martes, 8 de marzo de 2016

Manifiesto de la UJCE del 8 de Marzo: ¡La respuesta es feminista! “Día Internacional de la Mujer Trabajadora”



Hoy es 8 de marzo y desde la Unión de Juventudes Comunistas denunciamos la desigualdad que sufrimos las mujeres trabajadoras. Desigualdad que no deja de crecer y se recrudece con la crisis sin que se tomen las medidas políticas necesarias. Este no es un día para homenajear a las mujeres porque podamos trabajar, es un día de denuncia de la desigualdad y la violencia que conlleva, y de homenaje a la lucha diaria que todas las mujeres llevamos a cabo en nuestros centros de trabajo y de estudios; a la lucha que también llevamos a diario en nuestras casas para que no se normalice la opresión y se condicione el modo de vivir.
Hoy 8 de marzo denunciamos que el silencio hace cómplices a quienes, conociendo la desigualdad existente y teniendo posibilidad de acabar con ella, priorizan siempre otras cuestiones a la vida y la dignidad de las mujeres. Los partidos del Régimen no mantienen entre sus “líneas rojas” medidas que ataquen la brecha salarial, que este año llega al 24 % y que obliga a las mujeres españolas a trabajar 88 días más para cobrar lo mismo que los hombres. Tampoco mantienen medidas contra el desempleo femenino que no deja de crecer y hace que desde hace varios años la pobreza en España la suframos especialmente nosotras. En 2015, sólo uno de cada tres nuevos empleos era desempeñado por una mujer, y sin embargo, somos las mujeres las que ocupamos el 72 % de los empleos a tiempo parcial. La educación que recibimos hace que se sigan reproduciendo roles patriarcales donde la división sexual del trabajo condiciona los empleos a los que las mujeres nos vemos abocadas, por lo que la situación que vivimos en España se parece mucho a la de otros países de Europa donde muchas españolas han tenido que emigrar en los últimos años.
Y es que a golpe de precariedad y desempleo se nos recuerda una idea: el patriarcado nos somete por ser mujeres al trabajo reproductivo y a los cuidados, que nos alejan de la igualdad también en el ámbito laboral. Así, el capitalismo necesita esta desigualdad que nos excluye del mercado cuando no necesita más mano de obra remunerada. Esta situación, unida a los recortes sufridos en servicios públicos y el silencio cómplice de los partidos del Régimen, que en meses de precampaña y campaña electoral, también en estos meses tras las elecciones, no han puesto el foco de atención en la agresión permanente que sufre la dignidad y la vida de la mujeres.
Ante esto, debemos ponernos en pie de guerra. Necesitamos un movimiento feminista amplio, diverso y permanentemente en lucha. Este 8 de marzo es un día de combate feminista como los demás, en el que tenemos la tarea de sumar esfuerzos para hacer temblar los cimientos del patriarcado hasta que caigan.
Por una vida a la altura de nuestras luchas

¡La respuesta es feminista!

No hay comentarios: