domingo, 25 de octubre de 2015

Diario de viaje del camarada Manolo García “Teniente” en solidaridad con el pueblo kurdo en la región de Rojava (5)

Manuel García Morales “Teniente”
DEL 18  AL 22 DE OCTUBRE. CUADERNO 6º
El domingo 18 de octubre salimos de Qamishli sobre las 18:00 horas, ya anocheciendo, con dirección a Kobane, es decir vamos desde el este hacia el oeste, pegados a la frontera sur de Turquía con Siria. La dificultad del trayecto estriba en que el cantón de kurdo de Cizire (en árabe es conocido como al–Jazira) donde nos encontramos no está unido con el de Kobane, ya que en medio hay una zona de población árabe y la principal población Tell Abiad, ocupada por el Ejército Islámico no fue tomada hasta el 10 de Julio; fue esta conquista la que permitió unir los dos cantones de Cizire y Kobane. El viaje lo hacemos escoltados por una Toyota con metralleta montada y una dotación de cuatro milicianos del IPG. El objetivo era llegar a Kobane esa misma noche, recorriendo unos 350 Km. Sin embargo cuando llegamos a la ciudad de Sere Kani y cuando solo hemos recorrido unos 100Km y aún nos quedan otros 140Km  para llegar a Tell Abiad, nos comunican, que no se puede continuar de noche ya que el puente del acceso este de entrada en Tell Abiad está cortado ya que el EI lo voló en su retirada y el rodeo por el sur, bordeando el río, por pistas de tierra, es muy peligrosos hacerlo de noche, en una zona además que se acerca a unos 50 Km de Raqqa la ciudad considerada como capital del EI. Por lo tanto nos alojan a los 4 hombres que vamos en un cuartel de la policía del gobierno autónomo (policía profesional diferente de las milicias voluntarias de vigilancia que conocemos) y a las dos compañeras se la llevan a otro cuartel donde hay policía femenina. En nuestro cuartel nos comemos un bocadillo de shawarma que nos consigue Giovanni en una especie de velador muy bonito situado en el jardín interior del cuartel; el dormitorio es una sala con colchonetas y mantas en el suelo, dormimos como benditos.
Por la mañana, siendo ya lunes 19, y una vez reunidos con nuestras compañeras retomamos el viaje hacia Kobane. Con la luz del nuevo día vemos como Sere Kani, presenta numerosos vestigios de combates, con algunos edificios destruidos y con otros con señales de balas y proyectiles. Antes de llegar a Tell Abiad, está la carretera cortada y tomamos la dirección sur, hacia donde está Raqqa, para después y con nuestro alivio volvemos a girar hacia el oeste buscando el vado accesible del rio. Es esta búsqueda nos perdemos varias veces, ya que circulamos por carriles de tierra sin ninguna señalización; son los campesinos los que nos van indicándonos el camino que tenemos que seguir; evidentemente en caso de que la población local fuera hostil podíamos ser blanco fácil de una emboscada. El paisaje que contemplamos es muy bonito, es tierra de regadío con muchas hectáreas sembradas de algodón que mujeres árabes están recogiendo, campos de maíz, sandías, huertas y pequeñas aldeas en las que se ven vacas. Pasamos también por un llano enorme donde se está celebrando feria de ganado y se ven numerosos grupos de ovejas y hombres comerciando. Justo antes de pasar el río nos sorprendemos en un control; desde Qamishli hasta Kobane hay que pasar más de 30 controles de las YPG/YPJ, pero en este no vemos a los milicianos con su uniforme y además vemos que la bandera que ondea en el control no es la kurda sino la del Ejército Libre Sirio (ELS) del cual tenemos noticias que es uno de los grupos que combate contra el gobierno sirio del Asad. Pasamos sin problemas y luego pasamos varios controles más que aparecen como mixtos, con milicianos del ELS y de las YPG/YPJ, así como banderas de las dos fuerzas. Nuestra guía ante nuestra interrogante nos explica que en la zona de Tell Abiad hay un acuerdo con una fracción del ELS y que han trabajado conjuntamente para derrotar al EI en una zona que es de población árabe mayoritaria, a esa alianza la han denominado Buró de Operaciones del Volcán del Eufrates; cuando retomamos la carretera general desaparecen los controles mixtos y vuelven a ser milicianos kurdos con sus banderas. Antes de pasar la zona de Tell Abiad, montamos a un miliciano de la YPG, del que observamos que le faltan las dos manos; por el camino lo vemos fumar y coger el cigarrillo con sus dos muñones y usar su móvil táctil también usando sus dos muñones. Cuando se baja del coche nuestra guía nos explica que perdió las dos manos en la batalla de Kobane y que ahora sigue en la YPG realizando actividades auxiliares. Finalmente llegamos sobre las 12:30 horas a Kobane. A la izquierda de la carretera por donde entramos hay una pequeña colina y a la izquierda un grupo de casas. Dani nos explica que cuando los milicianos del EI tomaban la colina, la última miliciana kurda de la YPJ, que quedó defendiendo la colina, se explosionó cuando ya estaba rodeada. Ese es el símbolo de la resistencia que durante meses habría toda la ciudad que el Estado Islámico no llegaría a tomar. Vamos directo a la Oficina de Reconstrucción de la Ciudad, donde nos recibe el Coordinador General. Después de un breve encuentro de presentaciones nos vamos cruzando la calle hacia una de las reconstrucciones ya realizadas, un pequeño hotel, modesto pero bastante agradable y con parte de un edificio rehabilitado para alojamientos y otro construido para Bar- Restaurante. Allí nos llevamos la sorpresa de encontrarnos con un compañero conocido del ámbito de la solidaridad con Palestina de Madrid. El ha querido entrar en Kobane desde Turquía, pero como el gobierno turco mantiene la frontera turca cerrada, decidió junto otro compañero holandés, cruzar atravesando la valla de alambres con cuchillas que separa la frontera. Los dos se habían desgarrados las ropa y presentaban numerosos cortes en todo el cuerpo. Las vallas que los gobiernos del capital ponen para impedir la entrada de pobres y fugitivos de la guerra, también sirven en sentido inverso para impedir la entrada de personas solidarias que acuden a los sitios en conflicto para echar una mano. El compañero se sumó a nuestras actividades y a nuestra marcha lo dejamos en Kobane con un poco de dinero de una porra que hicimos y algo de ropa. Tiene la intención de trabajar algún tiempo en Kobane y luego regresar a España.
Ya por la tarde tenemos un primer encuentro con profesores de Kobane. Nos visitan la Co-presidenta del Comité de Educación y Enseñanza de Kobane, Nisreen Canaan, el Copresidente del Sindicato de Profesores Riad Hamza y Rudin Galeb la co-presidenta del sindicato. Nos cuentan que después de la revolución, la enseñanza está enfocada a construir la personalidad libre en los alumnos, una mentalidad inventiva, de innovación, crítica, sin límites de pensamiento pero sin imposición de pensamiento. Después de la batalla de Kobane los habitantes han empezado a regresar poco a poco. Tienen ya siete escuelas funcionando pero desde hace solo tres meses. Antes de la guerra había unas 32. Están preparando las condiciones para recuperar profesor@s y alumno@s. El salario de l@s profesor@s es simbólico, prácticamente están haciendo voluntariado. Con respecto a los idiomas, en las zonas de mayoría kurda, se enseña en kurdo y dan arabe como segunda lengua, en las zonas de mayoría árabe, enseñan en árabe y se aprende el kurdo como segunda lengua. Los kurdos tienen una lengua propia y la gran mayoría apenas entiende el árabe, sin embargo no tienen un sistema de signos propios. Así los kurdos de Siria y de Iraq, hablan kurdo pero utilizan los signos árabes. Los kurdos turcos o persas hablan kurdo y utilizan la grafía turca o iraní que es muy parecida. En el caso de la grafía árabe han ideado nuevos signos que no existen en árabe como la P o la V, que los kurdos si utilizan en su lengua. El 15 de Mayo se celebra el día de la lengua kurda ya que ese día en 1932, el lingüista kurdo Celadet Berdirxan, introdujo el sistema de caracteres latinos, por lo que ahora se expresan las mismas palabras con signos árabes y con signos latinos.
