martes, 3 de febrero de 2015

El PCE trabaja por la Convergencia, con un perfil propio y un programa de mínimos de izquierda

El Comité Federal del Partido Comunista de España (PCE) reunido durante todo el día 31 de enero  en Madrid, aprobó con 73 votos a favor (2 en contra) el extenso informe presentado por su Secretario General, José Luis Centella, en el que se dejaba clara la apuesta del partido por la participación en los procesos de convergencia, una convergencia que no es sólo electoral, sino algo más profundo, y que “hay que hacer con un perfil propio y con un programa de mínimos”.
El informe define la convergencia como una realidad que está avanzando, como “un proceso de conformación de un bloque político, social, con una posible plasmación electoral en el que es vital la presencia organizada y el trabajo de los y las comunistas”. También como “un espacio de conformación de mayorías, que a través de una expresión electoral deberán constituir la posibilidad de cambio y de desalojo del bipartidismo monárquico”.
Centella argumentó en el informe que el programa de mínimos es una herramienta para crear un marco a partir del cual construir alianzas sobre los problemas que afectan a las vidas de la gente y sobre las soluciones políticas a dichos problemas. Y ese programa de mínimos tiene que tener una orientación de clase.
Centella añadió que la propuesta del PCE en los procesos de convergencia es la aprobada el día anterior en la Presidencia Ejecutiva de Izquierda Unida, donde se reiteró el mandato a todas las federaciones y asambleas de trabajar activamente para lograr que los procesos de convergencia se puedan concretar en candidaturas y programas de izquierda a los Ayuntamientos y Comunidades Autónomas. En la Presidencia de IU también se acordó celebrar urgentemente una reunión federal para reconocer y analizar la forma en que se concretan en cada territorio los acuerdos de convergencia de cara a las municipales y autonómicas.
Otro de los puntos centrales del informe de este Comité Federal fue el de avanzar en la consolidación del Bloque Social y Político Alternativo, dotándolo de un programa de mínimos y un plan de acción a corto y medio plazo. Para ello se considera que es fundamental globalizar y coordinar la lucha de las diferentes organizaciones incipientes (Coordinadora de las Marchas 22-M, Mareas, Red de Solidaridad Popular, Junta Estatal Republicana, Movimiento Democrático de Mujeres, etc) para abrir un proceso constituyente.
Frente al nuevo orden social, económico e institucional que las elites dominantes están instaurando para consolidar la recuperación de la tasa de beneficios del capital y mantener su dominio sobre la economía política, el PCE contrapone un Nuevo Proyecto de País, en que Izquierda Unida y el PCE lleva trabajando desde hace meses. El PCE apuesta por poner en marcha una Alternativa Constituyentes para la Construcción de un nuevo modelo de sociedad, “un nuevo modelo de país, un llamamiento que se plantee el objetivo de sumar fuerzas sociales y políticas, ganar el próximo ciclo electoral, municipal, autonómico y legislativo (…) para acabar con el dominio de la Troika y del capital internacional y para situar la economía, la política y las instituciones al servicio de las personas y sus necesidades.”

El Federal ratificó por unanimidad una resolución contra la Ley Mordaza y la propuesta de campaña sobre la misma, una lucha que será uno de los puntos centrales en los que trabajará el partido desde todas y cada una de sus federaciones. Otras campañas en curso son la defensa de un trabajo digno para la mujer y la campaña por un referéndum entre monarquía y república.

No hay comentarios: