martes, 14 de febrero de 2017

Crónica de la 6ª y 7ª jornadas de la Marcha por la carretera desde Málaga a Almería del camarada Manuel García Morales “Teniente”. En el 80 Aniversario de tan criminal suceso



6º Día de Marcha
Hoy domingo la marcha ha atravesado las trincheras que se establecieron durante casi toda la guerra en la zona de Calahonda. En persecución de la población civil que huía, principalmente desde Málaga, pero también de muchos pueblos de Andalucía, el ejercito nazional combinado de italianos y marroquíes llegaron a tomar Castell del Ferro, pueblo donde estamos durmiendo hoy. Hasta ahí llegaron ya que con la ayuda fundamental de las Brigadas Internacionales, el Ejército Popular republicano retomó Castell del Ferro y obligaron a los fascistas a replegarse hasta Calahonda, que es el núcleo urbano donde acaba Carchuna.
La gente de Castell había huido hacia Almería también y cuando retomaron el pueblo vieron que todas las casas habían sido saqueadas, todas menos una que pertenecía a un capitán de la Guardia civil de la zona, así esa fue precisamente la que ocupó el mando republicano. Una vez estuvo estabilizado el frente y ya en Mayo de 1938, cuatro sargentos republicanos, asturianos, llegaron a la zona de Castell informando que se habían fugado del Fuerte de Carchuna, una fortaleza defensiva de la epoca de Carlos III que el bando fascista utilizó como prisión.
Los fugados informaron que en el Fuerte habían 308 prisioneros asturianos que habían sido trasladados allí después de la caída de Asturias, para hacer trabajo forzado en la construcción de una pista de aterrizaje de aviones y una carretera que subiera a los montes y pudiera servir para subir armamento pesado para hostigar el frente republicano. Entonces surgió la idea de que un comando atacara por mar, (la fortaleza está a 200 metros del agua) para liberar los presos y luego romper el frente de Calahonda desde atrás y pasar a la zona de Castell. La operación fue un éxito y un comando de 36 soldados, entre los que iban dos norteamericanos de las Brigadas Internacionales expertos en operaciones guerrilleras, liberaron a los 308 asturianos presos, aunque 21 no quisieron marcharse arguyendo que ellos no habían hecho nada y serían liberados al acabar la guerra. Los huidos consiguieron atravesar el frente y llegar a las filas republicanas con solo dos bajas, una por fuego enemigo y la otra porque le explotó una granada que quería lanzar al enemigo; sin embargo los asturianos que no abandonaron la prisión fueron asesinados en represalia por la fuga de sus compañeros.
Esta historia prácticamente desconocida de nuestra resistencia al fascismo ha sido contada, nos la contaba con muchos más datos y detalles, el compañero Fernando Alcalde, miembro de la Asociación de la Memoria 14 de Abril de Motril, justo al lado de la fortaleza donde hemos hecho una parada de descanso.
Después de comer en Calahonda hemos hecho una subida dura a la zona montañosa para bajar después hasta Castell de Ferro. A la entrada del pueblo por la parte de Málaga nos ha recibido una bandera republicana colgada en una de las antenas de telefonía del pueblo y que se veía a gran distancia, una muestra anónima de solidaridad y de apoyo a la marcha. En la Plaza del pueblo se ha montado un acto con participación de su alcaldesa y otras representaciones institucionales, y también ha habido testimonios de casos de personas que participaron en la huída hacia Almería; después de amenizarnos con la banda de música del pueblo y ofrecernos una chocolatada, que nos ha sabido a gloria nos hemos retirado a descansar al polideportivo de un Instituto que nos han cedido. Mañana nos espera otra etapa dura hasta Albuñol.
7º Día de Marcha
La marcha de hoy lunes desde Castell del Ferro, ha estado amenazada por la lluvia durante toda la mañana. Al final nos ha llovido poquito. Ha sido una marcha en la que hemos pasado por pequeños pueblecitos de la costa, (Castillo de Baños, La Mamola...) y luego hemos subido hacia arriba buscando Albuñol.
Otra etapa dura, con bastantes subidas y bajadas pendientes. El plato fuerte, en cuanto a la memoria histórica ha sido la entrevista con María Ríos (la señora que está en la foto) niña que vivió la huída desde Málaga y ahora vive en Albuñol. A Albuñol llegaron un grupo de huidos que fueron alojados en los sótanos de un edificio del pueblo, pero no hay más recuerdo de su presencia.
María, que tiene 88 años, huyó de Manilva, en el oeste de la provincia de Málaga, lindando con Cádiz, con una hermana de 15 años, su padre y su abuela paralítica; no lograron pasar de Motril porque las tropas fascistas llegaron antes y se tuvieron que volver para Málaga; podéis imaginaros la odisea de viajar con una señora paralítica en el caos del éxodo; en ese caos, perdieron el contacto con la hermana mayor y María no consiguió reencontrarse con ella hasta 15 años después. Al volver a Manilva, su padre fue detenido y llevado a Málaga donde fue fusilado y desaparecido en alguna fosa común, su abuela murió y ella quedó sola.
Vive en Albuñol por otras circunstancias de la vida, como la de que se casó con un granadino; es una mujer muy vital y muy simpática y lo que ha querido dejar claro en el encuentro, (donde la alcaldesa no ha podido estar presente por encontrarse de parto) es que ella era muy roja de convicciones políticas, por lo que le hemos regalado unas bandas republicanas y distinto merchandising republicano y comunista.
Algun@s hemos comentado que desde que salimos de Málaga, nos hemos encontrado con cinco alcaldesas y un solo alcalde, lo cual es muy gratificante porque pone de manifiesto el avance en la igualdad, dentro del largo camino que queda por recorrer. Por otra parte, el recibimiento en el pueblo no ha sido muy cálido. Con algunos vecinos que hemos hablado sobre el tema, nos han dicho que si los fascistas mataron gente los rojos mataron más.
Mañana marchamos hacia Adra, esperamos que en una etapa más fácil que la de hoy y a partir de ahí andaremos en llano por toda la península almeriense del Ejido hasta llegar a Almería. Hoy me quiero despedir con un verso de Miguel Hernández que me manda mi prima que también hace la marcha aunque solo de corazón porque está trabajando, sobre la recuperación de la Memoria:
Quiero mirar la tierra
Hasta encontrarte y besarte
La noble calavera
Y desamordazarte
Y regresarte