lunes, 14 de diciembre de 2015

Unidad Popular-Izquierda Unida “No prometemos milagros, sino acabar con los privilegios de la élite política y económica” para rescatar a la ciudadanía empobrecida

Unidad Popular-Izquierda Unida no promete milagros, pero si luchar contra la élite política y económica que no quiere perder su status y combate  mediante un amplio programa económico que durante todo el pasado sábado, 12 de diciembre, estuvo explicando por la provincia el economista, Eduardo Garzón.
El cabeza de lista de UP-IU por Málaga, Francisco Guzmán, el número 3 de la candidatura, Juan Miguel Acejo, y  la candidata al Senado Berta Guerrero recibieron a Eduardo Garzón frente al CAC, su primera parada del periplo, que continuó el economista malagueño por Antequera, Vélez Málaga, Torrox y Rincón de la Victoria, entre otros municipios.
Eduardo Garzón ha destacado que el programa económico de la coalición de izquierdas es una parte importante de la oferta electoral y que entre todas las virtudes que tiene destaca una que “la hace única”, como es tener claro “quién es el enemigo y señalarlo claramente y con valentía”. De lo que se trata, ha añadido, es de devolver la herramienta económica al servicio de la gente, de democratizar la economía sabiendo que el problema que padece este país no es económico, sino político. “A pesar de tener desarrolladas unas capacidades tecnológicas que nos permitirían a todos vivir dignamente, hay una élite económica y política que nos lo impide” porque sería perder sus privilegios.
Garzón ha destacado del programa económico algunas medidas como la nacionalización de los sectores estratégicos, que, además, dependen de las ayudas públicas, como son la banca o las energéticas.
También existe el compromiso de hacer una auditoria a la deuda pública para reestructurarla y no pagar “la parte ilegítima”.
Otra medida estrella del programa económico de Unidad Popular-Izquierda Unida es emprender una reforma fiscal muy progresiva de forma que las grandes empresas y fortunas paguen lo que le corresponden y “dejen de usar  artimañas para no contribuir”.
Uno de los pilares del programa es el Plan de Emergencia Social, que supondría “sacar a mucha gente de manera inmediata de la situación en que se encuentra, garantizando la creación de un millón de puestos de trabajo en un año” dentro de las actividades socialmente útiles. Esto permite a las personas a tener unos ingresos dignos, realizando una actividad que redunda en el beneficio de la comunidad y, a la vez, genera economía.
Por su parte, Francisco Guzmán ha explicado cómo repercute ese programa en la provincia, destacando que el plan de emergencia social atenderá a 48.656 malagueños a través del plan de trabajo garantizado; 97.312, mediante la renta garantizada; 100.992 con el aumento de la pensión mínima; y 75.015 con un salario mínimo. La propuesta de renta básica contempla un salario mínimo garantizado de 529 euros mensuales y los beneficiarios serían aquellas personas con ingresos inferiores al 70 por ciento del Salario Mínimo Interprofesional (SMI), en función de su unidad de convivencia, lo que actualmente se sitúa en 455 euros.   
En cuanto a las pensiones, UP-IU  propone una revalorización de la pensión mínima. En aquellos casos de las personas con cónyuge no a cargo, la prestación será equivalente al Salario Mínimo anual; mientras que para quienes tienen cónyuge a cargo la prestación sería del 110 por ciento del Salario Mínimo.    UP-IU también hará una elevación progresiva del Salario Mínimo Interprofesional: 774 euros mensuales en 2016, 890 euros en 2017, 1.023 euros en 2018 y 1.176 euros en 2019.
De la misma manera, unos 48.656 jóvenes malagueños se beneficiarán del plan de empleo y formación, mientras que 35.263 pequeños empresarios y autónomos de la provincia recibirán ayudas del Estado. El paquete de ayudas a estos últimos incluye la simplificación de los procesos administrativos o la subvención durante dos años de parte de la remuneración de nuevos empleados: 30 por ciento de la retribución bruta hasta un máximo de 6.000 euros año y un 20 por ciento para el segundo año.

Francisco Guzmán ha asegurado que hay dinero para emprender estas y otras medidas que incluye el plan, pero que Mariano Rajoy los ha destinado a salvar bancos y autovías. Para financiar estas medidas, con un coste de 52.500 millones de euros en todo el Estado.

No hay comentarios: