viernes, 30 de junio de 2017

El Partido Comunista de Andalucía celebra este fin de semana su XII Congreso con el objetivo de forjar un Partido fuerte, de clase y feminista para la unidad popular y construir un nuevo país



El Comité Central saliente elegirá el domingo al nuevo secretario general
El Partido Comunista de Andalucía (PCA) celebra este fin de semana su XII Congreso en la localidad granadina de Albolote donde se darán cita los 300 delegados y delegadas que lo conforman. El Congreso arrancará este viernes con la composición de la Mesa que dirige sus trabajos y cuya elección supone el fin del mandato de la actual dirección.
A continuación el secretario general saliente, José Manuel Mariscal, defenderá su informe de gestión que se someterá a votación, previa intervención de los ocho secretarios políticos provinciales y de la secretaria general de la Unión de Juventudes Comunistas de España en Andalucía.
El sábado comenzarán los principales debates de los documentos de tesis políticas y organizativas. No se somete a debate – sin embargo – los Estatutos del PCA, que quedarán pendientes de una posterior conferencia política a celebrar una vez que el PCE haya celebrado su XX Congreso.
No será hasta las 19 horas del sábado, y una vez que hayan acabado los principales debates, cuando se conozcan las candidaturas presentadas al Comité Central que, en todo caso, serán defendidas y votadas ya en la jornada del domingo. El Congreso se clausurará con la conformación del nuevo Comité Central que, allí mismo, mantendrá su primera reunión para elegir al nuevo secretario general del Partido Comunista de Andalucía.
300 delegadas y delegados conformarán ese cónclave, de los que 30 son miembros natos y 10 de la UJCE-A. El resto serán elegidos por sus provincias: 56 de Córdoba, 54 de Sevilla, 38 de Málaga, 31 de Granada, 30 de Cádiz, 28 de Jaén, 12 de Almería y 11 de Huelva.
El principal documento a debate se titula ‘Unir las luchas: reconstruir la conciencia de clase’ y expone la nueva realidad de la clase trabajadora de Andalucía, los retos de la unidad de clase, el papel de Andalucía en la geopolítica internacional y europea, la posición sobre la UE y el euro y la construcción del bloque político-social para la revolución democrática en Andalucía.
Las tesis organizativas, articuladas en el documento ‘La Revolución Organizativa’, replantea el papel de la militancia y de sus agrupaciones en el Partido priorizando el trabajo en frentes de lucha y la redefinición y reestructuración de los órganos de decisión del Partido.
El secretario general saliente, José Manuel Mariscal, ha indicado que concluye su mandato tras siete años en los que “la realidad política y social de este país y de Andalucía han cambiado notablemente”. “De alguna manera, se ha terminado de consumar la revolución neoliberal y eso en España se ha expresado en las políticas que se han ido desarrollando a lo largo de la llamada crisis”, ha indicado.
Con ello, los comunistas andaluces “hemos sabido mantener viva la llama de la revolución en condiciones muy difíciles, con discursos como la necesidad de nacionalizar los sectores estratégicos, de defensa de los derechos laborales, del sector público, en una época en la que parecía que lo privado era más eficiente”.
Para Mariscal, el XII Congreso del PCA se celebra cuando “se está realizando una operación de la restauración el edificio del régimen el 78” y por ello, el análisis que hacen los comunistas en este cónclave es “que es imposible reformar este régimen y que hay que romper” y para ello es imprescindible que la clase trabajadora “adquiera la conciencia de que es un sujeto político con capacidad de transformar la realidad”.
Por tanto, lo que está sobre la mesa en este Congreso es “cómo el Partido se fortalece y recupera sus competencias” con el objetivo de “contribuir con su mejor tradición” a la constitución de un bloque social y político en Andalucía “que consiga dar respuesta al peronismo rociero de Susana Díaz”.
Porque, según señala el secretario general saliente, la alternativa en Andalucía a Susana Díaz, “no puede venir por la derecha, sino de la unidad de las fuerzas políticas, sociales y sindicales para construir una alternativa de izquierdas”. “Es un reto político de verdad el que los comunistas tenemos por delante y no nos podemos permitir jugar a las casitas en nuestro Congreso”, ha concluido Mariscal.

No hay comentarios: