domingo, 8 de mayo de 2016

Izquierda Unida lanza un “nítido” mensaje para alcanzar un acuerdo con Podemos y otras fuerzas, y convoca una nueva consulta a las bases para que se pronuncien

El texto, impulsado por Alberto Garzón, incluye un anexo para el desarrollo de puntos programáticos específicos durante las conversaciones que restan y especifica la “imperiosa necesidad de atajar la emergencia social de las clases populares”
El Consejo Político Federal (CPF) de Izquierda Unida ha aprobado hoy una resolución defendida por su portavoz parlamentario, Alberto Garzón, en relación a las negociaciones que se siguen con Podemos y otras fuerzas políticas para cerrar un acuerdo electoral de cara a los próximos comicios generales del 26J en la que se manda un mensaje “nítido y contundente” a favor de “alcanzar un acuerdo para ganar y transformar nuestro país a partir de un suficiente programa mínimo común, que siempre será el eje de la política de nuestra organización”. El texto incluye la convocatoria de una segunda consulta a las bases de IU la próxima semana -tras la cebrada los pasados días 2, 3 y 4- para que puedan pronunciarse sobre los puntos concretos para el posible acuerdo que haya cerrados hasta ese momento.
La resolución ha sido aprobada por 105 votos a favor, 1 en contra y 9 abstenciones al término de una reunión del CPF que se ha prolongado por espacio de más de más de cinco horas. Incluye también un anexo para que sirva “de plataforma para el acuerdo político en los próximos días”, con el desarrollo de puntos programáticos muy concretos.
En esta propuesta política, además de incluir una felicitación expresa “a la militancia y a los/as simpatizantes de Izquierda Unida por su enorme trabajo en este proceso”, evidenciado en la consulta realizada esta semana, se hace una alusión explícita a que “con este firme apoyo nuestra organización puede decir alto y claro que apuesta por la unidad popular como estrategia para transformar nuestro país y que, particularmente, apoya la conformación de candidaturas conjuntas con otras formaciones políticas, como Podemos, de cara a las próximas elecciones generales”.
“Estamos convencidos -indica la resolución- de que la única forma de iniciar un proceso de ruptura democrática que permita que las clases populares recuperemos los derechos robados en las últimas décadas, así como sentar las bases de un proceso constituyente, es articular candidaturas electorales conjuntas entre Izquierda Unida, Podemos y otras fuerzas aliadas en este proyecto”.
Dado que el contenido político es fundamental para IU a la hora de las negociaciones en marcha se especifica también que un acuerdo electoral de estas características tendrá que concretar, entre otras cuestiones programáticas, aspectos sobre “la imperiosa necesidad de atajar la emergencia social de las clases populares”.
El Consejo Político Federal ha debatido también el tema de la configuración de las listas electorales. La resolución aprobada consta finalmente que ésta “debe abordarse desde criterios de generosidad y altura de miras ante este momento histórico”. De ahí que se apostille que “somos conscientes de que los resultados del 20D muestran una fotografía útil para esta elaboración, y que ello significa que los votos de IU-UP suponen aproximadamente un tercio de los de Podemos como contribución a la coalición. También sabemos que nuestra organización ha realizado un trabajo en los últimos meses que ha sido reconocido en las encuestas y que supone que con toda probabilidad estaríamos en condiciones de tener un mejor resultado que el 20D”.
Se puntualiza finalmente que “en aras de demostrar con hechos la generosidad debida y la firme creencia de estar ante un momento histórico, consideramos que una correspondencia en escaños en una relación de un sexto sería una referencia oportuna y suficiente para alcanzar un acuerdo satisfactorio.”.
A raíz del debate suscitado sobre la necesidad de una nueva consulta a las bases de la organización a partir de elementos más concretos del acuerdo, el texto final emplaza al secretario de Organización -Adolfo Barrena, la misma persona que lleva directamente las conversaciones con su homólogo de Podemos- a que “continúe haciendo el seguimiento de las negociaciones y convoque una nueva consulta a la militancia en cuanto considere oportuno y en el plazo correspondiente”. Aunque no se establece una fecha concreta para la misma, se materializará la próxima semana antes del plazo oficial para registrar las coaliciones ante la Junta Electoral Central, fijado para el viernes 13.
Resolución aprobada en: