sábado, 30 de abril de 2016

Manifiesto del PCE para el 1º de Mayo. Recuperar derechos, pasar a la ofensiva



Somos los trabajadores y trabajadoras los que sufren las alambradas en la frontera huyendo de las guerras inventadas por el Capital para conseguir más beneficios; los que perdemos los ojos en las manifestaciones en defensa de la libertad, a manos de la represión de unos Gobiernos, que pretenden acallar las protestas contra las nefastas políticas del capital; las que sufrimos una desigualdad salarial, para aumentar los beneficios de las grandes empresas sin escrúpulos; los que soportamos unos contratos de trabajo por horas y mal pagados a pesar de su preparación; l@s que tienen empantanados sus Convenios Colectivos, por culpa de las reformas laborales que lo único que buscaban era el abaratamiento de los salarios, facilitar los despidos y los recortes en derechos, para beneficio del sistema capitalista. Somos los trabajadores y trabajadoras los que pagan sus impuestos y no tienen sus cuentas en paraísos fiscales, impuestos de donde se sacan las subvenciones a las empresas y la banca. Somos las trabajadoras y trabajadores los que crean riquezas y el 1 de Mayo, es el día internacional del trabajo...
Un Primero de Mayo que al igual que los últimos años viene marcado por una situación límite de emergencia social, consecuencia de la aplicación de los recortes aplicados por el bipartidismo.
Que la crisis subsiste inhumanamente entre la clase trabajadora y los más desfavorecidos en nuestro país, nadie lo oculta ya. Inclusive los cantos de sirena de los distintos ministros del PP, intentándonos hacernos creer que ya estamos saliendo de la crisis, no hace más que volverse en contra de sus falsos pregoneros.
A pesar de los cálculos de crecimiento económico (aplicando solo el parámetro de las políticas neoliberales) no se está generando empleo y el que subsiste tiene menos derechos y menos salarios.
Seguimos denunciando que la discriminación salarial por razón de género sigue siendo una lacra (El salario de la mujer trabajadora es un 77% del salario medio masculino).
A pesar de las sentencias del Tribunal Supremos, reequilibrando algo la agresión a la regulación de las condiciones de trabajo en los convenios, la reforma de la negociación colectiva auspiciada por el bipartidismo, pretende anular la capacidad colectiva de la clase trabajadora para reclamar sus derechos y anular la fuerza de los sindicatos de clase para representarnos frente a las patronales y el actual estado de la negociación colectiva demuestra que su están logrando sus pretensiones.
Sin embargo, no contento con su tremendo fracaso, insisten en sus políticas de empobrecimiento de los trabajadores y las trabajadoras, el último ingenio, es la firma del tratado de libre comercio con los Estados Unidos (TTIP), por la que los derechos de los trabajadores/as europeos y las posibilidades de las pequeñas empresas y autónomos, de subsistir, se van directamente por el sumidero, con el único objetivo de beneficiar a las grandes corporaciones financieras e industriales. El capitalismo necesita esquilmar aún más a los ciudadanos para seguir manteniendo sus beneficios.
Las falsas alternativas que el PP ofrece a la generación más preparada en nuestro país, es la emigración (para trabajar 12 horas por 600€ en los países del centro y norte de Europa), por cierto para trabajar en los puestos que no quiere nadie al igual que en los años 60, o una estafadora imagen de que desde el Gobierno se apoyan las ideas y los emprendimientos empresariales; estafadora porque al mantener una legislación que solo apoya a las grandes empresas y fortunas, tiene como efecto que a pesar del inmenso esfuerzo que significa montar una pequeña empresa, más del 90% cierran en los dos primeros años, por falta de apoyo real de las instituciones gobernadas por la derecha.
En lo internacional, todo aquello que el PCE denunciaba que iba a pasar por la estrategia de EEUU y la derecha Europea (armando inclusive a aquellos que hoy consideran terroristas) en Libia, Siria, en particular y en el conjunto de los países árabes en general, es exactamente lo que está ocurriendo, con un profundo coste en vidas humanas y crisis humanitarias (pero claro había que justificar las inversiones en la Industria de guerra).
La política internacional del Gobierno del PP, roza lo patético, si no fuera porque, de por medio, se han perdido vidas. Es terriblemente triste e irritante, ver al ministro de defensa justificar a Israel en el asesinato de un soldado de nuestro país, el silencio ante el Gobierno Marroquí, la no reclamación ante el ejército Estadounidense de los crímenes de lesa humanidad, el silencio del genocidio del Pueblo Palestino y la falta de cumplimiento de las resoluciones de la ONU para con el pueblo Saharaui.
Pero el PCE no se va a rendir ante la injusticia, tenemos alternativas económicas, sociales y laborales concretas, que hemos ido construyendo mediante el debate y el estudio. No nos quedamos en los titulares mediáticos, sabemos que la profundidad del análisis nos lleva a la conclusión de que el génesis del problema está en el Capitalismo y sus estrategias de acumulación de riquezas.
Debemos romper el reforzamiento que ha tenido la patronal, gracias a la estrategia de reformas tanto del PP, como en su tiempo del PSOE y que vemos como se concreta en la intransigencia de negociación para la adecuación de los salarios, y el cambio de empleo estable y con derechos por trabajo precario y mal remunerado. Esta intransigencia y pérdida de derechos solo se rompe con movilización sostenida, abandonando esa paz social que algunas organizaciones y partidos pretenden implantar.
A pesar de la ley mordaza, seguimos en la calle, con las marchas las movilizaciones convocadas por los sindicatos y comités de empresa, apoyando a las empresas de economías sociales y autónomas, con propuestas reales sobre su viabilidad y combatiendo las políticas que solo benefician a las grandes empresas.
Sigue habiendo movilizaciones pero debemos construir un PCE fuerte capaz de aglutinar estas en una movilización única. Los y las comunistas no hemos mandatado a ser el eje coordinador entre las permanentes movilizaciones sindicales y las movilizaciones sociales. Estamos en todos los conflictos en defensa del empleo y por la mejora de las condiciones laborales de l@s trabajador@s. Estamos, juntos con los movimientos en Mareas, en las luchas por la Sanidad, la Educación y la defensa de los Servicios Públicos, como parte del salario diferido de la Clase Trabajadora.
El PCE, también sabe estar en la Política, y hemos apoyado la estrategia de IU?UP, de poner por delante, en cualquier negociación de Gobierno o investidura, las reformas que necesitan los trabajadores y trabajadoras de este país, para crecer en calidad de vida, estabilidad laboral, dignidad de las personas e igualdad.
Existen otras vías económicas y sociolaborales posibles y por ellas seguimos luchando.
No nos callarán, No nos rendimos
VIVA EL PRIMERO DE MAYO
VIVA LA LUCHA DE LA CLASE OBRERA

Manifiesto del 1º de Mayo de la UJCE: ¡Somos clase obrera ¡Somos la mayoría!



Un 1º de Mayo de hace 130 años, cientos de miles de trabajadores/as se pusieron en huelga, arriesgando su salud y su vida para conseguir la jornada laboral de 8 horas. Desde entonces se celebra este día como el “día internacional de la clase trabajadora”, y así lo seguirá siendo mientras la lucha de clases siga siendo la contradicción fundamental en el sistema económico, político y social en el que vivimos la mayoría, la clase trabajadora.
La juventud trabajadora somos quienes mayor tasa de desempleo sufre, y si conseguimos empleo son en su mayoría temporales y precarios, cuando no son becas o prácticas sin remunerar o nos vemos abocados a la emigración como la única salida. Esto hace que la juventud trabajadora viva una marcada inestabilidad laboral que impide la emancipación efectiva.
Si las trabajadoras además somos mujeres estamos doblemente explotadas, ya que la brecha salarial hace que cobremos menos por el mismo trabajo, que la mayoría de nuestros empleos sean a tiempo parcial, o que nos veamos condenadas por el patriarcado a cargar con un trabajo reproductivo y de cuidados no remunerado e invisibilizado.
Todo ello provoca además que aumente año tras año la siniestralidad laboral, llevándose cientos de vidas por falta de seguridad en el centro de trabajo. Nosotros, la mayoría trabajadora, ponemos las vidas mientras la burguesía, la minoría que vive a costa de nuestro trabajo, se lleva los beneficios.
Es posible tener una vida digna para la mayoría, pero ello pasa por pelear el presente para conquistar un futuro que nos niegan. Para ello sigue siendo necesaria la organización y la unidad de la clase trabajadora en cada centro de trabajo, construyendo poder popular que permita mantener el empleo y conquistar derechos que hace tiempo nos están quitando. Se ha demostrado que es posible alcanzar victorias para la clase trabajadora, y ese debe ser el camino.
Vivimos en un sistema corrupto, donde los gobiernos en alianza con la burguesía nos niegan el futuro para aumentar sus beneficios. Frente a ello no cabe otro camino que la organización y la lucha, teniendo la juventud trabajadora un papel fundamental en la construcción de un futuro mejor, un futuro donde la mayoría tenga una vida digna.
¡Somos clase obrera! ¡Somos mayoría!
¡Viva el 1º de Mayo!
#SomosLaMayoríaObrera
http://www.agitacion.org/?p=2157

