viernes, 5 de noviembre de 2010

El Coordinador de IU, Cayo Lara, propone que se suspendan los embargos cuando "al menos uno de los miembros de la unidad familiar" esté sin trabajo

El Coordinador Federal de IU, Cayo Lara, acompañado del responsable de Economía, José Antonio García Rubio, presentó este viernes 5 de noviembre el plan global de "iniciativa social" frente al desempleo y las consecuencias de la recesión. Una de las múltiples propuestas que realiza la izquierda es la regulación de la dación en pago, es decir, IU propone que si un ciudadano no puede pagar su hipoteca, entregue al banco su vivienda y con ello se dé por cancelada toda su deuda. Es una fórmula existente en Francia y EE.UU., y se conoce como efecto sonajero, porque remite a la visión de devolver las llaves de un piso.
Hoy en España, cuando una persona no es capaz de seguir abonando sus letras, la entidad embarga la vivienda y la pone a subasta. Pero el afectado por el desahucio tiene además la deuda viva si esta supera el valor del inmueble. Y ha de pagarla, al igual que los intereses. De lo contrario, el banco retendrá el resto de bienes disponibles. Así, el drama y el martirio de una familia que ha perdido su casa se prolonga de forma abusiva. Una situación "insultante" que Lara exige al Gobierno que cambie.
IU avanza que haría falta retocar, por un lado, la Ley Hipotecaria, para que "sólo el bien hipotecado responda como garantía del pago del crédito concedido". Y por otro, se incluiría la dación en pago en el Código Civil como "procedimiento preferente" para liquidar los impagos de un crédito. Además, la izquierda que expresa IU demanda una Ley de Endeudamiento Familiar, a fin de que las familias no puedan entramparse de forma ilimitada.
Lara se apoyó en los datos del Consejo General del Poder Judicial, que computó 51.975 ejecuciones hipotecarias de enero a junio de 2010, lo que hace suponer que la cifra llegará a los 100.000 en diciembre. De hecho, 2009 se cerró con 93.319 solicitudes de embargo, un 59% más que en 2008.
IU plantea otras medidas para "asegurar el derecho a la vivienda" que, como recordó el Coordinador Federal, consigna la Constitución en su artículo 47 y reclama que la fiscalía se persone en las causas de desahucio por impago de hipotecas cuando los afectados aporten indicios de irregularidades en los contratos hipotecarios. Lara exige asimismo que se suspenda el embargo cuando "al menos uno de los miembros de la unidad familiar" esté sin trabajo.
El plan de IU también busca combatir el paro de larga duración. Lara volvió a servirse de las cifras como muletas: según el sondeo de la EPA del tercer trimestre de 2010, 1.970.300 ciudadanos llevan más de un año sin trabajo. De ellos, 834.400 acumulan 24 meses o más sin empleo.
Cayo Lara señaló como urgente que se prorrogue al menos la pequeña ayuda de 426 euros para los que no tienen ya ninguna prestación. Mientras, debería ponerse en marcha un Plan para que los parados trabajen en los ayuntamientos en tareas administrativas o de mantenimiento y al mismo tiempo reciban cursos de “reciclaje”. Cobrarían 700 euros durante seis meses. Supondría una inversión de 600 millones de euros por cada 100.000 plazas, pero IU calcula que retornarían a las arcas del Estado 220 millones en concepto de cotizaciones a la Seguridad Social.
"Son medidas menos costosas de lo que dice la derecha y son rentables fiscalmente", defendió Lara. Es decir, que IU tira de gasto, pero también vigila los ingresos.

No hay comentarios: