miércoles, 31 de julio de 2013

Antonio Romero: “Construir la enmienda a la totalidad que España necesita, en las urnas y en la calle”

Carta abierta a la ciudadanía
Estimados ciudadanos, estimadas ciudadanas:
Llevamos un tiempo en el que la prensa extranjera se pregunta: ¿Por qué no estalla la situación en España? cuando la crisis, la corrupción, el divorcio de las instituciones con la sociedad, el sufrimiento y los datos justificarían una explosión social.
La pregunta primera que debemos hacernos es la siguiente: ¿Qué nivel de respuesta y en qué plano se está desarrollando esta?
Sin duda hay una movilización social: dos huelgas generales, manifestaciones, concentraciones, movimientos alternativos novedosos que han roto con el sistema, ocupaciones de fincas, plataformas antidesahucios, millones de firmas, …, aunque bien es cierto que la característica de estas movilizaciones es que han sido masivas en la mayoría de los casos, pero no sostenidas en el tiempo.
En el plano de las valoraciones e ideas políticas, a la gente se le ha caído el régimen con todo el aparejo. En la mente de la gente se está ante un modelo de estado que ha fracasado en todas sus instituciones.
Esta es la gran respuesta que se está dando en el esquema mental de la gente ante la ofensiva neoliberal, el recorte de las libertades, el desmantelamiento de los derechos y la corrupción generalizada. Todas las encuestas sociológicas que se vienen realizando en España, sin excepción, presentan unos resultados radicalmente distintos a los resultados que esas mismas encuestas ofrecían antes de estallar la crisis no hace mucho tiempo.
Por ejemplo, la monarquía como institución del estado en España y el rey Juan Carlos I venían siendo valorados por la opinión pública española, entre el 1 y el 10, con cifras entre el 7,5 y el 8, es decir, un notable alto. Hoy esa valoración entre el 1 y el 10 se mueve entre el 2 y el 3: un clamoroso suspenso donde antes se reflejaba un notable alto.
En el vértice del estado y una de las instituciones clave y más importantes de la transición, el heredero de Franco, Juan Carlos I. Es ahí donde se produce la gran quiebra, el agotamiento.
El bipartidismo, por otra parte, ha aparecido ante los ojos de la opinión pública como un  régimen político corrupto, sin diferencia económica entre sus dos principales representantes:
En el campo económico, las reformas laborales de Zapatero y Rajoy representadas en: la ayuda a la banca, la pertenencia a la OTAN, el apoyo al escudo antimisiles de Rota, el apoyo a la Troika, el reparto de los organismos vitales del Estado, el Tribunal Constitucional, el Poder Judicial, el Tribunal de Cuentas y la Junta Electoral Central, que con el mantenimiento de una ley electoral fraudulenta y canalla, dinamita el principio de toda democracia, que es que todos los votos sean iguales, muestran una connivencia plena entre los dos gobiernos.
La desafección, la brecha abierta entre la ciudadanía y las instituciones que emanan del modelo de estado de 1978 ponen de manifiesto el agotamiento de este régimen monárquico bipartidista y corrupto, que se ha rebelado dañino para la población y que ha sido el instrumento de política que ha empobrecido al 80% de la sociedad española, al tiempo que se ha manifestado incapaz de sacar de la crisis al país, profundizando con sus medidas el carácter antisocial y de apoyo a la banca y a las grandes multinacionales, siguiendo a rajatabla la política de ajustes y la política criminal de la Troika, defendiendo a ultranza los intereses y privilegios del 20% de la población y de los ricos, generalizando el genocidio social.
El modelo neoliberal sigue con las viejas recetas: todo privatizado y situando como único valor la obtención del beneficio a través de la competitividad, desmantelando las conquistas sociales y los derechos de los trabajadores y abaratando el trabajo hasta situaciones de esclavitud.
Sitúan a la vivienda como un activo mercantil y no como un derecho humano y a la sanidad y la enseñanza públicas como yacimientos de negocio para saquear los recursos comunes de la sociedad. La privatización de las cárceles (ya se ha privatizado el registro civil), la tolerancia y el respaldo a la caja B de su sistema, que es el capitalismo, que son los paraísos fiscales (más de 60 hay en el mundo actualmente), la carencia total de democracia económica, que desencadena modelos autoritarios de recortes de las libertades. En resumen, ausencia de democracia económica y  política.
Como muestra, un botón: con la alergia a lo público que tienen estos liberales, la única partida que aumenta en esta época de crisis es la compra de materiales antidisturbios para la policía y la guardia civil y para el escudo antimisiles, con el aplauso del bipartidismo PP/PSOE.
¿Cómo se plasmará la enmienda a la totalidad que España necesita, de acuerdo con los resultados de las encuestas?
El escenario político y el calendario electoral tienen que ir dibujando en la práctica la articulación de un bloque crítico y alternativo que impulse el proceso constituyente que de a España una salida democrática, una arquitectura republicana y una sociedad plenamente democrática, guiada por la defensa de lo común.
Las elecciones europeas van a poner sobre el tapete la gran oportunidad para castigar al gobierno de Rajoy y a la Troika comunitaria. Este durísimo castigo va a tener tres vectores:
-Una abstención extraordinaria, algunas encuestas la sitúan en un 50%. Lo que no ha ocurrido nunca en unas elecciones en nuestro país, sería una forma de dar la espalda al gobierno de Europa y al gobierno español, intervenido por estas.
-Una participación con incremento de voto para IU y otras formaciones de la izquierda alternativa. Se presenta un proyecto antagonista al régimen español y a la construcción europea actual.
-Hay un tercer movimiento de rechazo a la política neoliberal, que es no participar en las elecciones porque no se cree en una democracia que ha convertido el derecho en deshecho.
Será la primera ocasión de poder manifestar el rechazo y el suspenso que las encuestas vaticinan. Si logramos acumular fuerza en la calle con asambleas en los barrios, en los centros de trabajo, en la universidad, en los movimientos feministas, en los pueblos, ..., y al mismo tiempo manifestamos la presencia de cargos públicos que se declaren militantes activos del proceso constituyente, estaremos poniendo los cimientos para ganar a las fuerzas neoliberales la hegemonía política y social con combates fortísimos en el campo político a las puertas de las próximas elecciones generales y municipales, y podremos lograr que sean las últimas en las instituciones de este régimen.
Las fuerzas portadoras de la esperanza no pueden mostrar debilidad ni desaliento ante la falta de herramientas y de consolidaciones organizativas de la respuesta. Tampoco debemos sobrevalorar los recursos con los que cuenta la burguesía autoritaria y corrupta y los poderes fácticos de este régimen para mantenerse en el poder a base de estado policial. La sociedad de control y la represión son reacciones conservadoras, débiles y desesperadas, no es posible empobrecer al 80% de la  población con sus políticas y pedir que se acepte su hegemonía. Nuestro trabajo y nuestra alternativa anticrisis tiene el potencial de ganar respaldo y apoyo de sectores sociales más amplios, que no ven salidas en los túneles, ni brotes verdes en las ramas secas del capitalismo.
Proyectos como el reparto del trabajo, la soberanía alimentaria, las nuevas tecnologías, los servicios esenciales y comunes del ser humano, la nacionalización de la banca, que ponga fin a la política financiera y criminal y a sus brazos ejecutores, son nuestro objetivo.
El 15-M planteó en el km 0 de la Puerta del Sol la enmienda a la totalidad a este régimen por primera vez, y fueron los ciudadanos  y ciudadanas indignados e indignadas los que señalaron el camino, que será largo, a veces agotador y tendrá altibajos, pero se recorrerá, sin duda.
Aviso a los sepultureros que han dado por enterrado al 15-M varias veces y a los que creen que el 15-M no tendrá traducción política. Es un hecho objetivo que la derrota de este régimen está en la cabeza de la gente y en las encuestas, y es fruto de la aparición sorpresiva, original y cargada de esperanza, preñada de futuro, de la multitud indignada.
Antonio Romero Ruiz
Coordinador de la Red de Municipios por la III República
Presidente de honor del PCA

Ex Parlamentario de IU

No hay comentarios: