lunes, 3 de octubre de 2011

Alberto Garzón Espinosa: “Elecciones Generales del 20 noviembre”

http://www.agarzon.net/?p=1166
Izquierda Unida comenzó hace tiempo un proceso de convergencia con otras fuerzas políticas y movimientos sociales que en Málaga ha culminado con éxito. Como resultado de dicho proceso de acercamiento entre ATTAC, Mesas de Convergencia, Izquierda Unida, el Partido Comunista de España y otros colectivos, y a pesar del poco tiempo disponible, Izquierda Unida ha tenido el generoso gesto de ofrecerme encabezar la candidatura de Izquierda Unida al congreso en las próximas elecciones generales del 20 de noviembre. Se trata de una apuesta atrevida, novedosa y que tiene como objetivo ser un punto de inicio de una construcción unitaria de la izquierda mucho más amplia y sólida en el futuro.
Estamos en una coyuntura especialmente crítica, ya que como consecuencia de la aplicación sistemática de los planes de ajuste entraremos en una nueva etapa de la crisis que será mucho más intensa. Eso coincidirá, según todas las predicciones, con la subida al poder del Partido Popular. Eso significará, no cabe duda, un recrudecimiento de los ataques al espacio público, al Estado del Bienestar y a las organizaciones de trabajadores (sindicatos) y de ciudadanos (15M).
Tres son los frentes en los que tenemos que luchar los que aspiramos a reconstruir la democracia y salir de la crisis con más bienestar y justicia social. El institucional, que es el espacio en el que se elaboran las leyes y se establecen las reglas de juego que luego permiten a los mercados doblegar a la democracia (véase esta explicación). El sindical, que permite compensar la dinámica de desigualdad creciente que impera en los últimos veinte años (véase esta explicación). Y el de la calle, que representa a una ciudadanía movilizada que grita exigiendo cambios profundos en nuestro sistema político y económico (véase mi reflexión sobre la estrategia política del 15M).
En mi opinión, no podemos aspirar a vencer en ninguno de esos frentes si no luchamos en todos ellos simultáneamente. Cada uno de nosotros tendrá que elegir a qué frente va a dedicar más tiempo y energía, pero creo que es fundamental que estemos presente en todos ellos. Nos enfrentamos a un escenario de regresión social que exige que la izquierda en su conjunto esté a la altura de las circunstancias. No podemos tolerar egos ni sectarismos.
Desgraciadamente la izquierda institucional tiene gran apego al espíritu de “La Vida de Brian”, y todavía no todos han entendido que ahora lo que más se requiere es unidad y estrecha colaboración. No obstante hay motivos para la esperanza, y creo que el paso que ha dado Izquierda Unida Málaga merece un extraordinario reconocimiento en ese sentido. Ofrecer el primer puesto a un miembro del Consejo Científico de ATTAC es, además de un honor personal, un símbolo de los nuevos tiempos políticos.
A nivel personal he de decir que no ha sido fácil tomar la decisión. Por un lado hay posibles ventajas políticas, ya que podré contribuir a construir ese proyecto de unidad que tanto necesitamos. Pero por otro lado hay seguros costes personales que son obvios en el ámbito académico. Pero en la toma de decisión pesó mucho más mi compromiso moral y político: ahora más que nunca necesitamos todos arrimar el hombro allá donde más podamos hacer.
No será fácil obtener un diputado por Málaga con un sistema político viciado y con un sistema electoral corrupto y antidemocrático. Desde luego yo voy a poner todo mi tiempo y energía en intentarlo, y me consta que es mucha la gente que también lo hará. Aspiramos a que el día 20 de noviembre podamos celebrar que la izquierda tiene un grupo fuerte en el parlamento. Un grupo con el que combatir en el frente institucional los numerosos ataques que la ciudadanía está recibiendo, y seguirá recibiendo aún más en el futuro, por parte de las políticas económicas de derechas. Hay que aprovechar una herramienta que tenemos a nuestra disposición, la vía institucional, y que tendremos que poner al servicio de la lucha en los otros dos frentes.

No hay comentarios: