domingo, 12 de julio de 2015

Declaración del Encuentro andaluz de alcaldes y alcaldesas, concejales y concejalas del PCA. Municipalismo constituyente y unidad popular

El Partido Comunista de Andalucía ha hecho un llamamiento a alcaldes y alcaldesas, concejalas y concejales, tanto a miembros del partido como a otros compañeros y compañeras pertenecientes a otros grupos de IULVCA e independientes, así como a otros cargos municipales elegidos en diversas candidaturas de izquierdas en distintos pueblos y ciudades de Andalucía.
La idea de esta convocatoria forma parte del acervo histórico del Partido Comunista: coincidencia en la movilización, programa participado y construcción de la alternativa.
La llegada de la democracia a los Ayuntamientos, en 1979, trajo de la mano de las candidaturas del PCE, de la CUT, del PTE y de otros grupos de izquierdas, gobiernos municipales, con sus alcaldes a la cabeza, destacados por la austeridad (ética y la eficacia en la administración de los recursos públicos), por ponerse al frente de las luchas y reivindicaciones sociales en sus municipios y por no robar. Gran parte de los hombres y mujeres de esas candidaturas diversas de la izquierda, junto a nuevos grupos y personas, conformaron, a partir de 1987, las candidaturas municipales de Izquierda Unida.
Ahora, ha llegado el momento de situar en el nuevo escenario toda la capacidad política transformadora de los ayuntamientos y de los cargos públicos municipales que defienden proyectos alternativos al juego de la alternancia bipartidista.
En las elecciones municipales del 24-M, en muchos Ayuntamientos se ha demostrado que los procesos participativos, hechos desde abajo, desatan la confianza y la ilusión, desbordando las campañas electorales hasta recuperar las instituciones para la gente. Las experiencias de Madrid, Barcelona, Zaragoza, las Mareas en Galicia y las demás candidaturas de confluencia nos muestran el camino para cambiar no solo los municipios sino también el conjunto del Estado.
Al tiempo, la fuerte presencia municipal conseguida por IULVCA, también evidencia que la política de Convergencia se pone en práctica, desde hace muchos años, en cientos de pueblos y ciudades. Los programas y las candidaturas se hacen contando con los profesionales más comprometidos, los y las jóvenes con mayores inquietudes, los y las sindicalistas más activistas, los colectivos más insertados en la sociedad local, junto a una militancia prestigiada por ser referente y ejemplo. Es así como se han obtenido decenas de mayorías relativas y absolutas; es así como se han obtenido grandes porcentajes de votos en otros cerca de doscientos pueblos y ciudades de toda Andalucía. Es así como se ha desarrollado la confluencia social y política, es así, como se construye Unidad Popular, que es una categoría política, con independencia de fórmulas jurídicas o marcas electorales. Y es así, por tanto, como debemos seguir interviniendo, en todos y cada uno de nuestros municipios de cara a las próximas convocatorias electorales y de cara a la reactivación de la movilización social indispensable en la construcción de la alternativa.
En ese sentido, nuestro compromiso político se expresa en la necesidad de las apuestas programáticas y líneas de actuación siguientes:
-Entendemos que los Ayuntamientos tienen un gran potencial constituyente y que, en consecuencia, desarrollarlo es condición indispensable para, en primer lugar, ser muro de contención ante la reforma constitucional reaccionaria (que por la vía de los hechos), han implementado las oligarquías económicas, la derecha política, el bipartidismo (incluido PSOE) y la monarquía y, en segundo lugar, ser la punta de lanza de un verdadero proceso constituyente con protagonismo popular que blinde las conquistas sociales y democráticas y abra las puertas a un nuevo país.
-Poner en marcha mecanismos de participación ciudadana, con verdaderas tomas de decisiones de la gente, transparencia municipal y comunicación que abran espacios de verdadero poder popular.
-Refuerzo de los servicios públicos, políticas sociales, bolsas de empleo democráticas, recuperación de empresas y servicios privatizados por anteriores gobiernos municipales. Intervención en el mercado inmobiliario local desde el poder municipal. Nuestros pueblos y ciudades libres de desahucios. Es decir, dotarse de los medios necesarios para que ninguna persona de un municipio gobernado por nosotros sea privada de PAN, TECHO Y TRABAJO.
-Cargos públicos municipales que están en los conflictos sociales y laborales de su entorno y que, como siempre hemos hecho, están a la cabeza de las movilizaciones y reivindicaciones de sus pueblos.
-Hacer que nuestros Ayuntamientos sean los mayores activistas institucionales en la extensión de las ideas feministas, las políticas de género y de ayuda a la articulación organizativa del movimiento de mujeres.
-Compromiso con el movimiento LGTB, políticas reales de igualdad y Ayuntamientos  y municipios libres de homofobia.
-Municipios por la PAZ, contra la guerra y contra las agresiones imperialistas a los pueblos. Una Andalucía de PAZ requiere de Ayuntamientos que se posicionen  contra la existencia de bases militares extranjeras en nuestro suelo. Campaña contra la ampliación de la base norteamericana de Morón, contra la existencia del ‘escudo antimisiles’ en Rota y contra la realización de las gigantescas maniobras militares de la OTAN  ‘Trident Juncture 2015′ en nuestras aguas jurisdiccionales, espacio aéreo y suelo.
-Retomar y extender la Red de Municipios por la III República.
-Poner en marcha la Red Andaluza de Municipios contra el TTIP (acuerdo de libre comercio EE.UU-UE), impulsar la red estatal y participar en la red internacional que se está empezando a crear en toda Europa.
-El compromiso de todos los cargos públicos municipales en la potenciación de las movilizaciones que las Marchas por la Dignidad están convocando para el próximo 22 de octubre.
Somos conscientes del momento político que vivimos, somos conscientes de la dificultad que conlleva intentar poner en marcha políticas de cambio social, desde los ayuntamientos, dentro del marco político y jurídico actual. Por ello es indispensable la superación del llamado pacto de estabilidad y la derogación de la Ley Orgánica de Régimen Local y de la Ley de Haciendas municipales.
Expresamos nuestra convicción en la necesidad de un cambio político, en las próximas elecciones generales, que pasa por la derrota del  gobierno del PP y por la ruptura de la actual alternancia bipartidista, condiciones sin las cuales serían imposible los cambios legislativos enunciados en el párrafo anterior.

Por todo ello nos reafirmamos en el compromiso, desde la fuerte implantación municipal aquí representada, de volcarnos en la puesta en marcha de los contenidos de esta declaración y de ser impulsores activos, desde la cercanía al pueblo en nuestra actividad institucional (ya sea en el gobierno o en la oposición), para la confluencia diaria con la gente (ser gente) y la convergencia en la movilización y en el programa con los sectores más activos y concienciados en la perspectiva, necesaria y de largo aliento, de construcción de la UNIDAD POPULAR.