.

.

martes, 8 de diciembre de 2015

Unidad Popular-IU propone Plan de Emergencia Social que beneficiaría a más de 700.000 malagueños/as



Más de 700.000 malagueños y malagueñas se beneficiarían del Plan de Emergencia Social que Unidad Popular-Izquierda Unida ha elaborado para un momento como el actual en el que la provincia registra 80.500 parados sin cobertura, en el que la capital tiene más de 167.000 personas solas que subsisten con ingresos inferiores a los 663 euros al mes y donde 60.000 hogares en la provincia tienen dificultades para pagar los suministros básicos.
Los candidatos al Senado y el Congreso de UP-IU, Manuel Sánchez Vicioso y Francisco Guzmán, respectivamente, explicaron en la mañana de ayer, lunes 7 de diciembre, cómo revierte en Málaga el Plan de Emergencia Social que proponen. Lo hicieron en la explanada del Pasillo de Santo Domingo de la capital, donde decenas de personas se acercan cada día para recibir alimentos que la solidaridad les proporciona. Guzmán ha señalado que nos encontramos en un momento crítico y que el Estado ha hecho dejación de sus funciones, lo que ha llevado a la sociedad civil a organizarse para asistir en los mínimos recursos a la población empobrecida por las políticas austerícidas que ejecuta el gobierno del PP, antes del PSOE, e impuestas por la troika de la UE.
Este Plan de Emergencia Social pone el foco en las personas sin ingresos, los pensionistas, los parados de larga duración, los jóvenes y las personas en riesgo de exclusión social a las que se propone rescatar.
El candidato de UP-IU señaló que el Plan de Emergencia Social atendería a 48.656 malagueños/as a través del Plan de Trabajo Garantizado; 97.312, mediante la Renta Garantizada; 100.992 con el aumento de la pensión mínima; y 75.015 con un salario mínimo (SMI). La propuesta de renta básica contempla un salario mínimo garantizado de 529 euros mensuales y los beneficiarios serían aquellas personas con ingresos inferiores al 70 por ciento del Salario Mínimo Interprofesional (SMI), en función de su unidad de convivencia, lo que actualmente se sitúa en 455 euros.    En cuanto a las pensiones, UP-IU  propone una revalorización de la pensión mínima. En aquellos casos de las personas con cónyuge no a cargo, la prestación será equivalente al Salario Mínimo anual; mientras que para quienes tienen cónyuge a cargo la prestación sería del 110 por ciento del Salario Mínimo. Todo ello teniendo en cuenta que UP-IU también establecería una elevación progresiva del Salario Mínimo Interprofesional: 774 euros mensuales en 2016, 890 euros en 2017, 1.023 euros en 2018 y 1.176 euros en 2019.
De la misma manera, unos 48.656 jóvenes malagueños/as se beneficiarán del Plan de Empleo y Formación, mientras que 35.263 pequeños empresarios y autónomos de la provincia recibirán ayudas del Estado. El paquete de ayudas a estos últimos incluye la simplificación de los procesos administrativos o la subvención durante dos años de parte de la remuneración de nuevos empleados: 30 por ciento de la retribución bruta hasta un máximo de 6.000 euros año y un 20 por ciento para el segundo año.
Francisco Guzmán ha asegurado que hay dinero para emprender estas y otras medidas que incluye el plan, pero que Mariano Rajoy los ha destinado a salvar bancos y autovías. Para financiar estas medidas, con un coste de 52.500 millones de euros en todo el Estado, UP-IU propone una reforma fiscal que reportaría ingresos por 64.500 millones de euros.
El Plan también incluye la paralización de todos los desahucios de personas en situación de desempleo y la creación de un parque público de viviendas en alquiler o la propiedad en usufructo. De ello se beneficiarían en Málaga más de 24.000 ciudadanos. También propone la creación de un banco bueno para comprar parte de las deudas hipotecarias de las familias más vulnerables.   
Otro asunto es  la lucha contra la violencia sexista y la igualdad entre hombres y mujeres, incrementando los fondos destinados a este fin y los permisos  por nacimiento de hijo pagados al cien por ciento, igualando progresivamente el permiso de paternidad al de maternidad (8.298 malagueños).  
En cuanto a la infancia, se ha previsto incrementar los 291 euros anuales que la Seguridad Social concede por hijo a familias sin recursos hasta un total de 1.200 euros por niño, utilizando los umbrales actuales de riesgo de pobreza (89.911 malagueños se beneficiarían). También propone la escolarización pública para niños de 0  a 3 años.
El candidato de Unidad Popular-Izquierda Unida ha afirmado que se trata un modelo de salida de la crisis que garantiza la defensa de los derechos de la clase trabajadora, de la gente desahuciada de sus casas, de la juventud, de las mujeres y tantas personas que viven en situación de exclusión social".