.

.

martes, 30 de junio de 2015

El PCE denuncia como golpe de estado la intención del Eurogrupo de imponer sus medidas al gobierno de Grecia sin dejar celebrar el referéndum

El Partido Comunista de España (PCE) rechaza las imposiciones de la llamada Troika al pueblo griego, entre las que se encuentran los recortes de las pensiones, el aumento del IVA, el aumento de la edad de jubilación entre otras, todas fuera del programa que a Syriza le llevó a ganar las últimas elecciones en Grecia.
Los resultados de la Comisión de Estudio sobre la Deuda, demostrando como gran parte de ella es ilegal e inmoral y que por tanto debería producirse una sustancial quita por parte de los responsables de la Unión Europea, junto a la decisión del Gobierno de Grecia de no renunciar a su compromiso electoral, ha llevado al Eurogrupo a plantear una ofensiva que trata de hacer claudicar al único gobierno europeo que se le ha rebelado.
La propuesta del Gobierno griego, de realizar un Referéndum ante una imposición que pretende cambiar su programa de Gobierno, es la única salida democrática del presidente Griego frente a la posición de la UE de rechazar su propuesta de ampliación de la negociación. Aceptar las propuestas de la Troika, tal como hizo en España Rodríguez Zapatero en 2010, no sería otra cosa que traicionar las promesas que hicieron al pueblo griego y dejar la puerta abierta para el triunfo del fascismo en Grecia.
El Partido Comunista de España reafirma su solidaridad con el Pueblo griego y con su lucha por la dignidad y la democracia, y muestra así mismo nuestra colaboración con Syriza y con todos los que en Grecia den la batalla por la defensa de una salida digna, solidaria y social de esta situación.
Entendemos que no se puede aceptar el chantaje financiero para evitar el referéndum griego, y denunciamos que el anuncio del Banco Central Europeo de recortar la liquidez financiera a los Bancos Griegos este lunes, se convierte en la avanzadilla del chantaje financiero del Eurogrupo contra la República de Grecia, después de que el Gobierno y el Parlamento griego decidiera someter a consulta del pueblo mediante referéndum las propuestas de austeridad exigidas a Grecia.
Para el PCE no se puede jugar con la vida de los trabajadores, jubilados, familias griegas, no se pueden utilizar sus depósitos bancarios como rehenes para tratar de evitar que se celebre el referéndum, por lo que ha obligado al Gobierno de Grecia a tomar el control de los capitales.
Denunciamos que la Troika que trata de sustituir la soberanía de los pueblos por la dictadura del capital se asusta ante la posibilidad de que un Gobierno dé la posibilidad de que su pueblo decida sobre las políticas europeas, creando un peligroso precedente para quienes intentan dominar la economía y la vida de la gente al margen de cualquier control democrático.
Denunciamos que estamos ante la posibilidad de un verdadero Golpe de Estado al sustituir el Eurogrupo la voluntad democrática del pueblo griego de tener una salida social de la crisis, expresada libremente en las últimas elecciones griegas, por la imposición de medidas de austeridad y recortes decididas por el poder financiero que fueron precisamente las que perdieron esas elecciones.
Alexis Tsipras acaba de enviar una solicitud para extender el programa financiero al presidente del Consejo Europeo, a los 18 jefes de Estado de la zona euro, la dirección del BCE, la Comisión Europea y al Parlamento Europeo.
El Partido Comunista de España entiende que nuestro gobierno debe responder inmediatamente de forma favorable a esta llamada, no podemos permitir que este chantaje obstaculice la libre elección del pueblo griego y llevar al conjunto de Europa a una crisis de gravísimas consecuencia. Denunciaremos al Gobierno de España en todos los ámbitos posibles si sigue formando parte de un frente antidemocrático contrario a los propios intereses de los españoles.
Por último, el PCE hace un llamamiento al Pueblo español, a sus representantes institucionales, a respaldar y promover todo tipo de acciones públicas en defensa del derecho del pueblo griego a decidir su futuro, a no someterse al chantaje de la Troika. En este sentido, nos reafirmamos en la necesidad de configurar un gran bloque social y político de Unidad Popular que gane las próximas elecciones generales para unir fuerzas al gobierno griego en la defensa de una Europa al servicio de los pueblos, democrática, social y solidaria.
29 de junio de 2015.

Partido Comunista de España

sábado, 27 de junio de 2015

Alberto Garzón: “Una ética de la victoria, una plaza llena”

Quienes nos recortan en sanidad, educación y pensiones siempre utilizan el miedo. Ayer el Gobernador del Banco de España lo volvió a demostrar. Nos explicó que debemos sentir miedo y que, por ello, tenemos que protegernos lanzándonos a los brazos de las hienas financieras. Qué hartos estamos de sus mentiras, qué hartos también de la ética de nuestra derrota y de su victoria.
Somos conscientes de que hemos perdido muchas veces. Qué nos van a decir a los militantes de Izquierda Unida, resistentes al bipartidismo y a la corrupción del Régimen. Años y años combatiendo el neoliberalismo, la depredación de nuestro planeta y las corruptelas de quienes prometían trabajo basura a cambio de votos. Mientras el bipartidismo obtenía el 80% de los votos, los de IU compartíamos espacios con otros compañeros para resistir sus cantos de sirena. Decían que Maastricht, el Euro y el milagro económico eran inevitables y grandes recetas. Protestamos, nos manifestamos y luchamos. Pero vencieron en las urnas y en las conciencias. Hoy estamos como estamos, precarizados y abandonados a la suerte del capricho irracional del mercado.
En 2011 fui elegido diputado de IU por Málaga. Durante la campaña ya hice un llamamiento a la unidad de las fuerzas sociales que buscábamos la transformación social. No sucedió. Desgraciadamente el PP ganó la mayoría absoluta y siguió haciéndole el trabajo sucio a la oligarquía española y europea. Cuatro años hacen ahora. Cuatro en los que he debatido con ministros, gobernadores y el propio presidente Rajoy. Cuatro en los que hemos defendido una nueva forma de hacer política y economía. Una política y economía para la vida, para la felicidad, de la mayoría social.
Somos los de abajo, por supuesto. La mayoría somos de izquierdas. Muchos, como yo, somos también comunistas. Todos hemos sufrido en nuestras carnes las consecuencias de las políticas de saqueo del bipartidismo y la troika. Y sabemos que la solución pasa por hacer las cosas de otra manera, y de unirnos en torno a ese proyecto de cambio. Desde nuestros principios y nuestra identidad.
Imagino una plaza abierta. Una plaza a la que van llegando las gentes de Podemos, las gentes de Equo, las gentes de ANOVA, las gentes de ICV, las gentes de IU y de tantas otras fuerzas organizadas. Gentes que se suman, que debaten y acuerdan. Gentes que no renuncian a ser lo que son, ni a sus anhelos ni a su historia. Pero gentes que comparten la necesidad de trabajar y cooperar juntas. Una plaza abarrotada de gente sencilla, de gente común, de gente que quiere un mundo mejor y que sabe que es posible y necesario construirlo. Un mundo mejor para nuestros mayores, para nuestros hijos y para las futuras generaciones. Esa sensación de esperanza, de ilusión que cristaliza, la sentí en las plazas del 15M. Ahora también, mucho más fresca y poderosa.
Eso es la Unidad Popular, un proceso que construye desde abajo y participativamente. No es fácil, pues nadie dijo que cambiar el mundo lo fuera. Pero ese es el proyecto al que yo pertenezco. El que cambia la ética de nuestra derrota por la ética de nuestra victoria, el proyecto de la transformación social. Un nosotros, como sujeto, tan amplio que no hay bandera o sigla que nos acoja. Sólo una plaza, un ágora, un espacio de lo público y de lo común.

viernes, 26 de junio de 2015

El Comité Local del PCA de Málaga considera imprescindible impulsar la movilización y la unidad popular desde abajo para construir un nuevo país

El pasado jueves, 18 de junio, tuvo lugar el plenario del Comité Local del PCA de Málaga en el Centro Social “Marcelino Camacho”de la calle Cerrojo y que estuvo presidido por José Manuel Luque, Secretario Político y Macarena Vallejo, Responsable del Área Interna del Comité Local y que contó con la presencia de Efraín Campos, Secretario Político del Comité Provincial y de los actuales ediles comunistas del Ayuntamiento de Málaga, Remedios Ramos y  Eduardo Zorrilla, Coordinador Local de IULV-CA y portavoz municipal de Málaga para la Gente.
El Secretario Político inició la reunión presentando el Informe “Los Comunistas malagueños ante los retos del momento actual: Construir unidad popular desde abajo  y reforzar la política, organización e intervención  social del Partido”. Informe que tras un amplio debate mereció un gran consenso en el Comité para la plasmación de la política de convergencia y de unidad popular que desarrollan IU y el PCE, que fue aprobado con tan solo una abstención y sin ningún voto contrario.
En su informe el Secretario Político, parte de la explicación del momento complicado que vivimos el conjunto de las izquierdas y las clases populares y como la crisis, pues se está estructurando en términos de desigualdad, aumentando los beneficios del capital a expensas de derechos sociales, laborales, salarios y servicios públicos. Que “el bipartidismo monárquico está tocado, pero se sostiene” con el apoyo de nuevas formaciones políticas creadas para tal fin y así asegurar el éxito de la reforma del régimen sin cambios sustanciales. Así se impone una lectura reaccionaria de la Constitución desde un poder judicial muy conservador, cimentando un auténtico “golpe de estado constituyente” que asegura los beneficios de una minoría, mientras criminaliza la protesta, la pobreza y la solidaridad. Todo ello en una coyuntura donde la movilización popular a decaído significativamente.
A su vez, ante esta situación, Luque, constata en su informe como la Constitución de 1978 está superada por la realidad política y social de nuestro país y, por tanto, no cabe más que confirmar nuestra apuesta por la ruptura democrática y apertura de un proceso constituyente hacia la III República. Y analizando las pasadas elecciones autonómicas y municipales de nuestro país se refleja la “capacidad de la candidaturas de unidad política y social de disputar la hegemonía electoral al bipartidismo”, que “sigue siendo fuerte el eje derecha izquierda clásico en la conformación del voto” y que no “hemos sido capaces – desde IU- de recoger la ola de cambio y regeneración política”.
El Secretario Político resaltó como “nuestro papel ha sido central, no sin dificultades, en la conformación de las candidaturas de unidad popular que han alcanzado las alcaldías de Madrid, Barcelona, Zaragoza, A Coruña, Ferrol y otras”. Pero, sin embargo, es “Podemos, que se ha incorporado a todas ellas tarde y mal” el que rentabiliza desde los medios de comunicación y la opinión pública como un triunfo propio. Es “innegable aportación electoral de Podemos en estas convergencias y las próximas que se puedan generar”, pero ha sido “la falta de dirección política clara, los cambios de la misma, la consiguiente falta de unidad y el papel de IUCM las que han facilitado tanto esta lectura como la desaparición de IU del imaginario del cambio”.
En el informe se señala como “las rupturas de las convergencias electorales amplias en las grandes ciudades andaluzas han dejado a la izquierda rupturista fuera del cambio a excepción de Cádiz” Mientras “nuestros resultados, en convergencias parciales como Ganemos Cádiz, Málaga para la gente o Granada para la gente, o en listas propias se han manifestado claramente insatisfactorios”. Por lo que claramente se conforma “la construcción para las próximas elecciones generales de candidaturas de unidad popular es una necesidad de la gente y el único camino para derrotar electoralmente al bipartidismo y sus sustitutos”.
Es en este sentido se define con toda claridad la posición del Comité Federal del PCE aprobada en su plenario del 7 de junio que “lanza el reto a todas las fuerzas políticas, sociales, sindicales y ciudadanas a configurar ese espacio.” que “permita configurar una Alternativa de Ruptura Constituyente para la construcción de un nuevo Modelo de Sociedad, una Convergencia que se organice de una forma participativa, plural y abierta y que busque una concreción electoral”. Pero como señala Luque “la mera conformación de confluencias electorales, aún sobre las bases citadas es insuficiente para asegurar tanto el carácter transformador de las mismas como su capacidad de enfrentarse a los poderes fácticos del Régimen. Por ello es central revertir el reflujo de la movilización social, consolidar las experiencias unitarias y activar nuevas”.
El desarrollo en la ciudad de Málaga de la unidad popular y la renovación de IU
El informe del Comité Local, considera que el resultado electoral ha sido claramente insatisfactorio, tanto por la pérdida de votos y un concejal como por no haberse conseguido el acabar con 20 años de gobierno del Partido Popular en Málaga. Que aunque se sitúe en la tónica general del resto de grandes ciudades andaluzas no debe obviar el necesario análisis y autocrítica. Este análisis, más allá del meramente técnico electoral debe profundizar en el proceso de Ganemos Málaga–Málaga para la Gente. Porque “en Málaga no había ni mejores ni peores condiciones que en otras ciudades donde sí prosperó” el proceso de convergencia. Por lo que “debemos ponernos a analizar nuestros aciertos y errores”. Reflexión, serena pero que no puede demorarse y que es esencial para no cometer errores en el nuevo proceso que queremos abrir y esa sería, por tanto, “la tarea inmediata”. Tener un debate sobre el proceso de convergencia en Málaga y compartirlo en IU Málaga. Con las conclusiones de este Comité Local se encomienda a una
Comisión la elaboración de un documento al respecto y se organizará un encuentro para debatirlo y para el que se intentará que un camarada de Zaragoza presente el proceso de Zaragoza en Común y el papel del partido, al ser el modelo más cercano a nuestras propuestas unitarias.
Por otro lado el Secretario Político, apuntó la necesidad de “renovar y reforzar el Consejo Municipal de IU y parte, al menos, de sus Consejos territoriales. Por ello desde IU se va a convocar un proceso de debate y propuestas para la nueva fase política que concluirá a mediados de julio con un Consejo Municipal ampliado que coopte nuevos miembros para suplir las bajas y las inasistencias”.
Durante este proceso, señala Luque, “además de conformar unidad y compresión en torno a la nueva línea política y acometer la postergada sustitución de la Coordinación Local” y del resto de la dirección colegiada, además de la Secretaría de Convergencia. Y donde la Coordinación General debe recaer en la persona que más consenso suscite y rodearse de, mayoritariamente, un nuevo equipo que pueda recuperar la unidad de acción y la ilusión de la militancia.
Reforzar el Comité, reforzar las agrupaciones, para un Partido Comunista capaz de impulsar el conflicto social y la unidad popular
El Secretario Político manifestó la importancia de resolver la pendiente incorporación de la militancia de la Agrupación del Mundo del Trabajo a la acción política del partido en la ciudad y la sectorialización. Así respecto al primero de los aspectos, el Comité Local pide al Comité Provincial que inste y asegure la misma en los términos aprobados en la pasada Conferencia Local y confirmados por la Comisión de Garantías. En lo concerniente a serctorialización, existe un grupo de camaradas trabajando en la RSP y ya constituido el MDM en Málaga, por lo que se propone la incorporación de un camarada de cada grupo a este Comité con voz pero sin voto hasta que se constituya el sector.
Además las agrupaciones realizaran las anuales entregas de carnets antes del 30 de julio y es necesario reforzar los comités que lo necesiten para adecuarse a la nueva situación y asegurar responsables sectoriales y de acciones sociales centrales como MDM, RSP, República, Marchas de la Dignidad.

Asimismo las agrupaciones deben analizar cuales son sus posibilidades de impulsar tanto la territorialización de las luchas sociales y sectores señalados, así como la promoción del debate y avance de la unidad popular en el terreno político y electoral. Siendo de especial importancia que todas las estructuras del partido se involucren en las movilizaciones de octubre de las Marchas de la Dignidad y en fortalecer nuestra presencia en el piquete Stop Desahucios.

domingo, 21 de junio de 2015

La Agrupación "Julián Grimau" del PCA de Málaga realizó su anual entrega de carnés manifestando su compromiso con la unidad popular para construir un nuevo país

En la tarde del pasado sábado, 20 de junio, tuvo lugar la anual entrega de carnés de la Agrupación "Julián Grimau" del PCA de Málaga, en su Centro Social de la C/ Luis Moraleda, 7 de la barriada de Vistafranca. Evento de renovación del compromiso de lucha y solidaridad de la militancia comunista del populoso y tradicional distrito obrero de la Carretera de Cádiz con la causa del pueblo trabajador y el socialismo.
Este acto estuvo presidido por los camaradas Manolo García Morales "Teniente", en nombre del Comité Federal del PCE, Javier Campos, como Responsable del Área Idelogica del Comité Provincial y Pedro Francisco Sánchez e Isabel Rosales, responsables político y de organziación respectivamente de la Agrupación.
El Secretario político presentó a los camaradas que iban a intervenir además de excusar la presencia de Antonio Romero, tal como estaba anunciada, y recordó la importancia del acto simbólico de recoger el carnet del Partido Comunista de España en el momento histórico actual y el deber de toda la militancia unida en defender la política de unidad popular desde la movilización social que defiende, a pesar de las enormes dificultades existentes para ello.
Seguidamente intervino el camarada Javier Campos, que saludó a los presentes en nombre del Comité Provincial, para igualmente resaltar este acto de recogida de carnés como renovación del compromiso militante con el PCE, pero que este año con la situación especial de que hay una posibilidad abierta de derrotar al bipartidismo y su régimen para construir la Alternativa.
Campos señaló que de ahí la apuesta del PCE por la unidad popular y que toda la militancia comunista debe dedicarse desde la base a construir unidad popular, concebida desde la movilización y la unificación de los conflictos sociales de los afectados por la crisis. con el objetivo de construir la Alternativa, ese espacio unitalio de lucha que también debe expresarse en lo electoral. Es por ello que señaló que la jornada de lucha del próximo 22 de octubre que impulsan las Marchas de la Dignidad tienen una gran importancia para el PCE, que debe ser una movilización central de cara a las elecciones de noviembre.
Posteriormente intervino Manolo "Teniente" que comenzó explicando su situación tras el "golpe de mano" dado en la Federación Sindical de Hostelería y Comercio de CCOO, de la que participaba con cargos de responsablidad en la misma, y que la unificarla con la Federación de Banca los compañeros del sector Crítico, del que participa y era mayoritaria en la anterior federación, en esta han sido apartados, es por ello que ahora su mayor actividad la realiza en el campo de la solidaridad internacionalista, muy especialmente con Palestina.
A continuación, Teniente, comentó pormenorizadamente la situación en Madrid, tanto de IU y del PCM, que tanto daño a hecho a la organización y el deber de reconstruirla desde la política de convergencia marcada por los órganos federales del PCE e IU en favor de la unidad popular.
Manolo manifestó las muchas dificultades que tiene construir la unidad popular y puso de ejemplo como se llegó al Frente Popular, después de que antes de la República el PSOE participara en el directorio militar de la dictadura de Primo de Rivera, que supuso para los comunistas y anarquistas años de carcel y persecusión, así como también durante el periodo republicano en el primer periodo el partido y los anarquistas también fueron perseguidos por republicanos y socialistas (Castilblanco, Casas Viejas, Arnedo,..., Villa de Don Fadrique) y sin embargo ante la amenaza del fascismo se dejaron atrás estos dolorosos hechos, que supusieron carcel, persecusión, cierre de centros obreros,..., en favor de la unidad y construyeron el Frente Popular en 1936.
Para Manolo "Teniente" lo fundamental para los comunistas es nuestro legado marxista de análisis de la realidad del capitalismo, que se basa en la explotación y en la destrucción de la naturaleza y la dignidad humana, y nuestra concepción del mundo, el Socialismo, no es más que acabar con la explotación y la amenaza destructora del capitalismo, siendo esto lo esencial a conservar por nuestro PCE. Para conseguir nuestros objetivos es necesario concretar alianzas quer superen la realidad actual de dominio del enemigo de clase, y si es posible los comunistas debemos y lo vamos a intentar.
Finalmente intervino el camarada Paco Rojas que leyó cinco de sus muy sentidas y combativas poesías, previo haber señalado que en esta coyuntura debería abrirse un debate profundo, político e ideológico, para armarse y dirigir el proceso abierto en este momento histórico. En primer lugar recitó la poesía "La fiesta de los asesinados", dedicada a Juliá Grimau y a todas las víctimas d ela dictadura fascista en nuestro país, aligual que la poesía "Nunca los olvides", también leyó una dedicada a la memoria de los fallecidos en el terremoto de Nepal y para terminar dos pequeños poemas "Ondas proletarias", dedicada a Norman Bethune y su equipo de transfusiones de brigadistas canadienses que estuvieron en el dramático crimen de la Carretera de Málaga a Almería de 1937 y finalizó con los versos de su poema "Se cuece el drama, mientras la catástrofe madura", donde relata los males y lacras inherentes al capitalismo (ham,bre, pobreza, injusticia, paro, destrucción del planeta, guerra,...).
A continuación los miembros de la mesa procedieron a entregar los carnets a la militancia, en primer luga a los nuevos camaradas ques e incorporan a la lucha en nuestra Agrupación, José Antonio y Rocío, y despúes al resto, siendo de especial relevancia el nombrar a nuestro querido camarada Manolo Millán, histórico ferroviario comunista, de la caída de 1961, que a sus 92 años recogió alegre y orgulloso el carnet de su vida, de su lucha, de su Partido, que habiendo pasado por tantos momentos difíciles nunca abandonó su ideal de lucha. Para nosotros los comunistas es un orgullo compartir militancia con hombres y mujeres sencillos como Manuel que nos dan un gigantesco ejemplo con su memoria de vida.
Tras el acto hubo momentos para la confraternización y la charla tomando una copa y la mayoría de los camaradas marcharon a la concentración en la plaza de la Constitución, en solidaridad con el compañero Alfon, injustamente condenado e ingresado en la cárcel por participar en la Huelga General en defensa de los derechos sociales y económicos de nuestro pueblo.
¡Libertad para Alfon!

José Luis Centella, Secretario General del PCE: "Un fantasma asusta a los poderosos: la unidad popular

"Es el momento de ganar la batalla contra el bipartidismo monárquico desde la unidad, desde la conciencia de que somos poderosos si vamos juntos"
Un fantasma recorre los despachos de los poderosos, de los que creían tenerlo todo atado y bien atado, un fantasma recorre las sedes del bipartidismo monárquico que se creía eterno, que pensaba que podía culminar una segunda transición para renovar un régimen agotado y reemplazarlo por un nuevo orden social e institucional, que mantuviera los privilegios y la tasa de beneficios, en manos de los mismos de siempre durante décadas, hasta el próximo plan Renove.
Un fantasma que silba a la monarquía, que vota candidaturas de unidad, que rechaza las reformas educativas, que se rebela contra el intento de consolidar un patriarcado que hace retroceder décadas en derechos conquistados por la mujer, un fantasma que se moviliza y consigue frenar la privatización de la sanidad madrileña y se niega a admitir que la vivienda es un negocio en lugar de un derecho. Que confronta con las reformas laborales con las que el PSOE y el PP han puesto a la mayoría social trabajadora a los pies de los empresarios, un fantasma, en definitiva, que en forma de una gran marea reclama Pan, Trabajo y Techo.
Pero no nos engañemos, el sistema, el que impulsó la reforma del artículo 135 para asegurar el beneficio de la banca por encima de cualquier otra cosa, el que transforma derechos como la sanidad o la educación en negocios, el que no duda en expulsar a las personas de su vivienda y prefiere ver casas vacías y seres humanos en la calle para mantener sus balances bancarios, el mismo sistema que nos entrega a la OTAN y convierte las bases de Rota y Morón en territorio colonizado por los EE.UU. y punta de lanza para acciones de ataque militar. Este sistema esta tocado, esta temeroso, pero no esta derrotado, y reacciona, siempre reacciona, para intentar frenar la marea de cambio, para asumir una derrota parcial, pero prepararse ganar la próxima batalla, la de mantener el gobierno central, el que decide sobre los grandes temas, sobre las relaciones laborales, el que puede decidir sobre la vida de las mujeres, el que nos puede sacar de la OTAN o situar la educación como el instrumento para hacer mujeres y hombres libres.
No se puede frenar ahora, hay que continuar la tarea en un doble sentido. Por una parte hay que mantener la movilización, frente a una crisis que no solo no ha terminado, sino que sigue provocando dolor, desesperación, en millones de personas que no ven posibilidades de encontrar un trabajo, que no pueden pagar la hipoteca, la luz o el agua, que no pueden acceder a las mínimas condiciones de vida digna. No se puede olvidar que un pueblo que no lucha es un pueblo derrotado de antemano y que las medidas sociales que impulsen los gobiernos locales salidos de las urnas el pasado 24 de mayo solo podrán ser efectivas si tienen un activo respaldo popular.
Pero al mismo tiempo hay que preparar la próxima batalla electoral, la que decidirá el gobierno del Estado, es el momento de que una marea unitaria recorra cada pueblo y ciudad, con el objetivo de ganar las próximas elecciones generales, porque se ha demostrado que es posible, porque cada vez es mas evidente que es necesario: es el momento de ganar la batalla contra el bipartidismo monárquico desde la unidad, desde la conciencia de que somos poderosos si vamos juntos.
Como decía Xosé Manuel Beiras,  no hay lugar para gallos de gallinero, no es el momento de personalismos ni prepotencias, es el momento de la unidad, de buscar como decía Julio Anguita, unos puntos de encuentro programáticos que ilusionen a la mayoría social, trabajadora en la posibilidad de alcanzar La Moncloa para devolver derechos robados, para rescatar a las personas que sufren la crisis y poner todos los recursos del Estado al servicio de la mayoría social.
No hay ser ilusos, son muchas las dificultades, hay que superar personalismo, algún sectarismo y bastantes desencuentros, pero la perspectiva es tan ilusionante, la posibilidad de que por primera vez desde 1977, el pueblo sea protagonista de las decisiones que le afectan directamente, hace que cualquier otra cuestión se deba ver como menor, casi como ridícula. La lógica defensa de espacios de pensamiento diferenciados, la natural necesidad de mantener perfiles propios, tienen que tenerse en cuenta, tienen que valorarse en su justa medida, pero desde la certeza de que es mucho, muchísimo más lo que nos une que lo que nos puede diferenciar.
Es tanto lo que nos jugamos, que quien prefiera mantener su chiringuito, por amplio, reluciente y moderno que parezca será responsable ante el pueblo y la historia de haber permitido la recuperación de quienes hoy ven en peligro sus privilegios de clase.
Una propuesta que, respetando la diversidad de espacios, sociales, políticos, ciudadanos y de activismo social, trabaje por un acuerdo básico que permita configurar una alternativa para la construcción de un nuevo modelo de sociedad. Una convergencia que se organice de una forma participativa, plural y abierta y que busque una concreción electoral que confronte en las próximas elecciones generales, de forma unitaria, frente a los partidos del sistema, con posibilidades reales de ganar. El objetivo es claro, ganar las próximas elecciones eenerales para romper los candados del actual marco constitucional y forzar un proceso social e institucional que devuelva a la ciudadanía los derechos laborales y sociales robados durante estos años, un marco institucional que dé garantía de poder ejercer el derecho a decidir en todos los sentidos de la vida a las personas y los pueblos del Estado y que sitúe la gestión de la economía y de los recursos naturales en función del ser humano.
Por todo ello, quienes tengamos alguna responsabilidad política o social tenemos la obligación de ponernos al servicio de impulsar ese espacio de unidad en el que puedan referenciarse quienes sufren la crisis. Esto significa construir unidad en torno a un programa común y sustentado en una amplia movilización popular.
Este es el reto, esta es la esperanza de que el fantasma que hoy recorre los despachos de los poderosos se materialice el próximo noviembre en un gobierno de la mayoría social trabajadora para una salida social de la crisis.
José Luis Centella - Secretario general del PCE y coordinador de la presidencia de Izquierda Unida (IU)
http://www.eldiario.es/zonacritica/fantasma-asusta-poderosos-unidad-popular_6_397970209.html

miércoles, 17 de junio de 2015

José Luis Centella, Secretario general del PCE: “Converger para crecer y derrotar al bipartidismo”

Mundo Obrero
Los procesos de convergencia tienen que servir para construir espacios unitarios desde la confluencia política-programática en el horizonte de avanzar hacia la Alternativa Constituyente.
Nos encontramos en un momento en el que la derecha, como siempre al servicio del capital, está consolidando un modelo nuevo de relaciones sociales, institucionales y laborales para que toda la riqueza del país se ponga al servicio del aumento de la tasa de ganancia del capital transnacional, comenzando por garantizar constitucionalmente el pago de la deuda.
En este nuevo modelo los derechos a la vivienda, al trabajo, a la sanidad universal y gratuita y a la educación desaparecen como tales y los últimos se administran en base a su rentabilidad económica olvidando cualquier fin social. Los servicios públicos se mercantilizan, son transformados en oportunidades de negocio con el objetivo de liberalizar todo lo posible.
Se desregulan las relaciones laborales para asegurar el máximo beneficio del capital, poniendo la economía al servicio de la rentabilidad. Se trata de desarticular los Partidos, los sindicatos como instrumentos básicos del sistema institucional, al tiempo que se provoca un retroceso en los derechos de las mujeres, no sólo en cuestiones derivadas de la crisis económica, sino desde el punto de vista ideológico, recuperando los valores más reaccionarios. Se acentúa la explotación de los recursos naturales y se intensifica la mercantilización de la vida.
Es decir, la derecha tiene un proyecto de futuro que desarrolla aprovechando la crisis para un cambio constitucional. Ante esta situación excepcional consideramos que es prioritario construir una alternativa unitaria que confronte y gane a este proyecto de la derecha, ya que, nos guste o no nos guste estamos de facto en un proceso constituyente, lo que hace falta es plantear una alternativa democrática, federal, social y que gane la batalla político-ideológica al plan antidemocrático, centralista y reaccionario de la derecha. Este debe ser el objetivo y para ello es fundamental situar en primer lugar lo que nos une y concretarlo en una serie de puntos básicos.
No olvidamos que la contradicción fundamental está entre la salida capitalista o la salida social a la crisis. Pero tampoco dejamos pasar que en estos momentos la cuestión es ver cómo se relaciona esta contradicción fundamental con las contradicciones principales en el ámbito social, cultural y político para dar cuerpo a nuestra alternativa, de forma que se ponga en evidencia la diferencia entre ruptura y continuismo.
En este debate la propuesta republicana cobra sentido y avanza, por lo que debe ser el marco institucional en el que se referencie el nuevo modelo de país.
Al mismo tiempo, el debate organizativo debe acompañar al debate político, planteando instrumentos de participación, de implicación de la ciudadanía en la política y cómo organizar a los afectados y afectadas por la crisis para confluir en un trabajo coordinado y conjunto que concrete el trabajo que hemos realizado en estos últimos años.
Por todo ello debemos implicarnos en las iniciativas unitarias que por encima de estrategias electorales se impulsen con el objetivo de configurar el Bloque Social y Político de carácter constituyente de manera que no supongan negación de los distintos perfiles y características de una Izquierda que es plural. Y debe mantener esta pluralidad como una riqueza.
Estas candidaturas deben tener una referencia colectiva común y poder sumar en todo el Estado. El objetivo es que en la noche electoral aparezca claramente cómo la alternativa constituyente avanza y gana espacio para disputar realmente las elecciones generales al bipartidismo monárquico, por tanto estas candidaturas deben ser convergencias incluyentes, no excluyentes.
En estas condiciones, los procesos de convergencia tienen que servir para construir espacios unitarios desde la confluencia política-programática, en el horizonte de avanzar hacia la Alternativa Constituyente que debe culminar en las Generales del 2015. El objetivo es derrotar al bipartidismo como pilar del sistema, no sustituirlo.
Las elecciones municipales han demostrado que ninguna fuerza política ha podido derrotar al bipartidismo, y que por el contrario donde se ha dado la unidad, bien sea con las siglas de IU como en Zamora o con otras siglas y formas jurídicas, como en Barcelona, Zaragoza, Santiago, La Coruña o Madrid, SI SE HA PODIDO derrotar al bipartidismo.
Por lo tanto las candidaturas de unidad popular deben estar enmarcadas en este objetivo de acumular fuerzas para una salida social de la crisis que ha provocado el dolor y sufrimiento en millones de personas, por lo que estas candidaturas deben aparecer como una propuesta política/electoral que se sitúe más allá de lo local, mejor dicho, que sepa ligar lo local con lo general, porque solo con una ruptura democrática y social se pueden resolver los problemas que sufre la mayoría social trabajadora, este es el reto que tenemos y al que el PCE debe dedicar todas sus energías.
En este sentido los texto aprobados en el último Comité Ejecutivo sobre política de Convergencia y que se publican en este numero de Mundo Obrero son un buen instrumento. De que seamos capaces de aplicarlos y no queden una vez más en papel mojado dependerá en gran medida nuestro futuro y nuestro papel en la actual fase de la lucha de clases.

Publicado en el Nº 285 de la edición impresa de Mundo Obrero junio 2015

domingo, 14 de junio de 2015

Antonio Romero defiende las convergencias de Unidad Popular en las elecciones generales para rentabilizar el voto de las izquierdas y dejar fuera de juego a la derecha

Si no alcanzamos la unidad, podemos quedar fuera de juego y darle una prórroga de 4 años más al inquilino de la Moncloa y a sus políticas criminales
Cara abierta a la ciudadanía
Estimados ciudadanos, estimadas ciudadanas,
Izquierda Unida ha hecho una propuesta desde la generosidad, desde el reconocimiento de los errores cometidos, desde la experiencia, desde la autocrítica y desde la esperanza más sincera y radical que representan como nadie nuestros militantes. Esos hombres y mujeres que abren las sedes, que pegan carteles, que acuden en autobús con la pancarta, que están en las AMPAS, que son delegados de los trabajadores,… esta militancia de oro que salva de IU mil y una vez más. En ningún caso esta propuesta debe verse como hecha desde una intencionalidad mezquina. IU ya ha demostrado históricamente, en numerosas ocasiones, que la recupera su militancia, una base social que solo tiene IU, hecha como diría Benedetti, ‘de buen material’.
En esta carta venimos a plantear con ejemplos prácticos y pedagógicos lo que significaría lograr un amplio acuerdo en el campo electoral. En Grecia, la Ley Electoral ‘regala’ o premia al partido que gana las elecciones con 50 escaños. Se hizo en su día para beneficiar a conservadores y socialdemócratas con el argumento de reforzar la estabilidad, así se evitaban posibles pactos entre minorías ‘radicales’ y se ayudaba a las fuerzas del sistema, a las de orden, a las fuerzas de estado. Ahora Sryza ha ganado y ha recibido el premio de 50 escaños más, se le ha debido quedar la cara a cuadros a los que hicieron esta Ley para beneficiarse ellos mismos, levantándose voces ahora (vivir para ver) de que hay que cambiar la Ley.
En España, la Ley Electoral asignan dos diputados fijos por cada provincia, independientemente de la población; el resto, hasta los 350 diputados, se reparten según el número de habitantes. Alfonso Guerra dijo cuando se pactó la Ley Electoral entre el PSOE y la UCD que en España iban a votar más las vacas y las hectáreas que las personas.
He aquí un ejemplo práctico: una provincia se reparte 5 diputados y hay tres partidos que han obtenido más del 3,5% de los votos válidos, hay que dividir el número de votos que ha obtenido cada partido por uno, dos, tres, cuatro y cinco cocientes. Tendríamos 15 cocientes y de todos ellos los que obtienen escaños son los cinco cocientes más altos: Partido A con 80.000 votos, Partido B con 65.000 votos, Partido C con 23.000 votos.
El Partido A:
80.000 votos (1),
40.000 votos (3)
26.666 votos (5)
20.000 votos (0)
16.000 votos (0)
El partido B:
65.000 votos (2),
35.500 votos (4)
21.660 votos (0)
13.000 votos (0)
El partido C:
23.000 votos (0),
11.500 votos (0)
7.666 votos (0)
5.750 votos (0)
4.600 votos (0)

Los escaños se asignan por orden según los cocientes de mayor a menor, de forma que el primer diputado lo consigue el Partido A con 80.000 votos. El segundo es para el Partido B con 65.000 votos, el tercero es del Partido A con 40.000 votos, el cuarto diputado es para el Partido B con 32.500 votos y el quinto diputado vuelve a ser para el Partido A con 26.606 votos. El Partido C y tercero en votos se ha quedado fuera del parlamento habiendo sacado 23.000 votos, solo le han faltado poco más de 3.000 votos.
En España hay provincias infladas. Barcelona tiene un censo de 4.027.998 personas que eligen a 31 diputados. Esta provincia tiene en el congreso un diputado por cada 129.255 electores, mientras que Guadalajara con 3 escaños y un censo de 179.538 personas tiene un escaño por cada 25.648 electores (las vacas votando y las hectáreas de Alfonso Guerra).
De las 52 circuncisiones que tiene España, 42 tienen menos de 9 diputados, tienen una media de 6, lo que quita muchas posibilidades a la tercera fuerza política de obtener escaños como hemos demostrado en el ejemplo anterior. Solo por un puñado de votos repartidos en la mitad de las circuncisiones pequeñas una lista de convergencia tipo Ahora Madrid o Ganemos Barcelona daría 21 escaños más y es muy modesta esta apreciación, esta hipótesis porque se podía alcanzar sumando y con el efecto de multiplicación que da la unidad 42 escaños más de las previsiones si se va por separado. Esta cuenta es muy sencilla, muy política y al mismo tiempo muy técnica. Ya sabemos que lo importante es el programa, los valores, la ética, como se hagan las cosas, pero resulta que los votos son los que hacen granero, un grano ayuda al compañero. Si para las próximas Elecciones Generales no tenemos en cuenta todas estas cuestiones técnicas y despreciamos las minorías de votos, nos podemos quedar fuera de juego y darle una prórroga al inquilino de la Moncloa y a sus políticas criminales otros cuatro años.
El tiempo se revela como clave en las estrategias políticas, los tiempos políticos cambian, por eso nos dirigimos a las personas que tienen facultades para aprovechar la coyuntura actual porque sería muy triste perder esta oportunidad y empezar de nuevo en otro tiempo político. Y nos podía pasar como en ese letrero que hay en los bares, ‘hoy no se fía, mañana sí’ y nunca llega mañana, y la gente se pregunta: ¿por qué nos contagian sus miedos si nosotros no tenemos nada que perder? Porque nos lo han robado todo. Evitemos con inteligencia y generosidad que nos roben el tiempo, que nos roben el calendario porque entre sus días, sus semanas, sus meses, se desenvuelve nuestro proyecto de vida.
Antonio Romero Ruiz
Presidente de Honor del PCA
Ex-Parlamentario Andaluz de IULV-CA

Coordinador de la Red de Municipios

miércoles, 10 de junio de 2015

El PCE considera que las candidaturas de unidad popular, el mejor instrumento para la derrota del PP. Valoración política de las elecciones del 24-M

Mundo Obrero
El voto de la clase trabajadora y sectores asalariados y las candidaturas unitarias se constituyen como la principal palanca para la derrota del PP.
El resultado de las elecciones municipales del pasado 24 de mayo ha traído como consecuencia la superación del sistema de partidos y el fin del bipartidismo tal y como se ha conocido en estas últimas décadas.
Sin embargo dicha valoración hay que matizarla. En primer lugar se aprecia una doble dinámica de voto muy diferenciada entre la España urbana, en especial de la grandes ciudades, ya plenamente insertadas en el marco político y social de la España pos-crisis; país que convive por otro lado, con una España de los pequeños municipios y ciudades mediadas que todavía responde en gran medida al esquema político anterior, municipios donde el PP y el PSOE cuentan con una mayor implantación. Si en las primeras los cambios políticos electorales han sido espectaculares, en las segundas la realidad política tradicional ha aguantado mejor.
A nivel de partidos, el PP es el gran perdedor de las elecciones, al perder gran parte del poder, en especial, en sus hasta ahora feudos gallego, valenciano y madrileño y grandes núcleos urbanos del resto del país.
Por otro lado, y a pesar de la pérdida de más de 600 mil votos, la realidad bipartidista aguanta en cierta forma por un PSOE reforzado por la posibilidad de recuperar poder institucional en importantes CC.AA. y ayuntamientos, realidad que contrasta con su significativa caída en votos en las grandes ciudades donde ha confrontado con candidaturas unitarias de la izquierda.
IU responde en parte a la doble dinámica antes señalada. En las pequeñas y medianas ciudades se ha presentado en líneas generales como tal y ha aguantado mejor la dinámica electoral, obteniendo un resultado similar al de las pasadas elecciones de 2011, e incluso incrementado el número de alcaldías en muchos casos, constituyendo la fuerte subida de Zamora como el caso más claro. En los grandes núcleos urbanos y capitales de provincia, donde se ha presentado en candidaturas unitarias, IU ha experimentado un apreciable incremento de representación institucional, y donde no, en líneas generales, se ha bajado. En el caso de las elecciones autonómicas, donde cada partido ha concurrido bajo sus propias candidaturas, IU ha obtenido unos muy malos resultados, desapareciendo de la mayoría de los parlamentos, siendo fuerza extraparlamentaria en el nervio central del capitalismo español: el eje Madrid-Valencia. Las elecciones del 24 de mayo han supuesto, por tanto, una reconfiguración del mapa político en la izquierda: a la izquierda del PSOE, IU ya no es la realidad mayoritaria.
En el caso de Podemos, en el ámbito autonómico donde ha concurrido con sus siglas, ha obtenido un importante resultado electoral al entrar en todos los parlamentos regionales, pero lejos de constituirse en alternativa al PP. En todos las CC.AA. el PSOE ha quedado por encima de Podemos. En las municipales se aprecia una clara diferencia de resultado respecto a las regionales, al contar con un apoyo significativamente menor en relación a las candidaturas unitarias en las municipales. Sin embargo la política de Podemos de relacionar el resultado de Madrid y Barcelona con dicho partido pretende –de momento con éxito- esconder esa diferencia de voto. Sirva como ejemplo el caso de la ciudad de Madrid, donde Podemos ha sacado 285 mil votos (17,7%) y Ahora Madrid 519 mil (31,8%).
Ciudadanos ha logrado una fuerte irrupción en el panorama político, pero no ha logrado el objetivo de constituirse en el gran partido bisagra del país, con la excepción importante de Madrid. A pesar de ello es la tercera fuerza política municipal.
Por último, de los resultados se desprende que los partidos nacionalistas ya no van a ser determinantes para la generación de mayorías a nivel nacional. En relación a Cataluña, Barcelona ciudad y corona metropolitana ha irrumpido una mayoría electoral no nacionalista, que sí ha obtenido buenos resultados en el interior de Cataluña. En relación a Euskadi, el PNV recupera poder municipal en detrimento de Bildu, al ganar San Sebastián, y en Navarra, a través de su presencia en Geroa Bai. Destacar el importante triunfo de la coalición valencianista Compromis, la cual se ha constituido en el árbitro político en las Cortes del País Valencià y en Valencia ciudad.
Por último destacar el voto de la emigración, verdadera expresión de los cambios sociales en nuestro país, donde por primera vez los dos grandes partidos no son mayoritarios, posición que ahora ostenta Podemos.
El significado del voto de la clase trabajadora
De los datos se desprende que no han sido las capas medias, sino el voto obrero y la periferia urbana la que ha impulsado el cambio electoral en las grandes ciudades.
Voto que se ha expresado a través de las candidaturas de unidad popular, vistas como el mejor instrumento para la derrota del Partido Popular. En aquellos lugares donde no se ha dado esta confluencia (salvo excepciones), o en las autonómicas, el voto obrero se ha fragmentado posibilitando el triunfo del PP y una posición de privilegio del PSOE como principal partido capaz de desalojar a la derecha.
El voto de la clase trabajadora y sectores asalariados y las candidaturas unitarias se constituyen como la principal palanca para la derrota del PP.
El comportamiento electoral de la clase trabajadora vuelve a situar el eje derecha/izquierda como el eje prioritario de este país, frente a la teoría de la transversalidad que otorga a la “clase media” la centralidad del cambio. Eje que se ha canalizado a través de expresiones políticas de nuevo tipo (candidaturas de unidad popular) que han materializado la expresión social del eje nuevo/viejo, que ha permitido generar mayorías electorales al atraer a capas medias precarizadas durante la crisis.
Manifestación electoral de los trabajadores y trabajadoras que corresponden con el peso que dichos sectores sociales han tenido en estos años de movilizaciones y de la construcción de sujetos de conflicto unitarios como las mareas, plataforma ciudadanas por los derechos públicos o de participación en las huelgas generales, que han encontrado en las candidaturas unitarias su expresión electoral principal. Peso sin embargo, que no ha tenido proyección en la conformación de las candidaturas, donde salvo excepciones, la clase obrera tiene escasa presencia.
Cambio que para los sectores sociales protagonistas de la jornada electoral del 24 de mayo pasa por una profunda transformación de las relaciones laborales de este país, una fuerte reestructuración del gasto público, del sistema educativo y de los mecanismos de acceso a la vivienda, que junto a la democracia participativa, solo podrán tener solución en un marco de ruptura política y de giro a la izquierda, y no del “giro al centro”, al que se ve abocado todo cambio hegemonizado por la relación estructural que van a mantener a partir de ahora PSOE-Podemos.
Transformaciones sociales que solo podrán ser garantizadas por la izquierda transformadora.

sábado, 6 de junio de 2015

El Consejo Andaluz de Izquierda Unida respalda por unanimidad la decisión federal de trabajar por la unidad popular para construir un nuevo país

El Consejo Político Andaluz de IU (IULV-CA), máximo órgano de decisión entre asambleas, ha debatido y apoyado por unanimidad, la propuesta formalizada ayer por la Presidencia Federal de IU por la que la organización se pone a trabajar por la unidad de las fuerzas políticas y sociales de cara a las próximas elecciones generales.
Según ha explicado el Coordinador general de IU Andalucía, Antonio Maíllo, lo que ayer aprobó la Presidencia Federal de Izquierda Unida es "seña de identidad" desde 1986 que "no es incompatible con las identidades y personalidades políticas". Así Andalucía, tal y como hizo ayer la Presidencia Federal, apuesta de cara a las elecciones generales por trabajar hacia una candidatura de unidad popular que respete la pluralidad de las diferentes fuerzas políticas y sin "hegemonía ni imposición" de ninguna de las formaciones que participen.
Maíllo, en ese sentido, ha recordado que IU está trabajando precisamente por la estrategia acordada en la X Asamblea Federal celebrada en 2012 que aprobó "sumar fuerzas para romper el bipartidismo". En aquella asamblea IU apostó por "encontrarse con todas las fuerzas políticas y sociales y mareas para unirnos y ganar la Moncloa en noviembre de 2015".
Maíllo ha asegurado que los resultados de las elecciones del 24 de mayo nos dicen que "nadie en solitario puede ser la palanca de cambio, ni nosotros, ni tampoco Podemos, ni ninguna otra fuerza", lo que obliga a la "unidad popular" para conformar una "alternativa al bipartidismo desde la unión de todas las izquierdas". Ha resaltado que hay un "mensaje unívoco" cuando hay listas unitarias, como en los casos de Madrid, Barcelona o Zaragoza, que demuestran que "se puede alcanzar el gobierno".
El Coordinador general ha asegurado que IU "se refuerza en la política de convergencia" por lo que la apuesta de la formación son las "listas de unidad popular para comenzar a construir un nuevo país".
Red de Municipios en Defensa de la Ley de Función Social de la Vivienda
En el Consejo Andaluz han participado también los 69 candidatos y candidatas de IU Andalucía que han obtenido las mayorías en sus municipios y que se han emplazado a constituir una red de municipios andaluces en defensa de la Ley de Función Social de la Vivienda y en contra del recurso de inconstitucionalidad interpuesto ante el Tribunal Constitucional por el Gobierno de Rajoy.

Antonio Maíllo, ha reseñado que los resultados obtenidos por IU Andalucía en las elecciones municipales se han traducido en 48 mayorías absolutas y 21 relativas lo que quiere decir que “somos una fuerza profundamente arraigada en el territorio” en un momento que ha definido como “crucial” a cuenta del nuevo escenario político dada la irrupción de nuevas fuerzas y la fragmentación del voto.

viernes, 5 de junio de 2015

El PCA apuesta por candidaturas de unidad popular y movilizaciones como única fórmula posible para construir la alternativa al bipartidismo, “Ahora la Moncloa”

El Partido Comunista de España (PCE) apuesta por candidaturas unitarias de cara a las próximas elecciones generales y plantea no entrar en gobiernos del PSOE en los ayuntamientos y otros estamentos públicos, según manifestó en la mañana de ayer, miércoles 3 de junio, el vicesecretario del Partido Comunista Andaluz (PCA), Juan de Dios Villanueva, que por la tarde participó en el plenario del Comité Provincial del PCA de Málaga para debatir la política de convergencia concretada en el Informe del Comité Ejecutivo del PCE del pasado 30 de mayo.
El vicesecretario general del PCA ha destacado en la rueda de prensa que se está produciendo un cambio profundo de ciclo político en todo el país, que ha comenzado con la derrota del PP y que va mucho más allá de la electoral del 24 de mayo. “Perder el poder municipal en las grandes capitales del Estado- ha dicho- puede poner fin a todos los grandes proyectos especulativos que son la red de corrupción que gobierna España, y eso es muy importante” .
De cara a la constitución de los ayuntamientos, Villanueva ha anunciado que el partido que representa se marca “como una obligación” el desalojo del PP del poder municipal y que “no es nada conveniente” formar parte de gobiernos presididos por los socialistas.
Para el PCA, los ayuntamientos “han de ser la punta de lanza de un periodo constituyente que esté empujado desde abajo y que haga frente al periodo deconstituyente”. Se refiere el líder comunista a que tanto PSOE como PP han gobernado durante los últimos 20 años y han terminado por convertir la Constitución “en una reliquia”.
Sin embargo, las candidaturas unitarias han demostrado es las últimas convocatorias electorales que es posible ser alternativa a estas políticas, y que igual que ha ocurrido en capitales como Zamora,  Barcelona  o Ahora Madrid en la capital se puede llegar a “Ahora Moncloa”.
Villanueva advierte que no se trata de un juego de alternancia, sino de derrotar al bipartidismo y eso es posible con candidaturas unitarias o de unidad popular, porque “la suma de fuerzas políticas crea efecto multiplicador”.
En esa misma línea, la Secretaria institucional del PCA y responsable de Política Institucional de Izquierda Unida en Málaga, Toni Morillas, ha dicho que los procesos electorales ha señalado hacia una dirección, la de construir la unidad popular, no sólo desde el ámbito electoral, sino “desde abajo” y ha recordado que su partido y la coalición que representa han seguirá contribuyendo como hasta ahora a las movilizaciones que la ciudadanía ha protagonizado en las calles y también en las instituciones .
En lo que respecta a la provincia de Málaga, Morillas ha pedido a los partidos políticos “que tengan altura de miras” y que pongan en el centro del debate el qué se quiere hacer en los ayuntamientos y no quién de cara a la constitución de las corporaciones locales.
El panorama abierto en muchos ayuntamientos como Torremolinos o Alhaurín el Grande o la Diputación, con la pérdida de mayorías absolutas,  permite hacer políticas diferentes y recuerda que su coalición ha planteado las bases mínimas para ello. Se trata de instituciones más democráticas y transparentes, remunicipalización de servicios privatizados y políticas creadoras de empleo.

Estas reuniones se enmarcan, dentro del proceso federal en el que se analizan el panorama abierto de cara a los comicios generales y los resultados electorales de Izquierda Unida (coalición en la que está integrado) o las candidaturas donde han participado. A este respecto la militancia en general de Málaga ciudad se reunirá el próximo lunes 8 en el Centro Social “Julián Grimau” de la C/ Luis de Moraleda, 7, sito en la barriada de Vistafranca. Esta agrupación también realizó ayer una reunión al respecto.

miércoles, 3 de junio de 2015

IU-Málaga para la Gente cree posible un cambio y propone medidas para la regeneración, la participación, más social y un cambio de modelo de ciudad

Que una de las fuerzas políticas que ha obtenido representación en el Ayuntamiento haya descartado hacer una gran alianza de izquierdas frente al gobierno del PP, deja fuera la posibilidad de constituir un gobierno de estas características en la capital, pero eso no es impedimento para modificar el modelo de gobierno que ha mantenido hasta ahora Francisco de la Torre.
Esa es la conclusión que ha trasladado el concejal electo de Málaga para la Gente y coordinador local de Izquierda Unida, Eduardo Zorrilla, durante la rueda de prensa en la que ha presentado los cuatro grandes acuerdos que planteará a los grupos que componen la actual Corporación (se adjunta).
Zorrilla recuerda que cuando Celia Villalobos gobernó en minoría, vieron la luz numerosas iniciativas promovidas por Izquierda Unida que beneficiaron el entorno y que, en esa línea, se pueden plantear políticas de izquierdas por la vía de los votos que tienen los grupos políticos del nuevo consistorio.
El edil de Málaga para la Gente rememora que fue en 1995 cuando la coalición de izquierdas propuso y logró sacar adelante por la minoría del PP un plan para los barrios que supuso importantes mejoras en los distritos de la capital. Por eso, de los cuatro grandes grupos que propone acordar con el resto de fuerzas políticas, Zorrilla incluye diez puntos con ese mismo destino. Entre ellos se encuentra un plan extraordinario de inversiones, garantizar la transparencia y participación en las juntas de distrito; microactuaciones en los barrios; planes de mejora en la limpieza y el baldeo; planes de arbolado; de movilidad en distritos; de creación de nuevas instalaciones deportivas y de equipamientos; así como actuaciones de mejora y conservación en los colegios, etc.
El líder local de IU cree que Ciudadanos tiene la llave para que gobernara el PSOE o el PP  puesto que sus votos o abstención decidirán quién ocupará el sillón de la Alcaldía y cree que la posibilidad de que no apoye a De la Torre es “ínfima”.  En Málaga para la Gente están dispuestos a “apurar” una posibilidad de desbancar al PP. “Hubiéramos querido una gran alianza de la izquierda, que nos han dado los votos de los ciudadanos,  pero quedó desbancada ayer por uno de los grupos”, señaló el edil electo en alusión a la asamblea de Málaga Ahora. Sin embargo, Zorrilla cree que existe una posibilidad de desbloquear la situación, de posibilitar un cambio y de regenerar una época que ha estado caracterizada por “el rodillo de la mayoría absoluta” en todos los ámbitos del Ayuntamientos.
Por eso, Málaga para la Gente ha presentado estos cuatro bloques que permiten una regeneración y mayor participación ciudadana y un cambio de modelo que se impondría por la vía de la mayoría en esta legislatura y a través de sus votos.
Es un acuerdo que llegará incluso al Partido Popular y pretende que se desarrolle a partir del día 14 incluso desde la oposición de las fuerzas políticas que lo suscriban siempre que el PP gobierne en minoría.
Los barrios son prioritarios, así como la regeneración democrática, la transparencia y la participación y una de las medidas más llamativas sobre esto último es la reestructuración y recorte del número y retribuciones del personal directivo, eliminación de estructuras y puestos duplicados. En concreto, el líder local de IU habla de la oficina de grandes infraestructuras y su gerente, de la oficina de captación de inversiones internacionales o el Instituto Municipal del Libro. Todas estas serían asumidas por áreas y organismos públicos ya existentes como la Gerencia Municipal de Urbanismo, Promálaga o el área de Cultura, respectivamente.
Otro de los grandes focos de la propuesta sobre los acuerdos sociales contra la desigualdad y por el empleo, así como un acuerdo contra la especulación, que incluye revisar el Plan General de Ordenación Urbana y los convenios y proyectos contra los que se han posicionado los partidos de izquierdas, entre ellos el derribo de La Mundial o el macroproyecto de las torres de Repsol.

PP y PSOE ya se han puesto en contacto con Zorrilla y el edil ha anunciado que el documento se enviará a las cuatro fuerzas políticas. Independientemente de que haya cambio de gobierno o no “creemos que debe haber acuerdo para cambiar cuestiones básicas para el funcionamiento de la ciudad”, y en esa línea se presenta este acuerdo.

Alberto Garzón: “La Unidad Popular es el único camino”

En los últimos meses, miles de personas corrientes han dedicado innumerables esfuerzos a constituir las llamadas candidaturas de unidad popular en muchas ciudades del país. Protagonistas, ritmos, códigos políticos y hasta nombres y logotipos han variado de un lugar a otro. Los resultados, naturalmente, han sido igualmente dispares.
En la mayoría de las plazas electorales, por lo general municipios pequeños y medianos, ni siquiera se llegó a intentar porque no había con quién unirse. En muchos otros espacios los intentos acabaron empantanados en rocosas negociaciones entre distintos partidos, corrientes, facciones e intereses, derivando casi siempre en varias candidaturas enfrentadas entre sí. Y en pocos sitios, muy pocos, se concluyó con candidaturas que aglutinaban a la totalidad de los sujetos políticos contestatarios del territorio en cuestión. En definitiva, los procesos no han sido nada fáciles y han estado cruzados por ingentes obstáculos de distinta naturaleza (jurídicos, materiales, metodológicos… pero casi nunca, por cierto, político-programáticos).
Tras los resultados y con este complejo puzzle es fácil que cada cual encuentre un hábil argumento con el que justificar una prejuiciosa posición sobre la unidad popular o sobre el tipo de unidad popular necesaria. Y eso ocurre incluso aunque se trabaje con votos y, por lo tanto, con números que conceden a nuestras ideas la siempre elegante apariencia de rigurosidad. Pero los economistas bien sabemos que los datos pueden siempre torturarse hasta que confiesen lo que nos apetece. Y aquí no es distinto, sea la lente morada, verde o roja.
¿Fue AhoraMadrid, Barcelona en comú o la Marea Atlántica la demostración de que la Unidad Popular es el instrumento para ganar las ciudades para la gente? Pues depende. Y a veces a esa duda seguirá una interminable lista de comparaciones y argumentos rocambolescos que, por lo que estoy viendo, tiene más de ingeniería social que de análisis político. Unos dirán que lo de AhoraMadrid era por la fuerza del liderazgo de Carmena; otros que ese liderazgo no existió en Coruña; otros que Zaragoza en común sacó los mismos votos que Podemos; otros que IU en Zamora consiguió en solitario un 30%; otros que Podemos sacó en Cádiz un 29% y Cádiz en Común un 8%; otros que si Ganemos Córdoba e IU Córdoba hubieran ido unidas se hubiese ganado la alcaldía… No faltarán argumentos o excusas para lo que sea.
Cuando algunos afirmamos que «la Unidad Popular es el único camino» estamos siendo ciertamente rotundos. Pero para explicarlo adecuadamente conviene añadir cuatro cuestiones relevantes. La primera, ¿a qué llamamos realmente Unidad Popular? La segunda, ¿para quién es el único camino? La tercera, ¿hacia dónde nos dirige ese camino? La cuarta, ¿cuál es el método de la Unidad Popular? Todas ellas son preguntas que me parecen esenciales.
En primer lugar porque la Unidad Popular no es una herramienta de comunicación política o una marca electoral. Es, muy al contrario, un instrumento político para transformar la sociedad. Y en tanto que la sociedad no se transforma únicamente mediante las elecciones, la Unidad Popular es algo más amplio que un acuerdo para conformar candidaturas electorales. La Unidad Popular son las mareas en defensa de los servicios públicos, las huelgas generales o las movilizaciones populares para detener desahucios. En todos esos momentos políticos hay transversalidad de actores (varios partidos, sindicatos o gente no adscrita a organizaciones) y en todos ellos hay fines políticos y medios enfocados desde la unidad. La hipótesis que subyace es que no es posible transformar la sociedad sólo ganando las elecciones o sin una ciudadanía activa que ejerce su papel continuamente. De ahí que una de las muchas y grandes enseñanzas que ofreció Ada Colau durante la gestación de Barcelona en comú fue la explícita intención de «luchar juntos en las instituciones lo que antes se había luchado juntas en las calles».
En segundo lugar, porque conviene desvelar al beneficiario de la Unidad Popular. Al fin y al cabo, lógicamente uno puede dudar de si quien sale verdaderamente favorecido con un proceso de Unidad Popular es el pueblo, como ente abstracto, o por el contrario el sujeto que recibirá el acta de concejal o de diputado. O incluso las formaciones que, en aras de la unidad, salvan su existencia electoral o mejoran sus ingresos económicos. De la misma forma que puede negarse la Unidad Popular exactamente por las mismas razones. Tanto da. A estas últimas posibilidades solemos llamarlas tacticismo, es decir, una toma de decisiones empujadas no por convicciones sino por razones de índole no esencialmente política.
Pero, en ausencia del siempre bochornoso tacticismo, ¿quién se beneficia de la Unidad Popular? A mi juicio, la gente corriente y sencilla. Los de abajo, la base explotada de un sistema político y económico diseñado para el saqueo y el expolio. Quienes organizándose políticamente pueden evitar la consolidación de un orden social regresivo dirigido por una minoría social. Es decir, quienes tienen en su mano evitar la consolidación del neoliberalismo como proyecto económico, social y civilizatorio. Sin Unidad Popular, sin mareas y sin candidaturas populares, el capitalismo se reajustará sobre la base de nuevas y dolorosas medidas contra la gente y el medio ambiente. No hace falta mirar al horizonte puesto que ya está sucediendo tal reajuste, entrando en un escenario de precariedad estructural. Esos son los retos ante los que la Unidad Popular es la respuesta. Así las cosas, la Unidad es necesaria no para las formaciones políticas y sus miembros, como maquinarias burocráticas o burócratas, sino para la gente y sus aspiraciones de vivir bien.
En tercer lugar, la Unidad Popular tiene objetivos políticos y no meramente electorales. Es decir, si hay que frenar al neoliberalismo y, además, construir otro mundo necesario y posible, necesitamos entender que no vale con aspiraciones mediocres -tanto electorales como no electorales. Dicho de otro modo, la Unidad Popular no aspira a conquistar el 20% del electorado sino a representar a la mayoría social y ser instrumento de cambio real. Eso significa que un 5%, 10% o 20% es siempre insuficiente. Del mismo modo que es contraproducente convertir lo que es un movimiento político y social en una maquinaria electoral. Estas son las críticas que siempre, desde mi militancia más activa, he realizado sin descanso a la deriva institucionalizada de IU.
Así las cosas la Unidad Popular se define en torno a un marco político-programático del que se está hablando muy poco. ¿Cómo van a poder resistir las candidaturas de unidad popular la reacción del poder económico? ¿qué tipo de coordinación popular necesitamos para desarrollar nuestros proyectos rupturistas? ¿cuál es la política de alianzas de una fuerza rupturista en un marco como el actual? ¿con qué cuadros y personas con preparación se cuenta para todo el proyecto? Todas estas preguntas, que son las verdaderamente cruciales, están demasiado abandonadas en beneficio de los cálculos electoralistas.
En cuarto lugar, la Unidad Popular ha de construirse desde abajo y de forma participativa. No podría ser de otra forma si hablamos de movimientos de democracia radical. Ahí los ecos muy actuales del 15-M, pero también de la Comuna de Paris. Sin embargo, los diseños concretos de los mecanismos pueden variar en función de contextos y realidades políticas. Lo que sí que no cabe es la vieja idea del “Frente Único por la Base”, que traducido al lenguaje coloquial es algo así como “la unidad popular soy yo”. Esa desastrosa idea fue dominante en los partidos comunistas de los años veinte y treinta, hasta que el fracaso estrepitoso hizo cambiar de estrategia. En España fue Bullejos quien, como secretario general del PCE, mantuvo hasta 1932 una posición dogmática y sectaria para impedir negociaciones con otras fuerzas políticas. Para Bullejos el PCE era en sí mismo la Unidad Popular. El fracaso de las izquierdas en las elecciones de 1933 –sólo un diputado por el PCE, y además en heterodoxa candidatura de unidad malagueña- catalizó los cambios y ya en 1936 cristalizó el Frente Popular. Al fin y al cabo, la Unidad Popular se construye desde la autonomía de todos los participantes y los socialistas no iban a entrar en la “Unidad Popular” del PCE bajo los aparatos del propio PCE.
Ahora bien, ¿por qué he querido hacer estas aclaraciones? Me parecía honesto señalar que los retos ante los que nos enfrentamos son tan grandes que requieren de la generosidad, el trabajo y el ánimo de todos nosotros. Y que eso comienza con hacer análisis adecuados y, en la medida de lo posible, desprovistos de juicios preestablecidos.
Para mí Ahora Madrid, Zaragoza en Común, la Marea Atlántica o Barcelona en comú sí son constataciones de que la Unidad Popular es el instrumento necesario. Y creo eso mismo porque han logrado romper el juego tradicional del bipartidismo, responsable político de la situación actual y del giro neoliberal. Me importa bien poco que las candidaturas de Unidad Popular hayan sacado más o menos votos que las de
Podemos o IU en solitario. No me parece ese el debate.
Lo que me preocupa es que en las autonómicas no haya existido esa ruptura y que ninguna fuerza contestataria haya superado el 14% de votos de media. Pues ese voto político es el que puede trasladarse fácilmente a unas elecciones generales. Significativamente supondría abrir la puerta a un parlamento más plural pero también a un gobierno igualmente comprometido con la oligarquía y sus intereses. No obstante, me interesa, y mucho, lugares donde la suma generosa de esfuerzos ha irrumpido en el escenario o directamente ha roto el dominio del bipartidismo. Y eso ha ocurrido en bastantes municipios a través de las candidaturas de unidad popular. Pues es allí donde me parece que se ha interiorizado gran parte de las ideas anteriores, y donde muy especialmente se han superado los patriotismos de siglas por el patriotismo de clase, fracción de clase o como cada uno quiera llamar a las subjetividades compartidas que nacen de condiciones materiales compartidas.
Pienso, en consecuencia, que trabajar en esta idea de Unidad Popular de cara a unas elecciones generales puede romper la perversa dinámica actual –que es económica antes que política. Ello implica asumir que existirán muchas dificultades, enormes quizás, pero es que no hay alternativa si no queremos ver en unos años todos nuestros sueños carbonizados. Si no se consigue, efectivamente muchas organizaciones con las que la gente sencilla se siente por lo general muy bien representada seremos competidores electorales. Los resultados serán mejores o peores para cada una de las organizaciones, y mucho tiempo falta para definir esos espacios en liza, pero me temo que serán malos sin duda para la población en general. Una oportunidad histórica que podría perderse y de la que nos lamentaríamos enormemente en el futuro.
Lo hemos dicho otras veces: no nos jugamos las próximas elecciones sino las próximas generaciones. Y estar a la altura pasa, a mi juicio, por pensar políticamente. No es cuestión de sustituir una maquinaria electoral por otra o unos concejales por otros. Se trata de Política con mayúsculas. La que nos afecta a nuestras vidas sencillas.