martes, 14 de junio de 2016

Con el puño cerrado y el corazón abierto. Las jóvenes combativas con Unidos Podemos

Desde la Unión de Juventudes Comunistas de España queremos mostrar todo nuestro apoyo a la coalición electoral de Unidos Podemos.
Estamos viviendo un momento en el cual la “crisis de régimen” se hace cada vez más visible. El sistema político surgido del pacto constitucional del 78, y sustentando en un bipartidismo turnista, se tambalea a la vez que las condiciones de vida de las capas populares no dejan de empeorar, amparadas por políticas que únicamente benefician a una minoría cada vez más enriquecida. La coalición Unidos Podemos plantea un programa en favor de la mayoría social trabajadora y se muestra como la única candidatura que puede ser capaz de revertir las políticas y leyes antisociales de los gobiernos anteriores, como la reforma laboral del PP y del PSOE, la ley mordaza o la LOMCE. Así mismo se muestra como la única posibilidad de frenar una posible recomposición del régimen surgido del 78 que a través de un pacto de Estado entre PP-PSOE y Ciudadanos propicie una segunda transición, que supondría únicamente un simple lavado de imagen sin alterar ninguna de las causas que están provocando el empobrecimiento y la precarización de la mayor parte de la población.
Como comunistas llevamos en nuestro ADN la apuesta por la Unidad y somos conscientes de que solas/os no podremos hacer  realidad la alternativa por la que apostamos, por ello consideramos imprescindible trabajar conjuntamente con el resto de fuerzas de izquierdas.
Asimismo defendemos que la única posibilidad real de construir un gobierno que escape a la domesticación del capital vendrá desde la movilización social y la organización popular. En ese sentido somos conscientes de que esta coalición electoral es importante pero ni mucho menos suficiente para conseguir la transformación radical que necesita nuestra clase. En ese sentido nos reafirmamos en que el origen de los problemas del pueblo trabajador y su juventud está en el capitalismo, y que mientras no destruyamos este sistema cualquier mejora en la situación de nuestras vidas estará siempre bajo tela de juicio. Por ello continuaremos trabajando de forma constante y a diario en los centros de trabajo, de estudio, en los barrios y los pueblos sabiendo que es ahí donde se ganan las luchas de la clase obrera. Asumiendo que ganar un proceso electoral no significa vencer a la oligarquía, los y las jóvenes  comunistas seguiremos organizando a las y los trabajadores y su juventud con más fuerza si cabe tras el 26J.
Porque entendemos la importancia de este momento histórico y el avance que significa para la clase trabajadora la unidad de las fuerzas de izquierdas que representa Unidos Podemos apostamos firmemente por este proyecto, con la convicción de que será el reflejo en las instituciones de la lucha que se esté llevando en la calle. Animamos a toda nuestra militancia, así como a todas/os las/os compañeras/os de Izquierda Unida,  a participar del mismo trabajando para que esa unidad en lo electoral suponga un revulsivo para la creación desde la base de la verdadera unidad popular. Animamos también a todos los movimientos sociales y activistas y sociedad en general a participar y apoyar la unidad en las calles y en las instituciones para construir un bloque sólido capaz de darle la vuelta a la línea llevada por los anteriores gobiernos en favor de la clase obrera y las capas populares.
Desde la Juventud Comunista afrontamos este reto con ilusión, pues el programa común de 50 puntos mejorará la situación de nuestra clase y nos situará en mejores condiciones para la lucha. No obstante sabemos que ante un posible gobierno de Unidos Podemos las presiones por parte de la oligarquía y sus medios de comunicación y de organismos como la Unión Europea serán una constante. Por eso hacemos un llamamiento para que el pueblo trabajador esté movilizado y alerta ante cualquier atisbo de tibieza respecto a la aplicación de las medidas recogidas en el acuerdo de mínimos. La traición al pueblo griego por parte de Syriza debe suponer una enseñanza que bajo ningún concepto se puede repetir en nuestro país pues el discurso de que España no es Grecia (basado en el PIB de ambos países, su correlación en la UE, etc.) trata de ocultar que las dinámicas del capitalismo no se pueden revertir con “buenos deseos”, ni se pueden tomar derechos arrebatados por el capital basándose en la mera negociación.
Con el puño cerrado y el corazón abierto

Las jóvenes combativas con Unidos Podemos

No hay comentarios: