domingo, 8 de enero de 2017

El Centenario de la Revolución y la literatura

José Antonio Carmona
Secretario Político de la Agrupación “Julián Grimau” del PCA de Málaga

En este año, asistiremos a la conmemoración y a la demonización de la Revolución Rusa. Por un lado, será conmemorada porque se cumple el primer centenario de aquellos hechos que supusieron la creación del primer Estado de los trabajadores de la historia. Por otro lado será demonizada por las oligarquías, las cuales temen que la clase trabajadora pueda emanciparse y para las que dicha revolución sería un ejemplo. De esta manera, los creadores de la ideología y pensamiento neoliberal dominante, pondrán todos sus medios al alcance para denostarla, para conseguir que esta revolución proletaria sea ejemplo de barbarie y no de socialismo.
Ejemplo de esto último es la proliferación de libros que se vienen editando desde finales de 2016 sobre la Revolución Rusa, siendo el máximo exponente la "La Revolución Rusa" de Richard Pipes, la cual podemos encontrar en todas las librerías bajo este epígrafe: "Para conmemorar este centenario Debate publica por primera vez en español el libro definitivo sobre ese acontecimiento que marcó decisivamente el siglo XX. Richard Pipes, historiador de máximo prestigio especializado en la Rusia contemporánea, publicó en 1992 este volumen que aún no ha sido superado"

Lo que no se dice es que Pipes fue asesor del padre político del neoliberalismo, Ronald Reegan, ni tampoco se habla de su profundo antibolchevismo, especialmente manifiesto en su interés por demonizar a Lenin. Ni es casual que este libro se publicara por primera vez en 1992, justo un año después de la caída de la Unión Soviética, ni que sea reeditado (y editado por primera vez en español) en 2016, justo un año antes del centenario de la Revolución Rusa. Como digo, las oligarquías pondrán todos sus medios para fomentar la idea de que la Revolución Rusa fue negativa y que esta idea se perpetúe en la cultura hegemónica y dominante.
El caso de Pipes, si bien puede ser el máximo exponente, no es el único. Son más los libros que se editan y publican desde finales de 2016 con esta intención. Un mecanismo muy eficaz para lograr estos fines es la utilización de una portada contundente y explícita, como por ejemplo el "Hitler y Stalin: Vidas paralelas" de Alan Bullock y cuya reseña es: "Obra grandiosa y cautivadora, Hitler y Stalin traza los relatos perfectamente acabados de dos tiranos, al mismo tiempo que esclarece brillantemente la primera mitad del siglo XX".

Lo que no se dice es que Bullock fue asesor de Winston Churchill y que esta obra se editó por primera vez en 1991, justo el año de la caída de la Unión Soviética y vuelve a reeditarse en 2016, justo un año antes del centenario de la Revolución Rusa. Ni que decir tiene que el mero intento de comparar la figura de Hitler con la de Stalin es un intento evidente de comparar nazismo y comunismo, idea que viene arrastrándose ya desde hace mucho tiempo sin fundamento alguno (recuerden que fue el comunismo el que liberó a Europa y al mundo del nazifascismo en la Segunda Guerra Mundial), y que ya fue contestada por el ganador del Premio Nobel de Literatura de 1929, Thomas Mann. Aquí sus palabras: "Colocar en el mismo plano moral el comunismo ruso y el nazifascismo, en la medida en que ambos serían totalitarios, en el mejor de los casos es una superficialidad; en el peor es fascismo. Quien insiste en esta equiparación puede considerarse un demócrata, pero en verdad y en el fondo de su corazón es en realidad ya un fascista, y desde luego sólo combatirá el fascismo de manera aparente e hipócrita, mientras deja todo su odio para el comunismo".
Estos son sólo dos ejemplos de lo que se le viene encima  a la conmemoración de la Revolución Rusa, desde una perspectiva literaria. Es por eso por lo que se vuelve fundamental estar alerta, y entender que cuando veamos que en las librerías abundan libros como estos, o libros como "El equipo de Stalin" de Sheila Fitzpatrick con una reseña como la siguiente: "Una fotografía completa del cambio más súbito y amenazante que conoció la historia del siglo XX", lo que debemos plantearnos es por qué se quiere mandar la idea de que Hitler y el nazismo resultó ser "menos amenazante" o porqué no se tienen en cuenta las dos Guerras Mundiales que sufrió el mismo siglo.

Algo parecido podemos encontrar también en los quioscos desde el mes de diciembre de 2016, como es la Revista "La Aventura de la Historia", la cual tiene a bien dedicar su número a la Revolución Rusa, pero bajo el título: "Revolución Rusa: 1917, el año que dividió al mundo" como si el mundo no hubiese estado dividido antes, ya que cabe recordar que la Revolución Rusa surge en medio de la Primera Guerra Mundial, a la cual, por cierto, el proceso revolucionario da la espalda siendo un ejemplo de lo que podíamos denominar "política de paz".

Todo el mecanismo ya está puesto en marcha, todo va funcionando a la perfección para que en nuestra mente empecemos a odiar todo lo que esté relacionado con Rusia y su Revolución, una cosa llevará a la otra indefectiblemente, y es por eso por lo que hay que estar alerta y entender que este año, deberemos mostrarnos orgullosos y orgullosas de la Revolución Bolchevique y reivindicar insistentemente todo lo que ésta aportó, tanto en la política de paz ya mencionada, como en la liberación de la mujer, la lucha contra el analfabetismo, el acceso de la cultura a las clases populares, la emancipación de la clase trabajadora mediante la adquisición del control de las fábricas, la transferencia de las propiedades de los terratenientes a millones de campesinos, el derecho de independencia a las naciones oprimidas por el imperio ruso, despenalización de adulterio, aborto, homosexualidad... Nada de esto había ocurrido con anterioridad y hay un pavor tremendo entre las oligarquías a que pueda surgir un movimiento revolucionario que consiga conquistas similares en estos días de hegemonía neoliberal.
Por tanto, muestren su orgullo por ese hilo rojo que nos une a aquella Revolución y manténganse firmes ante todos los ataques que la misma sufrirá. Hoy sólo es 5 de enero de 2017 y queda mucho Centenario...
Salud y República.
http://semillasdenenufar.blogspot.com.es/2017/01/el-centenario-de-la-revolucion-y-la.html?spref=fb

No hay comentarios: