domingo, 7 de mayo de 2017

El Partido Comunista de Andalucía aprueba las tesis de su XII Congreso bajo el lema ‘Unir la clase, unir las luchas: Poder Andaluz’



José Manuel Mariscal: “A partir de este momento la palabra la tienen las y los militantes”
El Comité Central del PCA, reunido en Sevilla por última vez en este mandato, antes de la celebración del XII Congreso que se celebrará los días 30 de junio, 1 y 2 de julio,  ayer sábado 6 de mayo, ha aprobado los documentos que se someten a debate en el proceso congresual que se inicia desde este momento y que concluirá el próximo 2 de julio con la elección del nuevo órgano de dirección y del secretario o secretaria general del PCA.
Serán 300 delegadas y delegados los que conformarán este cónclave de los comunistas andaluces, de los que 30 son miembros natos y 10 de la UJCE-A. El resto serán elegidos en las agrupaciones de base y conferencias por sus respectivas provincias: 56 de Córdoba, 54 de Sevilla, 38 de Málaga, 31 de Granada, 30 de Cádiz, 28 de Jaén, 12 de Almería y 11 de Huelva.
Los documentos aprobados ayer por el Comité Central son cuatro: Las tesis políticas, las organizativas, el Informe de Gestión de la dirección saliente y el reglamento y horario del Congreso. No se somete a debate – sin embargo – los Estatutos del PCA, que quedarán pendientes de una posterior conferencia política a celebrar una vez que el PCE haya celebrado su XX Congreso.
El Manifiesto Político del PCA –que es el documento de tesis políticas de este proceso – se titula “Unir las luchas: reconstruir la conciencia de clase” y expone la nueva realidad de la clase trabajadora en Andalucía, los retos de la unidad de clase, el papel de Andalucía en la geopolítica internacional y europea, la posición sobre la UE y el euro y la construcción del bloque político-social para la revolución democrática en Andalucía.
Las tesis organizativas, articuladas en el documento “La Revolución Organizativa”, replantea el papel de la militancia y de sus agrupaciones en el Partido priorizando el trabajo en frentes de lucha y la redefinición y reestructuración de los órganos de decisión del Partido.
El Partido pretende emprender su “revolución organizativa” impulsando la sectorialización de su trabajo, la organización de las tareas en sectores, abandonando así la forma “partido electoral” organizado por territorios para avanzar en el “Partido conflicto” y “elevar la conciencia de los sectores en lucha y convertir la lucha económica en lucha política”.
Tanto las tesis políticas como las organizativas han sido aprobadas por el Comité Central con tan solo nueve abstenciones.
Los documentos se completan con el reglamento y horario que rige el funcionamiento del Congreso –aprobado por unanimidad del Comité Central– y con el Informe de Gestión del Comité Central saliente.
El Secretario general del PCA, José Manuel Mariscal, ha indicado que “a partir de este momento la palabra la tienen las y los militantes del PCA, a través del debate en sus agrupaciones de base”. Un debate, el del XII Congreso, que versa –ha explicado– “sobre las tareas del PCA en la sociedad andaluza de hoy, la apuesta por un proceso constituyente en España y el papel de Andalucía en esa tarea, y la apuesta por la confluencia política y social que agrupe a los conflictos que se dan en Andalucía con un gran lema: unir las luchas”.
Por último, Mariscal ha anunciado que no optará a la reelección como Secretario general del PCA y ha apostado por un “proceso de renovación” que va a darse en el Partido con “cuadros jóvenes, activistas que se han incorporado en este proceso y que van a enriquecer y renovar los órganos a todos los niveles” para un partido, ha dicho, “más adecuado a los intereses que representamos”, que son “los intereses del pueblo trabajador andaluz”, ha concluido.
Construir la Marea Andaluza desde abajo
El Secretario general del PCA, José Manuel Mariscal, ha indicado que este XII Congreso se va a dar en una Andalucía que “está en la calle”, “lejos de la pax social a la que aspiran los restauradores del régimen” cuestión que “avala nuestra estrategia”.
“Pero no es suficiente”, asegura Mariscal que ha defendido que el reto del XII Congreso del PCA es “seguir mejorando la capacidad de intervención en todos y cada uno de los conflictos, para lo que debe terminar de adecuar ahora su modelo organizativo desde el partido electoral al partido conflicto”.
También se ha referido Mariscal a la “Marea Andaluza” que debe ser un espacio que, “desde abajo”, sea capaz de “desbordar las estructuras de las organizaciones que la impulsen convocando a la participación de los sectores en lucha, de la gente común de nuestros barrios y pueblos que sufren en su vida cotidiana la explotación y el engaño”.
Este espacio, según ha explicado Mariscal, se debe configurar “en torno a un programa, elaborado colectiva y participadamente en mesas territoriales o sectoriales”, y que a su vez sea “fuente de conflicto y movilización”. “Un programa de reformas, sí, pero de reformas, con contenido abiertamente rupturista, que afecten a los puntos neurálgicos del capitalismo andaluz, español y europeo”, ha indicado.
Mariscal señala que el “bloque rupturista” en Andalucía debe tener “carácter andaluz y autonomista” y en esa línea “debemos estar a la misma altura de protagonismo e influencia social que las confluencias catalana y gallega”.

No hay comentarios: