viernes, 13 de abril de 2012

Antonio Romero: Izquierda Unida Los Verdes Convocatoria por Andalucía ha recibido un mandato de las urnas claro: asumir tareas de Gobierno

Carta abierta a la ciudadanía
A ciento cuarenta y cinco días del calendario mariano.
Estimados ciudadanos y ciudadanas:
El mapa parlamentario surgido de las elecciones del 25 de marzo ha girado hacia la izquierda por el peso cuantitativo y cualitativo del Grupo de diputados y diputadas logrado por IULV-CA.
Nos definimos como una fuerza de lucha y de gobierno, por ello hemos de hacer viable y compatible las dos condiciones “luchar gobernando y gestionar transformando”.
Somos una fuerza política y estamos abocados a hacer política, no somos un club de debate, de opinión, una fundación, un sindicato o la asociación de amigos de la almeja piruja,…
El escenario nos sitúa ante una aritmética parlamentaria y política donde no es posible la abstención, de optar por esta posición saldría elegido en segunda votación Javier Arenas como cabeza de la lista más votada, aunque se ha quedado a cinco diputados de la mayoría absoluta y ha logrado sólo el 40% de los votos.
La investidura tiene un gran relieve político, en ella, se adquieren compromisos por el candidato a Presidente del Consejo de Gobierno que los contrae ante la Cámara y ante el pueblo andaluz, fija prioridades, anuncia leyes y desgrana una agenda legislativa y política para los próximos cuatro años, una hoja de ruta. El pacto de legislatura es un nivel de acuerdo programático y político alto que garantiza la estabilidad del Gobierno en minoría durante toda la legislatura, a cambio de medidas que se verán reflejadas en la acción del Gobierno y en las distintas partidas presupuestarias pactadas anualmente.
Tanto la investidura como el pacto de legislatura demandarían una comisión de seguimiento que haga una fiscalización de los acuerdos y vele por su cumplimiento. Articular una coalición de gobierno sobre el respaldo del 52% de los votos (PSOE: 1.523.415 votos supone un 40%, IU: 447.445 votos supone un 12%) prácticamente dos millones de votos, frente a 1.567.000 votos a la derecha del PP con el 40%.
IULV-CA y PSOE pueden alcanzar un gobierno asentado en bases programáticas de izquierdas y en el contenido jurídico competencial del Estatuto de Autonomía con el compromiso de todo su despliegue potencial.
En el Estatuto están los anclajes, los derechos, la vinculación, las atribuciones de las competencias exclusivas, compartidas y las delegadas. La coincidencia en el tiempo con un gobierno central neoliberal en manos de la derecha política y económica empeñada en desmantelar los derechos de los trabajadores/as, privatizar lo público y gobernar desde el autoritarismo, la represión, la involución y el recorte de las libertades.
Las declaraciones de Esperanza Aguirre a pesar del desmarque de Rajoy actúa como portavoz de la mayoría de la derecha que plante una vuelta a la España centralista al grito del pasado “una grande y libre”. Hemos de recuperar la frase de Blas Infante: “el Estado centralista ha sido la causa principal del fracaso de todos los gobiernos que ha tenido España en el siglo XX”
La ofensiva neoliberal, la reforma laboral, los recortes en sanidad y educación, la amnistía fiscal, el debate sobre el derecho a la huelga y una salida a la crisis cargando los efectos más negativos sobre las espaldas de los trabajadores/as, en este marco Andalucía ha dicho NO a esta política, parándola en seco en Despeñaperros.
Una de las líneas principales de gobierno futuro PSOE-IULV-CA será la confrontación con el gobierno central y con sus políticas que ignoran nuestro Estatuto de Autonomía e invaden nuestras competencias.
Desde el federalismo y la salida progresista a la crisis el enfrentamiento está servido.
La Administración andaluza ha de tener las paredes de cristal, luchar contra la corrupción que es un crimen contra el pueblo, la presencia de IULV-CA en el gobierno será una garantía  de lucha y de erradicación de la corrupción en Andalucía. La transformación de Andalucía, la aplicación plena del Estatuto, la defensa de lo público y los derechos sociales serán las líneas de trabajo estratégicas del nuevo gobierno.
Si el avance del acuerdo programático lo permite, las negociaciones podrían concluir con un gobierno de coalición en Andalucía, la mejor comisión de seguimiento de los acuerdos es la presencia de IULV-CA en las Consejerías del gobierno.
El argumento de que no hay dinero y sin recursos no se puede gobernar, por tanto IULV-CA se debe quedar en el Parlamento esperando tiempos mejores nos sitúa ante la sociedad como una fuerza atenazada por el miedo y la cobardía.
Si un ciudadano/a se presenta a las oposiciones, aprueba y cuando llega la hora de las clases renuncia, lo lógico es que no se hubiese presentado.
IULV-CA no pactará con el pasado.
IULV-CA no tapará la corrupción del pasado.
IULV-CA no hará una política continuista con la del pasado.
IULV-CA inaugura un nuevo tiempo político y aquí radica la esperanza.
“Cuando el mar está sufriendo un temporal los pescadores no dejan sus barcos amarrados a los muelles donde pueden sufrir destrozos, se hacen a la mar y navegan con el temporal para salvar sus barcos en medio de la adversidad”.

Antonio Romero Ruiz
Coordinador de la Red de Municipios por la III República
Presidente de honor del PCA
Ex-diputado de IU