El Martes 20, nos levantamos con una agenda apretada de visitas. Visitas a un centro cultural, a un colegio, a un centro de difusión de la lengua kurda y finalmente al museo de la guerra.
En el centro cultural hacen lo habitual en estos centros, pintura, de las que vemos una exposición, teatro, música, cine, (está anunciada en la puerta la proyección de una película de Charlot) y dan clases de solfeo… Están tratando de recuperar canciones tradicionales e instrumentos musicales de la cultura kurda. Un regalo precioso que nos hacen es organizar un concierto en una sala preciosa forrada completamente con tapices. Preciosa las canciones, la música y el entorno, fue un momento emotivo.
Después de visitar el colegio, vamos al centro de difusión de la lengua kurda. Allí hablamos de la represión histórica de la lengua kurda en los distintos países en los que viven. Uno de los ejemplos que nos muestran es la de un hombre rodeado de niños, que según nos cuentan iba dando clases de kurdos en las aldeas del Kurdistán Iraní; al hombre lo condenaron a muerte y le cortaron la cabeza el gobierno islámico de Irán. Nos enseñan pequeños libros de cuentos de la cultura kurda y nos plantean como una necesidad urgente e imperiosa que le ayudemos a poder imprimir libros. Se trata de que tienen toda la maquinaria de tecnología alemana para montar una imprenta, pero no saben como funcionan las máquinas ni como ponerlas en marcha. Posteriormente a la reunión nos acercamos al almacen donde están las máquinas depositadas y enfundadas en guardapolvos para protegerlas. Nos comprometemos a buscar con lupa un técnico en España que esté dispuesto a pasar unos 15 días en Kobane para echar a andar la imprenta. Os dejo el primer aviso por si conocéis a alguien y cuando estemos allí, difundiremos el tema.
Finalmente vamos a visitar el museo de la guerra. En realidad no hace falta ninguna visita, toda la ciudad prácticamente es un museo de la guerra. La batalla de Kobane duró desde el 17 de Septiembre de 2014 hasta el 15 de Marzo de 2015, prácticamente 6 meses; las fuerzas del Estado Islámico tomaron unas 350 aldeas y pueblos pequeños del entorno de la ciudad y en Octubre de 2014 llegaron a controlar el 60% de la ciudad. Se peleó casa por casa, calle por calle, por lo que prácticamente el 70% de la ciudad quedó destruida. Unas 300.000 personas huyeron de los combates y del EI, refugiándose en el Kurdistán turco. El gobierno de Turquía, encabezado por Erdogan, en un principio negó el acceso a Turquía de los fugitivos, finalmente y ante la avalancha humana, y la presión internacional tuvo que ceder el paso. Esta población aún no ha vuelto en su totalidad y algunos kurdos han muerto en el camino, como el bebé famoso ahogado de la playa, que formaba parte del éxodo. Finalmente las fuerzas kurdas, haciendo suyo el grito de la resistencia de Madrid ante el fascismo, con el “no pasarán”, frenaron el ataque y fueron haciendo retroceder al estado islámico. Contaron para ello, además de sus fuerzas, que fueron las que pelearon en el escenario del combate y las que pusieron los muertos, con cierto apoyo del Ejército Libre Sirio, con alguna ayuda, sobre todo de armamento y municiones de los kurdos sirios y con algunos bombardeos de la coalición internacional de EEUU, que hostigaron las posiciones del EI. En esa batalla murieron al menos unos 800 civiles kurdos y un@s 450 milician@s de las YPG/YPJ. Además a finales de Junio de 2015, con la connivencia del gobierno turco porque entraron desde Turquía, al menos 50 militares del EI entraron en Kobane y asesinaron a unas 230 personas, hombres, mujeres, niñ@s, ancian@s. Los asaltantes fueron finalmente abatidos por las YPG/YPJ, pero el hecho concitó una gran conmoción entre las familias que estaban volviendo a rehabilitar Kobane. Las fotos de estas últimas víctimas, están expuestas al lado de un pequeño cementerio, donde están enterradas todas juntas y situado a tiro de piedra de la frontera turca. Por parte de los atacantes, al menos 2000 soldados del EI murieron en la batalla y perdieron 19 tanques y 2 aviones no tripulados (drones que utiliza el EI). Pero además, desde ese momento el EI ha ido perdiendo terreno y los kurdos han conseguido unir el cantón de Kobane con el de Cizire y cerrar la frontera con Turquía en esa zona al paso del EI, que habitualmente, con la complicidad del gobierno de Erdogan,  la utilizaba para conseguir armas y sacar soldados heridos  y conseguir tropas de refresco.
Lo que vemos del museo de la guerra es una caseta de madera que están construyendo a modo de centro de interpretación, pero que aún no funciona. Pero la visión alrededor de la caseta es dantesca, edificios destruidos y escombros por todos lados. Además del centro de interpretación quieren dejar una manzana tal cual está destruida para que quede como máxima exposición del horror del ataque. Pero la vida sigue y a las numerosas bombas que hay entre los escombros le buscan una utilidad práctica. Las pintan y las ponen de adorno, las convierten en jarrones y maceteros… al igual que las gaditanas se hacían tirabuzones con las bombas que tiraban los fanfarrones, los kurdos de Kobane hacen trabajos artesanales. En mi muro del facebook colgaré alguna foto de la destrucción de Kobane.
El miércoles 21 salimos para Qamishlo no sin antes visitar el Instituto de la lengua donde forman a hombres y mujeres jóvenes como profesores de Kurdo e Inglés, además de otras materias; por ejemplo estuvimos, un ratito, en una clase de geografía donde explican las características del Kurdistán de Siria y dan el dato de que el conjunto de la extensión de Rojava, es decir de los tres cantones, es de 28.000 kilómetros cuadrados.
Salimos de Kobane a las 13:00 horas. Esta vez no llevamos ninguna clase de escolta, sino un salvoconducto que tenemos que presentar en los numerosos controles militares. El momento del paso de la zona de Tall Albiad, es complicada porque tenemos que estar preguntando constantemente, en el laberinto de caminos agrícolas, por donde se pasa el río. La zona parece muy bien asegurada por los kurdos, ya que seguramente no quedó una familia campesina que no se enterara de que un grupo de occidentales en una furgoneta estaban intentando dar con el camino bueno. Vamos comentando el hecho de que a la vuelta no tengamos escolta y llegamos a la conclusión de que además de las dificultades del camino, el domingo anterior, cuando nos pararon para que no pasáramos se habían producidos algunos ataques del EI en Tall Abiad. A las 7 de la tarde llegamos a nuestra residencia en Amuda, cerca de Qamishlo, donde nos encontramos con Javier Couso, diputado por Izquierda Unida en el Parlamento Europeo, del que es Vicepresidente de la Comisión de Relaciones Internacionales. Aunque para una visita mucho más corta que la nuestra, viene a lo mismo, conocer y aprender de la revolución kurda de Rojava y mostrar su solidaridad con ella. Javier que perdió a su hermano José Couso, asesinado por las tropas de EEUU, que dispararon contra el Hotel Palestina, en Bagdad, cuando sabían perfectamente que estaba lleno de periodistas, lleva en la sangre el compromiso con la hermandad de los pueblos y la lucha común contra el imperialismo.
El Jueves 22 salimos definitivamente a las 9 de la mañana. La frontera cierra a las tres de la tarde y los viernes, día festivo musulmán el paso fronterizo no se abre. Quizá por eso, el destino nos anima el viaje y la bomba de aceite de la furgoneta se rompe en una ciudad a más de una hora de camino de la frontera. La cosa no llega a susto ya que después de 1’5 horas de paro intentando arreglarla, conseguimos una nueva furgoneta y reanudamos el viaje. Por el camino volvemos a ver multitud de pozos de petróleo. Según nos contaron, el petróleo sirve para abastecer las necesidades de Rojava, aunque la falta de repuestos por culpa del bloqueo económico de Turquía y del EI, hacen que la producción de petróleo funcione a medio gas. Y como lo esencial en una revolución es el reparto de la riqueza y las relaciones económicas, como no hemos podido tener debate sobre los cambios en esta os transcribo varias citas del proyecto y las transformaciones económicas que se están operando:
La Constitución de Rojava estipula que los “recursos naturales, situados por encima y por debajo de la tierra, son la riqueza pública de la sociedad. Los procesos de extracción, gestión, licencias y otros acuerdos contractuales relacionados con dichos recursos serán reguladas por la ley”. En esa línea, “los edificios y terrenos” son propiedad del nuevo autogobierno.
Todos tienen “derecho al uso y goce de sus bienes privados. Nadie podrá ser privado de sus bienes, excepto mediante el pago de indemnización justa, por razones de utilidad pública o de interés social y en los casos y según las formas establecidas por la ley”. El sistema económico “debe orientarse a proporcionar bienestar general y, en particular, la financiación se concede a la ciencia y la tecnología. Tendrá por objeto garantizar las necesidades diarias de las personas y para garantizar una vida digna. El monopolio está prohibido por ley. Los derechos laborales y el desarrollo sostenible están garantizados”.
La nueva Administración tomó la tierra y distribuyó partes de ella a cooperativas autoorganizadas que están trabajando para expandir la ganadería y para aumentar y diversificar lo que se planta. Se continúa “extrayendo algo de petróleo y lo refinan en diesel de baja calidad para venderlo en el cantón y distribuirlo a las cooperativas y otras instituciones. Lo que producen las cooperativas se vende o a la Administración o a precios controlados por la Administración. La Administración proporciona a cada hogar una ración de pan.
En el cantón de Efrin donde no existía ninguna industria se han puesto en marcha 50 fábricas de jabón, 250 plantas de procesado de olivas, 70 fábricas de fabricación de material de construcción, 400 talleres textiles, 8 fábricas de calzado, 5 fábricas de producción de nylon, 15 fábricas de procesado de mármol, a lo que se suman dos molinos (para procesar trigo) y dos hoteles. También se ha construido una presa para proporcionar agua potable.
El ministro de economía del cantón de Efrin, ha declarado sobre el capital privado que “no está prohibido pero está de acuerdo con nuestras ideas y sistema. Estamos desarrollando un sistema en torno a las cooperativas y las comunas. Sin embargo, esto no prueba que estemos en contra del capital privado. Se complementarán entre sí. Creemos que cuando el sistema de cooperativas esté desarrollado, se puede añadir capital privado moral a ciertas partes de la economía. La sociedad de Rojava funcionará mejor de esta manera y alejándose del sistema liberal. En el sistema liberal el pez gordo se come a los peces pequeños y no hay moralidad. En nuestro cantón se fundó una Organización del Comercio y la Industria y tiene 7.000 miembros. Aquí sólo hay una cosa prohibida y es el capital financiero”.
Cruzamos el Tigris que separa aquí a Siria de Iraq y pasamos la frontera Kurdo-Iraquí sin mucho problema y después de saludar y conversar un rato con un grupo de activistas aleman@s, que están haciendo el viaje en sentido contrario; también van a solidarizarse con la revolución de Rojava.
El Domingo volvemos a Madrid, y como Reyes Magos que volvemos de Oriente traemos de regalo la buena nueva de que en el caos planificado del oriente medio se está haciendo una revolución que defiende la paz, la igualdad y la libertad.
Saludos fraternales.

Manolo García 

No hay comentarios: