.

.

sábado, 17 de septiembre de 2016

José Luis Centella, Secretario General del PCE: "Nuestro objetivo como Partido Comunista es acabar con el capitalismo". Fiesta del PCE



Mikel Hernández/Mundo Obrero
El próximo año se cumple el centenario de la Gran Revolución Socialista de Octubre, la cual se cuenta sin duda entre las grandes gestas de la humanidad en su lucha por el progreso y la emancipación de la condiciones de esclavitud asalariada, por superar la desigualdad entre seres humanos, desigualdades de clase, de género y entre los pueblos.
Este hecho histórico entronca de manera directa con los orígenes y la historia del Partido Comunista de España, pues la toma del poder por los trabajadores en Rusia abrió una nueva era en el Movimiento Obrero la cual alumbró el nacimiento de los Partidos Comunistas en todo el mundo.
Por tal motivo, en el seno de la Agrupación de Técnicos y Profesionales del Partido Comunista de Madrid nació la iniciativa “Espacio 2017”, proyecto para acoger y desarrollar los actos que a lo largo del próximo año servirán a la conmemoración del triunfo de la Revolución de Octubre de 1917 en Rusia, que inauguró una era nueva para la humanidad liberadora.
“Espacio 2017” es un proyecto asumido por la dirección federal del Partido Comunista de España y fue dado a conocer formal y oficialmente en uno de los actos con los que abrió ayer día 16 de septiembre la 39 edición de la Fiesta PCE en la localidad madrileña de San Fernando de Henares.
Sofía García-Hortelano, militante de la Agrupación del partido en la que nació la iniciativa fue la encargada de abrir acto, que no estaba planteado estrictamente como un coloquio sino como el marco para el desarrollo de un trabajo y la exposición de unas tareas y el Secretario General del Partido Comunista de España y dos Secretarios Generales de Federación, José Manuel Mariscal por el Partido Comunista de Andalucía y Álvaro Aguilera, por el Partido Comunista de Madrid, expusieron en sus intervenciones los elementos político-ideológicos que han de servir de base a esta conmemoración.
Una idea común planeó en las exposiciones de todos los intervinientes: que el reencuentro con nuestra historia, con nuestra tradición, con nuestro hilo rojo, no sea una mera celebración litúrgica y sólo para el interno del partido, sino que ha de conectar con las tareas del presente, “con la reconstrucción del partido que requiere nuestra clase”, afirmó Sofía.
“El centenario de Octubre va a ser la oportunidad que va a aprovechar el Capital para tratar de dar el golpe de gracia al comunismo”, explicó Centella. La ofensiva ideológica para tratar de acabar con las simpatías hacia el comunismo va a ser brutal, destacó el Secretario General, de ahí la necesidad de dar en primer lugar la batalla en el plano histórico, situando los elementos históricos de lo que no fue un golpe de Estado o un golpe de mano, como el revisionismo pretende hacer creer, sino un audaz proceso revolucionario de acumulación de fuerzas que conquistó el poder no para gestionar lo que había sino para acabar con el dominio del capital y sentar las bases de una sociedad nueva.
A ese mismo plano de la necesidad de contrarrestar la ofensiva ideológica se refirió José Manuel Mariscal cuando señaló que en España, de esos 100 años de conmemoración al menos 40 se habló mucho y mal contra el comunismo, inculcando en el imaginario colectivo una imagen negativa de comunismo y sometiendo a represión, muerte y ostracismo cualquier atisbo, pensamiento o idea de emancipación humana.
Las lecciones, las enseñanzas de Octubre, de sus aciertos y de los que no lo fueron, se destacaron algunas tareas para el presente. La más importante, según Centella, para un Partido Comunista, es la de acabar con el capitalismo. Lo que singularizó a Lenin y los bolcheviques y lo que les llevó al triunfo, es que su objetivo no era como el resto de partidos socialistas de la época, tomar el poder para gestionar “lo que había”, sino acabar con el capitalismo. Y matizó, “coger el gobierno no es lo mismo que coger el poder” y puso el ejemplo de Venezuela, donde el proceso de transformación se ve continuamente expuesto a la contraofensiva del capital por no asumir todos los resortes del poder. En esta idea ahondó también Mariscal bajo la fórmula “Repensar la revolución es repensar el poder”, concluyendo que el poder no residía en última instancia en las instituciones.
“Asumir las contradicciones como parte de la política” fue un aspecto destacado de la intervención de Álvaro Aguilera en el sentido de las enseñanzas que para el presente pueden extraerse de la Revolución de Octubre, así como de la caracterización de aquel proceso histórico como de “inequívoca vocación de mayoría social”, que entronca a su parecer con la búsqueda e identificación actual del conflicto, “para generar un contrapoder, confrontar un proyecto de país distinto y facilitar un proyecto solvente”. “La unidad popular, -señaló- no es solo lo electoral, hace falta un contrapoder, y si somos capaces de crearlo, seremos dignos herederos de Octubre”.
El significado y la repercusión de la Revolución de Octubre de 1917 –señaló Centella- fue que la clase obrera pudo conquistar el poder. “La Revolución no la hizo el Partido bolchevique, la organizó. Fue un partido organizado para la gente, no para sí mismo, que tejió políticas de alianzas y tuvo en los soviets sus instrumentos de poder popular".
Todos los intervinientes destacaron el papel de Lenin y glosaron su figura. Su capacidad para el análisis del capitalismo en su fase imperialista, el análisis concreto de las condiciones del capitalismo en Rusia, sus dotes de estratega y táctico, su adaptación del marxismo a las condiciones concretas del capitalismo, una genialidad en correspondencia al mismo tiempo con el papel creativo de las masas en el proceso revolucionario.
"El capitalismo es fuerte en la medida en que no cuenta con una alternativa. Mientras exista el comunismo el capitalismo no estará tranquilo y querrá situarnos en el lado oscuro de la historia", dijo Centella. "El ideal es bonito, -en referencia al fin del capitalismo- pero el objetivo es que el ideal sea realizable", concluyó Centella.