sábado, 7 de junio de 2014

Carta abierta a la ciudadanía de Antonio Romero ante la abdicación de Juan Carlos I.

Estimados Ciudadanos, Estimadas Ciudadanas:
Con motivo de la sucesión de Juan Carlos I, a la sazón rey de España, por su hijo el príncipe de Asturias, que reinará con el nombre de Felipe VI, estamos contemplando y asistiendo a un espectáculo bochornoso donde la indecencia intelectual, la ramplonería de los cortesanos, es decir, de todos aquellos que hacen la corte al rey, la rosca, la pelota, está a la orden del día.
Felipe González ha llegado a decir que el PSOE de los años 30 defendió la República porque la monarquía que existía (el abuelo del rey actual) no era democrática.
Ante esa falta de rigor histórico y de insulto a la verdad, a esta hora deben estar removiéndose en sus tumbas Largo Caballero, Fernando de los Ríos, Indalecio Prieto y decenas de miles de socialistas que están enterrados en fosas comunes.
Hay un argumento sobre la legalidad y la legitimidad de la institución monárquica, aquí Rajoy, Cospedal y Rubalcaba hacen méritos para hacer cada uno el mejor pelotilleo del reino.
El origen de la monarquía encarnada por Juan Carlos de Borbón, es un golpe de estado encabezado por el general Franco contra la República democrática que existía en España.
La ley del 26 de noviembre de 1931, aprobada en el parlamento, acusaría al rey Alfonso XIII de alta traición. El monarca fue degradado de todas sus dignidades, derechos y títulos, los cuáles no podría ostentar dentro ni fuera de España, además, no podría reivindicarlos jamás para sí ni para sus sucesores. Esta ley sería derogada por otra del 15 de diciembre de 1938, firmada por el general golpista Francisco Franco, quien se había levantado en armas contra el gobierno legítimo de la República.
En este sentido, la monarquía actual está concebida bajo un régimen ilegal, no sólo tiene una carga ilegal en España, sino que vulnera totalmente la Declaración Universal de los Derechos Humanos:
- Artículo 1: Todos los seres humanos nacen libres e iguales en dignidad y derechos y, dotados como están de razón y conciencia, deben comportarse fraternalmente los unos con los otros.
- Artículo 2: Toda persona tiene todos los derechos y libertades proclamados en esta Declaración, sin distinción alguna de raza, color, sexo, idioma, religión, opinión política o de cualquier otra índole, origen nacional o social, posición económica, nacimiento o cualquier otra condición. Además, no se hará distinción alguna fundada en la condición política, jurídica o internacional del país o territorio de cuya jurisdicción dependa una persona, tanto si se trata de un país independiente, como de un territorio bajo administración fiduciaria, no autónomo o sometido a cualquier otra limitación de soberanía.
¿Cómo es posible que se justifique intelectual, política y éticamente por los Rubalcaba, los Cospedal, los Rajoy y los Felipe González, el privilegio y la discriminación por razón de nacimiento?.
La vulneración del principio de igualdad por nacimiento o herencia, es lo mismo que si se lleva a cabo por raza, color o religión. Sudáfrica, por ejemplo, negó el derecho a la población negra, estableciendo el criminal apartheid.
Podríamos invocar las contradicciones con los artículos de la propia Constitución Española, como el 14 y el 23. Si se es radicalmente demócrata, no se pueda tolerar o consentir la quiebra del principio de igualdad. No es de recibo que se acote, se blinde y se gestione por una familia y sus herederos de sangre, la Jefatura del Estado.
Luego, nos encontramos con una monarquía de origen golpista e ilegal, al tiempo que no tiene ninguna legitimidad al quebrar otro principio que es el de la soberanía que reside en el pueblo, del que emanan todos los poderes del Estado menos uno, el rey. ¿Dónde está el derecho a decidir de la ciudadanía a representar y a ser representado en todos los ámbitos de la vida pública?
El deterioro de la Casa Real Española se lo han ganada a pulso, hasta el punto de llegar, en la valoración de los españoles, de un notable alto casi un sobresaliente, a un suspenso clamoroso y ello, con un gran mérito. Esta gran pérdida de confianza de la ciudadanía en la Constitución Española se produce cuando ha sido tratada entre algodones, mimada y protegida por los grandes poderes mediáticos.
Los errores y asuntos han sido de gran calado cuando en unas condiciones tan adversas se ha arruinado su credibilidad:
• El caso de corrupción de su yerno Urdangarín y su hija Cristina
• La herencia de su padre depositada en un banco suizo
• Las publicaciones en la prensa extranjera, incluyendo el New Times, de su gran patrimonio y fortuna que ascendería a 2.200 millones de dólares.
• Los regalos de los empresarios y mandatarios extranjeros, inaceptable ética y políticamente.
• Sus cacerías abatiendo elefantes en África.
• Su dudoso y oscuro papel en el 23 F. Aún están sin desclasificar los documentos fundamentales del golpe.
• Sus "Corinas" de turno que han cruzado la línea de los recursos públicos.
El bipartidismo está preparando el aforamiento, la protección para hacer intocable al Rey cuando deje de serlo, privilegio éste que separa aún más la política de la ciudadanía.
La hoja de ruta se aceleró tras las elecciones europeas, para asegurarse que la marea republicana y de izquierdas no le aguara la sucesión con los resultados que se esperan en las próximas consultas electorales.
Recordemos que las municipales han sentado mal históricamente a la monarquía.
El Congreso del PSOE colocaba en funciones a Rubalcaba, en un territorio en el que no se va ni se queda, pero tiene la representación del PSOE para decidir y no correr riesgos en un congreso que lo puede cargar el diablo.
El Ibex 35, los banqueros, la troika, los monárquicos, el PSOE y la derecha neofranquista del PP, con sus voceros tratan de replicar con esta jugada a la bajada a menos del 50% que el bipartidismo monárquico y corrupto ha cosechado en las elecciones europeas.
El miedo ha cambiado ya de bando y ve fantasmas y monstruos y alucinaciones, se le aparecen chandals bolivarianos, la barba de Fidel Castro, el cuello de Mao de Cayo Lara y piojos gigantes en la coleta de Pablo Iglesias.
Imagínense uds. a la Cospedal, a los tertulianos de las cavernas, a los ministros del bipartidismo y puertas giratorias, con las sábanas cubriéndoles hasta los ojos y el castañeo de dientes viendo esta pasarela maldita de los antisistemas.
¿No habíamos quedado que había que presentarse a las elecciones y que los ciudadanos tenían que votar?, ¿por qué se niega ahora el resultado y se secuestran las urnas para que no se vote  entre monarquía y república?
Pero, que demócratas son, que mediocres, que nivel tan subterráneo en el terreno ético, político y de la indecencia intelectual de los que tienen como ideología los Consejos de Administración y a veces se definen así mismo, Felipe González, refiriéndose a la monarquía dijo: "con las cosas de comer no se juega".
Esto demuestra que come en el mismo pesebre que Juan Carlos I, Rajoy y la troika, lejos de los contenedores a los que sus políticas empujan a miles de personas en nuestro país.
Andalucía, Junio 2014
Antonio Romero Ruiz
Coordinador de la Red de Municipios por la III República 
Presidente de honor del P.C.A .

Ex Parlamentario IU

No hay comentarios: