miércoles, 19 de noviembre de 2014

Remedios Ramos (IU), la primera para las municipales: “Queremos confluir y no tenemos ningún miedo”


“¿Qué vamos a usurpar? Tenemos una organización con una trayectoria muy larga de lucha” “España necesita un revulsivo”
Entrevista a la primera mujer en la candidatura de IU para las municipales de 2015 en Málaga. “Desde su creación, el ADN de IU está impregnado por la convergencia”
www.revistaelobservador.com
En la sede de Izquierda Unida, en el distrito de Carretera de Cádiz (Centro Social "Julián Grimau" del PCA). Es la primera de la candidatura de esta coalición a las municipales del año que viene, justo después de su actual portavoz municipal, Eduardo Zorrilla. Habla de Podemos, de los procesos de convergencia con Ganemos, de la escisión que ha habido en Málaga, de la situación que atraviesa ahora mismo IU y del panorama electoral del año que viene.
Esta enfermera linda los 50 años, es una mujer del barrio, y se para a saludar cada pocos metros a un vecino. Se considera comunista y con todo el legítimo orgullo del mundo por serlo. Por representar una forma de vivir que ha contribuido enormemente a que la sociedad sea mejor que la que ella encontró. Por haber ayudado a cambiarla indispensablemente. Es la militante que no se avergüenza absolutamente de nada de lo que ha hecho porque todo ha sido digno y bueno. Es de las de siempre. Milita en el PCE, en IU, y no entiende a qué vienen las acusaciones de usurpadores y de “brazos de madera” que desde sectores como el Movimiento por la Democracia (MpD) se han hecho contra su partido, poco antes de que la plataforma de convergencia Ganemos se dividiese en dos. Remedios solo reconoce a la Ganemos original y dice que su formación no le tiene miedo “a nada”, así que se sienta en la mesa de la sede de IU y comienza a responder a las preguntas que le hacemos.
USTED se define como comunista. ¿Qué significa eso hoy día?
Ser revolucionario y creer en una sociedad más justa. Creer además que es posible un mundo mejor, creer en la utopía. Además, ser comunista también es lo contrario a lo que parte de la sociedad pueda pensar, que se trata de una cosa anticuada. El Partido Comunista es un movimiento vanguardista con muchos afiliados y una gran base social. Muchos de sus postulados contra el capitalismo y el neoliberalismo son cosas que ya decían Julio Anguita hace años, cuando hablaba de lo que supondría la Unión Europea y los papeles de Alemania, España, Grecia y Portugal. El tiempo le ha dado la razón, y no era un mesias, sino una persona que estaba en la realidad y hacía sus análisis certeros.
TRAS tantos años de trabajo parece que adelantan a IU por la misma izquierda. Lo ha logrado Podemos. ¿Qué sensación hay en el partido?
El análisis que hacen muchos militantes y dirigentes es que se ha roto por fin el bipartidismo en España. Han emergido otras fuerzas con el mismo discurso y planteamiento que IU lleva haciendo durante mucho tiempo. Es curioso ver en boca de otros tu discurso, tu programa, y ver que no se inventa nada nuevo.
ENTONCES, ¿qué explicación se le da a que el mismo discurso ahora atraiga tanta atención?
Es difícil analizar las tendencias de la sociedad. En IU hemos triplicado nuestros diputados en el Parlamento europeo. No nos hemos llevado ningún varapalo y hemos subido en votos. Podemos le ha arañado votos a la derecha y al PSOE, es un discurso que atrae a simpatizantes de esos partidos.
PONGAMOS que nunca ha militado en ninguna formación. Con un trasfondo de ilusión, ¿dónde se afiliaría? ¿En IU o en Podemos?
En IU. Empecé muy joven y por tradición familiar, mi abuelo fue asesinado en la Guerra Civil y en casa siempre ha habido esa sensibilidad. Desde joven estuve en contacto con los mayores del PCE en la comarca de Ronda. Veía reflejado en sus quehaceres las inquietudes que yo tenía desde joven, de lucha por un mundo mejor. Yo nací en el 65 y Franco murió diez años después. La Transición me pilló muy joven y de pequeña, pero la viví intensamente. No dudaría. En IU veo una solvencia, una capacidad y una trayectoria, además de un bagaje en la militancia y en los cuadros de la formación. Si fuese joven no lo dudaría.
PERO, ¿en el contexto de los 80 o en el de ahora?
Ahora. Sigo viendo a IU como una organización estructurada donde hay democracia interna. Yo soy fruto de unas primarias en las que la militancia ha hablado. No somos un partido de la casta, como está de moda ahora decir. No tenemos esa percepción, no nos reconocemos como casta, y garantizamos que hacemos las cosas de otra forma y estamos en constante evolución. Ahora por ejemplo Cayo Lara ha dado un paso atrás, y yo lo califico de paso adelante, porque da paso a nuevas figuras para favorecer a su formación.
CON este paso atrás de Cayo Lara emergen figuras claves en IU. ¿Qué les parecen Alberto Garzón, o Tania Sánchez, de IU en la Comunidad de Madrid?
A Cayo le tengo un gran cariño y un gran respeto como íntegro y honrado político. Esta pulsera se la quitó de su mano y me la puso a mí en un acto en Málaga. Él la llevaba muchos años. Y me dijo que la cuidase. Que es una pulsera con mucha historia. Cayo es una persona honesta que situó a IU donde hacía mucho tiempo que no estaba, y de forma meditada y razonada se ha puesto al servicio de la organización y ha visto que hay otros tiempos y otras realidades sociales. Y da paso a nuevas figuras, como Alberto Garzón, que lo puede ser perfectamente. Yo he oído hablar siempre muy bien a Cayo de Alberto, siempre lo ha tenido por una persona brillante. El liderazgo se someterá a consulta, pero Alberto puede ser un candidato muy solvente para encabezar el proyecto político de IU. Y Tania en la Comunidad de Madrid es una fiera. Me encanta. El otro día la vi en un debate de televisión y me gustó muchísimo, tiene las cosas muy claras y las pone en su sitio. Ella dijo que es de IU, no soy de Podemos. Con lo cual, para mí tiene muchísimo valor, es una persona muy preparada y está dando la talla. Es capaz de diferenciar un proyecto, Podemos, que el proyecto político de IU. Veo a IU muy fuerte, pese a las encuestas. Estamos acostumbrados a resistir en las duras y en las maduras. Sobrevivimos a una dictadura. A una cruel guerra en la que muchos mayores fueron encerrados y otros asesinados y desaparecidos, como es el caso de mi abuelo. Hemos sobrevivido a una clandestinidad. Éramos una fuerza emergente cuando en el 82 se presentó Felipe González y nos quedamos con muy pocos diputados. Y también sobrevivimos. Repuntamos. Y volvimos a repuntar.
HAY dos tipos de militantes en IU. Está el militante que ve con escepticismo y recelo a Podemos, y el que ve con buenos ojos el plantear pactos. ¿Dónde se encaja usted?
Cada persona puede tener su opinión sobre Podemos y sobre cualquier partido. Habrá quien no le gusten algunos aspectos de Podemos, porque echan en falta posturas concretas y claridad, que se diga que es de izquierdas o de derechas, o una postura contundente sobre el aborto. En IU somos feministas, por ejemplo. En IU tenemos esa clara conciencia de clase, de izquierdas, feminista y laica, con lo cual hay quien no ve bien que este grupo no tenga programa concreto con respecto a muchas cuestiones. De ahí que el votante a Podemos puede ser de cualquier ideología.
¿Y usted qué piensa?
Podemos es un fenómeno social que ha irrumpido en el espectro político español y ha descolocado al resto de fuerzas. Todo lo que sea derrotar al bipartidismo y que tenga una idea concreta y que sea capaz de articular una nueva mayoría social, progresista y de izquierdas no creo que tenga que ser visto ni con suspicacias ni con recelo. El tema tiene trasfondo, porque hay gente de Podemos que proviene de IU. Eso no se puede obviar y existe ese celo, propio de cualquier formación y de sus militantes. Pero se es libre de tener opiniones en este tema. Sí te digo que España necesita un revulsivo. Tenemos que salir de esta dictadura que nos ha impuesto la derecha.
HABLABA de contactos tempranos con los mayores del PCE en Ronda. ¿Cómo entra en Izquierda Unida?
Entré en el PCE y en IU de forma simultánea, en Ronda y casi en sus orígenes. Era bastante joven. Creo que es justo decir que en el colegio nos daba clase una persona que había sido monja y entonces era de los cristianos de base. En vez de hablarnos de religión nos hablaba del Che Guevara, del PCE. Tendría yo 10 ó 12 años. Me gustaba. Se llegó a presentar a las municipales de Ronda y veía que su discurso era como la circunstancia de mi familia. Empezamos a hacer grupos, me afilié a IU y también a CC.OO. casi a la par.
EN Ronda usted fue concejala en 2003.
Sí. Encabecé la candidatura. Fueron unas municipales duras. IU había pactado con el PP y con el PSOE para evitar una alcaldía del GIL en la legislatura anterior, de una señora que nadie conocía en el pueblo pero que arrasó en las elecciones. El Partido Andalucista aprovechó la circunstancia para hacer un discurso antipacto en 2003 y fueron unas elecciones difíciles. Fui concejala pero me vine a Málaga antes de terminar la legislatura. Cogí plaza en la capital, mi marido trabajaba aquí y todo era más complicado.
NO fue su única experiencia política.
Recién aterrizada en Málaga Pedro Moreno Brenes encabezó las municipales y yo fui la número dos de una de las dos listas que se hicieron para las elecciones de 2007. Al final quedé en un tercer puesto en la candidatura y sacamos dos concejales, pero estuve recorriéndome los barrios con Pedro Moreno. Siempre he estado a disposición de mis compañeros y del partido. Fui de número dos de Eduardo Zorrilla en las elecciones generales de 2008. Incluso fui con Antonio Romero en su lista, en el puesto tres, para el Parlamento andaluz, en una ocasión. Y en las últimas municipales, en 2011, di un paso atrás, fui en el puesto 6 ó 7 en las listas. Ahora doy otro paso adelante. Me sometí a las primarias porque me ilusiona la política, me ilusiona mi partido, IU, y estoy convencida de que se puede trabajar muchísimo.
SER concejala en Ronda no será lo mismo que ser concejala en Málaga.
Lo comprobé en la campaña con Pedro Moreno. Pero, a raíz del debate del sábado pasado (al que acudieron cientos de militantes de IU y participaban Antonio Maíllo y Alberto Garzón), descubres que en esencia es lo mismo. Lo descubres a través de las vivencias y aportaciones de los compañeros, que muchos eran alcaldes y concejales de pueblos. En esencia peleas por un proyecto político que se puede traducir en un pueblo de 200 habitantes, de 500, o de 37.000 como Ronda, o en una ciudad como Málaga o Sevilla. Además en Ronda era novata, era mi primera vez en política municipal, tuve que estar de oposición y repartir para todos, PA, PP, PSOE… Ahora voy segunda. Así que, si salgo, por lo menos iré acompañada.
IU participa en la plataforma de convergencia Ganemos Málaga…
Realmente decidiremos el día 22, cuando se celebra la asamblea constituyente de Ganemos, si participaremos confluyendo en este colectivo de cara a las próximas elecciones municipales o concurriremos con nuestras siglas y a título individual.
AHORA hay dos Ganemos en Málaga, uno con una asamblea para el 22 y otro con una asamblea para el 27 de noviembre.
Nosotros reconocemos a la plataforma Ganemos Málaga que comenzó en julio de este mismo año con una gran presentación pública en la calle Alcazabilla. Es la misma plataforma que decidió en el instituto Eduardo Ocón que el 22 de noviembre celebraría esta asamblea constituyente. Es la misma plataforma, salvo la escisión que ha habido de otras personas que, a título individual o como colectivos han decidido no asumir la decisión de esta asamblea.
LOS escindidos lanzan reproches a IU (vieja política, brazos de madera…).
Siempre se nos acusa. Ahora no sé por qué, de brazos de madera. Tenemos una hoja de ruta marcada, y cuando hablo de ‘nosotros’ no me refiero a IU, sino a todas las personas que participamos a título individual en Ganemos. Me remito a las decisiones que se han venido adoptando. Vemos como otros grupos, que sin embargo sí están organizados, sí quieren marcar una hoja de ruta en torno a lo que consideran más conveniente.
A meses de las elecciones, ¿hace Remedios algún diagnóstico?
Hemos recibido una última encuesta con cierta ilusión y que habla de que el PP perdería todas las alcaldías de las grandes ciudades andaluzas. Ojalá sea así. Sería muy significativo, una muestra de que la ciudadanía está cansada y no va a tolerar una política impuesta por la derecha.
¿ESTÁ IU dispuesta a converger con otros partidos, en cualquier caso?
Por supuesto. Desde su creación, el ADN de IU está impregnado por la convergencia. Pero mira cómo nace IU, con el Manifiesto de las Amapolas, con Convocatoria por Andalucía, con los Partidos Acción Socialista, Los Verdes o los Cristianos de Base. Estamos acostumbrados a la convergencia con otros grupos. IU es un movimiento político y también social. No estamos inventando nada nuevo. Sí queremos confluir y no tenemos ningún miedo. Fíjate lo valientes que hemos sido que hemos sometido los primeros diez puestos de la candidatura a primarias en Málaga. Somos desprendidos, y estas acusaciones de brazos de madera… ¿habrá gente más comprometida y generosa que nuestra militancia?
REPROCHES de este tipo también llegan en otras capitales como Córdoba, donde IU no confluirá en la plataforma Ganemos de esa ciudad.
Claro. Es por ir como agrupación de electores. La Ley electoral te da unos plazos en los que tienes que recoger firmas. Mira. (Remedios saca un dispositivo tablet y entra en la página web de la Junta Electoral central). Ir como agrupación de electores perjudica más que beneficia a la candidatura. Perjudica a la presencia en los medios, los cómputos de votos para ir a las Diputaciones… Y en cuanto a la convergencia, siempre que sea un programa claro y concreto con el modelo de ciudad que queremos y en el que sean más las cosas que nos unan que las que nos separen, pues por supuesto que sí. Recuerda las Marchas por las Dignidad del 22 de Marzo. Nuestras sedes estuvieron abiertas para ellas, y los colectivos que todavía las componen se siguen reuniendo en nuestros locales. No tenemos ningún problema. Casi se me saltan las lágrimas al referirte a las personas mayores comprometidas de IU que abrían estas sedes en los pueblos por los que pasaban las Marchas para hacer bocadillos. Por eso cuando dicen que queremos usurpar, que queremos tal… ¿Qué vamos a usurpar? Tenemos una organización con una trayectoria muy larga de lucha, muy estructurada, sin miedo, y por eso vamos libremente y a pecho descubierto donde haya que ir. Y no pasa nada. Lo que queremos es un cambio de gestión municipal y nos creemos posibles para ello.
¿Y en qué podrá notarse ese cambio de gestión municipal?
Pues no se harían barbaridades ni locuras que afectan económicamente al ciudadano. Ahora se merman recursos de otras áreas que podrían destinarse a los barrios, a integración social, a personas sin viviendas, a ayudas escolares, a becas comedor. Y vemos que se van a gastar en el famoso Cubo millones para traernos el Museo Pompidou. Nos gastaremos un montón de millones de euros, el museo no se quedará en Málaga, porque encima será prestado, ¿qué rentabilidad económica supondrá para los ciudadanos de aquí? Podremos decir que somos muy modernos, pero la realidad de Málaga es otra. Las que tenemos son propuestas que tampoco obvian la cultura, por supuesto. Pero esta Málaga cultural no debe estar reñida con una Málaga social y con una gestión de los recursos racional.

No hay comentarios: