domingo, 23 de octubre de 2016

Antonio Maíllo coordina en el Congreso de Diputados la reunión de IU con agentes educativos previa a la huelga del 26-O contra la LOMCE y los recortes

Maillo reprocha al PSOE “la contradicción de que Susana Díaz diga que se compromete a derogar la LOMCE cuando van a apuntalar al PP y a Rajoy en el Gobierno”
Izquierda Unida, tanto su dirección federal y Área de Educación, como de sus diputado/as en el Congreso, han celebrado en la tarde del pasado viernes, 21 de octubre, un encuentro en dependencias de la Cámara Baja con representantes de la comunidad educativa de toda España. En la reunión, coordinada por el dirigente andaluz de IU y durante muchos años director de instituto, Antonio Maíllo, han participado más de medio centenar de portavoces de colectivos, plataformas, asociaciones, profesionales de la educación y sindicatos.
En un encuentro con los medios de comunicación antes del inicio, Maíllo destacó en nombre de Izquierda Unida la “gran importancia de este encuentro que celebramos con la gente de todos los sectores estatales de la comunidad educativa, a los que vamos a escuchar para hacer una reivindicación colectiva que es crucial en nuestro modelo de sociedad, porque según sea el modelo educativo así será la sociedad que queremos”.
El dirigente de IU mostró su certeza de que esta reflexión colectiva serviría para “evidenciar las grandes contradicciones que hay en el panorama político”. Así, puso el ejemplo del debate celebrado esta misma semana sobre del estado de la comunidad en Andalucía “con una persona que está siendo, lamentablemente, protagonista en el devenir de la configuración del nuevo Gobierno del PP como es Susana Díaz”. Al tiempo que recordó que la presidenta andaluza se comprometió a contribuir a la derogación de la LOMCE, le planteó la pregunta sobre “¿con qué credibilidad va el PSOE y Susana Díaz a decir que se comprometen a derogar la LOMCE cuando lo que van a hacer la semana que viene es anunciar que van a poner al Partido Popular y a Mariano Rajoy en el Gobierno del Estado?"
“Sobre esa contradicción -aseguró Maíllo- nosotros decimos que vamos a parar la LOMCE, pero no con la voluntad de quienes dicen que van a parar una ley del Gobierno a quien van a apuntalar, sino con la de la movilización y del apoyo a la huelga del 26 de octubre”.
En su opinión, esta movilización de la próxima semana “será importantísima para decirle al gobierno que sea y a los que lo apoyan, Ciudadanos y el PSOE, que la LOMCE se tiene que derogar, que se tienen que paralizar las reválidas, pero que si hay gobierno del PP no hay trampa, no habrá quien toque esa reválidas”.
Apostilló que “el valor de la huelga del 26 de octubre es extraordinario para paralizar la LOMCE desde el poder popular y desde la movilización popular, no desde el Partido Popular, que es una cosa muy distinta”.
Antonio Maíllo explicó que desde Izquierda Unida “no queremos una sociedad ni desagregada, ni elitista, ni rota socialmente como va a construir la LOMCE, la primera ley de educación desde el siglo XIX en España que contenla la igualdad y equidad de los agentes públicos y privados, y que establece la hoja de ruta de la gran privatización a la que quiere someter el PP a todos los sectores, además de al educativo”.
Denunció que esta Ley Orgánica de Mejora de la Calidad Educativa “contempla, además, la recuperación de una práctica franquista como son las reválidas”, que acarrean “un filtro que va en contradicción de la evaluación continua, del propio concepto de validez de los procesos educativos de los centros escolares y en contra de nuestra aspiración de una sociedad de iguales, pero no sólo de igualdad de oportunidades en la que la socialdemocracia se queda siempre al límite, sino de una sociedad de igualdad de derechos en la que el instrumento educativo sea una educación laica, pública, gratuita y universal”.
Por su parte, Miguel Ángel Bustamante, diputado de IU-Unidos Podemos por Sevilla y también profesional de la enseñanza, recordó que esta organización “estará el día 26 en la calle para decir ‘no’ a las reválidas”. Apuntó también que Izquierda Unida “seguirá escuchando a los colectivos para ponernos a su disposición para llevar iniciativas al Congreso y estar con ellos en la calle por una educación pública y de calidad”.

Loles Dolz, como portavoz del Área Federal de IU, indicó que “en esta ocasión más que nunca vamos a demostrar nuestro apoyo a sus reivindicaciones, a la movilización del 26 de octubre y eliminar cualquier tipo de intento manipulador, como el que han dejado caer hoy mismo de que el próximo gobierno paralizaría las reválidas o que no tendrían efecto académico. Sin la movilización no se paraliza nada, ni la LOMCE, ni las reválidas o los recortes. En eso estamos”.