jueves, 28 de abril de 2016

La Presidencia Federal de Izquierda Unida respalda abrir el proceso de negociación con otras fuerzas políticas, entre ellas Podemos, para buscar la confluencia electoral

Comunicado de Izquierda Unida Federal de 28 de abril de 2016
La Presidencia Ejecutiva Federal (PEF) de Izquierda Unida ha respaldado esta tarde por amplia mayoría -35 votos a favor y 3 abstenciones- abrir el proceso de negociación con otras fuerzas políticas, entre ellas Podemos, para buscar la confluencia electoral de cara a los comicios del próximo mes de junio. Esta confluencia se plantea con el objetivo de dar una verdadera respuesta a las exigencias de la mayoría social de este país para desalojar del gobierno a la derecha y a las políticas neoliberales impuestas durante los últimos años de crisis, cuyos efectos se mantienen vigentes.
Tras los contactos iniciales a nivel exploratorio de los últimos días entre representantes de las direcciones de Izquierda Unida y Podemos, el órgano de dirección de IU reunido en su sede federal en Madrid durante más de cuatro horas ha debatido y aprobado que esta confluencia debe negociarse en el marco de una coalición electoral de ámbito estatal. Además, el resultado de las negociaciones debe garantizar el reconocimiento mutuo y la autonomía de ambas organizaciones.
De esta forma, la PEF reafirma con su decisión la voluntad expresada en anteriores convocatorias electorales para conformar alianzas electorales los más amplias posibles. Éstas se articularían en torno a un programa que, respetando las propias propuestas de cada organización, ponga en valor lo que nos une para defender un verdadero cambio social, económico y de recuperación de las libertades públicas.

La Presidencia Federal -cuya convocatoria en el día de hoy ha coincidido exactamente con la celebración del 30 Aniversario de la creación de Izquierda Unida- ha dado también el visto bueno a la convocatoria de una consulta on line y presencial a las bases de la organización -a celebrar los días 2, 3 y 4 de mayo- para implicar expresamente a la militancia de forma directa en una decisión tan importante como es la confluencia de cara a las nuevas y decisivas elecciones generales.

miércoles, 27 de abril de 2016

Antonio Romero: “Un fantasma recorre las tertulias”

Carta abierta a la ciudadanía
Estimado ciudadana, estimada ciudadano:
Desde que saltó la noticia, se desataron los rumores y a continuación se anunciaron y vaticinaron todas las desgracias, incluidas las diez plagas de Egipto (aquí solo hemos tenido históricamente la pertinaz sequía). Ahora por lo visto, vamos a vivir, terribles y cuantiosas consecuencias. Todas ellas negativas para España, si se forma una coalición electoral entre IU y Podemos. Lo dicho, se trata de la definición que el catecismo hace del infierno “un conjunto de males sin mezcla de bien alguno”. La derecha capillita Española, tiene la misma definición para referirse a la izquierda.
El miedo se torna a pánico en cuanto se echan los números y pueden salirse las cuentas a la izquierda decente y transformadora de este país, convirtiéndose en terribilitis. No hay que olvidar que no le han salido las cuentas para formar Gobierno a Mariano Rajoy, que continúa en Las Ventas, aculado en las tablas, herido de muerte  y esperando el descabello. Tampoco le han salido los números a Pedro Sánchez, que bajo la tutela de Felipe González y la vieja guardia, le han acotado y blindado el acuerdo con C’s para vetar a Podemos.
C’s que recuperará su soltería, después del  apasionado romance con el PSOE.
Los votos ‘gratis total’ que quería Sánchez para afianzar el bipartidismo, la monarquía y la Transición del 78, constituían o eran la hoja de ruta del IBEX 35, los poderes fácticos y la monarquía. Ahora vemos a los tertulianos de la derecha muy nerviosos, porque la unidad solo desde el punto de vista técnico y en acuerdo con lo que establece la Ley electoral, se obtendrían entre 25 y 30 diputados más, eso convierten a las elecciones próximas no en una repetición de las elecciones anteriores, sino en unas nuevas elecciones  que convierten a la unidad IU-Podemos en el polo triunfador que disputará el Gobierno a un PP con Caja B, sobres B, financiación B, empresarios B, papeles en Panamá, despidos en diferido, la mitad en la cárcel y la otra en búsqueda y captura. ¡Levantó el PP la veda a la corrupción total con el Tamayazo!
Solo con pensar, brota el entusiasmo en la unidad electoral, que traerá un programa de emergencia social que aborde para el pueblo: renta básica, derogar la reforma laboral, regeneración ética, abordaría el derecho a decidir de Cataluña, derogación de la ‘Ley mordaza’ y nombraría una ponencia para hacer un borrador de nueva constitución en un Proceso constituyente. Derogación de la Ley electoral con el sistema D’Hondt y el reparto de diputados por circunscripciones provinciales, para que todos los votos tengan el mismo valor. No participaría en ninguna guerra y diría no a las políticas de la troika y de austeridad, lucharía contra la pobreza energética y contra el hambre.
Una vez que queda patente ante los españoles que los que van de patriotas con el dinero criminal en los paraísos fiscales, hay que expulsarlos de la política e impedir que se presenten a ningún proceso electoral.
La historia de España ha sido la historia de un saqueo permanente, las oligarquías de este país, han estado siempre con un pulmón que le garantizaba la respiración asistida desde el Estado. Hoy tratamos de levantar acta definitiva del agotamiento del régimen surgido de la Transición del 78 y además levantamos acta final del franquismo que aún continúa entre nosotros. Estamos en un tiempo nuevo, él que no lo vea, es que no tiene ojos para ver, o sus intereses le deslumbran. Un discurso que no insulte la inteligencia de los ciudadanos y que sitúe la batalla política en las próximas elecciones generales, como una batalla clave en la historia de España, para instalar la decencia y la justicia social. ¡Si ellos no paran de robar, nosotros no pararemos de luchar!
Unos de los objetivos de los tertulianos que ven fantasmas y chándales bolivarianos por todos los sitios, es desganar a la población para que se abstenga, con esa cantidad de información enorme y sesgada.
Nuestro pueblo, nuestra tierra, nuestra gente es el pueblo más alegre de Europa, al que parece que la suerte le hubiera esquivado siempre, ha sufrido mucho y como dijera José Saramago en su libro “El Evangelio según Jesucristo”, refiriéndose a la resurrección de Lázaro dijo, “ningún hombre debe morir dos veces”. Nosotros y nosotras queremos una España para vivir, donde las políticas criminales sean derrotadas y se construya la democracia de lo común.
Antonio Romero Ruiz
Presidente de Honor PCA
Exparlamentario de IU
Coordinador de la Red de Municipios por la III República

La 19ª Fiesta del PCA en sus vídeos. Comunistas por la Unidad Popular para construir un Nuevo País

 

Gran éxito la 19 Fiesta del PCA que se constituye en un gran escenario político, social y cultural para desde la unidad popular construir un nuevo país

La 19 Fiesta del PCA celebrada el pasado fin de semana en Córdoba, desde el viernes 22 al domingo 24 de abril, en el recinto ferial de El Arenal ha supuesto un rotundo éxito, tanto en lo político, social y cultural para nuestro partido y que indudablemente es un referente para la izquierda andaluza.
En la Fiesta, tanto en el acto central como en las mesas de discusión, se han dado debates de primerísima actualidad y que supone compartir ideas y experiencias al calor de la política aprobada por nuestro PCE en su XX Congreso.  Debates de gran asistencia por el interés que despierta la apuesta decidida por la unidad popular para construir un nuevo país y que pueden referenciarse próximamente en caso de convocarse las elecciones generales para junio con la asistencia de Alberto Garzón, Antonio Maillo, Elena Cortés, José Manuel Mariscal, Álvaro Aguilera o José Luis Centella…; cómo se desarrollan las experiencias de ayuntamientos gobernados por las confluencias de las izquierdas; la puesta en común y reflexión sobre las luchas obreras que se están llevando a cabo contra la precariedad y el paro, con participación de portavoces de la sección sindical de CCOO en Telefónica, Campamento de CocaCola en Lucha, los trabajadores y trabajadoras del 061 de Málaga y los intérpretes de lengua de signos de Canal Sur, así como también de las luchas sociales en la recuperación de espacios construyendo poder popular con la participación del Círculo Cultural Juan 23, La Corrala Utopía, Rey Heredia y la Plataforma vecinal Huertos Urbanos Cordel de Écija y por supuesto también se debatió de feminismo con la presencia de la diputada de UP-IU Sol Sánchez.
La cultura y la memoria han sido otro de los elementos que forman parte indispensable de la lucha política comunista y la Fiesta también se ha significado con el Homenaje a Josefina Samper, compañera de Marcelino Camacho y luchadora feminista y del MDM, las presentaciones de libros como “El eclipse rojo” de Felipe Alcaráz; “Atraco a la memoria. Un recorrido histórico por la vida de Julio Anguita” con el propio Julio y el autor Juan Andrade; o el libro de la lucha de Coca Cola.
Y por supuesto la música puesta este año por El Gato López con su tributo a Ska-P, los cordobeses Eskombros y Miguel Bueno and the Goods, además de Banda Bassoti y los ya clásicos en las fiestas del PCA, Los Tabernícolas.

En definitiva un gran éxito de la militancia comunista del PCA y de las UJCE que derrochó esfuerzo y alegría para construir un año más la Fiesta del Partido sea como decía su lema de este año: “un espacio de encuentro para quienes apuestan por la unidad popular”

domingo, 24 de abril de 2016

Alberto Garzón: “Nos vendría bien ir solos al 26J, pero hay que echar al PP” por eso las izquierdas tienen “el deber moral y político” de articular una candidatura conjunta

Fernando García/La Vanguardia
El dirigente político más valorado de España, según la última encuesta del CIS, no tiene despacho en el Congreso. Cosas del sistema electoral, que a él y a la también diputada de IU Sol Sánchez los condenó al fondo del grupo mixto de la Cámara pese a los casi un millón de votos que obtuvo la coalición. Ahora, Alberto Garzón es posiblemente el líder que más tiene que ganar y menos que perder si se repiten las elecciones.
¿Cómo van los contactos o negociaciones para una alianza electoral con Podemos?
Todavía no hay ninguna negociación. Estamos en el tiempo de descuento y el partido no ha terminado aunque cunda la sensación de que se repetirán las elecciones. Mantenemos la esperanza de que el PSOE cambie de opinión, gire a la izquierda y pueda haber un gobierno. Si no lo hay, se abre un espacio en el que queremos explorar, en una negociación formal que tendrá que ser rápida, las posibilidades de una confluencia coherente con lo que hemos defendido: una alianza que respete la identidad de cada proyecto. No solo con Podemos, sino entre partidos con proyectos diferentes pero que podemos encontrar un espacio de colaboración; también con la gente de Iniciativa, Colau, Anova, Compromís… Un espacio que puede ganar las elecciones, y que queremos explorar siempre desde el reconocimiento mutuo. Lo que hay de momento son conversaciones informales para ver si ellos (Podemos) están dispuestos a cambiar su posición respecto a las de antes 20D.
¿La situación es distinta?
Las condiciones son distintas
¿Y la actitud de Podemos?
También. Porque vamos a unas elecciones atípicas; a una especie de segunda vuelta. El debate va a estar situado en torno a con quién vas a pactar después. Son unas elecciones muy instrumentales. Después del 20D, intentamos una mesa a cuatro. El PSOE se levantó para irse con Ciudadanos. Pues bien: el resto de fuerzas que estábamos en esa mesa (IU, Podemos y sus socios territoriales, y Compromís) tenemos el deber moral y político de articular una candidatura conjunta. Es perfectamente posible y así podemos ganar las elecciones y gobernar el país. El nuevo contexto ofrece las condiciones para que Podemos cambie de postura.
En segunda instancia, ¿el objetivo es dar el sorpasso?
No se trata tanto de una clasificación en la que uno quiere ser el segundo o el tercero, sino de entender lo que está sucediendo en términos históricos: que está cambiando el orden social de este país. Vamos a un escenario de flexibilidad, de precariedad laboral y vital, de recortes en los servicios públicos, de acabar con las conquistas sociales. Ese orden puede consolidarse porque dicen las encuestas que las elecciones las ganarían el PP y Ciudadanos. La única forma de evitarlo es acordar una alianza coyuntural y puntual para este nuevo escenario.
Tenemos el deber moral y político de articular una candidatura conjunta con Podemos y otras fuerzas de izquierda”
Según informaciones de Podemos, IU le ha pedido una decena de puestos en las listas a pactar.
Esos elementos entrarían en una negociación. Pero no la hemos iniciado, así que en ningún momento hemos hablado de un número de diputados en una posible alianza. Se trata de rumores interesados en dinamitar la posible confluencia. De lo que estamos hablando, informalmente, es de si van a cambiar de opinión respecto a antes de diciembre. Porque, si han cambiado, lo que nosotros queremos es sencillo: reconocimiento político y un proyecto federal. No aceptaremos las condiciones que ponían en diciembre: absorción, integración individual o confluencias a la carta.
¿Y qué van respondiendo?
Nada en firme. Lo dejan todo para cuando se confirme que hay elecciones. Lo que plantean es que, efectivamente, las condiciones son diferentes y ven con más optimismo la posibilidad de confluir. Les hemos dicho que la confluencia es una oportunidad para este país; de ganar las elecciones; como mínimo quedar segundo y generar una ilusión más importante. De que Pablo Iglesias articule también a gente que no somos de Podemos ni queremos serlo. Es una cuestión que trasciende las siglas y los partidos: puedes ganar este país, pero reconociendo que somos un proyecto federal y una organización diferente.
También tendría que haber confianza mutua, ¿no? Y usted ha llegado a cuestionar la coherencia de Podemos, y por su parte Pablo Iglesias llamó a los veteranos de IU “pitufos gruñones”, “amargados” y qué sé yo… ¿Se fía usted de los dirigentes de Podemos?
No se trata de una cuestión de confianza en ese sentido, como lo sería con gente de la propia organización. Tenemos nuestras diferencias, a veces programáticas, de forma y en general de actitud y enfoque político. A mí no me gusta que me insulten ni que se planteen cosas como las que se han planteado en los dos últimos años, pero imagino que a ellos les pasa lo mismo con nosotros. De lo que se trata es de entender qué vamos a poner encima de la mesa: si vamos a poner estas cosas que son de vientre, por otra parte naturales y comprensibles, o bien vamos a primar las necesidades del país. Esa es mi apuesta. Hemos venido a la política a transformar la sociedad y hay que estar a la altura de la Historia. Lo cual no sólo implica ser generosos, sino inteligentes y hábiles. La política no se hace desde el rencor sino pensando en la gente que sufre las consecuencias de la crisis. No tenemos que confiar en Podemos en el sentido de que tengan que comunicarnos todo lo que piensan; para empezar, pensamos diferente. Lo que queremos es articular un espacio de colaboración y luego cada cual tiene sus características, ventajas e inconvenientes, sus enfoques… Y eso tiene que preservarse.
Pero ustedes se necesitan, en definitiva
No es que nos necesitemos mutuamente. Nos necesita la sociedad; las clases populares. Porque es la única forma de conseguir que PP y C’s no gobiernen. Es más. Para que se entienda la falla de ese supuesto, lo planteo en una forma corporativista: a nosotros no nos vendría mal ir en solitario a las elecciones, sobre todo con respecto al 20D. Según las encuestas, nos iría mejor: podríamos tener entre un 7% o un 8%, y unos diez diputados o más. Pero ¿le sirve eso a la gente si gobiernan Mariano Rajoy y Albert Rivera? Yo creo que no. Así que lo que tenemos que intentar es -preservando nuestro proyecto político, identidad y militancia-, colaborar con otros para impedir ese gobierno y construir otro que realmente transforme la sociedad.
¿Habría suscrito las últimas cesiones de Podemos ante el PSOE y C’s, incluida la renuncia a la derogación de la reforma laboral de Rodríguez Zapatero?
La reforma laboral de Zapatero es cualitativamente igual que la del PP. Un acuerdo para un cambio real debería haber preservado determinados elementos para ese cambio. Porque si al final se mantiene la política del PP, aunque sea con otro gobierno, tenemos un problema. Lo que sucede es que desde que el PSOE se fue con C’s a la investidura, hemos visto más teatro que política; más escenificaciones y un intento de culpar al otro de la repetición de las elecciones. Eso ha sido responsabilidad del PSOE, que tenía la opción de constituir un nuevo gobierno a partir de la mesa a cuatro; un Ejecutivo que tendría que haber incluido la derogación de su reforma laboral. Había votos suficientes y el clima necesario para hacer cosas ambiciosas. Pero la decisión del PSOE frustró esa
posibilidad y a partir de ahí asistimos a un juego más táctico.
¿Da por zanjada la grave y larga crisis interna en IU?
Hemos pasado momentos muy duros en los que la gente pensaba que íbamos a desaparecer. Es difícil de llevar que una encuesta llegue a darte el 1%. Pero creemos en IU como proyecto político e ideológico con vigencia y que tiene que continuar. Hemos avanzado con éxito en un proceso de transformación que culminará en nuestra asamblea de junio y reconfigurará IU a fin de consolidarla como proyecto útil para la ciudadanía.
¿Pero el lío ha terminado? Cayo Lara patrocina una candidatura alternativa a la suya, la de la eurodiputada Paloma López, en esa asamblea. Y luego está Gaspar Llamazares…
Nunca puedes decir que todo ha sido resuelto. La disensión siempre existe, pero eso es razonable en una organización. Sin embargo, lo que desde luego hemos dejado atrás son esos momentos en que se ponía en cuestión nuestra propia existencia.
¿Qué le pasa a la izquierda en España?

Pues que necesita repensarse teniendo presente que nuestro mundo ha cambiado desde que existe una izquierda nacida en el siglo XVIII. En nuestro país se han producido grandes cambios en los últimos treinta años: desindustrialización, cambio en la estructura social, precarización, reformas neoliberales... Todo esto ha modificado la fisonomía de la sociedad y requiere que los instrumentos se adapten a los cambios. Nuestro instrumento (IU) debe hacerse más ágil, flexible y acorde con un anticapitalismo que combata un sistema depredador, no ya de los recursos naturales sino de la vida; un sistema que maximiza la ganancia a todo precio. Falta reflexión y análisis histórico. La izquierda está perdiendo la visión del bosque al concentrarse sólo en la pelea del árbol que tiene enfrente en las instituciones y en las elecciones.

¿El tiempo de Cayo Lara y su generación ha pasado?
No es cuestión de edad, sino de enfoque político. Simpatizo con muchas de las ideas de Beiras o Anguita, que son de generaciones muy distantes a la mía. Claro que el tiempo influye. Nuestros padres vivieron una realidad muy distinta. Siempre pensaron que iban a tener un trabajo y unas pensiones, y que iban a poder formar una familia, cosa que ahora no ocurre. Eso da una visión diferente, pero no es el eje central.
¿Pero hay dos almas en IU? ¿Tres?
Seguramente haya muchas. Lo importante es saber sobre qué versa el principal debate en IU, que es el dilema entre una ruptura democrática ¬-entendida como una transformación total del régimen económico y político- y una reforma. Nuestra candidatura pretende una ruptura democrática con el régimen del 78, al asumir que nuestro sistema político y económico tiene que cambiar y para ello hay que acumular fuerzas para mejorar la vida de la gente. Quienes defienden otros documentos consideran que no es posible porque no hay números, y es mucho mejorar pactar con el PSOE gobiernos d izquierdas. Es una visión más conservadora que al final termina siendo muleta del PSOE. Nosotros creemos que no es suficiente. Todo dentro de un debate sano entre compañeros, no enemigos. Estamos muy lejos en algunas posiciones políticas, pero no somos adversarios. Cada uno dice lo que piensa y debe ser la militancia la que vote. Si alguien defiende apoyar al PSOE para que gobiernes con Ciudadanos, que lo diga en la asamblea y se vota.
¿Cree que Podemos sigue defendiendo también la ruptura con el “régimen del 78”?
Podemos también tiene muchas almas. La posición de Iglesias sí es la de ruptura democrática, que es lo que también han planteado las confluencias en Catalunya y en Galicia. Beiras mantiene ahí nuestro mismo discurso. Y Colau va igualmente en esa línea. Lo que pasa es que durante un tiempo Podemos ha hecho determinados giros tácticos muy evidentes que hemos criticado. Pero hay que comprender que si tenemos una confluencia es hacia un objetivo político. Y da igual que ellos le llamen de otra forma. Lo esencial es que sea un proyecto de transformación política y económica real.
Defendemos el derecho de autodeterminación, pero no somos independentistas ni nacionalistas españoles”
¿El modelo de En Comú Podem, del que forman parte, es exportable al conjunto del Estado?
Cada espacio tiene sus singularidades. En Cataunya conseguimos tejer una confluencia porque Podemos aceptó unas condiciones que rechazaba en el resto del Estado, donde mantenía su visión de la succión y las integraciones individuales: algo que nosotros, insisto, no aceptábamos ni vamos a aceptar nunca. Claro, las condiciones han cambiado. Tenemos que aprender de los modelos de confluencia catalán y gallego, pero también de los municipales de Madrid, Barcelona, Santiago… Y hacer autocrítica para corregir los problemas que se han dado en muchos ámbitos.
De momento, la extrapolación estatal no parece fácil.
Claro. En política, uno y uno no suman necesariamente dos. Si una confluencia se hace bien, puede ganar el país; si se hace mal, no va a salir. Hay que ser muy hábil. La confluencia tiene muchos enemigos. Todos aquellos cuyo corazón palpita con el régimen, de derechas o izquierda, son enemigos de una confluencia que pudiera dar el sorpasso y cambiara la historia de este país
¿Y está seguro de que va a salir?
Soy optimista pero también cauto. Hay obstáculos en Podemos, en IU y sobre todo uno enorme que se llama régimen, conformado por unas grandes empresas y fortunas que no quieren oír hablar en absoluto de que una confluencia como esta pudiera ser quedar como mínimo como segunda fuerza política del país. Porque saben que eso no sólo es un mensaje español, sino un mensaje europeo de freno brutal al capitalismo salvaje. Y como hay tantos obstáculos tenemos que ser extraordinariamente inteligentes, habilidosos y coherentes.
¿Comparte al cien por cien el planteamiento de Podemos sobre el derecho a decidir en Catalunya?
No sé cuál es el punto concreto de Pablo Iglesias, pero nosotros siempre defendimos el derecho a decidir, que llamamos derecho de autodeterminación como expresión política democrática. Ahora bien, no somos independentistas; tampoco nacionalistas españoles. Somos un proyecto de clase. Y creemos que las clases populares de Catalunya no pueden enfrentarse a las clases populares del resto de pueblos de Europa. Porque al final el enemigo tiene otras posiciones. Es esa oligarquía que es catalana, española, europea. Si se celebrara el referéndum votaríamos que no. Los pueblos tienen que cooperar en un proyecto de emancipación y eso no casa bien con los recortes de Convergència.
¿Pero está por exigir un referéndum?
No diríamos exigir porque cuando uno pacta un gobierno debe tener otras prioridades, las cuales tienen que ver con las condiciones materiales de vida de la gente: la sanidad, la educación, las pensiones… Pero sí creemos que hay que defender el referéndum y sobre todo una solución negociada a los problemas de identidad nacional en nuestro país. Esconder el problema debajo de la mesa no es solución. Lo que propugnamos, como espacio de síntesis entre la intransigencia de unos y de otros, es una opción federal que permita la expresión de la gente por vías democráticas.
¿Se pueden aplicar cambios sustancias en lo económico, lo fiscal y lo laboral en España sin alterar sustancialmente los tratados y demás legislación de la UE?
Rotundamente, no. Y hay que romper con este modelo de Unión Europea y con esta arquitectura financiera internacional. La UE son sus tratados y camisas de fuerza que limitan la capacidad de intervención de los pueblos a la hora de votar democráticamente. Al final gobiernan quienes no se presentan a las elecciones: el Banco Santander, las grandes compañías y fortunas. Hay que cambiar el tablero de juego; hacer una UE diferente, de solidaridad entre los pueblos. Nuestro proyecto tiene que ser de rebeldía frente a la troika, que, de aceptarse por activa o por pasiva, nos condena a un orden social de la precariedad y los recortes. Y ya puedes ser el más hábil orador de la izquierda que, si aceptas eso, no podrás nunca transformar el sistema. Hay que articular mecanismos de solidaridad entre los pueblos más golpeados -Portugal, Grecia, España-, para construir una alternativa.

24/04/2016