lunes, 23 de mayo de 2016

Las Marchas de la Dignidad vuelven a las calles el 28 M con movilizaciones en todos los territorios del estado para reclamar “Pan, Techo, Trabajo y Dignidad”

El 22 de marzo de 2014 millones de personas salieron a las calles exigiendo Pan, Trabajo y Techo en una marea humana por la dignidad y contra los recortes de derechos y libertades. Dos años después poco o nada ha cambiado y la tan manida recuperación no llega a las clases populares.
Los datos desmontan la campaña de los gobiernos de la troika. En España tenemos unos índices de desempleo estructural que superan el 20%, un 40% de las personas desempleadas no tiene cobertura económica, los salarios no suben sobre los índices pactados y se sitúan en límites de pobreza. Hoy tener empleo no es sinónimo de una vida digna; los ERE´s y despidos están a la orden del día por los efectos de las Reformas Laborales del PSOE primero y del PP después; casi un millón de hogares no tienen ningún tipo de ingreso; la diferencia salarial hombre-mujer se sitúa cerca del 30% y los empleos para la juventud son precarios y no facilitan un proyecto de vida.
La pobreza se sitúa en tasas de más del 30% de la población afectando a la infancia de manera alarmante. Esta situación lleva a que sigan echando a gente de sus casas, se corten los servicios básicos. La violencia machista se ha cobrado 32 víctimas, las mujeres son doblemente explotadas en el hogar y en el trabajo con los peores empleos y menos salarios.
Hay una degradación progresiva de los servicios públicos, primera fase de la privatización de los mismos, y los servicios privatizados no cubren las necesidades de la mayoría social trabajadora de este país, así, en la sanidad mueren personas por no ser atendidas y se masifican los establecimientos sanitarios. La educación está, otra vez, en pie de movilización por la aplicación de la Ley Wert y los gobiernos social y neoliberales favorecen a la educación privada en sus distintas modalidades. De la misma forma las privatizaciones están en el origen de la denominada pobreza energética y que una parte muy importante de la sociedad empobrecida no tenga o no pueda acceder a los servicios básicos, luz, agua, gas.
Las clases populares y trabajadoras son las que sufren los efectos de las políticas capitalistas y criminales de la troika, además, somos sobre los que recae la carga impositiva de una fiscalidad que favorece a las grandes fortunas como estamos viendo con los efectos de la amnistía fiscal del PP. La corrupción ha vuelto a las primeras páginas con los llamados Papeles de Panamá, que han puesto de manifiesto que los y las “patriotas” lo son del dinero y no con los ciudadanos de este país, entre ellos es significativo el ex-presidente Aznar, evasor fiscal.
La deuda y la reforma del artículo 135 de la C.E. son la losa sobre la que se sustenta una política para beneficiar a los especuladores internacionales y no cubrir las necesidades de la mayoría social trabajadora para vivir con dignidad. La UE como proyecto capitalista incumple los derechos humanos como hemos visto en la crisis de los refugiados y el acuerdo de la vergüenza y se consolida un modelo elitista y xenófobo a la vez que antisocial.
Las poblaciones sufren la represión por exigir medidas suficientes para su subsistencia en el ejercicio de la libertad de expresión y de movilización, los y las activistas sociales, sindicalistas son encarceladas y condenados en un claro acto de intimidación del régimen.
Ante esta situación, el Partido Comunista de España apoya las movilizaciones convocadas por las Marchas de la Dignidad y otros colectivos como una “Revolución Democrática para Europa”, y anima a sumarse a sindicatos, colectivos sociales y formaciones políticas a las movilizaciones en todos los territorios del estado reclamando Pan, Trabajo, Techo y Dignidad y una Europa de los pueblos y de los ciudadanos.
Llama a los comités, a las y los militantes y simpatizantes a participar, no solo el día de la movilización, sino en la preparación de la misma, participando y fortaleciendo los comités de las marchas o de apoyo a la movilización y en su caso a crearlos, a la difusión de las propuestas políticas y el programa político social de las movilizaciones.
El PCE plantea un marco político y social para una revolución democrática que contemple:
1. Democratización del Estado (República, órganos de poder popular en todos los niveles de la administración y garantizar el derecho de autodeterminación de los pueblos con el objetivo de la república federal).
2. Desprivatización de los sectores estratégicos de la economía: banca, energía, agua, telecomunicaciones, comunicación, gran distribución de alimentos, y del conjunto de los servicios públicos: educación, sanidad, servicios sociales y demás servicios básicos.
3. Reforma laboral y de las pensiones: reparto del trabajo para el pleno empleo, igualdad salarial de género, protección de la maternidad (permisos, bajas, ayudas), rebaja de la edad de jubilación y Trabajo Garantizado.
4. Plan de soberanía energética y alimentaria.
5. Plan integral para la sostenibilidad medioambiental: ciudades, industria, transportes y similar.
6. Lucha contra el sistema patriarcal: en la educación, en las administraciones del estado y en los medios de comunicación.
7. Romper con la UE y el euro, NO al TTIP. Auditoría ciudadana de la Deuda Externa.
8. Salir de la OTAN y democratizar las fuerzas armadas.
9. Separación Iglesia-Estado, laicidad, religión fuera de la escuela.
10. Derogación de las Leyes Mordaza
Manifestación en Málaga
Sábado 28 de mayo a las 11:00 horas

Plaza de la Solidaridad (frente Eroski)