jueves, 31 de julio de 2014

Elena Cortés, Consejera de Fomento y Vivienda de la Junta de Andalucía: "El Metro por fin es de la gente" de Málaga

El Metro de Málaga se inauguró ayer, miércoles 30 de julio, convirtiéndose, según comentó en el acto inicial la Consejera de Fomento y Vivienda Elena Cortés, en un instrumento útil que resolverá muchos de los problemas de movilidad en Málaga.
Izquierda Unida formó parte de la solución y consiguió enmendar un complejo problema con el que se encontró a la llegada al gobierno andaluz tras las elecciones de marzo de 2012, con el proyecto completamente bloqueado y con una obra bajo mínimos. El Metro de Málaga, más que una infraestructura o un servicio, era visto como un cúmulo de problemas, molestias e incertidumbres que parecían no acabar jamás.
El cambio de escenario es resultado de la lección de rigor, solvencia y eficiencia que ha dado Izquierda Unida de Andalucía al frente de Fomento y Vivienda, poniendo la realidad del Metro sobre la mesa y aportando soluciones. Y hay que reseñar que el cambio se ha producido a pesar de las resistencias del PP y el PSOE a modificar el sobredimensionado proyecto inicial pactado por el bipartidismo en 2003, ya que ceder suponía aceptar una enmienda a su faraónica política de infraestructuras. Sólo la fuerza de la razón, los datos y los argumentos, así como la valiente postura del Grupo municipal de IULV-CA y de colectivos ecologistas y en defensa de la movilidad sostenible, hicieron abrirse paso a la ‘solución IU’, que ahora permite poner a funcionar el Metro.
Hoy podemos comprobar cómo Málaga hizo suyo este transporte público de masas que transportará a 8 millones de pasajeros al año y que tiene un horizonte financiero completamente despejado a medio y a largo plazo.
Ha comenzado a funcionar dos líneas del Metro de Málaga, que parten desde Teatinos y el Palacio de los Deportes, en la zona oeste de la ciudad, hasta la confluencia en el intercambiador de El Perchel-María Zambrano. Este trayecto en forma de V, de 12 kilómetros, supone el 81% del trazado total de la red prevista, pero el 19% que aún queda por hacer es fundamental, porque es lo que garantiza alcanzar la demanda necesaria para que la infraestructura sea viable. Lo restante son los tramos Renfe-Guadalmedina (actualmente en obras, y que abrirá en 2016), Gualmedina-Atarazanas (en licitación) y Guadalmedina-Hospital Civil (en información pública). Los dos últimos tramos, Guadalmedina-Atarazanas y Guadalmedina-Hospital Civil, que abrirán en 2017, son precisamente los que constituyen la ‘solución IU’.
El acontecimiento contó con la presencia institucional del gobierno central, de la Junta de Andalucía y del ayuntamiento de la ciudad, pero lo que es más importante, contó con el respaldo y la masiva presencia del pueblo de Málaga que revalidaba con su apoyo este nuevo y eficaz instrumento de movilidad. Fue así, tal como dijo Elena Cortés: “El Metro es, por fin, de la gente”.
Cabe pues sentir legítima satisfacción y reconocimiento al impulso de la Consejería, pero desde luego, también al apoyo que en todo momento brindó a los cambios en las fórmulas iniciales, costosas e inviables, al Grupo municipal de Izquierda Unida de Málaga y al conjunto de la organización, que supo leer, desde el primer momento, que solo a través de soluciones audaces y eficaces, podría resolverse el embrollo en el que se había convertido el asunto del Metro de Málaga.

Hoy solo cabe felicitar a la gente de Málaga, en su mayoría trabajadores y trabajadoras, porque cuentan desde ayer con más facilidades para hacer compatible movilidad, sostenibilidad y eficacia.

No hay comentarios: