miércoles, 24 de septiembre de 2014

Izquierda Unida impulsa un encuentro político y programático para construir desde la unidad popular “un nuevo proyecto de país”

El responsable federal de Proceso Constituyente y Convergencia, Alberto Garzón, expuso en rueda de prensa junto a Cayo Lara los pasos concretos para desarrollar un debate “abierto, horizontal y vinculante”, y avisa de que “los únicos que temen la construcción de la unidad popular son las élites políticas y económicas”
Izquierda Unida dará el próximo jueves un impulso definitivo al Encuentro Político y Programático aprobado por su dirección antes del verano, que culminará a finales de noviembre con la presentación de las conclusiones del amplio debate que se producirá en los dos próximos meses. El objetivo, tal y como lo ha expuesto hoy el responsable federal de Proceso Constituyente y Convergencia, Alberto Garzón, es “situar a IU como uno de los referentes a la hora de construir un nuevo proyecto de país” de cara a las citas electorales de 2015. El banderazo de salida para este ambicioso proyecto se dará en ese acto de presentación del próximo día 25 en Madrid.
Garzón y el Coordinador federal, Cayo Lara, presentaron hoy en rueda de prensa en la sede federal de IU cómo se prepara esta cita política así como los principales hitos del completo calendario de actividades a desarrollar. Todas ellas desembocarán en otoño con la celebración del Encuentro final, donde se presentará la resolución política con unas conclusiones “claras y nítidas”.
Como ha explicado el diputado de Izquierda Unida por Málaga y recoge también el lema de presentación del encuentro, se busca que sea “un proceso participativo, un debate colectivo para la reflexión y las propuestas de un nuevo país”.
En este camino se hablará también, como no podría ser de otra manera, de la convergencia con otras fuerzas sociales y políticas para construir en las mejores condiciones lo que el propio Garzón denominó como “unidad popular”, fruto del acuerdo y del compromiso recíproco entre todas ellas.
“Los únicos que temen la construcción de la unidad popular –dijo- son las élites políticas y económicas”, de ahí la necesidad de este debate abierto y del empeño puesto desde IU para que este proceso sea enormemente participativo.
Tiró de historia para recordar que la formación de cuya dirección forma parte lleva “décadas trabajando con muchos movimientos sociales y muchas personas que son referentes en su ámbito. También señaló que “todas las organizaciones o sujetos políticos nuevos, como puede ser Ganemos”, pueden contribuir de manera positiva al debate.
Alberto Garzón expuso brevemente los pasos concretos a seguir. Incluyen la apertura de un debate “abierto, horizontal y vinculante” a través de “10 preguntas estratégicas” que se darán a conocer próximamente a toda la militancia y simpatizantes de la organización para ser debatidas en las próximas semanas.
Este proceso -en el que tendrán un papel destacado las herramientas creadas ex profeso en la Red, entre ellas izquierda-unida.es/encuentro/ así como la información en las redes sociales- también abarcará a “referentes intelectuales y políticos, así como a entidades y organizaciones sociales” cuya contribución al debate se estima fundamental.
En el acto del próximo jueves se presentarán también lo que Garzón definió como “dos  documentos guía” –uno político y otro programático- sobre los que articular el debate y con los que se busca resumir la actual situación política y las claves para la convergencia. Destacó la importancia que se quiere dar a todos estos pasos, ya que “esto no es una conferencia política al uso en la que una organización presenta un documento” que se coloca por encima de las aportaciones que posteriormente se reciban. “El debate no está limitado”, sentenció.
El responsable federal de Proceso Constituyente y Convergencia considera que deben aprovecharse las presentes circunstancias para “convertir un momento de emergencia social en un momento de esperanza política”, lo que debe llevar a que a partir de una “interpretación certera” el proceso que se emprende ahora sirva para “más allá” de las elecciones municipales y autonómicas de mayo del año próximo.
“La construcción de un bloque político y social –destacó- es uno de los objetivos que Izquierda Unida se ha marcado en su línea de convergencia. Siempre ha estado en el ADN de la organización”.
Alberto Garzón y Cayo Lara coincidieron en señalar a preguntas de los periodistas que en todo este camino queda garantizada tanto la identidad propia de IU como organización como la de aquellas formaciones y fuerzas que quieran sumarse. El primero recordó la reciente experiencia en Galicia, donde IU logró un importante acuerdo en los últimos comicios autonómicos para formar parte de AGE pero “no diluyó en absoluto su identidad”.

“Izquierda Unida no va a perder su identidad ideológica y programática, pero concebimos que cuantos más nos sumemos en un proyecto común más posibilidades tenemos”, señaló Garzón, mientras Lara garantizó el total respeto de la formación que coordina “a todas las organizaciones y personas individuales que puedan formar parte del proceso”.

No hay comentarios: