en los años 30 del pasado siglo- para así poder defender el estado social y de derecho, la justicia social y formas de vida, producción y de consumo respetuosos con el medio ambiente y el planeta. Vivir bien para vivir todos dignamente, frente a quienes propugnan una forma de vida basada en la acumulación y el derroche entre unos pocos, frente a una mayoría que apenas sobrevive entre la exclusión y sus necesidades más básicas sin cubrir.
Este proceso de refundación de la izquierda no puede entenderse separadamente de la grave situación de crisis económica, financiera, energética, alimentaría y ambiental que esta suponiendo en la practica la negación, para cada vez mayor parte de la humanidad, de esos derechos políticos, económicos y sociales que los tratados internacionales –y nuestra intocable constitución- codificaron como mandato a las democracias del planeta después de la derrota del fascismo internacional tras la Segunda Guerra Mundial. Estas sistemáticas negaciones de derechos fundamentales han sido posibles por el recorte y la limitación –sino amputación de hecho- de la soberanía popular y de la democracia a la que asistimos en los últimos tiempos. La crisis ha puesto de manifiesto que las decisiones que la han provocado, así como aquellas otras que pretenden descargar el peso de la recuperación sobre sus propias victimas, no han sido tomadas en instituciones democráticamente elegidas y sometidas por tanto al control ciudadano y popular. El “ajuste social duro” se han decidido en el F.M.I., por los integrantes de los denominados “Consensos” de Washington o de Bruselas”, en los “club Bildeberg”, en los Bancos Centrales europeo y de los países de la U.E, en la Reserva Federal de los EE.UU., instituciones todas ellas que ni dan cuenta de sus actuaciones mas que a sus propios integrantes, ni han sido elegidas en ningún proceso democrático. Son la dictadura del dinero, el complejo militar-industrial mundial que necesita de la guerra global para mantener sus privilegios, los verdaderos amos del mundo, quienes toman decisiones que desconocemos pero que a todos nos afectan de forma cada vez más directa y perjudicial. Por ello, estamos obligados a articular resistencias, a crear propuestas y a construir alternativas, a poner en marcha movilizaciones, a convertir en éxito la nueva Huelga General ya convocada, para así impedir la salida ultraliberal a la crisis provocada por las recetas neoliberales del capitalismo depredador que padecemos. La Refundación de la Izquierda la estamos haciendo desde el debate y la reflexión, pero también desde la convocatoria y la movilización social, fortaleciendo al movimiento social y en especial a los sindicatos de clase. Esos sindicatos que en este momento se convierten en las mayores barreras frente a la barbarie social con que contamos todos los ciudadanos en los países desarrollados y por tanto en el principal objetivo a batir por el sistema en estos difíciles momentos de crisis global.
Izquierda Unida se ha trazado distintas tareas que cumplir en esta Asamblea de Refundación:
- Construir el Nuevo Programa político que habrá de convertirse en las señas de identidad de una izquierda refundada que no se identifica ante la ciudadanía por definiciones ideológicas –aunque sin duda ha de tenerlas en su seno- sino por su capacidad para generar propuestas posibles, socialmente ambiciosas y políticamente ilusionantes.
- Debatir y perfilar las nuevas formas organizativas de ese nuevo movimiento político y social que articule a la izquierda alternativa mediante redes sociales y políticas que necesariamente deberán extenderse para construir poder ciudadano y popular. Sin duda mediante mas democracia interna, mas pluralidad, mas respeto a las discrepancias y a las minorías y más facilidades para militar y ser activista de la transformación social en una organización en la que todas las personas que se acerquen puedan sentirse cómodas.
- Llamar a la ciudadanía, especialmente a aquella que cree que únicamente las propuestas de una izquierda coherente nos apartaran del abismo social al que nos conduce este pernicioso sistema, para organizar eficazmente la resistencia y la creación de alternativas, siempre con la vocación de amplitud política que debe caracterizar cualquier proceso de convergencia política y social.
Y todo ello acompañado de la puesta en marcha de nuevas formas de participación y toma de decisiones colectivas entre aquellos que acudan a la I Asamblea de Refundación. Queremos alcanzar amplios acuerdos sin necesidad de votar constantemente sobre aquello en lo que discrepemos, simplemente poniendo en marcha un amplio método de construcción de consensos y ordenando para un posterior debate aquellas propuestas respecto de las que no consigamos alcanzar amplios acuerdos. Primando decididamente lo que nos une frente a lo que nos separe.
A estas alturas del ilusionante proceso que desembocará en la Asamblea de Refundación, somos conscientes de los aciertos y de las limitaciones que hasta ahora han caracterizado el proceso. Entre los aciertos, sin duda, la amplitud de participación en el proceso, donde nadie que haya querido ser actor protagonista se ha quedado sin poder serlo, ni ha sido excluido. También el amplio consenso alcanzado dentro de Izquierda Unida en los métodos y propuestas de trabajo que han articulado todo el camino previo a la Asamblea. Finalmente, el acierto de integrar en la Asamblea de Refundación una jornada de movilización social y política el domingo 27 de junio, donde las calles de Madrid verán discurrir una importante manifestación que acabará en un mitin conjunto de Izquierda Unida y las nuevas fuerzas de la izquierda transformadora emergentes en Europa.
También somos conscientes de las limitaciones que hemos enfrentado, la mayor de ellas nuestras dificultades para sumar hasta ahora al proceso a todos aquellos actores que necesitamos y que ojalá vayan incorporándose en fases posteriores, ya sean activistas sociales, militantes políticos o ciudadanos sin organizarse social, cultural o políticamente hasta ahora. A integrar en el proceso de refundación de la izquierda alternativa a todos ellos, deberemos dedicar los posteriores pasos del proceso de Refundación, cuyo próximo hito será la conferencia programática para la construcción del programa electoral con que una Izquierda Unida cada vez mas abierta y más representativa de toda la izquierda concurrirá a las próximas elecciones municipales y autonómicas, con unas candidaturas que ojalá lleguen a ser tanto de la Izquierda Unida que hasta ahora hemos conocido, como también de esa izquierda social, cultural y política que hasta ahora venia recelando del compromiso político activo. Y para principios del año 2011, el Encuentro Estatal de Foros de Refundación de la izquierda, lugares de encuentro de la pluralidad de la izquierda de todo el Estado donde, desde la preocupación por solucionar problemáticas concretas y por articular tejido social, se ha vendido fraguando el esperanzador proceso de refundación de la izquierda que solo entre muchos podremos hacer realidad.
El tiempo se nos acaba, porque la ofensiva del capitalismo mas neoliberal y criminal que haya conocido la humanidad tiene prisa por consolidar sus conquistas y privilegios, aunque después no quede planeta ni humanidad sobre la que continuar ejerciendo su actual dominación. La izquierda que representa Izquierda Unida, las personas que apuestan por la creación de esa nueva izquierda refundada, vamos a poner los medios para evitarlo. Y la primera cita para ello será la Asamblea de Refundación de Izquierda Unida y de la izquierda alternativa que celebraremos los días 26 y 27 de Junio, tanto en foros de discusión y debate como en la movilización en la calle frente a la crisis.

No hay comentarios: