sábado, 19 de marzo de 2016

La Conferencia de Partido Comunista de Andalucía propone al XX Congreso del PCE “Adecuar la relación del PCE con IU” desde su propia soberanía

La Conferencia Andaluza del PCA, celebrada el sábado día 19 de marzo de 2016 en Albolote (Granada), aprueba elevar UNA NUEVA TESIS al documento político del XX Congreso del PCE:
Tesis 20 bis. Adecuar nuestra relación con IU
Han transcurrido 24 años desde la celebración del XIII Congreso del PCE y la III asamblea federal de IU donde ésta dio un paso adelante superando la fórmula de coalición electoral y adquirió, jurídicamente, la de partido político. En aquel momento el Partido decidió ceder jurídicamente sus competencias electorales en IU como también lo hicieron el resto de partidos que en aquel momento estaban integrados en IU (PASOC, IR y CUT). Lamentablemente, las inercias heredadas del pasado, las contradicciones centro/periferia (dirección federal/federaciones), el excesivo peso del institucionalismo y la lucha por el control de los órganos de dirección como mecanismo para la selección y reproducción de cargos públicos llevaron a que en la práctica las novedades que se introdujeron en el modelo organizativo (nuevas formas de hacer política, áreas de elaboración, asambleas abiertas….) nunca llegaran a desarrollarse y se impusiera una concepción vertical y tradicional centrada en lo institucional y en una organización máquina electoral clásica. A partir del XVI Congreso (2002) el PCE comenzó, desde la autocritica por su parte de responsabilidad, a criticar esta situación y a exigir una IU organizada como Movimiento Político y Social, desde entonces hemos trasladado a IU nuestras propuestas para deconstruir la IU partido político y recuperarla como movimiento político y social, especialmente en el año 2008 con los acuerdos de nuestra conferencia política que se plasmaron en el llamado documento de los 100 (Por una IU Anticapitalista, Republicana, Federal y Alternativa organizada como movimiento político y social) donde abogábamos por la recuperación de las señas de identidad fundacionales de IU.
Lamentablemente, ocho años después hemos de reconocer que aunque ganamos el debate político (frente a la subordinación al PSOE de Zapatero y el ciudadanismo del que hacía gala la dirección encabezada por Gaspar Llamazares conseguimos resituar el eje del discurso en la contradicción capital trabajo y en la autonomía y soberanía de IU) nuestras contradicciones nos impidieron avanzar con la misma firmeza en la transformación organizativa de IU. Creemos que no haber resuelto a tiempo estas contradicciones, no haber sido más audaces en la aplicación de lo que planteamos en la IX Asamblea Federal son parte de las causas del retroceso social y electoral que hemos visto en este ciclo electoral que acaba de concluir.
Sin embargo, los procesos en los que hemos participado y en los que la militancia del PCE ha jugado un papel fundamental tanto en las elecciones municipales como en las generales, con todas sus contradicciones e insuficiencia, nos han recordado las señas fundacionales de Izquierda Unida: radicalidad democrática (primarias abiertas para la elección de candidatos y candidatas), asambleas abiertas para la elaboración de los programas electorales y las alianzas en torno al programa, otras formas de hacer política, métodos de elección inclusivos y paritarios, etc. La realidad nos ha hecho avanzar mucho más en la construcción de un movimiento político y social que todos los acuerdos que hayamos podido tomar y que luego no hemos podido o sabido aplicar. Por tanto, es el resultado de estas experiencias el que debemos trasladar a la próxima asamblea de IU, normativizar la experiencia y no al revés.
En estos procesos y en otros que están aún más embrionarios (sindicalistas por la unidad popular, marchas por la dignidad, el PCE ha participado con voz propia, unas veces junto a IU, otras, las más, supliendo la ausencia de IU
Y en este sentido, el de hacer posible la plasmación en la práctica del movimiento político y social nos debe llevar a revisar aquellas decisiones que tomamos en otros tiempos y con otras realidades y que no han servido para avanzar en las estrategias del Partido sino que han ayudado a todo lo contrario.

Como decimos en la siguiente tesis tenemos la firme voluntad de caminar junto a aquellos y aquellas con los que hemos venido construyendo IU en estos años pero estamos convencidos que lo haremos en mejores condiciones, desde nuestra propia soberanía, sin ataduras jurídicas como ya ocurre con el resto partidos que integran la propia IU. Es por ello que acordamos dejar sin efecto los acuerdos del XIII Congreso y del Comité Federal de 21 de junio de 1992 sobre cesión de competencias y trasladar este acuerdo a los Estatutos del partido mandatando al Comité Federal a que haga la revisión necesaria de los mismos. Porque entendemos que nuestra apuesta por la convergencia sigue con la misma fuerza que en 1983, porque nos corresponsabilizamos de nuestra historia y nos sentimos orgullosos de seguir formando parte de una organización como IU y de su militancia, queremos seguir caminando junto a ellos la senda de avanzar en la construcción del espacio de ruptura en nuestro país y hacerlo desde la política.

No hay comentarios: