sábado, 7 de marzo de 2015

Izquierda Unida de Andalucía congelará la sonrisa de los poderosos, ¡vamos a Transformar Andalucía!

Con la Alcazaba y el Teatro Romano de fondo,  arrancó Izquierda Unida noche del jueves 5 de marzo la campaña a las próximas elecciones andaluzas en la provincia de Málaga. En este espacio abierto se encontraron afiliados/as y simpatizantes para arropar a la formación de izquierdas en el inicio de una carrera que concluirá el 22 de marzo pero que, como destacó el cabeza de lista José Antonio Castro, sólo es la primera etapa de una travesía que concluirá con las elecciones generales, pasando por las municipales de mayo, y que debe ser el principio de un nuevo país.
Tras estos comicios cambiarán las cosas, dependerá de los andaluces y andaluzas decantar la balanza para que cambien para que nada cambie o para Transformar Andalucía. Castro llamaba así a los votantes de izquierdas a depositar su confianza en IU para desarrollar medidas al servicio de la clase trabajadora andaluza, que está siendo de las más castigadas por la crisis estafa desde hace 7 años.
El paro o la precariedad se han convertido en la “marca de la casa” del bipartidismo, tanto por la actuación que en su momento inició el gobierno de Zapatero como por las medidas que el PP ha llevado a cabo en esta legislatura. Estas políticas sólo obedecen a los intereses de los grandes empresarios y poderes financieros, que miraban con recelo la participación de IU en el gobierno andaluz porque se llevaban a cabo medidas que no eran neutrales, que se ponían de lado del pueblo. La organización quiere ganar el próximo 22 de marzo y seguir haciendo esta labor.
“Vamos a congelarles la sonrisa a los poderosos”, decía Castro, denunciando también la invisibilización que los grupos demoscópicos están haciendo con IU, que no preguntan por candidato ni organización en las entrevistas. “No quieren que la gente piense en Izquierda Unida, pero vamos a seguir demostrando que tenemos una base electoral que crece, y vamos a dar la sorpresa, porque para eso están las encuestas”.
Castro pidió el voto para Izquierda Unida de todas las personas que se sienten de izquierdas y entre ellos los primeros damnificados por la ruptura del pacto, que son los afiliados/as y votantes del PSOE. Alertó de que los grandes poderes sonríen ante fuerzas políticas que sólo tienen discurso, pero que se asustan verdaderamente cuando habla Izquierda Unida, porque esta fuerza cumple lo que promete y lo ha demostrando gobernando en Andalucía, tiempo durante el que se reconducido políticas de amiguismos en las consejerías, corruptelas y políticas entorno a grandes empresas financieras por encima de lo que quieren y necesitan los ciudadanos que es pan, trabajo, techo y dignidad.
Ganar las próximas elecciones será la primera piedra para seguir defendiendo a Andalucía frente al ataque permanente al que se ve sometida por parte del PP. Así lo dijo la número dos de la candidatura, Dolores Quintana. “Nos pretenden arrebatar la voz, pero no vamos a permitirlo”.
En su intervención, la candidata recordó las palabras de Pepe Mújica, ex presidente de Uruguay: “A política se viene a servir a la gente”. Esta declaración de intenciones es la manera de gobernar y hacer política para la formación, defendiendo los intereses de la clase trabajadora andaluza con un programa de izquierdas. IU se posiciona como la única fuerza política de izquierdas que puede ser alternativa a la derecha y las políticas de derechas.
La organización reivindica los valores sobre los que se construyó, como el laicismo, el ecologismo, el republicanismo, la memoria o el feminismo. Este último será el que militantes y simpatizantes lucirán con orgullo el próximo domingo, en las movilizaciones por el día internacional de la mujer trabajadora. “Las mujeres somos parte del cambio y exigimos igualdad, no vamos a consentir ser moneda de cambio para nada”, sentenciaba Quintana en una situación en la que las políticas de austeridad han supuesto también un ataque a los derechos de las mujeres, principales perjudicadas por estas.
Izquierda Unida quiere transformar Andalucía, empezando por su modelo productivo. Esta reivindicación, histórica para la formación, se ha convertido en una necesidad para luchar contra el modelo especulativo impuesto por el bipartidismo en nuestra tierra. “Nos tachaban de locos cuando lo decíamos y el tiempo al final nos dio la razón”, decía el candidato a la alcaldía de Málaga, Eduardo Zorrilla, que presentó el acto.
La organización, además, ha sido punta de lanza en la lucha contra la corrupción en nuestro país, especialmente en la provincia de Málaga. Zorrilla recordaba de esta manera el trabajo que IU ha desempeñado en esta materia, poniendo de ejemplo el trabajo que hizo Pedro Moreno Brenes como secretario municipal en el Ayuntamiento de Marbella.

Medidas de izquierdas para garantizar pan, techo, trabajo y dignidad, estas son la apuesta clara de Izquierda Unida. La organización espera contar con el apoyo de la gente para, con fuerza y orgullo, para Transformar Andalucía.

No hay comentarios: