.

.

domingo, 15 de enero de 2017

Alberto Garzón impulsa la “estrategia de movilización social de IU” para construir un “bloque político y social que nos permita la transformación necesaria para mejorar la vida de la gente”



El máximo responsable federal desgrana en la reunión de la Coordinadora Federal de IU los principales objetivos a corto y medio plazo, al tiempo que denuncia el “matrimonio de intereses” que practican a diario PP, PSOE y Ciudadanos, con una Gestora socialista que aboca a este partido a “comportarse de forma subalterna” con los ‘populares’  
El coordinador federal de Izquierda Unida, Alberto Garzón, ha fijado hoy la ‘hoja de ruta’ que esta formación va a seguir en los próximos meses, basada en “una tarea estratégica de movilización social, que va más allá del Parlamento, con una fuerte presencia en el territorio y en las calles”. Eso es lo que se necesita, a su juicio, para “construir una base social que nos permita crear la transformación necesaria en nuestro país para mejorar la vida de la gente, para que las víctimas de la crisis nos movilicemos y organicemos como bloque político y social capaz de romper con el régimen del 78 y con la dinámica del capitalismo”.
Garzón ha presentado estas ideas durante la exposición de su Informe de Coyuntura Política ante los/as miembros de la Coordinadora Federal de IU, órgano de debate y de dirección de esta organización, cuyo trabajo se extenderá hasta esta tarde, incluida la discusión y votación sobre este documento.
El máximo responsable de IU introdujo también otros elementos de plena actualidad en su intervención dada la coyuntura política. Así, denunció el “matrimonio de intereses” que practican a diario PP, PSOE y Ciudadanos, tras su acuerdo para que Mariano Rajoy pudiera formar Gobierno. Avisó de que “ni PSOE ni Ciudadanos cuestionan el fondo del proyecto político de los recortes y la consolidación fiscal” marcado por el principal partido de la derecha, “sólo su velocidad”.
En esta misma línea, valoró que la Gestora del PSOE, que marca la estrategia de los socialistas hasta su próximo congreso “desde el motín oligárquico que dirigieron eficazmente Susana Díaz y Felipe González para ahogar toda posibilidad de entendimiento entre la izquierda, por una parte, y el PSOE, por otra”, lo único que hace en la práctica es “comportarse de forma subalterna al PP desde que permitió el Gobierno de Rajoy. Él es en realidad el presidente de estos tres partidos: PP, PSOE y Ciudadanos”.
Alertó de que el PP, con Mariano Rajoy a la cabeza, “ya ha dejado muy claro que no va a dar marcha atrás a su política”, por lo que se avecina “una nueva hoja de recortes y más austeridad” porque lo que está en marcha desde hace tiempo es una estrategia para “detraer dinero de los fondos públicos y ponerlo al servicio de los intereses privados”.
Entre tanto, a lo que asiste la ciudadanía es al “chantaje y a la complicidad ideológica” de “un PP que necesita al PSOE para seguir aprobando sus leyes” y de un PSOE que “necesita ganar tiempo para que no haya elecciones” y tratar de alguna manera de poner freno a la grave crisis en la que está inmerso.
Alberto Garzón incidió también en el camino de “judicialización de la política” por el que quiere ir el Gobierno del PP “llevando al Constitucional el trabajo que se hace en el Congreso” para tratar de frenar sus políticas. Criticó con dureza esta “situación envenenada”, con la que se aboca al Parlamento “a ser un espacio político aún más vacío, si cabe” al bloquear cualquier iniciativa que no esté en consonancia con los intereses neoliberales ya marcados.  
El análisis del coordinador federal de IU incluyó también referencias a la “gran estafa” que ha supuesto el rescate bancario, sobre la que ha arrojado más luz el reciente informe del Tribunal de Cuentas. “Hay 60.000 millones de euros de dinero público irrecuperables para rescatar el sistema financiero”, sentenció Garzón. “Con ellos se podrían haber puesto en marcha seis planes de trabajo garantizado como el que propusimos, y sólo con uno de ellos podrían haberse creado un millón de puestos de trabajo. Cuando el PP dice que no hay dinero para sanidad, para educación, para pensiones, hay que decirle que sí lo hay, pero lo dedican a una oligarquía que es la que manda en este país”, afirmó.
Tanto en su exposición como en la redacción de su Informe de Coyuntura Política Garzón constató que “hay indicios suficientes para pensar que durante los próximos meses el Gobierno de Rajoy presentará, al menos: una reforma de las pensiones, con una reducción significativa de la capacidad adquisitiva de los/as pensionistas; modificaciones en la regulación laboral, con una expansión de las fórmulas de flexibilidad; recortes presupuestarios en sanidad y educación, como recomienda el FMI en su último informe, así como una reforma constitucional, con el objetivo de intentar neutralizar los problemas políticos desde una posición reformista”.
Para frenar todo ello es por lo que el máximo responsable de IU insistió en que “nuestro objetivo estratégico es la construcción del bloque político y social”, para lo cual se han puesto ya en marcha diferentes programas, entre ellos la campaña contra la precariedad bajo el lema ‘Que no nos jodan la vida’, que necesita la participación activa de toda la militancia.
Alberto Garzón aclaró también que para llevar adelante esta nítida apuesta estratégica “Izquierda Unida no puede esperar a nuestros aliados, ni a los procesos de debate en los mismos. Debemos coordinarnos desde la autonomía”.
“Respetamos y estamos atentos -dijo- a esos procesos internos de los aliados, pero nosotros vamos a desplegar nuestra agenda para la creación de ese bloque social y político. Eso sólo se puede hacer desde la praxis, en la práctica del día a día que se encuentra en la calle y en la movilización, ampliando nuestra base social desde el trabajo práctico”.