miércoles, 28 de enero de 2015

Antonio Romero: “Izquierda Unida ha dado muestras de su responsabilidad política y ha garantizado que la derecha no entre a saco en Andalucía”

Carta abierta a la ciudadanía
Estimada/o Ciudadana/o:
Susana Díaz ha impuesto su agenda personal, es decir, el calendario que le interesa, que le viene bien a sus intereses políticos personales. De ninguna forma esta decisión de adelantar las elecciones está motivada por el interés general de Andalucía, es una convocatoria pensando en Pedro Sánchez, es decir, en la pugna que mantiene con el actual Secretario General por el liderazgo del PSOE y ha medido los tiempos con la pregunta egoísta de  ¿qué hay de lo mío?. El argumento de que se avecinaba una época política de inestabilidad no puede sostenerse cuando la recta final de la legislatura estaba garantizada presupuestariamente y esa garantía de la estabilidad la daba el cumplimiento del pacto de gobierno con Izquierda Unida.
El incumplimiento del pacto alcanzado para formalizar el gobierno de coalición era la fuente de la posible conflictividad, por ello a los tiempos de su carrera política personal hay que unir su escaso entusiasmo para cumplir lo acordado en asuntos como la puesta en marcha de la banca pública, el banco de tierras y la renta básica, entre otros.
Con el pacto se pretendía un gobierno de resistencia frente a la derecha y a la agresividad de la política neoliberal, intentando conseguir un avance significativo de políticas progresistas que contenía dicho pacto de gobierno.
Izquierda Unida ha tenido un coste por situar el interés general de Andalucía por encima de sus intereses partidistas, poniendo su fuerza institucional al servicio de los andaluces y de las andaluzas evitando con solvencia los ataques de la derecha e impidiendo que entrara a saco en Andalucía como lo ha hecho en Madrid, en el país Valenciano y en otros lugares.
Esta legislatura tendría que haber finalizado en su tiempo legal porque el balance era positivo para las mayorías trabajadoras de Andalucía.
La defensa de lo público, la lucha contra los recortes y contra la eliminación de los derechos sociales ha sido una brújula para IU en el gobierno.
El proyecto de Ley de defensa de los consumidores de productos hipotecarios, uno de los problemas más importantes que muchos ciudadanos han tenido en este período de crisis, y van a seguir teniendo porque la crisis continua, es lo relacionado con créditos hipotecarios. Unos contratos crediticios que se han asentado sobre el abuso, obligando a firmar seguros abusivos, tarjetas de crédito obligatorias.... cláusulas abusivas a las que se iba a poner fin, o al menos un instrumento de defensa para la "ciudadanía".
Desde la Vicepresidencia de la Consejería de Administración Local y Relaciones Institucionales, por su carácter de transversalidad, se han impulsado políticas de protección sociales relacionadas con la pobreza energética y el "desahucio energético" que muchas familias estaban sufriendo. Fundamentalmente en lo referido a cortes de agua y de luz. En 2014 se pusieron sobre la mesa 7,5 millones de euros para este fin, no pudiéndose haber aprobado aún el Decreto pertinente ante las resistencias habidas por parte del PSOE debido a la oposición de los monopolios empresariales vinculados al sector (ENDESA, IBERDROLA, Aguas de Barcelona...), agarrándose a la idea de que la energía no es un "derecho humano".
Susana Díaz, que podía haber optado en su momento a las primarias y a la dirección de su partido, no lo hizo y ahora la segunda vez que pasa el tren está dispuesta a subirse y va a utilizar Andalucía como un apeadero hacia su estación de destino que es Madrid.
Andalucía no debe ser el tren lanzadera de las aspiraciones y la ambición de Susana Díaz.
Izquierda Unida ha demostrado su capacidad de gestión en el gobierno y su apuesta por la estabilidad y su lealtad a la literalidad de los acuerdos alcanzados.
Izquierda Unida, por primera vez en su historia, en tiempos muy difíciles con una ofensiva del capitalismo salvaje contra los derechos de los trabajadores/as, el desmantelamiento de las políticas sociales y la privatización de lo público, era un tsunami que amenazaba a todas las instituciones del estado en España. En Andalucía la voluntad del pueblo andaluz, que resistió como nadie este vendaval, impidió que la derecha política encabezada por Arenas se hiciera con la mayoría y por ende el poder en Andalucía. Los andaluces y andaluzas dieron otra mayoría.
Izquierda Unida estuvo a la altura del pueblo andaluz formando un gobierno de coalición desde esa mayoría con el PSOE, que impidió que el PP que babeaba y se frotaba las manos entrara a saco en Andalucía. En Despeñaperros, se le paró los pies a la derecha y a los poderes fácticos y económicos.
Izquierda Unida consultó a su militancia a través de un referéndum que dio luz verde al pacto de gobierno alcanzado.
La línea política, jurídica y de gestión del gobierno andaluz es de resistencia de acuerdo con la división competencial del estado de autonomía, pero en el marco de nuestro  estatuto se han impulsado leyes como la de Participación Ciudadana, la de Memoria Histórica, la Ley de la Función Pública de Vivienda, etc..  En esta etapa ha habido manos meciendo la cuna de este gobierno, el Sr. Botín, por ejemplo, vino aquí a jalear a Susana Díaz porque Elena Cortés y su equipo situaban la vivienda como derecho humano y no como activo mercantil.
Susana Díaz quitó las competencias a la Consejera de Fomento y Vivienda y, al final, se demostró que el realojo de la Corrala Utopía se hizo bien desde la defensa de los Derechos Humanos. La ley terminó recurrida por el PP y paralizada por el Tribunal Constitucional que actuó como brazo armado de la banca española.
Ha habido otras presiones como la del Consejero de Repsol o de Gas Natural, Felipe González, para hacer prospecciones en Doñana; también de las grandes superficies comerciales ante la medida impositiva de la Consejería de Turismo y presiones fortísimas de los sectores del viejo régimen contra la Ley de Memoria Histórica, también de las grandes empresas farmacéuticas. Izquierda Unida en momentos como la retirada de la competencia en vivienda, barajó su salida del gobierno y decidimos continuar porque nos imaginamos que un gobierno de coalición con el PP siguiendo las directrices de la Troika, el daño en Andalucía sería de unas proporciones gigantescas.
Izquierda Unida ha sido leal al pueblo andaluz y al programa, la señora Díaz no ha ganado aún ningunas elecciones y ha actuado con prepotencia y con personalismo, incluyendo la decisión del adelanto electoral, es decir, a ella le gustaría tirar el penalti decisivo y al mismo tiempo ser el portero para pararlo.
En esta situación política en la que se anuncia el fin del bipartidismo monárquico y corrupto poniendo de  manifiesto el divorcio entre la ciudadanía y sus representantes, Izquierda Unida está ocupada en sacar adelante la Renta Básica, la Banca Pública, el Banco de Tierras, y las Políticas Sociales y la Sra. Díaz se preocupa de ajustar el calendario electoral a su batallita en el interior del PSOE, defendiendo un modelo que se cae a pedazos, el modelo monárquico liberal.
Hay muchos elementos difíciles de comprender y cuya certeza no tenemos, pero la existencia de una "agenda oculta" compartida entre el PP y el PSOE es más que probable. Una agenda que les ha llevado a firmar un acuerdo para la renovación de los cargos que hay que renovar de la Cámara de Cuentas de Andalucía, un blindaje a la corrupción, y una antelación a la modificación de la correlación de fuerzas en las próximas elecciones andaluzas. La deslealtad es absoluta, sin haberse roto formalmente el Pacto de Gobierno, PP-PSOE pactan a las espaldas de Izquierda Unida como ocurrió en el caso de la Comisión de los EREs.
A pesar de las resistencias del PSOE, el Decreto estaba "enjaretado", pero previendo su posible recurso por el Gobierno Central del PP (ya lo ha hecho con uno similar en Cataluña) se habían previsto para este años unos 20 millones de euros... casualmente lo mismo que ha habido que modificar de forma apresurada para poder convocar las elecciones andaluzas, que como es lógico, no estaban previstas en el Presupuesto ni en la hoja de ruta del pacto de gobierno. Independientemente, ante las posibles situaciones, desde la Consejería de Administración Local y Relaciones Institucionales se tenía preparado el Plan B, que era la vía impositiva a las empresas energéticas para poder financiar la seguridad de los mínimos vitales para la población en peligro de excusión.
Un elemento muy a tener en cuenta en el desencadenamiento de esta situación de ruptura en Andalucía. Izquierda Unida desde el comienzo advirtió al PSOE que no estaba dispuesta a caminar junto a corruptos ni "posibles", por lo que en el camino quedaron Griñán, Aguayo... y otros/as vinculados a los EREs y otros procesos. Pero la cruzada anticorrupción de IU la iba a llevar más allá. En la Asamblea extraordinaria convocada en diciembre de 2014 con el objeto de evaluar la acción de gobierno, el Coordinador General Antonio Maillo, anunció que el Grupo Parlamentario Andaluz presentaría una propuesta de Comisión e Investigación de "toda" la corrupción, "de FITINOVO a la trama GÚRTEL", pasado como no podía ser de otra manera por los cursos de formación, etc. Así las cosas, las presiones internas en el PSOE y la hoja de ruta de la "plenipotenciaria" secretaria general del PSOE, Susana Díaz, no podían permitirlo. Ahora se pone sobre la mesa la posibilidad de blindar con el aforamiento a los principales encausados de los EREs a través de su inclusión en la Diputación Permanente, ya que la convocatoria de elecciones interrumpe el aforamiento de diputados y diputadas.
Le advierto Sra. Díaz que con ansiedad (y usted tienen mucha ansiedad), no se marcan goles, los delanteros que la sufren no ven la red de la portería, esperemos que el pueblo andaluz tome nota del papel de cada uno.
Aviso a navegantes, Artur Mas las adelantó creyendo que iba a por lana y quedó trasquilado. Usted no ha hecho un adelanto sino una ruptura, romper con IU estaba en el guión de la agenda oculta.
Antonio Romero Ruiz.
Ex parlamentario andaluz de IU LV-CA.

Coordinador de la Red de Municipios por la III República.

No hay comentarios: