miércoles, 29 de junio de 2016

Carta de Alberto Garzón a la militancia y simpatizantes de Izquierda Unida, tras las elecciones del 26J

Estimados/as compañeros/as,
En primer lugar, quisiera agradeceros a todos los militantes y simpatizantes el esfuerzo hercúleo que habéis empleado en esta campaña electoral. Ha sido una campaña hermosa, con los actos más multitudinarios de la época reciente en España y con nuestra gente dedicándose en cuerpo y alma, como siempre, a la tarea política del momento. Habéis llevado nuestro programa y nuestro proyecto político a cada rincón de este país. Y además gracias a ese esfuerzo hemos avanzado mucho en la construcción de un espacio político unitario, algo tan necesario en estos momentos. Sin vosotros esto no hubiera sido posible. Gracias.
No obstante, los resultados de las pasadas elecciones no han sido los que nos esperábamos. No hemos cumplido los objetivos para los que pusimos en marcha la coalición entre Podemos e Izquierda Unida. El Partido Popular ha salido reforzado, con más de setecientos mil votos adicionales, mientras que la coalición hemos perdido más de un millón de votos respecto de la suma de votos de ambas organizaciones el pasado veinte de diciembre. No hemos logrado derrotar al PP ni tampoco crear las condiciones parlamentarias para que nuestro país tenga un gobierno de izquierdas.
La reflexión sosegada y rigurosa se torna necesaria. Tendremos que analizar todos los datos e informaciones que tengamos a nuestro alcance en los próximos meses para averiguar qué ha pasado. No nos esperábamos este resultado, así como tampoco lo hacía ningún otro partido político ni empresa encuestadora. Probablemente en nuestra sociedad, y más aún en la izquierda, se han dado fuerzas sociales que no hemos sabido detectar. Yo el primero, que no supe ver con precisión qué estaba sucediendo en el electorado de izquierdas.
Lo que parece evidente, sin perjuicio de posteriores análisis, es que no hemos logrado seducir ni convencer a un electorado de izquierdas que sí confío en IU y en Podemos en las pasadas elecciones. La abstención nueva, los que se quedaron sin votar en esta ocasión pero sí lo hicieron en diciembre, prácticamente coincide con los votantes perdidos por la coalición. No está claro si este electorado se perdió ya antes de la coalición, por la frustración respecto a las negociaciones en la investidura, o si ha sido un fenómeno posterior. Pero sí parece claro que no hemos logrado convencer a todos nuestros votantes del momento histórico por el que atraviesa nuestro país. Tendremos que profundizar con calma en las causas de este hecho y en las soluciones que se requieren.
No obstante, es positivo que nos preguntemos si la confluencia ha sido una buena idea. Yo pienso que sí. La confluencia ha sido, en primer lugar, una estrategia racional que nos ha permitido mantener los escaños a pesar de perder en número de votos. Y en segundo lugar ha sido una buena idea en términos políticos, dado que es nuestra apuesta aprobada por la asamblea y es lo que nos permite empezar a construir un espacio político con enorme potencial de transformación.
Ahora bien, también debemos poner encima de la mesa el resultado político global. Desde el año 2011 hasta ahora el ciclo político de movilización y protestas ha producido un cambio radical en el sistema de partidos pero también en el espacio político de la izquierda. Mientras en 2011 únicamente teníamos once diputados en ese espacio, hoy hay setenta y uno. Se trata de un avance considerable, si bien insuficiente. Pero cabe recordar que la ilusión generada por las encuestas es solamente eso, una ilusión, y que nuestro espacio político nunca ha tenido tanta fuerza en el parlamento español como la tiene ahora.
Y aún así, el análisis no puede circunscribirse únicamente al hecho electoral. Nuestro país sigue atravesando una dura crisis económica y política que afecta a los fundamentos mismos de nuestra sociedad. La actual fase histórica del capitalismo está siendo gestionada por gobiernos neoliberales cuya gestión provoca un empeoramiento en las condiciones de vida de la mayoría social. Estas políticas son las responsables del crecimiento de la frustración y rabia de las clases populares, lo que ha alimentado el crecimiento de la extrema derecha en toda Europa y amenaza con hacer implosionar el proyecto de la Unión Europea, como acabamos de ver en el Reino Unido.
En nuestro país, sin embargo, en gran parte hemos logrado explicar la crisis desde las coordenadas ideológicas de la izquierda. Y el régimen aún sigue en crisis, incapaz de resolver la cuestión económica sin recurrir a duros recortes que afectan a su base social e incapaz también de alcanzar un escenario de gobernabilidad. Los próximos meses y años serán de enormes retos para las clases populares y para la izquierda social y política. Y para afrontar esa tarea nos encontramos más fuertes que nunca.
En nuestra XI Asamblea hemos aprobado la hoja de ruta que insta a construir confluencia y unidad popular desde la movilización social y el plano cultural. Sin duda toda confluencia electoral es insuficiente e incapaz sin esos otros dos elementos: la capacidad de construir una concepción del mundo diferente a la de la oligarquía y sin un movimiento popular protagonista. Estoy convencido de que ese es el camino correcto, y debemos aprovechar que tenemos una organización fuerte y unida. Nuestra mejora en representación política, con ocho diputados y dos senadores, estará igualmente al servicio de dicha hoja de ruta.
La hegemonía no es un concepto que se refiera a la capacidad de vender un producto en el mercado electoral, sino más correctamente a la capacidad de extender una alternativa concepción del mundo, cultural y social y por eso anclada en la vida cotidiana de las clases populares. Ese trabajo sólo se puede lograr con organización y con ideología, es decir, con compromiso colectivo y con proyecto político. Nuestra organización es la mejor preparada para esa función, y no vamos a fallar.
No hemos alcanzado nuestros objetivos electorales, es cierto. Pero tenemos una organización que está sabiendo construir un incipiente bloque social y político alternativo para gobernar y transformar nuestro país. Y tenemos una organización comprometida con un proyecto político llamado socialismo. Y tenemos, sobre todo, una militancia de oro que defiende estas causas en los mejores y en los peores momentos, y un montón de compañeros y compañeras que se suman en cada batalla, que comparten su tiempo y energía apoyando nuestro proyecto. Y ahora, pese a los ataques mediáticos, nos encontramos ante una fase histórica que abre un importante abanico de oportunidades. Aprovechémoslo.
Salud y República.
Alberto Garzón

Coordinador Federal de Izquierda Unida

jueves, 23 de junio de 2016

Alberto Garzón: “Defender la alegría como una trinchera”. Carta a militante y simpatizantes de IU

Compañeras, compañeros
En estos días tan importantes, en los que nuestro país se juega su futuro, quisiera trasladaros un agradecimiento como militantes y simpatizantes de IU.
En primer lugar, quería agradeceros todo el trabajo desarrollado desde la fundación de IU. Somos un proyecto con más de 30 años de historia que nunca ha dejado de luchar por los derechos de la mayoría y por un país más justo, digno y democrático. Si lo hemos conseguido ha sido gracias al trabajo, día a día, de cada uno de vosotros y de vosotras. Esta labor ha sido fundamental para visibilizar la estafa que estamos viviendo y para la construcción de alternativas al modelo económico y político neoliberal.
IU siempre ha estado volcada todos estos años en la calle, en las movilizaciones, en las instituciones y en procesos electorales en defensa de un nuevo país. Siempre del lado de los intereses de la mayoría social, en la defensa de los servicios públicos y por los derechos fundamentales para una vida digna.
Nuestra militancia puede decir con orgullo que nunca ha fallado, y más en este periodo de ofensiva neoliberal que ha causado tanta miseria y ha condenado al desempleo a millones de familias. En este sentido, quiero agradeceros vuestra perseverancia, generosidad, trabajo colectivo, honestidad y, sobre todo, vuestra capacidad de resistencia. IU es un movimiento con historia, con memoria y con mucho futuro gracias a vosotros y vosotras.
Llegados a este punto, quiero transmitiros la importancia de estas elecciones y el papel histórico que nuestra organización debe jugar porque pueden ser las más importantes de nuestra democracia.
El acuerdo de Unidas Podemos, en el que participan distintas fuerzas políticas y sociales, nos sitúa como protagonistas del cambio que puede darse en nuestro país a partir del 26 de junio. Estas elecciones no son una elecciones más. Lo que está en juego es si se continúan aplicando políticas austericidas que recortan nuestras vidas, o si frente a ellas se construye la alternativa del gobierno del pueblo para abrir un nuevo tiempo político en nuestro país.
Por ello, como militantes y simpatizantes de IU, os pido que apeléis hoy más que nunca a los principios y valores de izquierdas, para que después del 26J seamos capaces de construir un nuevo país que defienda los intereses de nuestra clase como siempre lo hemos hecho, en la calle y en las instituciones.
Esta campaña es vuestra, la hacéis vosotras y vosotros desde el trabajo colectivo, la responsabilidad y la consciencia de lo que está en juego en estas elecciones. Hemos sido capaces de generar una marea de alegría y de ilusión para poder recuperar todo aquello que nos han robado en estos años. Como escribía Mario Benedetti, toca defender la alegría como una trinchera.
Estamos haciendo historia, recogiendo lo mejor de nuestro legado y aportando lo mejor de nosotros y nosotras para el futuro. En estos pocos días que quedan de campaña necesitamos todo vuestro impulso militante para llevar nuestros principios y valores de izquierda, nuestras ideas, nuestro programa y nuestra sonrisa a cada rincón del país.
Somos dueños de nuestro futuro y hemos decidido, entre todos y todas, protagonizarlo. Miremos el horizonte desde la serenidad y defendamos la alegría como si fuera la mayor de las trincheras, defendámosla como principio, como bandera, como un destino, como una certeza y como un derecho.
Muchas gracias, de nuevo, por vuestro esfuerzo.
Salud y República.
Alberto Garzón Espinosa
Coordinador Federal de IU

Jueves, 23 de junio de 2016


¿Franco Alcalde honorario de Málaga?

Eduardo Zorrilla
Portavoz de IU-Málaga para la Gente en el Ayuntamiento de Málaga
El 7 de febrero de 1937, cuando las tropas franquistas llegaban a las puertas de Málaga, decenas de miles de personas, entre ellos ancianos, mujeres y niños, emprendieron el Éxodo de la carretera de Almería. En el trayecto esta riada humana que intentaba refugiarse, fue bombardeada, con el beneplácito franquista, por la aviación nazi alemana y la flota italiana fascista, provocando miles de víctimas civiles. Fue uno de los capítulos más negros de la Historia de Málaga y de toda la guerra civil.
Sólo un mes y medio después de estos hechos, el 20 de marzo de 1937, el dictador Franco fue nombrado Hijo Predilecto e Hijo Adoptivo de la Ciudad, “como público agradecimiento por acciones o servicios extraordinarios”. De Igual forma, en 1943 se le nombró Alcalde Honorario a Perpetuidad de Málaga.
En noviembre de 2007, el Pleno de la ciudad, en cumplimiento de la Ley de la Memoria Histórica, acordó retirar a Franco todos los honores y distinciones. El cumplimiento del mencionado acuerdo plenario era tan sencillo como firmar un decreto de alcaldía. Sin embargo, nueve años después del acuerdo plenario, el alcalde no se ha dignado a firmar ese decreto.
Por ello, los grupos municipales PSOE, Málaga Ahora, Ciudadanos y Málaga para la Gente hemos presentado una iniciativa conjunta para que, de manera inmediata, se inicien los trámites para retirar todas las distinciones municipales concedidas a Franco. Queremos también que la familia del dictador devuelva los regalos realizados por anteriores responsables municipales, entre ellos la medalla de brillantes de la ciudad.
No pretendemos reabrir heridas, sino contribuir a la justicia y a la dignificación y recuperación de nuestra memoria histórica colectiva. Se trata de reafirmar los valores democráticos de nuestras instituciones. La tolerancia, la libertad y los derechos humanos son valores fundamentales que chocan con mantener distinciones a quienes atentaron contra estos valores y contra la democracia.

(Publicado en la columna "El ala izquierda de la Casona", del diario Viva Málaga del lunes 20 de junio de 2016)

lunes, 20 de junio de 2016

Eva García Sempere: “Sin un cambio del sistema, no será posible avanzar en políticas ecologistas ni feministas”. Candidata de Unidas Podemos por Málaga al Congreso




Los 50 puntos que nos comprometen en Unidos Podemos no son todo lo que habría que emprender, pero son un primer paso para cambiar un país devastado por años de políticas nefastas.
Javier Romo / Mundo Obrero
Eva García Sempere, natural de Alcoy (Alicante), está casada y tiene dos hijas. En estas elecciones es candidata número dos al congreso de Unidos Podemos por Málaga. Milita en IU y en el PCE (Agrupación “Paco Toro” del PCA de Málaga).
Eva García procede de una “familia trabajadora que ha tenido que pelear mucho para salir adelante”. Su madre tuvo trabajos muy distintos, y tras una enfermedad grave, nos cuenta que se encuentra “sin horizonte laboral cercano”. Por su parte, su padre “empezó de botones en un banco y ahí se jubiló después de llegar a tener distintas responsabilidades en la oficina principal de Alcoy”.
Decidió licenciarse en biología porque le “parecía una carrera preciosa”, a pesar de que su ilusión era estudiar físicas en Granada y especializarse en Astrofísica, pero no pudo hacerlo, ya que estaba fuera de las posibilidades de su familia. Eligió biología porque “es lo más parecido a la filosofía de la ciencia: no es sólo lo que aprendes en cuanto a datos de cómo son los seres vivos, cómo se relacionan entre sí y con el medio, etc., es cómo te enseña a pensar y planteártelo todo”.
Mientras estudiaba trabajaba en lo que le “iba saliendo: reparto de propaganda, camarera, profesora de clases particulares...”. Después, ya como licenciada, ha sido Directora del área de medio ambiente y articulación territorial de la Diputación de Málaga, técnico de proyectos en el Fondo Andaluz de Municipios por la Solidaridad Internacional y actualmente es Gerente de la Empresa Municipal de Servicios de Rivas Vaciamadrid.
Recuerda que empezó a interesarse por la política ya en el instituto “a partir de las primeras huelgas estudiantiles que me encontré”. Pero pronto empezó a atraerle más las luchas vecinales y ambientales y se incorporó a la “asociación de vecinos y vecina de mi barrio, El Palo, y a la Plataforma en Defensa del Monte San Antón”. A parte de en estos movimientos sociales, ha militado o milita también en Alternativa Universitaria, Ecologistas en Acción, Asociación por el Derecho a Una Muerte Digna, Veterinarios sin Fronteras, Plataforma No Al TTIP y también en CCOO.
Su inquietud por la política le viene de familia. “Mi familia viene de tradición republicana. Parte de ella estuvo represaliada y lo pasó francamente mal.” Su bisabuelo era de la CNT FAI y tuvo que exiliarse por lo que su “bisabuela sacó adelante a sus dos hijos trabajando en el textil en Alcoy en condiciones muy difíciles”. Actualmente, no es la única miembro de la familia que se dedica activamente a la política, ya que su hermana ha sido concejala de IU en Málaga, su madre es militante y su pareja lleva con ella toda la vida en el PCE.
Nos confiesa sus razones por las que decidió militar en el PCE: “Creo que el ecologismo y el feminismo son dos pilares fundamentales de la lucha por construir una sociedad mejor, pero que sin un cambio del sistema político-económico no será posible avanzar en políticas ecologistas ni feministas. Y de ahí a querer militar en el PCE sólo había un paso, claro”. Sin embargo, no se afilió directamente al PCE, sino que cuando llegó a la sede del partido para hacerlo “me invitaron a que les conociera antes en el trabajo, en la agrupación de mi barrio y que después decidiera”. De esta forma empezó a militar en IU y después se afilió al PCE.
Se considera una persona que siempre está aprendiendo. Dedica sus ratos libres “a leer, a buscar rarezas musicales, a cuidar mis plantas...pero, sobre todo, y aunque suene a poco productivo, a tumbarme con mis hijas en el sofá y no hacer nada. Soy fan del Derecho a la Pereza”. Sus dos hijas, son las dos personas que más les ha marcado en su vida, debido a que “siempre me enseñan a discernir lo importante”.
En cuanto a sus gustos personales, declara que no tiene un libro favorito, pero nos confiesa que de lo último que ha leído, lo mejor ha sido “la colección Sandman, de Neil Gaiman”. En cuanto a gustos musicales, le pasa lo mismo, no tiene una predilección, pero en estos momentos Zaz le parece “de lo mejor”. Su escritora favorita es Idea Vilariño. Su filósofo predilecto es Manuel Sacristán, ya que “los filósofos se han dedicado a interpretar el mundo y yo soy más de cambiarlo hacia un paradigma sostenible”. Un referente político para ella es José Luis Ordóñez, el anterior coordinador del Área de Medio Ambiente de Izquierda Unida, que lo define como “un imprescindible en la lucha”.
Mundo Obrero: ¿Qué es lo que más te gusta de este país? ¿Y lo que menos?
Eva García: La capacidad de unirse a pelear por lo que considera justo. Y lo que menos, que lo hace menos veces de las que debería.
M.O.: ¿Qué papel crees que tiene el PCE en estas elecciones?
E.G.: Tiene un papel fundamental: venimos con una mochila cargada de "pasión por la unidad"; la historia nos enseña que la unidad es el único camino para lograr los objetivos marcados y lo hacemos sin renunciar a nada, pero poniendo el foco en lo que nos une y no en lo que nos separa. Pero también venimos con otro aprendizaje hecho: ganar las instituciones no es tomar el poder y hay que seguir siendo y organizando conflicto. En estas elecciones, y sobre todo a partir del 27, el PCE es un agente fundamental para mantener llenas y activas las calles.
M.O.: Como militante del PCE, ¿por qué es necesario un gobierno de Unidos Podemos para este país?
E.G.: La situación para la clase obrera (o las capas populares, el 99%, las de abajo...llamémosle como queramos, pero sabemos a qué nos referimos) de este país es insostenible. Y la posibilidad de avanzar en propuestas que rescaten a las personas no es algo que podamos pensarnos, hay que hacerlo ahora. Los 50 puntos que nos comprometen en Unidos Podemos no son todo lo que habría que emprender, pero son un primer paso para cambiar un país devastado por años de políticas nefastas, corrupción y sabotaje social a la clase trabajadora.


Tablas #YoNoMeLoPerdería. Unidos Podemos

domingo, 19 de junio de 2016

Acto de afirmación comunista y de defensa de la unidad popular para construir un nuevo país en la entrega de carnés de la Agrupación “Juliá Grimau” del PCA de Málaga



El pasado sábado 11 de junio tuvo lugar el anual acto de entrega de carnés de la Agrupación “Julián Grimau” del PCA de Málaga en su sede de la calle Luis de Moraleda, en el barrio obrero de Vistafranca del populoso distrito de la Carretera de Cádiz de la capital malagueña.
Para este importante acto para la militancia comunista, donde se renueva el compromiso con nuestro Partido y la clase trabajadora, asistieron invitados los camaradas Manu Pineda, significado sindicalista malagueño de las CCOO y activista por los derechos humanos y la solidaridad en favor del pueblo palestino, y Eva García Sempere, Coordinadora Federal de IU de Medio Ambiente y candidata nº 2 de Unidos Podemos por Málaga, que junto Isabel Rosale, Secretaria de Organización de la Agrupación, Pedro Fº Sánchez y José Antonio Carmona, secretarios políticos anterior y actual respectivamente de la Agrupación presidieron el evento, además estuvieron Efraín Campos, Secretario Político Provincial y José Manuel Luque, Secretario Político Local y militante de la Agrupación.
La camarada Isabel presentó la mesa del acto y dio la palabra en primer lugar al camarada Pedro, que explicó el cambio reciente en la secretaría política de la Agrupación, debido al cambio personal en su situación profesional que le hacía imposible dedicar el tiempo preciso a la organización y por ello en el Comité se decidió el relevo en la persona del camarada José A. Carmona, para que dentro de unos meses se realice la renovación completa del Comité en la segunda fase de nuestro XX Congreso.
Seguidamente intervino Carmona, que afirmó que no esperaba la propuesta que se le hizo para asumir la secretaría política de la Agrupación, que calificó de en funciones, mientras se produce la renovación completa del comité y agradeció la confianza depositada en él, especialmente en un acto en la que “estamos aquí para celebrar con orgullo que somos comunistas”.
Eva G. Sempere reivindicó el comunismo en positivo y con alegría
A continuación intervino Eva G. Sempere, que señaló el momento histórico demandaba hacer campaña electoral, pero que para ella siempre “es una prioridad asistir a los actos de su casa y su casa es el Partido”. Reivindicó el Comunismo en positivo y con alegría, poniendo como ejemplo la labor que realiza Carmona en redes, poniendo a esas personas que son referentes políticos, morales, artísticos, solidarios, científicos, etc., que hoy son patrimonio de lo mejor de la humanidad y de “esa alegría revolucionaria de personas que han dejado su vida por un ideal”.
Eva, definió al PCE como “el partido de la alegría”, que en unos momentos históricos a decidido que “la confluencia era central” para construir un nuevo país. Y para ello, remarcó la dirigente comunista, “no hemos renunciado ni a nuestro programa, ni al de IU, ni tampoco al del PCE, que va mucho más allá”. “Los 50 puntos acordados -apuntó- son insuficientes”, pero desde “la paciencia para construir la hegemonía necesaria, es un pequeño paso que había que dar” con la posibilidad de “ser primera fuerza política en un frente amplio donde construir esa hegemonía” y “el segundo paso es al día siguiente organizar el conflicto para ganar el país, porque si no solo conquistaremos las instituciones. La movilización es más necesaria que nunca”. Termino llamando a preparar bien el acto del día 23 de junio del PCA en Málaga donde se expondrá el programa comunista y su significado.
Manu Pineda: “Partido, organización y unidad popular”
Cerrando el turno de intervenciones tomó la palabra el camarada Manu Pineda, que señaló que “el Partido no es una abstracción o un símbolo, es un compromiso con la clase obrera y la mayoría social y que debe estar creando herramientas en favor de la gente que más lo necesita” y recordó como en otra ocasión el PCE venció con un programa de confluencia de las izquierdas que no fue otro que el Frente Popular.
Pineda reivindicó “nuestra orilla” para que por primera vez sea mayoritaria y advirtió que no cometiéramos el error de “convertir las victorias en derrotas”. Defendió la política unitaria impulsada por el partido y refrendada masivamente por el XX Congreso del PCE y la XI Asamblea Federal de IU.
Reivindicó a nuestra candidata comunista de IU-UP en Unidos Podemos, Eva, de la que dijo que en su persona se daba “el rojo de la defensa de la clase obrera y de los más necesitados, el violeta del feminismo y los derechos de la mujer, y el verde de la lucha por la defensa del medio ambiente” y que va a ser diputada gracias a las confluencias, afirmó Pineda.
Manu Pineda se congratuló de que no avance en nuestro país el fascismo, mientras en otros lados “el descontento lo recoge la extrema derecha, como en Francia o Austria”, y que eso debemos agradecérselo en parte al efecto Podemos, organización con la que entre otras ahora confluimos y es posible construir la alternativa al régimen corrupto que ha gobernado este España.
Para terminar Pineda quiso señalar dos cosas, primero que “no nos echemos a dormir y tomar la calle desde  los movimientos sociales y Partido, Partido, Partido”  y recordar que “aunque ganemos y consigamos gobernar, no tendremos el poder sino el gobierno” finalizando con el lema: “Partido, organización y unidad popular”
Seguidamente se procedió a la entrega de los carnés a la militancia que culminó el canto de La Internacional y un rato de charla y una copa de confraternización entre camaradas, amigos y familiares existentes.